31.3.09


¿Qué pasó con Hora Zero?

En su reciente columna de La República, Abelardo Oquendo comenta la antología de poesía peruana que acaba de publicar en España el importante sello Visor, a cargo del crítico José Miguel Oviedo. Oquendo reconoce como acierto que se haya elegido al autor de la antología de poesía de los setenta Estos trece (!), pero señala algunas deficiencias del voluminoso libro español de más de 600 páginas:

ha preferido mostrar mucho de los poetas que incluye y no lo mejor de muchos poetas. Una opción muy respetable que se hubiera fortalecido si el antólogo expusiese tanto sus criterios de selección cuanto sus razones para situar a la poesía peruana en el lugar privilegiado que le asigna, caracterizarla y señalar el papel que juegan o han jugado en esto los autores elegidos por él. ¿Habría logrado con eso una antología incontrovertible? Ninguna antología lo es; pero hubiera podido encauzar los términos de la discusión con miras a aproximarse lo más posible a la –en materias como esta– imposible objetividad.

"La conoce bien" dice Oquendo de Oviedo. Por eso mismo resulta poco menos que inexplicable la ausencia entre los 21 seleccionados del crítico (Eguren, Vallejo, Martín Adán, Oquendo de Amat, Moro, Westphalen, Eielson, Sologuren, Belli, Blanca Varela, Sebastián Salazar Bondy, Rose, Washington Delgado, Hinostroza, Antonio Cisneros, Calvo, Martos, Watanabe, Sánchez León, Di Paolo y Eduardo Chirinos) de poetas pertenecientes a Hora Zero y otros de los setenta.

Me pregunto si consignar a Enrique Verástegui, Juan Ramírez Ruiz o Jorge Pimentel hubiera desmerecido el nivel de la antología de Oviedo. No caeré en el pésimo gusto de discutir algunas presencias, pero creo que tratándose de un libro voluminoso tal vez no hubiera costado mucho antologar aunque sea a uno de los poetas horazerianos nombrados. ¿Qué pasó?

Eso sí, dado que la antología se ha basado en textos antes que en nombres, es de destacar la presencia de Salazar Bondy, un buen poeta que lamentablemente no le dio continuidad ni carácter de "obra" a su producción.

Cuando tenga el libro en mis manos comentaré más.

(Poeta Enrique Verástegui. No fue considerado.)

30.3.09


De mi correo:

El poeta Diego Lazarte me envía este mensaje:


"causitas: les envio los flyer

del tono gonzo vinilo en la jato de huapaya.

será éste sábado desde las 8pm

tendremos de todo para todos los gustos

desde camisetas mojadas, hasta calatos descolgandose

desde el texto de la jato.

habrán intervenciones con stencyll, graffiti, enamos,

elefantes, mujeres barbudas-incluídas la frau, rosita la modocita y cielito-.

tendremos tragos exóticos a la venta: rc, pantera rosa, saltapatrás, caliches

entre otros.

habrán performances de mi bro el jaguar, odaliscas y drakas.

y de música tono vinilo 33 rpm salsa y rock y participación de djs.

todo es por una causa: la hégira poética.


nos vemos el sábado. habrán mujeres y libros gratis para los primeros 20.

un abrazo y difundan, reenvien


d"


O sea...

Presentación en Madrid

29.3.09


Leemos lo que queremos leer

Compré hace como 15 días Memorias de una dama, la reciente novela de Santiago Roncagliolo, nuestro más destacado narrador joven. Me divertí mucho con varios episodios, en especial uno donde el protagonista asiste a una cena con el mismo Roncagliolo y Alberto Manguel. Esto me llevó a revisar los libros de Manguel que tengo a la mano, y hallé uno que no había leído aún: Diario de lecturas (Alianza Editorial, 2004), donde encontré este fragmento:

Leemos lo que queremos leer, no lo que escribió el autor. En Don Quijote no me interesa mucho el mundo de la caballería andante, pero sí la ética del héroe y su curiosa amistad con Sancho. En El viento en los sauces me intereso mucho menos por el señor Sapo que por la rata, el Topo y el Tejón. En Kim no me interesa en absoluto el Gran Juego, todo lo referente a esa infantil historia de espionaje, pero me cautivan las búsquedas respectivas de Kim y del lama, así como la brillante descripción de un mundo que no conozco.

El fragmento viene bien porque le acabo de hacer una entrevista a Santiago para COSAS, y le conté que a mí me había parecido su libro una comedia literaria picaresca; a un amigo, un tratado sobre qué significa escribir en tiempos hipermodernos, y para un canal de TV local era un "thriller político sobre las dictaduras de Trujillo y Batista en República Dominicana y Cuba".

