13.7.09

¿Apocalipsis de la poesía?


¿O de la crítica? ¿O de las dos? No puedo creer que un crítico que se reclame serio trate con guantes de seda a un excelente narrador pero poeta inflado y marketeado por una gran editorial, como William Ospina, y se despache con un par de párrafos que francamente dan miedo (a la mediocridad, por supuesto) sobre el reciente, y rizador del rizo, poemario de Domingo de Ramos (Pastor de Perros, Arquitectura del espanto). Dice Agreda:

Así, De Ramos continúa aquí con la propuesta de sus poemarios Luna serrada (1995) y Las cenizas de Altamira (1999): hacer una versión posmoderna del mito de Adán y Eva, en la que las alusiones a diferentes épocas hagan notar que lo apocalíptico (un mundo a punto de colapsar y en el que imperan el odio, la violencia y lo decadente) no es patrimonio de nuestro tiempo. Un acierto del autor, que logra finalmente trasladar las características más saltantes de su peculiar universo poético, del ámbito urbano limeño de sus primeros poemarios –Arquitectura del espanto (1988) y Pastor de perros (1993)– a toda la cultura occidental y lo humano en general.

En lo formal, notamos un cierto desgaste de la retórica kloakiana. Nuevamente De Ramos se deja arrastrar por el impulso y la sonoridad de las palabras, alargando los versos hasta llegar a la prosaico, trasgrediendo las reglas gramaticales y cayendo recurrentemente en errores y feísmos: "Un encapuchado aire que te asmea", "te vuelves Diarreicamente bella como una tostada con mermelada", etc. El autor confiesa, en uno de los poemas de Dorada Apocalypsis, que "Mi mano escribe como mi boca habla". En la fidelidad y el rigor con que aplica esa poética radican tanto los aciertos como los excesos de su obra.


El primer párrafo dice menos de lo que aparenta. Lo del mito de Adán y Eva puede funcionar tanto como el mito de Orfeo, el mito de Dionisos o el de Sarasvati; es decir, puro floro disfrazado, un aparente elogio que no dice nada de la obra de evidente arraigo socio–político de De Ramos.

Pero lo mejor (lo peor) está en el párrafo final. Agreda, ignorante de la poesía moderna, reprocha al poeta precisamente lo más resaltante en la poesía actual: el sonido de las palabras, las disonancias y resonancias, antes que el viejo sentido (¿qué puede decir ahora la poesía que no haya sido dicho ya y, por cierto, desescuchado por los hombres?). De una forma impresionante el crítico reclama a De Ramos el estar "transgrediendo las reglas gramaticales" y cayendo "recurrentemente" en "errores" y "feísmos".

En primer lugar, la transgresión de las reglas gramaticales es una característica clave de la poesía contemporánea. Solo hay que leer a Celan, Gelman, el Trilce de Vallejo, ¡el neobarroco lationamericano!, para darse cuenta de ello; el discurso ordenado, racional, narrativo, ya no sirve para reflejar la cambiante y confusa realidad actual. Segundo: Agreda habla de "errores". ¿A cuáles se refiere? ¿Se puede hablar de errores en poesía?

La poesía, aún mal escrita desde el punto de vista de la autoridad matritense, si funciona, si llega a generar algún sentimiento o pensamiento, puede incluso tener "errores"; es más: los necesita.

Por cierto, mi ánimo no es defender el poemario de Domingo de Ramos: lo estoy leyendo y me parece más de lo mismo pero peor resuelto y con excesos expresivos; pero de ahí a suscribir los reproches estilísticos de rancio hedor modernista de Agreda hay mucha distancia, distancia crítica y de conocimiento de la poesía contemporánea.


(Portada del reciente poemario de Domingo de Ramos.)

18 comentarios:

  1. Gato sucio14.7.09

    JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

    Muy bien Pichi de Diablo, Javier también me maltrató.

    ResponderEliminar
  2. Y quien es el que dice que Agreda es un crítico serio? el hecho de que escriba reseñitas para ganarse los frejoles, en La República, no significa que sea crítico y mucho menos "serio" ¿crítico?, desde cuando?

