16.12.09

Poesía



Recuento del año 2009


Tomando en cuenta que el libro más importante en el género, editado este año, no es un libro nuevo sino la reedición –en facsimilar– de lo mejor de la vanguardia poética del siglo pasado (Ediciones del Rectorado, PUCP), presento ahora los libros que me han interesado más entre los que he leído –que obviamente no son todos. El orden en que los presento tiene algún sentido.

Teoría de los cambios. Lo que ya había adelantado algo farragosamente en Teorema de Yu (2004), esta vez Enrique Verástegui lo define con mesura y profundidad en un libro breve aunque desbordante de belleza, belleza de pensamiento y de palabra.

Amanecidas violentas. Cuando José Pancorvo desciende de sus vuelos celestes y se asienta en la tierra, limense y peruana, nos regala sus mejores frutos. Barroco y "lengua y sed dorada" ofrendadas al "vulgo águila" entre Parinacochas y Villa María del Triunfo, la Plaza de Armas y Collique, y totalidad.

Oeste oriental. Dentro de la colección piedra/sangre encontré un librito muy peculiar, con un lenguaje que marcaba distancia con sus coetáneos. Es de Pedro Favarón y se sumerge en la cultura andina para transformarla con su palabra no copiada sino transfigurada por Adán y cierta poesía oriental; una mirada distinta y (des)integradora a lo nuestro.

Uno rojo. Andrea Cabel es nuestra más importante promesa poética joven y lo está demostrando paso a paso. El libro cambia un poco el registro de su opera prima, y nos conmociona con imágenes que dan cuenta de una interioridad en constante roce con lo externo; fricción poética que nos regala de los mejores sonidos literarios…

El instinto de la memoria. El gran olvido del año, por su exigua respuesta mediática. Luego de su ya lejano Callado cielo (2004), Julio del Valle agrava el estro, profundiza en sus preocupaciones (es filósofo además de poeta) y desvela un mundo donde "los dioses se han ido" y "solo existe esta tierra extraña y carteles invitando a votar".

Parte uno parte dos aparte sin parte. Extraño título, no exento de atractivo, para un poemario de (des)amor, con toda la dificultad que ello conlleva. Enrique León le dice a la amada "te he entregado el alma y la soledad/como estos años que destruyo/por desearte y bordearte/con mi cuerpo que hoy te cedo…".


Otros libros a tener en cuenta son: "Ángeles detrás de la lluvia", de Tulio Mora; "Dorada Apokalipsis", de Domingo de Ramos; "Historia secreta", de Paul Guillén; "Las barcas que se despiden del sol", de Juan Carlos de la Fuente; "Nocturama", de Diego Otero; "Coraza", de Vanessa Martínez; "Detritus", de Wilber Moreno, etcétera, etcétera, etcétera.


(Algunas portadas.)




17 comentarios:

  1. Anónimo16.12.09

    Te faltó los Extasis del incarrey de Pancorvo. Interesante resumen.

    Characato.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo16.12.09

    Juan Pedro Mejía sacó un buen libro este año pero nadie le hizo caso.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo16.12.09

    Paul Guillén, discúlpame Víctor, es crítico, no es poeta, dicho esto con todo respeto por la crítica.

    Giordano Bruno

    ResponderEliminar
  4. Anónimo17.12.09

    a mi me gustó el primer poemario de la Cabel pero este no lo he leído aunque me parece oscuro, me quedo con Las falsas actitudes.

    David A.

    ResponderEliminar
  5. Si no lo has leído cómo puedes establecer una comparación.

    ResponderEliminar
  6. Cansancio17.12.09

    hey! Falta Las flores del Mall, de José Antonio Mazzotti.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo17.12.09

    Recórcholis!!! Falto yo.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo17.12.09

    El segundo poemario de Cabel no es oscuro, por el contrario, usa un lenguaje igualmente trabajado pero màs claro que en el comienzo, cuando recièn intentaba fijar una voz poètica propia, yo sì he leido la primera, segunda ediciòn de "las falsas actitudes..." y me encanta UNO ROjo, lo consegui en el virrey, lastima que no se vendan :-(

    ResponderEliminar
  9. Con tanta poesía, es difícil estar al día al cien por ciento. Pero el libro de Julio del Valle es una joya que realmente merece una segunda (y aún una tercera) lectura. También hubo otra antología, de mujeres poetas, que aún no he revisado, pero que ha sido editado por alguien de toda confianza en la materia, y alguna cosilla por ahí que no recuerdo ahora.

    ResponderEliminar
  10. Claro. Debe ser la antología de poesía escrita por mujeres que hizo Ricardo González Vigil. La estoy revisando para hacer un ensayo. Saludos Santiago.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo18.12.09

    como siempre las razones obtusas llevan a mirar sólo lo que se tiene a la mano; no saben de poesía los que fomentan este tipo de recuentos: a ver si en realidad leen un poco más y tal vez descubran algo que llegue a ser nombrado como poesía.
    >Sarta de imbésiles<

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo18.12.09

    Excelente recuento personal.

    yo solo agregaría el nuevo libro de Mazzotti, Las flores del Mal. Felicitaciones por el blog.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo18.12.09

    me equivoco o "imbéciles" se ecribe con C y no con S.

    Alberto
    Cuarto año de secundaria.

    ResponderEliminar
  15. Tienes razón Alberto. Lo que pasa es que hay gente que pretende saber de poesía y no sabe ni escribir bien una palabra sencilla.

    ResponderEliminar
  16. Profesor Coral y el poemario de Paolo?

    ResponderEliminar
  17. Dintilako reclamando por ese tipo; asu, todo lo que significa eso...

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.