Cada novela es, pues, una hechura del lector, tal vez más que del autor. Los libros no son los objetos que compramos en la librería; son un puente que comienza en la escritura, se extiende a través del tiempo y el espacio en la oferta, y completa su existencia en la memoria, la imaginación o (qué pena) el olvido de los lectores. Por eso me sorprende cuando un escritor se queja de que los críticos o los lectores ven en sus libros cosas que ellos intencionalmente no se habían propuesto. La riqueza de la literatura muchas veces está, precisamente, en lo no voluntario, en aquello que el lector o el crítico descubren entre los pliegues de lo expresado o narrado.

Actulizado: Pueden leer la reseña, elogiosa, que hoy publica Ricardo González Vigil en Luces de El Comercio, sobre Memorias de una dama.


(Portada del libro de Alberto Manguel.)

25.3.09



Reseña semanal. La Teta asustada y sus símbolos

He leído con provecho dos recensiones sobre la segunda película de Claudia Llosa, La teta asustada. En la de Federico de Cárdenas (La República) se hace un resumen más bien acertado del argumento, y se señala una oscilación narrativa: la forma en que la protagonista, Fausta, no se sabe bien cómo, entra en la casa donde ha trabajado y de la que ha sido expulsada, para llevarse las perlas* que la dueña de casa, pianista, tenía que haberle dado a cambio de las canciones que se apropió de la muchacha. De Cárdenas, diplomático en extremo, señala que el episodio es "simbólico antes que realista".

Emilio Bustamante, en una reseña de Páginas del diario de Satán, ha coincidido en ese punto con De Cárdenas –y estimo que con muchos que han visto el filme también-, pero ha sido más determinante:

el error más grave a nivel narrativo tiene lugar, desde mi punto de vista, en el retorno a la casa de Aída. Este regreso supone el enfrentamiento de Fausta con sus miedos (representados por la imagen de unas botas militares en una fotografía que antes la aterrorizó y que evoca inequívocamente a la violación de la madre), y con ese doble maligno que es Aída, a quien debe arrebatarle las perlas para poder enterrar a la madre y comenzar a vivir. Se trataría, en teoría, del punto álgido de la aventura, siguiendo el relato mítico de Campbell. Sin embargo, se resuelve no dramáticamente, sino elípticamente, y la elipsis en este caso no es sugestiva sino generadora de inverosimilitud.

Más allá de acompañar a los críticos con esta inconsistencia, quisiera subrayar el carácter simbólico del filme de Llosa, lo que ha sido esbozado por Bustamante en su reseña.

En realidad tanto se puede asimilar el personaje de Fausta a la leyenda de Fausto (lo hace EB en su reseña) como al personaje clásico y transhistórico de Antígona, la heroína por antonomasia de la tragedia griega. Como la griega, Fausta tiene como misión darle sepultura a un familiar querido. Como Antígona, Fausta tiene que oponerse a un poder para ello; en el caso de la tragedia griega, a los dictados del rey Creonte; en el caso de La teta asustada, al poder de la presión social** que censura la permanencia del cadáver de la madre en la casa, en plenos preparativos para una fiesta "de vida" como es el matrimonio.

Finalmente, tanto Antígona como Fausta, tras vencer diversos obstáculos, logran su cometido.

Casi se podría hacer un diccionario con la sugerente simbología que Claudia Llosa ha engastado en su película. Esta además ha sido potenciada por el estilo ligeramente moroso y de tonos oscuros que ha utilizado. Tomaré dos de los más visibles, pero que los reseñadores no han resaltado.

Una es la paloma herida que Fausta sacrifica arrojándosela a su perro con el fin de que deje de husmearle el trasero, obviamente atraído por el olor de la papa que ella ha introducido y mantenido en su vagina durante tanto tiempo. Puede ser un símbolo futuro del sacrificio que tendrá que hacer Fausta para liberarse de su trauma: arrojar fuera de sí su virginidad enfermiza -¿arrojársela a los hombres?- para poder afirmar la vida.

Un símbolo más significativo aún se despliega cuando la familia esconde el cadáver de la madre mientras se desarrolla el matrimonio de la prima de Fausta. La protagonista busca el cadáver por toda la casa y lo halla justo debajo de la cama -en un paralelismo espacial casi exacto- donde está extendido a todo lo largo el blanco vestido de novia de la prima. La muerte y la vida en superposición y conflicto dan así una imagen sintética de lo que puede ser el verdadero tema de la película: cómo la vida se abre paso superando los impulsos de muerte y vivificando un estado de cosas cerrado y oscuro.

