8.3.09



La responsabilidad de contribuir a la memoria colectiva

Me recordaba un amigo ayer que casi toda Berlín está concebida, entre otras cosas, como un inmenso museo de la memoria, al aire libre y al alcance de todos, donde las huellas de cada bomba que cayó, cada bala que perforó un muro se mantienen intactas para recuerdo (y vergüenza) de los hombres. Hacer algo así aquí es difícil, porque Lima no fue precisamente el epicentro de la violencia política –Tarata aparte, por cierto-; pero no vendría mal pensar en algo más aglutinador, más convocante que un museo, y que los fríos estudios sociales que, hablando con la cruda verdad, poco han contribuido hasta ahora a que la gente recuerde el horror que SL desató en 1980 y que el ejército selló con su guerra sucia posterior.

Por lo demás, el gran texto ya fue hecho: El Informe Final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación. Lo que pasa es que nadie lo lee o lo leen a medias. Por ello, debería empezarse por invertir el dinero que haya, en incluir este texto fundamental en todos los programas educativos de los colegios, estatales y particulares, como un curso, tal vez electivo… Y segundo, vale preguntarse cuánta gente entra a los museos en el Perú. No creo que pase del diez por ciento de la población nacional en un año, sumando todos los museos nacionales. Hay que ser más creativos y buscar una propuesta que convoque y toque a más gente. Que la clase media ilustrada siga recordando a los muertos y desaparecidos, mediante estudios y museos, poco nos hace avanzar en el camino de construir una memoria histórica como proyecto social y cultural efectivo. Ojalá una red de parques y monumentos a lo largo del país, o un programa itinerante, a lo largo de todo el año y al aire libre, de cine, teatro y poesía vinculados al tema sean propuestas evaluables.

Por ahora los dejo con esta reflexión de Henry Pease aparecida hoy sábado en El Comercio.


Por: Henry Pease

El esfuerzo hecho desde la sociedad civil por la verdad y la reparación de las injusticias de uno de los períodos más violentos de nuestra historia es valioso y solo comparable a otro esfuerzo hecho desde comienzos de la década de los 80 para forjar una cultura cívica que defienda con radicalidad los derechos humanos. Ambas causas son políticamente plurales, no son de izquierda ni de derecha, pertenecen simplemente a la gente civilizada de nuestro tiempo y tienen escala planetaria.

Hoy es preciso asegurar que las generaciones que no vivieron esos años de violencia accedan a lo que ha sido una experiencia colectiva que no por dramática y por momentos terrible deja de contener elementos educativos fundamentales. Cualquier predicador de la violencia debe encontrarse con una ciudadanía preparada por el conocimiento de su propia experiencia. Eso no es manipulable por los gobiernos ni debe dejarse todo en sus manos. Es campo de iniciativa de la sociedad civil.

La conducta del presidente y del primer ministro ante la oferta alemana de donación para el museo de la memoria es una vergüenza. Quizá un psiquiatra podría evaluar mejor por qué estos dos ciudadanos quieren que la memoria siga siendo flaca. ¿Es que algo les avergüenza de ese pasado? Pero si queremos que mañana toda violencia sea desterrada es imprescindible cultivar la memoria. Entre las barbaridades que he escuchado en la televisión un periodista sostuvo que el problema era que la CVR tuvo izquierdistas. ¿Quién puede analizar así el pasado del filósofo Salomón Lerner? Ninguno de los políticos de izquierda que estuvieron en esa comisión tiene las manos manchadas de sangre ni predicó tesis extremas del violentismo de entonces. Siguen aplicando la estrategia oscurantista que comenzó en los 80 con el objetivo de usar a Sendero para acabar con la izquierda y les respondo con la autoridad moral de un político de izquierda que jamás aceptó violencia alguna y combatió desde el aula y la práctica política la lucha armada que tantos predicaban en el siglo XX, que convocó la más grande marcha por la paz realizada en el país y, con la adhesión valiente y generosa de Mario Vargas Llosa, logró su objetivo de aislar a Sendero Luminoso, mientras los gobernantes nos mandaban mensajes llamándonos irresponsables. Estamos vivos muchos y mientras podamos hablar no van a cambiar la historia.

Puedo entender esta animosidad en el fujimorismo, pero no en los personajes que aquí critico. Pero veo que la memoria histórica exigirá también otro museo. El “museo de la memoria II” deberá incluir las experiencias de corrupción porque, por lo visto, hasta un fiscal anticorrupción se ha olvidado de lo que todos vimos. La ex ministra Susana Villarán lo describe indignada y muestra el testimonio de gente honorable que desmontó la corrupción más detestable, la que traficaba con la extrema pobreza al convertir en fujimoristas a la fuerza a personas que requerían ayuda alimentaria. Muchos podrán testimoniar sobre las hazañas de los que manipularon y quebraron las organizaciones populares para este fin o las proezas descritas en los “vladivideos” en los que desfilan personajes corruptos que se convierten en agentes promotores de la corrupción.

