1.7.09

POETA JOVEN DEL PERÚ


En su columna Letra Viva del Luces de El Comercio, hoy el crítico Ricardo González Vigil se acerca al poemario ganador del concurso, Una morada tras lo reinos. Su palabra:

Resulta una prueba nítida del alto nivel creador que ha alcanzado la poesía peruana escrita por mujeres el que la trujillana Denisse Vega Farfán, a los 22 años de edad, haya ganado el premio Poeta Joven del Perú 2008, convocado por el C.C. de España y Lustra Editores. La única Mención Honrosa la obtuvo otra mujer: Melissa Ghezzi (Lima, 1975).

Vega Farfán tiene, en su haber, la plaqueta Euritmia (2005) y el premio Pluma Vallejiana de la Universidad César Vallejo. Desde los 19 años ha difundido poemas sobresalientes por su destreza artística y su asimilación lúcida, con matices personales, de la tradición poética: Baudelaire y los poetas “malditos”, simbolismo, surrealismo, expresionismo, Alejandra Pizarnik y autores peruanos fundamentales (Emilio Adolfo Westphalen, J. E. Eielson y Blanca Varela).

Desde el título, “Una morada tras los reinos”, ostenta claras referencias a los “Reinos” de Eielson (título de su segundo poemario publicado, que concluye con un “Último reino”, y el libro de Vega Farfán lo hace con una “Última morada”), así como a las moradas de Santa Teresa de Jesús reelaboradas por la apropiación surrealista que hicieron Westphalen y César Moro en su revista “Las Moradas”, aparte de “El morador” el primer poemario de Javier Sologuren. El primer poema del libro de Vega Farfán postula un alejamiento de esas búsquedas puristas (Eielson y Sologuren) y surrealistas (Westphalen y Moro); habla de “desollados frutos / de pureza” y termina cerca del desencanto y el desasosiego de inclinaciones nihilistas de Blanca Varela: “he de retirarme de aquí como un ciego / que arroja el bastón / he de cubrir con cal mis señales…” (págs. 15-17).

De modo más general, Vega Farfán se distancia de los reinos anhelados por las religiones y las ideologías, causando a nombre de ellos destrucción y terror. Por otra parte, los versos que abren su poemario establecen dos reinos: el de la sociedad que padecemos (llamémosle, la realidad) y el de la palabra en pos de la iluminación poética, en una ruta transitada por los puristas y surrealistas mencionados. Se impone asumir nuestra condición humana liberada de esos espejismos: “no hay reino / recoge tus ojos al agua / entiérralos en tu corazón / sé libre / anda” (“Última morada”, pág. 47).

OBRA PREMIADA
El poemario con que Denisse Vega Farfán ha ganado el certamen Poeta Joven del Perú es un libro sólidamente estructurado en cuatro partes, en el que la vibración lírica se integra con los recursos narrativos y voces de textura dramática. En la contratapa Marco Martos elogia su técnica depurada y lo juzga un “libro insólito dentro de la poesía peruana del siglo XX” en tanto se distancia de lo que ha dominado la poesía femenina de las últimas décadas: “Deja atrás la dicotomía varón-hembra y expresa la condición de soledad de la especie humana”.

(La poeta.)

6 comentarios:

  1. Anónimo1.7.09

    otra reseña sobre este poemario, por camilo cozman

    Ayer hice una reseña acerca del último libro de Carlos Orellana que obtuvo el premio de la Asociación Peruano Japonesa en 2008, ahora me toca comentar otro poemario galardonado: Una morada tras los reinos (2008)* de Denisse Vega Farfán, quien se alzó con el premio "Poesía joven del Perú 2008", otorgado por el Centro Cultural de España. El volumen se estructura en dos planos: un yo poético desarraigado, sin rostro conocido y cuya permanencia es una incógnita en el mundo; y un segundo nivel, donde se percibe otra voz que intenta lograr que el yo poético (primer plano) llegue a una autoconciencia crítica acerca de su condición en el mundo. La idea suena interesante porque la poeta busca renovar aquella poesía que, heredera del vanguardismo de Huidobro o de la imaginería surrealista, se sostiene en el suceder de una metáfora tras la otra y trata de alejarse, por lo general, del lenguaje coloquial: "le huyo a la noche/ al sol de los paganos/ me alimento con el pan que nadie quiere/ me embriago con el silencio que el hombre ignora". El manejo del ritmo y el escandido de los versos evidencian un oficio innegable; sin embargo, no se observa una diferencia, en cuanto a la norma lingüística, entre las dos voces (dos planos: uno en letra normal y otro en cursiva) que disertan a lo largo del libro. Hubiera sido quizá necesario más contraste entre ambos hablantes con el fin de que la orquestación dialógica se enriqueciera más.


    Los temas que desarrolla este libro son, entre otros, la crisis de la noción de trascendencia ("no hay reinos/ no hay nada diferente a esta montaña de polvo"), el poder infestado por los disvalores que pueblan el mundo ("y esta ciudad el reino/ poblado de reyes que compran almas")y la muerte de los inocentes como secuela del ejercicio de la violencia en el universo cotidiano ("los encontré muertos/ sobre el pedernal// degollados corderos").


    La palabra "reino" es polisémica, pues alude a una ciudad casi llena de muertos o asfixiada por la violencia; pero también hace referencia al "reino" de Dios en la tierra, que, en realidad, se ha convertido en un espacio absolutamente deshumanizado: "no sé si por mi rostro corre azufre/ o las resonantes palabras de los muertos".


    Una morada tras los reinos es un libro bien estructurado, sin caídas, pero donde todavía no asoma un tono personal ni intransferible. Percibo un buen conocimiento de la tradición literaria, pero quisiera ver más de Denisse Vega y menos de sus maestros. Espero que la siguiente entrega colme estas expectativas.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1.7.09

    k weno felicitaciones pa denisse, la sobada a los kritikos trae frutos

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1.7.09

    ya me parecía raro, se demoraron en aparecer los barrocos envidiosos de siempre, jajaja, dan pena, que se vayan al... Cusco a escribir, donde son bien acogidos.

    A.

    ResponderEliminar
  4. esa foto es antigua... esta chiquilla y con cabello largo

    ResponderEliminar
  5. Anónimo3.7.09

    Qué alegría contar con diferentes propuestas poéticas como la de Denisse.

    Y "¿sobada a los krítikos?", primero anónimo aprende a escribir, y segundo, que yo sepa González Vigil no escribe así nomás sobre obras de poetas jóvenes, la última vez que vi algo así fue con José Miguel Herbozo. Además, es sabido por todos que Gozález Vigil es uno de los más prestigiosos y serios críticos peruanos, estudioso hasta el cansancio de la poesía peruana, como para saber bien lo que dice y no dejarse llevar con "sobadas". ¡Hágannos el favor!, en vez de andar de envidiosos primeor escriban sus libros y a ver cómo les va, si un crítico de este nivel va a opinar así sobre sus libros.

    Sigue adelante Denisse, con esto tampoco digo que sea perfecta, pero lo está haciendo muy bien para su edad.

    Felicidadessssss

    Rafael

    ResponderEliminar
  6. Anónimo26.1.10

    Un consejo Victor,
    el premio que ganó Vega no es el legendario Poeta Joven del Perú, sino POESIA JOVEN DEL PERÚ, hubo todo un chongo por utilizar el nombre sin permiso de la fundación Marco Antonio Corcuera, como rítico serio, deberías tener más cuidado en consignar eso.
    Saludos.

    LEG

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.