21.5.09


Una poética de la fragmentación

La casi centenaria lucha de Maurice Blanchot (1927-2004) con la escritura y sus proliferantes implicaciones que exceden categorías tradicionales (emoción, belleza, armonía…) tienen en lo fragmentario un gran derrotero. El extracto es de El paso (no) más allá (Paidós, 1998):

Lo fragmentario: ¿qué nos viene de ahí, pregunta, exigencia, decisión práctica? No poder escribir ya más que en relación con lo fragmentario no es escribir con fragmentos, a menos que el fragmento sea, a su vez, un signo para lo fragmentario. Pensar lo fragmentario, pensarlo en relación con lo neutro, como si ambos se pronunciasen juntos, sin comunidad de presencia y como fuera el uno del otro. Lo fragmentario: escribir procede de lo fragmentario cuando todo ha sido dicho. Sería preciso el agotamiento del habla y por el habla, el fin de todo (de la presencia como todo) como logos, para que se pudiese re–marcar la escritura fragmentaria.
(…)
Lo fragmentario se enuncia, quizás, mejor en un lenguaje que no lo reconoce. Fragmentario: que no quiere decir ni el fragmento, parte de un todo, ni lo fragmentario en sí mismo. El aforismo, la sentencia, la máxima, cita, pensamientos, temas, células verbales están quizás más lejos de él que el discurso infinitamente continuo cuyo contenido es "su propia continuidad".

Si quieren profundizar en el tema pueden revisar, con cuidado, este ensayo de Eric Hoppenot sobre la escritura fragmentaria en Maurice Blanchot.
 
(Portada. Blanchot.) 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.