Por cierto, hay cierto énfasis de Llosa en la "ingenuización" de los pobladores andinos periféricos de Lima, y en la "satanización" de los personajes de clase alta. El colorido y lo casi estrambótico de ciertas situaciones se pueden entender por los requerimientos de un cine que quiere capturar la atención del público extranjero con este tipo de recursos algo efectistas. No creo que haya más, en el plano ideológico, en La teta asustada. Ni racismo, ni "prejuicios de clase" en juego en una muy lograda visión -personalísima y libérrimamente ficcional- de un segmento de nuestra profusa realidad.
Adición: el simbolismo del mar es interesante en la escena final; simboliza la vida pero en su dinámica propia, no como concepto sino como devenir; el ir y venir de las olas es el flujo y reflujo de las cosas, y aunque en su grandeza el mar nos acerca a una idea de dispersión y multiplicidad, en realidad simboliza la conquista de la propia indentidad y la apertura a nuevas posibilidades vitales. ¿No es perfecto para cerrar la película?

* No es en modo alguno casual que sean perlas las que finalmente permitan a Fausta cumplir con su deber filial. Tradicionalmente son símbolo de fuerza generatriz y de energía fecundadora; justamente lo que Fausta ha suprimido de su ser.

**También la presión económica: la pobreza imposibilita que Fausta dé digna sepultura a su madre.





(Claudia Llosa, a sus 32 años una promesa cumplida y nada ficcional. Los Destellos interpretando "Elsa", tema de la película. Inolvidable.)



24.3.09


Nuevo lanzamiento de Sarita Cartonera

Un gran acierto el de la editora Tania Silva y su gente al publicar Respiración del laberinto, poemario póstumo de Mario Santiago Papasquiaro, fundador del Infrarrealismo mexicano y gran amigo de los locales de Hora Zero. La selección ha sido hecha por Rebeca López, su viuda, y el prólogo, muy pertinente, es del poeta Tulio Mora (Cementerio general, Mitologías). El mismo poemario ha sido prologado, en ediciones cartoneras de otros países, por los escritores Bruno Montané, Juan Villoro, Diana Bellessi, Homero Carvhalo, Pedro Damián y Joseantonio Suárez.

Una cita del prólogo de Mora y un poema breve del vate mexicano:

Contra la frustración que nos depara el destino, Mario Santiago nos exige tentar el milagro de friccionar piel contra piel, de evacuar (son numerosas las alusiones al vaciamiento seminal, al "aguacero del amor" como signo liberador), de realizar "la magia a toda prisa", recurriendo a todos los excesos del cuerpo, antes de entrar a respirar en el laberinto de la muerte.


si el cerebro tapado me ha dictado imágenes

hoy que estoy abierto como un río & piragua celestial

tan solo muevo la cabeza hacia la ventana más cercana

el color de los adentros lo toco/ no lo ciego

tengo 1 flor de plumas en la mano

tengo 1 flor de plumas que me canta

la escritura me empuja en claro incesto a su garganta

si 1 espejo se acercara a mi cerebro / vería a su propio espejo

sin cerebro

entre espumas de 1 tierno vacío girasol



(Portada del artista plástico Marcel Velaochaga.)




Andrés Neuman, premio Alfaguara.

El narrador y poeta argentino Andrés Newman (Una vez Argentina, Bariloche) acaba de ganar el Premio Alfaguara de Novela. La nota es del blog El síndrome de Chéjov (clic en el título de este post).


Andrés Neuman ha sido el ganador del premio Alfaguara de este año con la novela "El viajero del siglo". Una historia de 500 páginas ambientada en la Alemania del romanticismo y las grandes gestas literarias -el origen de casi toda nuestra literatura europea, de nuestro modo de vivir la literatura, el principio- en la que Neuman se ha volcado durante los últimos seis años. Me alegro muchísimo por él, porque llega quizás en el momento personal más necesario y también porque intuyo que es una novela que marcará un punto de evolución admirable tras "Una vez Argentina", en una trayectoria literaria coherente. La historia viaja a la Alemania del XIX con la mirada del XXI, desde la ambición narrativa. Esa es la intención de la novela y no se puede pedir más en estos tiempos poco ambiciosos y demasiado líquidos. Toda la suerte para ese libro que pronto podremos leer.
La novela fue inspirada por uno de los lieder de Schubert del maravilloso "Viaje de invierno", "El organillero." Una música perfecta para acabar el día, para empezar la noche, para soñar con el sueño, para dejarse ir.

(Andrés Newman. Ver una entrevista reciente aquí.)

23.3.09


¿Vuelven los manifiestos?

La revista Ñ del diario El Clarín de Argentina ha organizado un evento donde los manifiestos literarios han sido los protagonistas. Política y literatura de nuevo en interacción, según los organizadores. La nota es de Letras S5.