Respetar los derechos humanos de los corruptos y sus seguidores —al margen de exigir que se juzgue y sancione cuando corresponde— no significa aceptar que prediquen la corrupción, estigmaticen a quienes la combaten o simplemente nieguen la verdad. Pero esta es tarea de la sociedad y hay que sumar esfuerzos. Desde la sociedad debemos asegurar que el museo de la memoria funcione y que se encuentre la manera mejor de impedir el olvido que zamarros quisieran imponer sobre la corrupción. En todo el mundo, al margen del gobierno, encontraremos el apoyo necesario. Ya aquí lo ha dado un alcalde con principios y valores como ha mostrado serlo Salvador Heresi, que ha reiterado el camino que mostramos actuando juntos Vargas Llosa y yo en 1989.



(Exhumanción de cadáveres en el tenebroso cuartel del Ejército Los Cabitos, Ayacucho. Nunca más.)

9 comentarios:

  1. Anónimo8.3.09

    Anónimo dijo...
    Qué tal zamaqueada a Faverón y su siamés Salas. Ahora, de seguro, te van a atacar en mancha porque solos son como esas hienas perdidas en el áfrica que mueren de indigencia o devoradas por algún León que como usted siempre impone su condición.

    CR

    viernes, marzo 06, 2009

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8.3.09

    Anónimo dijo...
    http://www.elcomercio.com.pe/impresa/notas/nuevos-nombres-nuevas-historias/20090307/255374

    sábado, marzo 07, 2009

    ResponderEliminar
  3. EL DATERO MERFI8.3.09

    EL GORDO SALAS NO SOLO ARRAZA CON EL BEMBOS, TB OPINA Y BIEN:


    El contenido de la memoria

    Por Daniel Salas

    La defensora del Pueblo, Beatriz Merino, ha declarado que preservar la memoria de la violencia política servirá para que no se repitan nuestros errores. Absolutamente de acuerdo. Pero tan importante como eso es discutir qué debe incluirse en esa memoria, a fin de que algo tan bárbaro y horrendo no se vuelva a repetir. En ese sentido, lo más importante a ser incluido es la causa primera y final de esta deflagración: la ideología de clases que postulaba la captura del poder por medio de la violencia revolucionaria. Es decir, el marxismo-leninismo-maoísmo, que era compartido por toda la izquierda en los años 60 y hasta los años 80, pero que solo dos grupos se atrevieron a aplicar: el Partido Comunista del Perú (Sendero Luminoso) y el MRTA.

    Lo primero a no olvidar, para que no se repita, es que fue esa ideología de guerra, esa locura ideológica, la que engendró una máquina de muerte que actuó de una manera tan insana y atroz que desató una respuesta por momentos tan salvaje como ella. Entonces en la muestra Yuyanapaq debería incluirse fotos de las pintas revolucionarias en las universidades desde los 60, facsímiles de los textos de Marx, Lenin y Mao y de documentos, estatutos y comunicados de los distintos grupos de izquierda proclamando la violencia revolucionaria, etc.

    En la muestra se señala, sí, que un grupo maoísta, Sendero Luminoso, que creía en la violencia, inicia la lucha armada y desencadena el conflicto. Pero no dice que ese grupo fue engendrado por esa ideología como fenómeno más general y compartido.

    Lo segundo a no olvidar es la manera cómo finalmente se derrotó a Sendero: no con una estrategia de tierra arrasada, como parcialmente ocurrió en los años 80, sino con una nueva aplicada sistemáticamente a partir de 1990 basada en la alianza con los campesinos y en inteligencia policial para la captura de los líderes. Esa es la verdad. Sendero solo pudo ser derrotado cuando se superó la tara colonial del desprecio y el prejuicio al indígena, y se respetó esencialmente los derechos humanos. Esta lección fundamental no queda resaltada en la muestra. Tendría que graficarse las distintas campañas de las rondas campesinas (VRAE, Ayacucho-Huancavelica, Río Tambo-Ene, etc.), la “acción cívica” de las fuerzas armadas, las entregas de armas… Y resaltar más el valor de los campesinos andinos no solo como víctimas sino como héroes y gestores de la derrota de Sendero Luminoso y de la defensa del país. Que es la forma como han conquistado su ciudadanía nacional.

