23.3.09


Poesía


Para cambiar de aires, estos versos de Magdalena Chocano -una de las varias buenas poetas de los ochenta- que tienen mi admirada aprobación. Poesía, a secas, citada in extenso por Abelardo Oquendo en su "Inquisiciones" de hoy domingo.


25

en un parque largas horas / cuando tras la ventana oval / una sombra espíe y tiemble / crearme / crearte / esa textura de piel bajo mi mano acaba / y desliza sobre mi pensamiento / la prodigiosa diafanidad de un cuerpo / mi caminata abrazando tu cintura / nuestros pasos resuenan / en la blanca avenida mental de esta memoria/ todas las calles se detienen al filo del océano / y allí estás tú / los ojos bajo el ala del sombrero / el luminoso regazo / las plantas de los pies apenas húmedas / mi blusa blanca henchida por la brisa / te cubre los hombros / cuando escuchas mi serenata / cantada en este puerto terrible de la historia / este júbilo es real porque no existe / y digo estas palabras / en las orejas de marineros ebrios y neuróticos / a los que he apartado a puntapiés / para que tú transites levemente / por las esquinas indecibles de la noche


36

este es el vacío vívido y poderoso que ningún aliento empaña // ante su áurea membrana / la especie titubea // en la sangre / está reencarnado / se extiende movedizo bajo ninguna nave // en su incandescencia inexplorable / el brillo de la mirada palidece // cuán remoto este olor / cuán infinito // este es el sobresalto / la osadía // lo que sin desear se ha deseado / la bienvenida muerte



(Portada del libro de Magdalena Chocano.)
Se produjo un error en este gadget.