12.2.09


Las muertes de Emilio de Víctor Andrés Ponce

Por Willy Quevedo

Huánuco le debe gran parte de su identidad al aporte de tres de sus hijos. Mariano Damaso Beraun, catedrático, fisico y astrónomo. Mariano Ignacio Prado, heroe del combate del 2 de mayo de 1866 y presidente de la República en 1867. Daniel Alomía Robles, músico que compuso El cóndor pasa en 1913. La ciencia, la politica y las artes se enriquecieron gracias a la contribucion de estos notables peruanos.

Acaba de aparecer la novela titulada " Las muertes de Emilio " del periodista huanuqueño Victor Andres Ponce Alomia. El libro contiene dos historias entrelazadas. La pugna por el control del diario Expreso en el segundo mandato de Alberto Fujimori, y la lucha interior del protagonista Emilio para continuar su vocacion de literato.

Expreso fue fundado en 1961 por Manuel Mujica Gallo, destacado seguidor de Luis Miguel Sánchez Cerro, con el objetivo de combatir las ideas socialistas y apristas.
En 1994, Expreso era disputado por dos bandos. El director Manuel Dornellas resistía los embates del grupo encabezado por Eduardo Calmell del Solar, quien tenía el apoyo de Manolito Ulloa y Jorge Morelli y deseaba vender la línea editorial a Vladimiro Montesinos. Víctor Andrés Ponce logra describir esta guerra interna magistralmente.

Emilio estudió en el colegio Guadalupe, donde hizo dos grandes amigos. Uno de ellos ingresó a la Escuela Militar de Chorrillos y el otro hizo carrera en el senderismo. Quince años despues de egresados, Emilio se reencuentra con el militar, quien lo abastece de datos que ayudan a su labor como reportero. Empero, su informante no simpatiza con Montesinos y es asesinado por el servicio de inteligencia nacional. El otro camarada llega a ser el brazo derecho de Abimael Guzmán. Se informa que su madre está delicada de salud y la visita dejandole 50 mil dolares para sus gastos.

Para ser poeta, Emilio es demasiado correcto. Hipocondriaco, no consume drogas, no bebe, no asiste a fiestas, pero tiene dos musas, una condiscípula sanmarquina y una compañera del trabajo. Asimismo, frecuenta a Ismael, un profesor que lo impulsa a no rendirse y continuar en el quehacer creativo.

La debilidad del libro está en el tratamiento de las historias de amor de Emilio. Son cursis y ordinarias. Otra cosa sería si nos cuenta sobre la relacion entre periodismo y burdelería. Otra grave falta es que el autor demuestra su simpatía por el maoísmo. Es insólito el capítulo que relata la visita del sanguinario senderista a su madre después de tres lustros.
El ritmo de la novela es el de los cafés limeños y el tono narrativo es dramático. Sin embargo, Ponce es genialmente irónico cuando se burla de Manolito, Calmell del Solar y Morelli.
En conclusion, Las muertes de Emilio es una interesante obra que denuncia la corrupcion del montesinismo y desnuda las adversidades y tribulaciones de los artistas.

(Portada.)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.