    Tal como está, la muestra “reparte culpas” más o menos por igual entre Fuerzas Armadas y terroristas. Esa es la imagen que dejan las fotos, que no es justa. La cosa es más compleja.

    viernes, marzo 06, 2009

    ResponderEliminar
  4. ¿ES NECESARIO UN MUSEO DE LA MEMORIA?

    Hace unos días estalló el escándalo sobre la negativa del Estado peruano a aceptar los dos millones de dólares que Alemania daba en carácter de donación para la construcción de un museo que preservara la memoria de la época de la guerra interna.
    Muchos intelectuales (entre ellos algunos oportunistas y turiferarios de la reacción) han dado su voz de protesta frente a este hecho lamentable de por sí. No obstante hay un punto (perdonen mi franqueza y mi disidencia) en el que no me parece “necesario”, ni tan “vital”, un lugar físico, una tridimensión palpable para recordar las atrocidades que se cometieron “en nombre de la democracia” y “en nombre de la revolución mundial y del proletariado”. Cuando una persona ha sido lacerada física y moralmente (pongo este ejemplo en singular, totalmente válido para el plural) no necesita que le regalen una corona de espinas, una navaja o cualquier objeto punzocortante para “recordarle” que sufrió una cortadura, “un dolor de humanidad”. No necesita que le construyan una capilla para que vaya a rezar (o recen por ella o por él) por todos los tajos que le dieron. Las huellas de la memoria no se borran nunca y permanecen hasta el fin de las vidas. Muchos genetistas hablan de la transmisión del miedo de generación en generación; en parte, eso es lo que nos ha preservado como especie: el miedo a las enfermedades, el miedo a los accidentes, el miedo a lo desconocido, el miedo al dolor, el miedo a la muerte, etc., etc.
    Curiosamente quienes hablan y se desgañitan (aún sin ver la película) a favor de "La Teta Asustada" son quienes han reclamado a viva voz la aceptación a la dádiva para la construcción de este museo (que es más o menos la materialización física de una afrenta histórica). No olvidemos que "La Teta Asustada" habla de la transmisión de cierto miedo, fobia, trauma, transvasado a través de la leche materna y que valida, de alguna forma, la memoria biológica del dolor. Si se cree (o se tiene alguna idea) en ese tipo de memoria que implica la genética debería importar poco el espacio físico como lugar de residencia de lo vivido y debería importar más la sublimación del dolor vía los conocimientos y la educación que es el verdadero lugar donde debe de estar la memoria viva de los pueblos.
    El hecho de que una generación no recuerde las monstruosidades que se vivieron aquí no tiene nada que ver --in extremis, muy poco-- con que exista o no un lugar físico donde se exhiban fotografías o restos de cuerpos humanos. El recuerdo tiene más que ver con una transmisión oral y sobre todo la educación, un contar y estudiar los hechos que últimamente se ha visto afectado por el papel nefasto de la mass media que falsea la historia real y superpone una historia de mercado donde el que compra ipso facto es feliz y el que no lo hace ad aeternum es el apestado; y por la pésima educación de los colegios y universidades en la cual no está incluido, ni de asomo, la época de la barbarie que se vivió aquí.

    Si hay niños en Villa El Salvador que no saben nada de María Elena Moyano o de la guerra interna (como los que reclama el señor Daniel Salas en http://grancomboclub.com/2009/03/el-lugar-de-la-memoria.html) no es necesariamente porque falte un museo (eso es miopía y cretinismo intelectual), sino por que la educación como institución ha fallado, y ha fallado (y sigue fallando desde la fundación de esta republiqueta) también, lo que llaman la educación en casa (hoy destruida por la morbosa necesidad de conseguir, como sea, dinero y recursos para pagar las cuentas y vivir el día a día). Me pregunto: ¿Acaso la educación en los hogares peruanos se ha diluido (si es que alguna vez existió) porque en casa no hay tiempo para nada más que para trabajar y sobrevivir? Todo acto por recordar hechos dolorosos será superfluo y banal comparado con el dolor diario que le toca vivir. Y en cuanto a la educación, al sistema (o sea los empresauros, la burguesía burocrática, los señores feudales o semifeudales, los terratenientes avaros coludidos con las mineras, los felipillos vendepatrias y etcéteras) no le interesa que se sepa lo que ocurrió aquí, si lo que se quiere es un tipo eficiente que ejecute su labor dentro de la faja de transmisión, que sepa bien lo que le toca hacer y punto.