Literatura de combate

¡Un grito! El de Leonor Silvestri o el de una, dos, tres y hasta cuatro generaciones enfrascadas en la abulia global, hija del escepticismo militante y post-traumático de los años de plomo, de la sangre derramada o de esa anomia (anemia actual) insoportable que trae consigo el fondo y el gusto repulsivo de la resaca posmo, o peor, ya ni eso. Los manifiestos políticos terminaron mucho antes que El fin de la Historia de Fukuyama. Difícilmente regresen. La nostalgia, el rechazo, el cansancio de la queja y también, por qué no, una cerveza, sirvan de excusa para acercarse a escuchar a artistas y personajes de la cultura, dispuestos a decir lo que pocas o ninguna publicación cultural está dispuesta a publicar. Como el último martes, el día de la inauguración del Ciclo Manifiesto, donde el crítico cultural –sólo para resumir- Rafael Cippolini, la poeta Leonor Silvestri y el escritor y autor del blog Trabajos Prácticos, Esteban Schmidt, dejaron sentados manifiestos íntimos de quiénes son y también de los otros. Los organizadores del ciclo también se afirman, también saben lo que quieren y adónde apuntan.

"Queremos que haya, sí, discusiones estéticas, ideológicas, políticas. Que los actores de la cultura se animen a disentir y producir a contracorriente. Es la única manera de enfrentarse con la cultura fast food imperante", sentencia uno de ellos, Diego Erlan, coordinador de la sección de Literatura y Libros de Ñ, desde donde a veces reniega de esas "entrevistas" a artistas e intelectuales que a veces no tienen mucho qué decir o que quieren simplemente quedar bien con sus amigos.Junto a Hernán Vanoli, joven veterano de proyectos que no siguen otra lógica que la de su criteriosa voluntad, como la Editorial Tamarisco, quedaron impregnados una tarde cualquiera y en una librería con el tono de Manifiestos argentinos , "con esa poética de la transformación" extraviada, que el autor de ese libraco enorme y fundamental plasma.

Justamente Cippolini, el hombre en cuestión, y acaso el argentino que más conozca sobre el interminable abanico de manifiestos que entregaron las vanguardias político-estéticas del siglo XX, fue de la partida y uno de los más entusiasmados, en el lanzamiento del ciclo. "La era de los manifiestos indudablemente acabó hace rato, pero la figura queda como una suerte de arquetipo demodé al que echamos mano. Hablar de manifiesto hoy es hablar de algo vintage, tiene ese sabor", explica este inclasificable integrante del Colegio de Patafísica antes de dar paso a su ranking arbitrario pero justificado de 9 manifiestos de todos los tiempos que luego compartirá con el público. "El manifiesto siempre es una suerte de biografía invertida. Mientras que las biografías siempre se escriben hacia el pasado, el manifiesto tiene la pretensión de escribirla hacia el futuro. Lo que pasa es que si bien el futuro siempre fue incierto, antes había más confianza en él. Ahora es el No future, como decían los punks, en el 77", agrega y sentencia Cipollini, que festeja e incluye en esa lista al la declaración de los fundadores de la mítica revista Literal o al Manifiesto de la Organización para el Exterminio del Hombre (SCUM), de Valerie Solanas, la feminista que casi liquida a Warhol.

Pero la mayoría de los manifiestos, incluso de aquellos que recita Cippolini son viejos o de viejos y el tiempo es ahora, un regalo, no por nada, un presente. Y Erlan y Vanoli están cansados, "hartos del nihilismo" –repiten- y de las declaraciones amistosas que no piensan en el principio sino en el final, de los que piensan en publicar antes que en recibir, de los profetas del "-me-viene-bien. De no-sé-muy-bien-por-qué-hago-las-cosas-y-prefiero-no-jugarme-demasiado-con-mis-ideas-a-ver-si-ofendo-a-alguien", de todo eso. Esteban Schmidt, el autor de Palermo Manifesto no es tan optimista. Pareciera estar más de acuerdo con Fukuyama, adiós historia, adiós ideología, aunque lo diga bonito y con cara de enojado. "No hay grandes embanderamientos en grandes causas porque el mundo está unificado bajo una forma de razonar las cosas, la de la renta. "La gente habla de política sólo porque quiere saber cuánto va a valer el dólar, para ver adónde se puede ir de vacaciones. No hay nada más", dice escéptico él, que la conoce de adentro, que contó votos, hizo fraude, "hizo todo", que cuando tenía 16 años era una especie de Lorenzo Miguel adolescente, "una tragedia", se avergüenza.

