5.6.09


Ford

En el verano de 1951 habían ido en el Mercury de su padre desde Jackson hasta Menphis, y el primer día se quedó sentado con su madre en el hotel Chief Chisca mirando la avenidas Unión y suspirando, mientras su padre salía a visitar a sus clientes bajo el calor. Y por la tarde fueron en el coche por la avenida Unión y doblaron una calle y se detuvieron delante de una casa blanca con persianas azules donde su padre conocía a un hombre que se llamaba Hershel Hoytt y vendía uvas. Dentro de la casa, este hombre llevaba puestos unos pantalones de golf, sostenía en la mano un palo de golf, y tenía unas gruesas gafas de montura negra en su cara como de cigüeña. Se sentaron alrededor de la mesa redonda de la cocina y bebieron Bourbon y rieron y cantaron y comieron espaguetis con salchichas de Frankfurt. Después le enseñaron una habitación donde había una cama enorme con una colcha blanca de encaje, y le dijeron que se fuera a dormir. A las dos de la mañana estaba dormido con la luz del techo encendida, cuando se abrió la puerta y entraron su madre y su padre y se quedaron junto a la cama y lo miraron y dijeron que era guapo (por entonces ya se había despertado) y luego lo movieron con cuidado antes de acostarse ellos mismos y quedarse dormidos. Y el niño estaba tumbado en la cama, y los tres tumbados de través sobre la cama de aquella habitación tan pequeña con el globo de luz en forma de ensaladera encendido, y les olía la respiración y les oía el aliento y recordaba sus cánticos, y se puso a escuchar cómo aquella extraña casa se quedaba en silencio hasta que se echó a llorar y se fue de la casa.

–––Tomado de Un trozo de mi corazón (Anagrama, 1992), devastadora primera novela de Richard Ford, a mi entender uno de los mejores narradores norteamericanos vivos. Ford trabaja la clase media americana con objetivos muy claros pero con gran capacidad expresiva encerrada en un lenguaje aparentemente sencillo, que llega a su plenitud (y, tal vez, al inicio de su caída) con Acción de gracias (2008).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.