19.5.09


Oviedo se explica (o intenta explicarse)

Hace unos días me referí a la antología de poesía peruana contemporánea que José Miguel Oviedo ha editado para Visor en España. Hoy José Gabriel Chueca le hace una serie de interesantes preguntas sobre el texto en la central de Perú 21 (ver acá). Me inquietan dos respuestas del crítico, la primera sobre la ausencia de Mario Montalbetti:

Me apena que no esté Montalbetti.

Montalbetti es un importante lingüista. En su caso, hay una especie de actitud intelectual que, por momentos, enfría un poco la emoción el poema. Logra buenos textos algunas veces, pero no encontré cantidad suficiente –como con Verástegui–. Lo cual tiene que ver con mi gusto posiblemente, que a lo mejor es mal gusto. Eso no puedo juzgarlo yo.


Oviedo se refiere a que uno de sus criterios fue encontrar una buena cantidad de "buenos" poemas de cada poeta, y eso no lo logró con Enrique Verástegui y con Montalbetti. Lo que me preocupa es como vincula la calidad (o elegibilidad) de un poema con lo que llama "emoción". Si esto fuera una ley, si todo poema debiera anclarse en la sobrevalorada emoción, qué haríamos con la poesía de John Ashberry, W. H. Auden, Stéphane Mallarmé y tantos otros poetas que se interesan o por otros aspectos de la creación poética (la reflexión, el sonido, el análisis, la imagen, la investigación) o incluso por el acoso a la escritura misma (Roland Gaspar). En simple: ¿si un poema no tiene emoción, no vale? Otro:

Chueca señala que Oviedo califica como "críptico" el trabajo de Enrique Verástegui, refiriéndose con toda seguridad a los libros posteriores a En los extramuros del mundo (que me parece el libro más diáfano y menos verastiguiano de su obra; su deuda con Aullidos es inocultable). Qué extraña resulta esta posición justo ahora cuando se hacen tesis y ensayos en diversas revistas literarias sobre Angelus novus, Leonardo o Monte de goce, y Verástegui es reconocido como un referente del neobarroco latinoamericano.

Me falta hojear toda la antología, pero va quedando claro que aquella se ajusta demasiado a los gustos personales del antologador, cuando lo ideal es que este se aleje de sus gustos para intentar una amplitud necesaria, y que se abra a los cambios que ha experimentado cierta poesía peruana de la mano precisamente de Montalbetti, Verástegui y otros creadores más jóvenes.


(José Miguel Oviedo.)

16 comentarios:

  1. El Chanfle19.5.09

    Las respuestas de Oviedo lo pintan enterito. Caprichoso y mentiroso. No incluir a Verástegui y Pimentel es desde ya una anomalía sin perdón, y elegir las superficialidades de Marco Martos y rosella Di Paolo nos brindan pistas de las camarederías formadas en la poesía peruana, que se defiende sola porque por algo es la mejor en lengua española del siglo xx.
    Felizmente no faltan los criticos jovenes que superarán las omisiones revanchistas hechas por Oviedo.
    Ire a la presentación en el Virrey, hablaran Marcel Velasquez, a buena hora que no será jurado en el concurso de novela pucp, y Abelardo Oquendo, autoridad mayor de la critica literaria peruana, pero sin obra!!!!!!!

    El Chanfle

    ResponderEliminar
  2. Anónimo19.5.09

    Si juntáramos todas las críticas que se le hacen a los antologadores y estos las recibieran y corrigieran sus omisiones, las antologías serían sencillamente interminables. Me parece adecuado señalar las ¨presuntas¨fallas o ausencias en una selección, pero estas observacionen de exclusión son tan o más subjetivs que los criterios que el antologador usa para llevar a cabo su tarea. Señalas, con cierta ligereza, creo, que la antología "se ajusta demasiado a los gustos personales del antologador". Sinceramente, ¿qué antologador no hace lo propio? De hecho, una antología de poesía peruana a tu cargo sería bastante distinta a la de Oviedo y de seguro habría nombres que incluirías y nombres que no. No veo razón alguna para convertir eso en una causa. Lo más legítimo sería en todo caso tratar de "descifrar" la lectura de Oviedo en vez de dedicarse a señalar quién falta y quién no. Descifrando esa lectura podríamos darnos cuenta del horizonte crítico de Oviedo, sus afinidades estéticas o ideológicas con los escogidos e incluso sus enfrentamientos con ellos. Ya debe acabarse ese acercamiento a las antologías partiendo de ausencias y presencias. Steiner decía que ejecutar la música era una forma de ejercer la crítica, creo que esa idea puede aplicarse también al lector de posía que compone una antología. Válida o no, justa o no, completa o no, en fin.

    ResponderEliminar
  3. yo no discuto a los elegidos de Oviedo porque me parece de mal gusto, a pesar de que Marco Martos me parece inferior a Luis Hernández, por ejemplo, que está ausente. Lo que yo discuto es que a estas alturas un crítico se rija por ideas tan sospechosas como la "emoción" y "la belleza" de las piezas que selecciona. ¿Tiene acaso Oviedo la patente de qué es "emoción" y belleza" en el mundo de hoy? No. Y acaso no se ha enterado que hay otros rasgos que priman en la poesía última.

