22.4.09


Poema de Osip Mandelstam
 
Olvidé la palabra que quería decir.
Una golondrina ciega regresa con las alas cortadas
Al reino de las sombras
Para jugar con la claridad.
En el olvido se canta la canción nocturna.

No se oyen los pájaros. La siempreviva no florece.
Transparentes crines de caballos nocturnos.
En el río seco flota una barca vacía.
Entre los saltamontes, la palabra olvida.

Lentamente crece, como templo o tienda
De campaña
Lo que de repente se arroja a los pies,
Como loca Antígona, golondrina muerta,
Con dulzura estigia y una rama verde.

¡Oh si regresara el pudor de los dedos videntes
y la alegría convexa del reconocimiento!

A los mortales les fue dado el poder de amar y
Reconocer,
Para ellos el ruido se vierte en los dedos,
Pero yo olvidé lo que quería decir
Y un pensamiento incorpóreo regresa al
Reino de las sombras
1920
(Fragmento)



–––El texto pertenece al libro Tristia (1922, ojo con la fecha) de Osip Mandelstam, el poeta ruso más importante del siglo pasado. La traducción es de Jesús García Gabaldón, para Igitur de España. En un famoso texto, el Nobel Joseph Brodsky enfatiza la presencia de lo griego en la poesía de OM, pero a diferencia de Hölderlin, la presencia de la cuna de Occidente en en el ruso tiene un carácter menos tópico y más intrínseco, aunque de una manera en cierto modo marginal. Brodsky incide en el peculiar sentido del tiempo en la poesía de Mandelstam; yo quiero reparar, en este poema, en sus observaciones sobre la palabra: en un primer momento es la voz poética la que olvida la palabra –y sin embargo el famoso rodeo mandelstamiano no se resiente–; luego es la misma palabra la que olvida, y finalmente el pensamiento, al no lograr "encarnarse" en la palabra, regresa al "reino de las sombras". Si la lógica es el reino de lo inesperado, como decía el poeta, no es raro que el poema se dé incluso a partir del fracaso del fructífero encuentro entre un pensamiento y la palabra que lo exprese.
(El poeta. Por sus ideas y su obra fue empujado al ostracismo y luego a la muerte por el régimen de Stalin. Su libro más conocido es Cuadernos de Voronezh.)
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.