    En cuanto al papel entomológico de la cucaracha García y el otro bicho garrapatuliento de Giampetri es seguro de que a ellos no les interesa el susodicho museo (más bien quieren acallarlo, convertirlo en humus como todos esos cadáveres que todavía esperan ser descubiertos), mucho menos le interesa que se recuerde en los colegios y en las universidades (cuando no en los periódicos, la demás prensa, radio y televisión) que ellos participaron directamente en la matanza de los penales que sacudió al mundo ese 18 y 19 de junio de 1986 pero que aquí, a las justas hizo saltar los resortes de las organizaciones de derechos humanos (y de algunas mentes libertarias que fueron puestos en cuarentena por la oficialidad seudointelectual hasta el día de hoy), cuyo papel fue cuestionado hasta por la misma iglesia católica coludida con el silencio y la barbarie, exegeta de los actos más lamentables que han ocurrido desde que este país es “libre e independiente”.

    Y por último, para los que creen como el señor Faverón de que “El museo es importante (…) por su capacidad de promover acciones y reflexiones que por su valor como ruina o como reliquia” http://puenteareo1.blogspot.com/2009/03/el-museo-imposible.html. Habría que preguntarse: ¿qué museo en el Perú ha promovido o promueve alguna acción, reflexión o pensamiento sobre los antiguos peruanos o sobre los peruanos de hoy en día? ¿Cuál es el valor cultural de los museos? ¿qué hacen por preservar la memoria de las culturas antiguas y de la misma historia peruana como plataforma a la construcción de una identidad y de lo que llaman “un futuro mejor”? ¿Por qué tendría que pensarse de que con un Museo de la Memoria las cosas tendrían que cambiar?. Eso suena más a ilusión, a canto de sirena o a un deseo desbocado propio de una mente fantasiosa que en ningún lugar se interseca con la realidad.

    La construcción de un museo de por sí (así sea virtual, que sería lo mejor dada la juventud volcada a la Internet), sin apoyarse en la educación y en la familia como núcleo de transmisión de mensajes e historia, no tiene sentido, sería como un circo de pueblo joven o como un museo de sitio que nadie visita y cuyo mayor atractivo está en el pensar que de repente, en verdad, no existe.

    ResponderEliminar
  5. José Quispe8.3.09

    Anónimo dijo...
    Pasando por alto que parte de su argumentación es muy similar a la de fujimoristas y confesos enemigos de los DDHH (por ejemplo la idea de que es mejor para las víctimas no recordar aquello que las laceró), la tesis de fondo, de que es a través de la educación que se debe rescatar la memoria, es pedir peras al olmo. Usted acaso piensa que en un sitema como el nuestro la educación oficial puede ser un vehículo de reflexión y rescate de la memoria?? Supongo que no (y espero que esa sea la conclusión de sus exégetas, que no le faltan).
    Justamente debido a ello, un espacio dedicado a la memoria de los que padecimos en las décadas recientes puede ser un 'territorio 'liberado' de los paradigmas oficiales, que además puede tener un potente mensaje pedagógico acerca de las causas y consecuencias de la terrible exclusión que padece nuestro país. Sin ser un un seguidor incondicional de la CVR e inclusive del Yuyanapaq (debido a los inevitables sesgos ideólógicos y políticos de este grupo de personas), no puedo dejar de reconocer que la exposición fotográfica, por ejemplo, nos interpela, nos cuestiona y nos desafía en nuestro más íntimo ser. acerca de nuestras propias convicciones y responsabilidades de lo que puede y debe ser el Perú, y acerca de nuestra relación con todos aquellos que padecieron y pusieron 'la cuota' de la guerra. Es decir, el significado del museo va mucho más allá de las víctimas propiamente, sino además de la sociedad en su conjunto.
    Es cierto, que tal vez algunos, varios o muchos que defienden a la CVR y al museo de la memoria ahora, no sean realmente sinceros y pertenezcan a la misma élite que ha sojuszgado por mucho tiempo este país. Tal vez también sea justificado dudar de la sinceridad de otros blogs, con los que usted suele polemizar, pero es ello razón para oponerse al tema de fondo?
    Ah, y algo más: ojalá que se suscite un debate de argumentos y sin (des) calificaciones.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  6. Thays en su blog9.3.09

    Algunos, sorprendentemente, de parte de cierto grupo de personas vinculadas a la cultura peruana que piensan (erróneamente, según creo) que un Museo "necesariamente" es algo estático y protocolar, que se opondría -supuestamente- a acciones más directas y concretas para no olvidar los tristes sucesos de la violencia política en el Perú. No entiendo en qué sentido la creación de un Museo de la Memoria se opondría a que se realicen esas acciones simultáneamente en vez de, por ejemplo, ser un pretexto para motivar a que éstas existan y, al mismo tiempo, un motivo para la reflexión entre sus visitantes nacionales y extranjeros.