Pero el optimismo regresa paradójicamente cuando le toca leer y recorrer los vicios de "El adulto municipal", literatura, política, literatura combativa. Leonor Silvestri antes de ser la primera pidió disculpas por su texto –manifiesto- aguerrido. Los tres manifestantes y el DJ Villa Diamante entretienen entre cervezas, en un bar sólo casualmente en San Patricio. Pero también perturban y dialogan con la Historia, con la que no terminó, con el futuro. Como Vanoli, que dice, ya había soñado con esos manifiestos. Aunque digan lo contrario, Dios ya murió y la historia sigue su curso, pero el arte todavía resiste, al menos para Erlan y Vanoli, y para muchos otros también, como los que ahora se acercaron a Ultra. " Creo que si el arte y el pensamiento se olvidan de revolucionar están muertos. Y por eso no quiero creer ni que el rock ni que la literatura están muertos", arenga el primero. Los hacedores del ciclo conocen a la perfección el peso de la acción, la importancia y la vigencia del discurso, por eso volvieron con una idea que parece vieja, pero es novísima. "Existe una fascinación por esa literatura de combate que es el manifiesto justamente porque es una expresión romántica, una expresión que te empuja hacia algún lado, que te interpela, es poesía política y también un grito desesperado", insiste Erlan siempre en presente. Vanoli es menos lírico, y luego de su sociológica explicación de cómo estos textos fundantes chocan con los relatos de las estéticas del yo, como un falso fin de los grandes relatos, dispara: "Tiene algo kamikaze que me atrae". Lo mismo dirán muchos de semejante propuesta, en tiempos de nihilismo, en tiempos de aparente nada.

(Algunos integrantes de Hora Zero -Jáuregui, Pimentel, Mora, otros-, paradigma peruano en el tema.)

DESCUBRIENDO UN PREMIO NOBEL: ¿QUIÉN ES LE CLÉZIO?

--Nota de Prensa--

Hace unos meses la Academia Sueca laureó con el Nobel después de varias décadas a otro escritor francés. Jean Marie Gustave Le Clézio, no obstante su discreción, ya era considerado por muchos como el literato viviente más importante de Francia. Nacido en Niza en 1940, se diría que Le Clézio porta en él la impronta migratoria de sus ancestros bretones que ya en el siglo XVIII partieron a establecerse en las lejanas Islas Mauricio. El no ha dejado de recorrer el mundo. Producto de ese peregrinaje son muchos de sus relatos y ensayos. Así, nos habla del África, de los territorios índicos o de México.

Entre muchas otras, estas obras suyas han sido traducidas al castellano: El proceso verbal, La fiebre, El diluvio, El éxtasis material, Las profesías del Chilam Balam, Desierto, El buscador de oro, Tres ciudades santas y El sueño mexicano o el pensamiento interrumpido.
En el marco de la Quincena de la Francofonía, la Embajada de Francia y la Alianza Francesa invitan a un coloquio que nos permitirá descubrir la entraña creadora y la inquietante personalidad del último Premio Nobel de Literatura, tan poco conocido en nuestro medio.

Exponen y dialogan los académicos Rocío Silva Santisteban, poeta y periodista; Andrzej Stefaniak, filólogo políglota suizo, y Gabriel Icochea Rodríguez, narrador y profesor de la Universidad Nacional Agraria de La Molina.

Modera Julio Heredia.

La cita es este martes 24 de marzo a las 7.30 pm en la sala Lumières de la Alianza Francesa de la Av. Arequipa 4595, Miraflores.


Están todos invitados. Entrada libre.


(Rocío Silva Santisteban.)

Poesía


Para cambiar de aires, estos versos de Magdalena Chocano -una de las varias buenas poetas de los ochenta- que tienen mi admirada aprobación. Poesía, a secas, citada in extenso por Abelardo Oquendo en su "Inquisiciones" de hoy domingo.


25

en un parque largas horas / cuando tras la ventana oval / una sombra espíe y tiemble / crearme / crearte / esa textura de piel bajo mi mano acaba / y desliza sobre mi pensamiento / la prodigiosa diafanidad de un cuerpo / mi caminata abrazando tu cintura / nuestros pasos resuenan / en la blanca avenida mental de esta memoria/ todas las calles se detienen al filo del océano / y allí estás tú / los ojos bajo el ala del sombrero / el luminoso regazo / las plantas de los pies apenas húmedas / mi blusa blanca henchida por la brisa / te cubre los hombros / cuando escuchas mi serenata / cantada en este puerto terrible de la historia / este júbilo es real porque no existe / y digo estas palabras / en las orejas de marineros ebrios y neuróticos / a los que he apartado a puntapiés / para que tú transites levemente / por las esquinas indecibles de la noche


36

este es el vacío vívido y poderoso que ningún aliento empaña // ante su áurea membrana / la especie titubea // en la sangre / está reencarnado / se extiende movedizo bajo ninguna nave // en su incandescencia inexplorable / el brillo de la mirada palidece // cuán remoto este olor / cuán infinito // este es el sobresalto / la osadía // lo que sin desear se ha deseado / la bienvenida muerte



(Portada del libro de Magdalena Chocano.)

