27.4.09


Ay, ciudad letrada

Por Rocío Silva Santisteban (publicado hoy Domingo en La República)

A estas alturas del domingo ya todos sabemos el lío sobre las faltas ortográficas de la congresista Hilaria Supa, la respuesta bien puesta del Congreso y los dimes y diretes que ha levantado un pseudodebate sobre “el nivel cultural” de los congresistas. Muchos se desgarran las vestiduras y alguno exige que para estar en el Congreso se tenga un nivel cultural alto “sin llegar a ser Martha Hildebrandt”. Una vez más se entiende que la cultura es una, la letrada, y se ningunea a quienes poseen una cultura oral: esto es, a grandes sectores rurales que no saben ni leer ni escribir pero que, si no me equivoco, colegas periodistas, también son ciudadanos.

El punto que me irrita en demasía –sí, a mí que soy letrada– es confundir a la cultura eurocentrada con algo así como “la cultura universal”. El significado de “cultura” vinculado con cultivo del alma o del intelecto lo planteó Cicerón en las Tusculanae Disputationes (2,5,13) y es un concepto que ahora ha devenido en desuso frente a un entendimiento de lo cultural como un hecho muchísimo más complejo. Lo han dicho cientos de antropólogos y hay numerosas definiciones más operativas de lo cultural, pero a mí me fascina la definición de cultura que realiza el antropólogo estadounidense Clifford Geertz: “la cultura es la megaprótesis del hombre”. Traducción: sin cultura no existe ser humano porque la cultura son todas las simbolizaciones de la vida social que se encarnan en prácticas diarias concretas. No hay posibilidad alguna de que un niño sobreviva sin cultura: somos culturales incluso hasta biológicamente porque, como diría Geertz, “trazar una línea entre lo natural y lo adquirido es falsear la condición humana”.

Esta letra es cultura, pero también esta cuchara, ese grito destemplado, la mesa del comedor, la lliklla de mi abuela, el ojo que guiña y espera la señal de vuelta.

Pero, ¿qué diablos es “nivel cultural” entonces?, ¿acaso un PhD tiene más “nivel cultural” que un estibador portuario? Si a mí, doctora y letrada, me dejan en medio de la reserva Pacaya-Samiria, ni todas mis medallas y artilugios de letrada me salvan de morir porque me han “endoculturado” para sobrevivir en la urbe y, en ese otro medio, soy una auténtica analfabeta. ¿Qué pasa si dejan a Aldo Mariátegui en medio de Choquemarca, cerca de Collco, a varias horas a pie de la ciudad del Cusco? ¿Y si no se encuentra con un hispanohablante para encontrar el camino de vuelta a casa? Manam, papay.

Pero a todo esto: ¿puede un congresista ser analfabeto? Porque claro, nosotros periodistas y letrados podemos no sobrevivir entre los médanos del Amazonas, pero no necesariamente nos ganamos la vida recorriendo esos pagos. Pero la congresista Hilaria Supa se encuentra en medio de un espacio letrado por antonomasia. Como lo señaló hace años el crítico literario Ángel Rama, la burocracia del Estado en América Latina es predominantemente letrada. Tradicionalmente de la letra ha emanado un poder especial, tanto así que hasta los policías nos piden “papeles” por documentos. Toda esta manera de entender la organización del Estado, Rama la denominó “ciudad letrada”, es decir, ese espacio simbólico y poderoso construido sobre la polis y regido solo por unos cuantos que llevan las riendas de las leyes, de los juicios y de la interpretación correcta de lo que es justicia, equidad, libertad. Desde que los analfabetos obtuvieron el voto, en 1979, la ciudad letrada se empezó a resquebrajar. Y eso es democracia.

Regreso con la pregunta boba: ¿puede un congresista ser analfabeto? Perfectamente, porque un congresista no es un profesor universitario ni un periodista de prensa escrita, es un representante popular que es votado y escogido por diferentes características y no necesariamente se requiere ser letrado para ser líder o para estar informado, mucho menos para ser un luchador social.

Me parece que ha quedado claro que no solo un bachiller puede ser un representante o un doctor presidente del Perú. Ahora, ¿si un congresista es éticamente analfabeto? Ahhh… ese es otro cantar.

(R.S.S.)

9 comentarios:

  1. Anónimo27.4.09

    Choral, viste ayer el especial sobre grupos de poesía en Canal 7, salió Un gordo barbón dice que como fundador de Neón, pero nunca vi a Ñaupari ni a Ildefonso ni mucho menos a Carlos Oliva. El gordo se la pasó gangoseando sobre su generación y no dijo nada a parte de poner la portada de su poemario para que lo vean.

    Máscara

    ResponderEliminar
  2. Anónimo27.4.09

    CORAL, QUE TIENES CONTRA PAOLO DE LIMA??? NO PERMITAS ESOS COMENTARIOS DE ENVIOSOS. O ACASO TU TAMBIEN ENVIDIAS AL EX BLOGER???

    ACADEMICO SINCERO

    ResponderEliminar
  3. no vi ese especial o documental así que no tengo idea si el comentarista habla de de Lima o de otro. Y por más que lo pienso, no encuentro una mínima razón para envidiar al "ex blogger" como tú dices.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo27.4.09

    Oigan criollos al estilo ese periodista racista que insulta a los indigenas, sabian que Pizarro fue un analfabeto.
    ya pues no se hagan los ociosos y lean historia,
    Pizarro tambien necesitaba su coquito.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo27.4.09

    Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo27.4.09

    Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo27.4.09

    Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo27.4.09

    Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo28.4.09

    ese académico me temo que ni es académico -busquemos los archivos de la San Martín- ni sincero.

    H.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.