18.10.09

Cuatro microrrelatos de M. Tavares


Si creyeron que la fiebre de los microrrelatos se estaba apagando tienen ahora razones para creer en su avivamiento con los cuatro buenos textos publicados por el estupendo narrador portugués Goncalo M. Tavares (cuya pluma ha sido celebrada por Saramago, Vila-Matas y Lobo Antunes, nada más) en el reciente número de Letras Libres. Les dejo uno de ellos:



El país ingenuo

La tristeza era tanta que las sonrisas pasaron a ser pagadas. Algunos funcionarios del Estado, disfrazados, diluidos en la multitud de las ciudades, observaban a los pocos ciudadanos sonrientes que pasaban y, discretamente, les mandaban parar.
Se presentaban: ¡Funcionarios del Estado!, decían, y pedían después la identificación del sonriente. Registraban nombre y dirección.
Al final del mes los referidos ciudadanos recibían el cheque. Durante el mes de febrero fue visto tres veces sonriendo en la calle, estaba escrito, con fecha y hora, en el pequeño documento que acompañaba al dinero.
La cuantía dada por cada sonrisa no era una fortuna, pero digamos que ser visto por el Estado sonriendo nueve veces durante un mes daba perfectamente para vivir sin dificultades.
Pues bien, en poco tiempo el clima emocional del país se modificó por completo. Ya sea por avidez o por la propia naturaleza de las cosas, el país en dos años se hizo conocido por el “permanente e impresionante optimismo de sus ciudadanos”, como se decía en una agencia de noticias internacional.
Los subsidios del Estado a las sonrisas terminaron poco después, pero como nadie informó a los ciudadanos ellos mantuvieron aquella sonrisa estúpida, repugnante, desadecuada, inútil, sin razón de ser.

(G.M. Tavares.)

1 comentario:

  1. Anónimo18.10.09

    Ten cuidado Coral, Banana Joe te quiere pegar

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.