González Vigil y el mar


En el Dominical de hoy domingo, el crítico Ricardo González Vigil hace un sintético recuento ("El mar y la literatura") de la presencia del mar en la narativa. Sin ser exhaustivo, no deja de ser interesante chequearlo.

off-topic: En cuanto la tontería de defensa esgrimida por un lejano poeta de los ochenta a favor de la poesía juvenil de Gustavo Faverón, habrá que decir lo evidente: la calidad de un texto es independiente de la cronología o de la edad del autor. El hecho de que sean poemas veintiunañeros no los exculpa de su mediocridad intrínseca.


Por Ricardo González Vigil

En el imaginario de los pueblos primitivos y de las primeras grandes civilizaciones, tan impregnado de una cosmovisión mítica, el mar es el espacio proceloso por excelencia, con sus tormentas y animales monstruosos (de formas y dimensiones dictadas por el terror y el delirio, verbigracia el bíblico Leviatán), abierto al “abismo” que debía existir pasando la línea del horizonte.

El espacio habitable suponía los rituales de una zona sagrada, un orden (es decir, cosmos, en lengua griega) establecido por alguna divinidad o demiurgo. Al respecto, recordemos a Rómulo matando a su propio hermano Remo, cuando violó los rituales en la fundación mítica de Roma. En el caso del Tahuantinsuyo, el papel de Manco Cápac (hijo del sol) hundiendo la “vara” en ese centro del mundo que será el Cusco. En esas condiciones míticas, el paisaje apetecible (“locus amoenus”, lugar deleitoso) es un jardín o huerto cerrado (la naturaleza domesticada por el hombre) o, en todo caso, un valle con arroyuelos y animales aclimatados a las actividades humanas: pensemos en el Jardín del Edén, la Esposa como “huerto cerrado” en el bíblico “Cantar de los Cantares”, la idealizada Arcadia de la literatura pastoril, en fin. Debido a ello, a Jonás en el mar lo castigan tormentas y la ballena Leviatán; Ulises anhela la tranquilidad de su hogar, sufriendo todo tipo de calamidades en el mar; también, Simbad padece todo tipo de pruebas en sus viajes marinos. (clic para continuar la lectura)




(la mer, la mer, toujurs recommencée...)

21.3.09


Cosas serias

La chacota poética, totalmente justificada, casi hace que se me escape un problema de índole intelectual realmente serio. La señora Martha Meier de Miró Quesada escribió un artículo en El Comercio (“Un poco de memoria”) donde vincula al ex director de la Biblioteca Nacional, Sinesio López, ¡con Sendero Luminoso! Parece que la señora saca de contexto y tergiversa algunas afirmaciones de Sinesio, y probablemente confunde el Diario de Marca, donde sí escribía López a principios de los 80, con El nuevo diario de Marca, que fue capturado por las huestes de sendero años después.

El artículo de MM de MQ ha sido respondido hoy en La República por el aludido, con un artículo titulado adecuadamente "Toda la memoria". Les dejo la primera parte. Hagan clic abajo si quieren leerlo todo. Es necesario.


Toda la memoria

Por Sinesio López Jiménez

Lo que estaba en el orden del día de la política peruana de esos días (agosto de 1983) era la forma de combatir con eficacia el terrorismo de Sendero Luminoso. Se abrían dos caminos: el de la política y el de la guerra sin cuartel. El gobierno y la mayoría parlamentaria habían abdicado de la política y habían optado por la guerra; las oposiciones de entonces (el Apra y la IU) insistían en el camino de la política. La propuesta de reemplazar las armas por el impulso al desarrollo de Ayacucho del general Huamán había sido derrotada. Se impuso entonces la barbarie de la tierra arrasada del general Noel. En esos días se discutía también con cierto apasionamiento la propuesta del diálogo con Sendero Luminoso formulada por el Fiscal de la Nación, el doctor Cavero Egúsquiza. Para echar más leña al fuego, el Dr. Cavero afirmó, además, que los senderistas eran también patriotas a su modo.