    ResponderEliminar
  3. Anónimo14.7.09

    Las mejores reseñas de Agreda son las de narrativa, es claro que la poesía no es su fuerte, lo malo es que siempre elogia a los mismos: Reinoso, Gutiérrez, Colchado, y ataca a los regios. Qué complejo!

    Jonathan

    ResponderEliminar
  4. Anónimo14.7.09

    puta hasta el kulo agreda, no sabe en que está la poesía nueva, se fija en los errores, que webada, su modelo debe ser Dario o Góngora.

    Richi from Kilka

    ResponderEliminar
  5. Anónimo14.7.09

    Domingo se ha quedado. La juerga y la enfermedad no lo han dejado avanzar, sigue explotando el tema de la marginalidad pero eso ya no tiene más cuerda. Tiene mucho talento pero no puede seguir haciendo lo mismo de hace 25 años. Eso quiso decir el señor Agreda, solo que le faltó espacio.

    Roberto Gutiérrez

    ResponderEliminar
  6. Klaus Von Kleysermeyer Cangaguala14.7.09

    felicitaciones por tu blog luz de limbo, dices lo que nadie se atreve, eso es tener cojones estimado, vitocho
    saludos,

    Klaus Von Kleysermeyer Cangaguala, poeta Huaralino

    ResponderEliminar
  7. Anónimo14.7.09

    no deberías decir esas cosas de los críticos, querido Víctor, quedarse callado es lo mejor, si no pregúntale al Factótum de Caras y Caretas, que se pasa de vivo y se contruye su imagen de escritor de "culto" sin meterse con nadie, así, cuando saca un libro, "todos lo comentan, nadie lo delata", como dice Pedro Navaja. Saludos desde Sullorqui.

    El Hoy

    ResponderEliminar
  8. Anónimo14.7.09

    realmente hace falta alguien que ponga en su sitio a estos críticos, que den un paso al costado y le den espacio a los críticos de SM y la Cato.

    J. P.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo14.7.09

    da verguenza la reseña que le hace Agreda a Ospina, pura descripción, no arriesga ni una opinión, claro, para no quedar mal con editorial NORMA que le va a publicar su libro de reseñas.

    Javancho el crítico

    ResponderEliminar
  10. Anónimo14.7.09

    qué bueno que le haya puesto el parche a uno de estos señores que "dan veredectos".

    ResponderEliminar
  11. El Arte Contemporáneo dice: Ey, si la vida no tiene sentido, cada uno a construirle uno y que sea de vuestro agrado. El Profundismo replica: tenéis razón, el hombre anhela un sentido de vida para dotarla a ésta de existencia, pero seamos honestos también: no podemos vivir sólo para cada uno de nosotros como indolentes autosuficientes. Esto quiere decir dos cosas:

    EL ARTISTA(POETA, ESCULTOR, PINTOR, ESCRITOR, ARTESANO, MÚSICO, ETC) DEBE DEJAR DE EXHIBIRSE COMO UN MENDICANTE DE LA FAMA Y EL ÉXITO INVIDIVIDUAL. EL ARTE NO ES NINGÚN PRODIGIO, NO ES NADA SUBLIME, ES UNA MANIFESTACIÓN MÁS DEL INSTINTO HUMANO/ANIMAL POR COMPRENDER SU CONTINGENCIA TEMPO-ESPACIAL.

    EL COMPROMISO DEL ARTISTA CON SU REALIDAD CIRCUNDANTE NO CONVIENE A UN DEBER “COOPERATIVO”, SINO A UN DEBER POLÍTICO ELEMENTAL PARA CON SU PROPIA OBRA. ES MENESTER QUE SE ENFRENTE CON SU INEVITABILIDAD HISTÓRICA QUE COMPARTE CON LOS DEMÁS. SU VOZ AUNQUE MUERDA INDIVIDUALIDAD PERMANECE EN LA RETINA DE UNA SOCIEDAD.