    ResponderEliminar
  7. La cuestión es sencilla: si hay poco dinero para trabajar con lo de la memoria histórica, cualquiera con dos dedos de frente preferirá que se hagan "acciones más directas y concretas" que un gélido museo que pocos visitan. Eso es todo.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo9.3.09

    Y POR QUE NO CUELGAS LAS ENTREVISTAS A THAYS O ESTA VETADO EN TU BLOGGER?

    Iván Thays es uno de los más importantes jóvenes escritores latinoamericanos

    1.- ¿Cuál es el camino de tu vida? ¿Hacia dónde te encaminas?
    R: Me encamino hacia el blanco sol.
    2.- ¿Qué hora es?
    4:19 de la madrugada.
    3.- ¿Cómo estás de ánimo?
    R: Tranquilo.
    4.- ¿Qué hace una vaca, cerdo, pollo, o cualquier animal cuando los llevan al matadero?
    R: Esperar.
    5.- ¿Por qué vuela un avión?
    R: Porque para eso ha sido creado.
    6.- ¿Cuándo terminara todo esto?
    R: Algún día.
    7.- ¿como era Jesús?
    R: Seguro era una persona normal.
    8.- ¿Alguien realmente estuvo en la luna?
    R. Dicen que no.
    9.- ¿Por qué los semáforos tienen los mismos colores en todo el planeta tierra?
    R: Porque son señales universales.
    10.- ¿Qué es un ornitólogo especializado en búhos reales?
    R: Una excentricidad.
    11.- ¿A qué temes más?
    R: A no hacer lo que tengo que hacer.
    12.- ¿Eres real?
    R: Puede ser.
    13.- ¿Adónde vamos?
    R: Solo puedo responder a donde voy yo.
    14.- ¿De qué te reías de niño? ¿Has dejado de ser niño?
    R: No me acuerdo.
    15.- ¿Si pudieras cambiar el mundo, como lo harías?
    R: Cambiándome a mí. Si cambia una persona, cambia el mundo.
    16.- ¿Me quieres?
    R. Como amiga sí.
    17.- ¿te gusta realmente vivir?
    R: Si.
    18.- ¿Cómo vives o sobrevives?
    R: Viviendo.
    19.- ¿la felicidad existe?
    R: Claro.
    20.- ¿ Que es lo primero que haces cuando te despiertas?
    R: Quedarme varios minutos en silencio. Así trato de reencontrarme con el mundo.
    21.- ¿Con que te despiertas?
    R: Con 8 horas de sueño.
    22.- ¿estas convencido que eres una persona elegida? ¿Diferente al resto de la humanidad?
    R: Así lo elegí.
    23.- ¿piensas que eres genial?
    R: Quizás.
    24.- ¿la culpa de todos tus males? ¿Siempre es de lo demás?
    R. Nadie es culpable.
    25 ¿eres victima de una maldición? ¿Una mano negra quizás?
    R: No creo en las supersticiones.
    26.- ¿te vas por los cerros de Úbeda?
    R: Muy pocas veces.
    27 ¿todo tu éxito viene de la diosa fortuna?
    R: Es solo trabajo y talento.
    28.- ¿ligas mucho?
    R: …
    29.- ¿Qué opinas de la sencillez?
    R: Es la elegancia en estado puro.
    30.- ¿Qué te pone nervioso?
    R: Los recitales de poesía.
    31.- ¿Eres vanidoso?
    R. Como un gato.
    30.- ¿Qué situaciones no soportas?
    R: Viajar días en bus.
    31.- ¿existe el fin del mundo? ¿Tienes una fecha que dar?
    R: El mundo nace y muere todos los días.
    32.- ¿la gente te persigue?
    R: No.
    34.- ¿tienes pánico a hacer el ridículo? ¿Qué es para ti hacer el ridículo?
    R: El ridículo es el ridículo.
    35.- ¿ayudas a las personas ancianas a cruzar la calle?
    R. Cuando puedo.
    36.- ¿coleccionas todo tipo de cosas?
    R: Colecciono libros.
    37.- ¿rebuscas en la basura tesoros?
    R: Me da asco.
    38.- ¿eres abstemio?
    R: Pretendo serlo.
    39.- ¿crees en los reyes magos?
    R: Si son tres que salen el 6 de enero a recorrer la gran Vía.
    40.- ¿algo más sobre tu vida?
    R: Ya he hablado mucho.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo9.3.09

    THAYS GENIAL? QUÉ IRÓNICA ESTA CHICA.

    r

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.