La mayoría parlamentaria buscaba destituirlo, la oposición (con algunas discrepancias internas en el Apra) lo defendía y el premier Schwalb expresaba su discrepancia, pero pedía respetar la opinión del Fiscal. Esa era la coyuntura política en la que escribí (en El Diario de Marka) la columna política que sigue. La señorita Martha Meier M. Q. ha citado en El Comercio del 14 de marzo del 2009 una parte de la columna, sacándola de contexto. Su intención es presentarme como filo-senderista que ahora pasa piola sin haber hecho la mínima autocrítica. Lo que hoy escribo y sostengo no es evaluado por la calidad del argumento sino por lo que supuestamente dije en el pasado. La típica falacia del argumento ad-hominen. Como en el pasado no existe lo que afirma, su falacia se cae. Patina la señorita Meier M.Q. porque sólo tiene “un poco de memoria” como lo reconoce en el mismo título de su artículo. Por eso reproduzco aquí toda la memoria para que el lector juzgue. Mi posición contra Sendero ha sido neta y clara desde sus inicios. Eso consta en artículos, polémicas políticas y debates en todos los escenarios en donde me ha tocado actuar: el periodismo, la política y la academia. (Clic para leer completo)


(Sinesio López, íntegro intelectual de izquierda.)

19.3.09


Mediocre poesía de Gustavo Faverón


No sé cómo estará la novela aún inédita de nuestro blogger-crítico-cinéfilo-poeta astro-narrador-futbolero-comentarista anónimo Gustavo Faverón. Como no la he leído, no puedo juzgarla. Pero sí podemos darnos cuenta de que lo que hace el popular "Juan Pérez" en poesía ni siquiera es malo. Es mediocre. Hay poemas muy malos de, por ejemplo, Alberto Hidalgo, que reflejan una suerte de interesante "antitalento". Aquí ni siquiera eso. Los poemas de Faverón no dicen nada, no funcionan, y parecen un discurso solipsista impotente para llegar al otro, al lector. Una pura mediocridad, laxa y grisácea. En fin. ¿Así que ese era el origen de todo?

El descubrimiento de los "poemas" y el texto de abajo son del siempre despierto poeta y contudente blogger Rodolfo Ybarra. Juzguen sus oídos.


HAGAMOS UN ESPACIO PARA EL HUMOR INVOLUNTARIO DEL PEQUEÑO SALTAMONTES DE MAINE

x Rodolfo Ybarra

Cuando alguien opina de literatura (y lo hace tan insistentemente desde un lugar aparentemente apoltronado de "crítico literario" o "profesor de literatura") se supone, se sobreentiende (o connota) que detrás de cada palabra, detrás de cada idea puntillosa hay un respaldo no solo académico, lectural, sino que el posible escritor en realidad escribe "bien" y no es un payaso imitador tautológico o inventor de la pólvora en una fiesta patronal.

Qué pasa cuando el crítico literario encona sus apreciaciones desde su frustración como escritor, desde su rabia y su odio hacia algo que él mismo no ha podido ser: un escritor. Qué pasa, cuando, en efecto, el supuesto crítico ha publicado poemas, cuentos, ensayos, etc., con una calidad muy inferior a lo "malo", abajo del límite de lo "presentable". Con qué cara le puede decir a un escritor: "escribes mal, eres mediocre, etc.,". si él mismo es un escritor mediocre, con qué cara le puede decir a alguien que es un mal poeta cuando él mismo es un POETASTRO, alguien que no ha podido superarse ni vencerse a sí mismo. Con razón Oscar Wilde decía que los críticos son como los eunucos: "saben cómo hacerlo pero no pueden hacerlo".

Entonces entendemos que la autoridad de este capitoste no proviene de la escritura o de la lectura sino de un punto secreto de la soberbia o la ignorancia, desde algún lugar de la rabia y de la impotencia ante el verdadero escritor que siempre, pero siempre, lo mirará con lástima (y lo ayudará a rehabilitarse, si es que él se lo permite).

Aquí unos poemas (de humor involuntario) y un par de conceptos (verdaderamente fronterizos y futboleros) del crítico literario Gustavo Faverón aparecidos en la revista "Alfareros". Poesía del 80 y que corresponden a su libro inédito "Alejandro Selkirk" (cuyo naufragio –el real, no el del libro posible– inspiró a Daniel Defoe para la creación de Robinson Crusoe; pero ese es otro cantar y otras aguas, aquí no hay océano). En un principio traté de hacer un análisis de esos "poemas", pero eso sería como construir una máquina compleja para aplastar a un coleóptero.

Dejo la posibilidad, cómo no, de ponerle un burro a la cola:

(…) "El fútbol es la literatura más social que encuentro. Pero en nuestro país toda literatura está condenada a la eterna crisis. El triunfo es moral, como Cueto, el poeta de la zurda" (sic. Gustavo Faverón)


Hormiga

Tu mano que describe
la órbita
de mi cuerpo
luneciendo va.
Bajo
nuestro hoyo en la tierra
plateadas bailan
las mil patitas:
puede cada una
caminar por mis raíces
marrones
y extendidas
sin tocar las tuyas,
árbol


a.2

No me enamoré
en primera
de las piedras
redondas
se me fue
la cadena
del abuelo
bajo un espigón
para botes
pobres
por la respiración
inmensa
de la playa
en otro lecho
los pasos del agua
allá al fondo
la última vuelta
del mar.


