14.4.09


Dos poemas de Eduardo Chirinos en Letras Libres (México)

Les recomiendo con énfasis el especial sobre música contemporánea en Letras Libres de España, pero de todas maneras es noticia la publicación de dos textos ¿nuevos? del poeta ochentero Eduardo Chirinos, polígrafo ya y reciéntemente incluido en la antología de José Miguel Oviedo para Visor de España


A la mañana siguiente

Desde que nos casamos hasta ahora
he reducido a dos las cucharadas de azúcar
que le echo al café. ¿Antes cuántas eran?
Tonta pregunta. Como cualquiera
que invoque aquellos años que vuelven
sin piedad para cobrar lo suyo. La diabetes
es cosa de familia, sí, pero hay que cuidarse.
Con el colesterol igual, y el pobre corazón
que de tan grande falló a quienes más quería.
Los poemas que escribí para ti los repiten
jóvenes que llegaron a la edad de nuestros
hijos. Los colores, que antaño daban forma
a los crepúsculos, sirven ahora para identificar
pastillas, las marcas imborrables que nos deja
el tiempo. Por suerte las mañanas insisten
en el gozo de mostrarte: te bañas, te secas el
pelo, eliges la ropa que usarás durante el día
y te miro con el rabillo del ojo (que cede
cada vez más a la presbicia). Y el tiempo pasa
sin hacernos más sabios. Pronto cumpliremos
la edad de nuestros padres. Pronto nos
convertiremos en nuestros propios hijos. ~


Geografía nacional

Como todos los niños del Perú, yo también
pinté mapas de colores. De amarillo la costa,
pegada con engrudo al océano Pacífico. De
marrón la cordillera de los Andes. Y la selva,
siempre verde. Me gustaba hacer ese trabajo.
Los colores eran la metáfora más visible
(y optimista) de un país lejano y doloroso.
Eran también una invitación al viaje. En la
franja amarilla un río feroz se desbordaba
con las lluvias y había que llegar a la escuela
en canoa. Allí aprendí a leer, a cazar sapos
y luciérnagas, a ver relámpagos sin escuchar
el trueno. En la franja marrón estaba Jauja,
la utopía donde jamás hubo agua caliente.
Era divertido no bañarse, huir en las mañanas
al mercado, jugar en el corral de los pollos. Pero
la franja verde era la que más me interesaba.
En su misterio había animales feroces, tribus
reducidoras de cabezas, misioneros rubios
que morían como moscas. Y una ciudad llamada
Iquitos. Fue allí donde me hicieron mis padres.
Dicen que es bonita. Algún día debo visitarla. ~


(Chirinos.)

3 comentarios:

  1. Anónimo14.4.09

    coral estás dolido porque no apareces en la antologia de oviedo. ahora quieres atacar a chirinos. mal. muy mal

    comentarista sincero

    ResponderEliminar
  2. Anónimo14.4.09

    W
    L
    seo

    SEO是目前最新興的廣告曝光方法,SEO搜尋行銷提供了專業的關鍵字排名與SEO搜尋引擎最佳化服務,讓你的網站在SEO排名遙遙領先,歡迎洽詢SEO的專家 ... SEO自然排名 規劃架設seo seo網站 專業關鍵字公司1通電話幫您把網站排名到第1頁、 想要讓自己的網站大量曝光嗎? ...

    宜蘭民宿

    a383



    0

    l

    ResponderEliminar
  3. jajaja.

    Primero, ¿cuál ataque a Chirinos? A menos que consideres esos poemas tan malos como para que sea una suerte de "ataque" publicarlos.

    segundo: la antología de Oviedo tiene coordenadas cronológicas bien precisas: desde principios de siglo hasta los ochenta. Ahí no entro yo, es obvio.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.