9.11.09

Precisiones



Más sobre la Casa de la Cultura y el Ministerio de Cultura

Si la Biblioteca, que sería parte del nuevo ministerio, es alimentada con mendrugos; si el propio Instituto Nacional de Cultura, que sería su base, apenas va más allá de atender, con sus exangües recursos, la conservación de nuestro patrimonio cultural, sobre el cual ejerce una jurisdicción que este gobierno recientemente ha querido recortarle; si hasta hoy el régimen del Dr. García ha mantenido la tradición de desentendimiento oficial para con la cultura que ha signado nuestra vida republicana, ¿cómo creer que un proyecto abandonado en los auspiciosos inicios de su primer gobierno se retome seriamente en las postrimerías del actual?

La cita es de la columna de hoy de Abelardo Oquendo en La República. Y en el mismo diario, en su suplemento Domingo, el poeta horazeriano Eloy Jáuregui, en su columna "Tu mala canallada", da algunas precisiones sobre el espinoso tema de la Casa de la Cultura, en su particular estilo:

Digo que la reciente casa literaria es como todas las casas museos del momento, el mero goce estético y demás yerbas del Perú. ¿Y? Nada. Simulacro, escenificación,Parafernalia, bombos y platillos. Más: pantomima, pantalla plana y hueveo (ese deporte nacional del cojudeo sempiterno). Ya lo decía el poeta Víctor Coral en una carta:No funden museos, funden futuro para los escritores.
Por lo visto, parece estarse formando un consenso respecto a la utilidad real de la llamada Casa de la Cultura, y sobre la (im)pertinencia del anunciado Ministerio de la Cultura, dos proyectos de última hora del gobierno que hieden a improvisación, populismo y saludo a la bandera.
(Eloy Jáuregui.)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.