    ResponderEliminar
  12. Confucio el que inventó la confusión14.7.09

    Agredo es mal crítico, pero es nuestro crítico.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo15.7.09

    Muy de acuerdo con Ud. Sr. Coral, el poeta De Ramos gasta lo ya gastado, explota lo explotado hasta el hartazgo en su poética. Es más de lo mismo en este libro. Su rabia, su revuelta lírica ya casi no choca como en sus tiempos, no impresiona. Creo que ser repetitivos en la poesía no es un error, nadie inventa algo nuevo finalmente, pero en este caso, ya cansa.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo15.7.09

    Todos lo comentan, nadie lo delata. La frase pertenece a "Juanito Alimaña" y no a Pedro Navaja.
    Al blogger, una preguntita: ¿La poesía de De Ramos no admite críticas, por desfachatadas que puedan ser? ¿Quién impone reglas de lectura, según quién, la perspectiva o el gusto de quién? Eso no parece un gesto muy democrático. Hasta los malos críticos, si Agreda en efecto lo fuera, tienen ese derecho. Por otra parte, tu argumento se muerde la cola, cuando ya decidiste que Ospina es mal poeta. ¿Qué debemos hacer, obedecerte ciegamente? ¿No tendríamos derecho a disentir? ¿Cuál es el problema si a Agreda no le gusta Domingo de Ramos? No entiendo.

    ResponderEliminar
  15. por favor, ¿puedes señalar en qué momento en el texto yo "decido" que Ospina es mal poeta? Lo que dije es que estaba ultramarketeado por NORMA cuando en realidad es un buen narrador que hace sonetos aceptables. Por otro lado, yo sí creo que la mayor amplitud de criterios posible favorece la lectura de la poesía; Agreda hace exactamente lo contrario: se encierra en tres ideas modernistas sobre la poesía y con eso quiere enfrentar todo tipo de texto. Es evidente que es un crítico deficiente.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo15.7.09

    TE CITO:
    "...pero poeta inflado y marketeado por una gran editorial". Entiendo, cuando dices "poeta inflado" que, segun tu, Ospina no vale lo que dicen que vale. Hipocresias al margen, esto es un eufemismo. No me digas ahora que un poeta inflado no es en el fondo un poeta malo, a menos que tengas una clasificacion que plantear en este punto.

    A veces la amplitud de criterios que tanto reclamas se reduce al gusto o la ignorancia. No se puede esperar que todos piensen como tu, cosa que haria del mundo algo monocorde y aburrido. Creo que adoptas el mismo tono que tanto criticas en tu bestia negra Faveron, ese es el punto (uno de ellos en todo caso).

    Lo mejor que podrias hacer para responder las deficiencias de Agreda seria que escribas un articulo sobre el libro de Domingo, eso desnudaria por si solas a todas las fallas del comentador. Por otro lado, a estas alturas del partido, no se si me equivoco, pero Domingo se ha convertido en caja de resonancia de si mismo, no hace sino repetirse comodamente, con una formula retorica que en su momento impacto y por que no, asusto, pero ahora resulta bastante relamida. Hasta PAstor de perros lo paso, despues es mas de lo mismo. Lamento que no estemos de acuerdo.

    ResponderEliminar
  17. Cabrera Infante15.7.09

    Ágreda jodió a Thays,
    Coral jode a Ágreda,
    Thays se reamista con Coral,
    Thays es amix de Faverón,
    Faverón reamista con Coral,
    Coral es pata de Ybarra,
    Faverón amista con Ybarra,
    Ybarra es broder de Gutiérrez,
    Gutiérrez reamista con Faverón:

    La mafia se reconfigura.

    Cartoon Network®
    Hacemos lo que queremos.

    ResponderEliminar
  18. un poeta inflado no es ni en el fondo ni en la superficie necesariamente un poeta malo. Las grandes editoriales pueden inflar a poetas buenos, malos y a los que habitan el "mundo arcano". Eso es lo que señalaba. En el caso de Ospina me parece un poeta cumplidor que ha sido formateado para ser vendido. En esto los de NORMA son expertos.

    En lo de Domingo de Ramos sí podemos coincidir: la fórmula se repite, pero no hay que cerrar las puertas, que puede haber en el futuro un giro copernicano y el poeta se pueda reciclar para bien. Lamentablemente, no puedo decir lo mismo de Agreda, que ya tiene un formato, duro y limitado, sobre el que despliega su "crítica" y jamás pone en cuestión.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.