    Finalmente, si lo que siempre, "por todos los tiempos", primará en una antología es el dudoso gusto del antologador, pues que lo haga constar en el título:

    "Antología de poesía peruana según el señor José Miguel Oviedo y sus gustos y disgustos". Punto.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo19.5.09

    Oviedo hace una antología de poesía peruana, Oviedo escribe un libro panegírico sobre Vargas Llosa, Oviedo dice que Eielson es el mejor peota peruano, Oviedo hace una historia de la literatura hispanoamericana, Oviedo da una conferencia sobre Carlos Fuentes, Oviedo...

    Este señor no tiene familia?


    Charito Ch.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo19.5.09

    Creo que no se ha discutido lo suficiente la ausencia de Mirko Lauer en la antología. Lauer ha tenido una constante pulsión de búsqueda poética a lo largo de su trayectoria poétca, lo que lo ha llevado a escribir libros tan distintos e interesantes como Ciudad de Lima, Santa Rosita y el péndulo proliferante o Tropical cantante. Esa concepción de la poesía como búsqueda incesante y no como adscripción a una "voz" personal tal vez fácil de lograr, debería respetarse.

    Fidel K.

    ResponderEliminar
  6. Escritor inédito esperanzado19.5.09

    What????????
    Marcel Valazquez no será jurado del concurso de novela de la pucp????????
    Ahora sí hay seriedad en mi alma mater, el señor velazquez fue el que más se opuso en el fallo anterior
    existe la justicia
    síiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

    ResponderEliminar
  7. Sabroso19.5.09

    Muy bien Coral, adelante hombre, eres la voz del pueblo

    ResponderEliminar
  8. Más bien "la voz del pueblo" son los que hacen antologías previsibles regidos por palabrotas como "belleza" y "emoción" que en el fondo esconden el "cumplir" con los amigos y el canon más tradicional.

    ResponderEliminar
  9. "Ni pan ni circo" es uno de los mejores libros de poesía publicados en los últimos años, solo eso bastaría para incluir a un gran poeta como Alejandro Romualdo cuyos momentos pnafletarios no desmerecen lo mejor de su producción. Injusticia.

    ghj.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo20.5.09

    Bueno, al parecer el dueno de este blog tiene la receta perfecta para hacer una antologia de poesia sin que nadie discuta ni diga nada. Cito: "Lo que yo discuto es que a estas alturas un crítico se rija por ideas tan sospechosas como la "emoción" y "la belleza" de las piezas que selecciona". En efecto, Coral, no hay una ley universal sobre esto y por eso, precisamente, todas las antologias son discutibles. Es obvio que Oviedo no tiene la patente sobre estos dos asuntos, pero si una vision propia de ambos conceptos, nos moleste o no. Vuelvo a insistir en que el analisis no deberia ir tanto por el reclamo de ausencias (el camino mas facil dicho sea de paso) sino por desentranar el universo estetico e ideologico del antologador.

    ResponderEliminar
  11. el "universo estético e ideológico del antologador" es muy limitado. ¿Por qué? Ya lo dije, lee bien: basa toda su concepción de la poesía en una idea tan vaga y manida como la de la "emoción", y sus palabras ("perfección", "belleza") en el momento de evaluar a la obra de Eielson pintan completo el panorama conservador de su estética.

    Más apertura, debió haber más apertura, es todo lo que reclamo.

    ResponderEliminar
  12. El Chanfle20.5.09

    Toda antología es discutible, pero perfectible. Se esperaba más de las respuestas de Oviedo, qué es eso?, es muy abstracto?
    Nunca existirá antologia perfecta, pero incluir a Martos, Di Paolo, cuando hay mejores vates que ellos, es un despropósito. No reclamo por ausencias, solo seriedad, nada más.

    ResponderEliminar
  13. Marcel V.20.5.09

    Víctor, deja tus reclamos inutiles para la vejez, madura de una vez, no seas insoportable.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo20.5.09

    el antologador debió alimentarse experiencias recientes en antologías, como "Pulir los huesos", la antología de Círculo de Lectores, allí sí había toda una concepción y no importaban los nombres sino las estéticas desplegadas en las obras. Qué pena.

    MM

    ResponderEliminar
  15. Anónimo20.5.09

    Sr Coral
    Lo de Oviedo es por lo menos cómico. Se puede antologar seriamente del 70 en adelante omitiendo Hora Zero y a Lauer y Mario Montalbetti? Sin Fin desierto y Sobrevivir?

    El punto alto del Oviedismo reside en descartar a Montaletti (y esto se aplica a Lauer y a su escuela contemporanea)por tener una "actitud intelectual". Algo asi como "es demasiado inteligente para ser poeta". Ja!

    Saludos
    r

    ResponderEliminar
  16. Creo que todo el problema surge con el asunto de la "emoción". Cuando hay una larga historia de poesía contemplativa e intelectual que por lo menos se remite a los presocráticos, que escribían verso... y llega a Wallace Stevens, Montalbetti, Lauer (quien ciertamente hizo escuela acá) y se prolonga en lo más interesantes de los jóvenes poetas de hoy.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.