Que el silencio y la madera
se lleven las piedras
y caminen los mares
sin hacer ningún ruido.


Epílogo


Y vive Dios
Solitario
en las partes
donde no
vive
el hombre


1.


Y en torno a esto
Nada ha brotado.


"The English Army
Had just won the war"
Lennon & Mac Cartney

*Actualizado: Estos "poemas" reveladores han sido reproducidos, con mi humilde comentario y el del poeta Ybarra, en los siguientes blogs:

www.sol-negro.blogspot.com

www.rodolfoybarra.blogspot.com

http://www.tvbruto.blogspot.com/

http://www.generacion-cochebomba.blogspot.com/


(GFP en versión cómic de OCRAM. Imagen extraída de aquí.)






18.3.09

Reseña semanal. Biopoética (2009), José Kozer


El volumen se compone de una extensa entrevista al poeta cubano José Kozer (La Habana, 1940), uno de los poetas vivos más importantes en lengua española, y una breve selección de poemas suyos muy recientes. La idea se remonta a una serie de intercambio de e-mails con el autor, iniciada a mediados del año 2008. La entrevista, muy cortada, iba a ser publicada inicialmente en un suplemento cultural del Perú en noviembre de ese año; pero muy acertadamente el poeta me sugirió que no la mutiláramos, y que se viera la posibilidad de publicarla íntegramente.

Meses después encontré el tiempo y el financiamiento necesarios para dedicarme a la grata labor de editar este librito que, estoy seguro, para los no iniciados en la poesía kozeriana servirá como descubrimiento de un gran poeta y artífice del lenguaje, y para los conocedores de su obra será una fuente de claves –biográficas y poéticas- que irisarán la magnífica producción del autor de Ánima, Trazas del lirondo y Carece de causa, entre otros poemarios.

Quede acá expresado mi inmenso agradecimiento a José Kozer por la confianza depositada en mí para hacer este grato trabajo, confianza que por cierto he evitado minuciosamente frustrar, como el lector notará al recorrer sus páginas.

En Biopoética, Kozer discurre con solvencia y extraordinaria prosa sobre temas afines a la poesía, como la escritura, la crítica (ver más abajo), el llamado Neobarroco, la poesía de la "experiencia" y la poesía que él llama "difìcil", y además despliega una interesante poética personal. Los poemas que acompañan esta larga entrevista-poemario son recientes y fueron enviados por el mismo poeta para su publicación. Algunos fragmentos.


"en vida todo escritor está condenado a una crítica de primer momento, menos acendrada, menos tranquila, pues mientras el autor se encuentra vivo, existen muchos intereses creados que le impiden al crítico el sosiego de pensar con claridad y con abierta profundidad. Todo está en función del tiempo, y con el tiempo, tras nuestra desaparición, creo que es cuando la cosa se pone buena".

"Yo recibo de la crítica, la que se publica y la que en los corrillos se rumora y se chismea sotto voce (muchos envidiosos ahí) (y muchos analfabetos corrosivos que se escudan en el anonimato para decir sus barrabasadas de personajes marcados por la mediocridad y la impotencia) muchos elogios y ciertos ataques: del budismo zen aprendí a disolver los elogios, no es que no me sean gratos y que no los agradezca, al contrario, pero procuro que no me afecten por miedo a que empiece a escribir poemas pensando en algo tan exterior a mi existencia como lo que se pueda decir de esa existencia y su trabajo. Los ataques me los paso por el forro, suelen ser rastacueros, y no hay que perder el tiempo. Incluso he visto algún que otro ataque antisemita, son ataques deleznables, que si yo tuviera un espíritu rabínico, me producirían un sentimiento de piedad por el pobrediablo o los pobrediablos que así proceden.

"La crítica es casi siempre mezquina y miedosa, se hace desde un espejismo basado en la propia imagen y no en el trabajo que se estudia o lee. No se lee con amor ni con fervor (recordemos lo que dice Steiner al comienzo de su Tolstoi o Dostoievski: “La crítica literaria debería surgir de una deuda de amor.”): en general se lee por oficio o negocio. Al diablo con todo eso. La única crítica que aprecio es la de la borrachera sobria, la de quien ama leer y escribir, la crítica inteligente de otros poetas que están pugnando con la escritura, desde un desconocimiento, desde una necesidad luminosa. Una crítica que cuando yo era joven se hacía en los bares, los cafetines, las calles de la urbe, y no en los pasillos académicos ni en los estrechos pasadizos de los cubículos periodísticos."

"Todos tenemos que ganarnos la vida, no tengo nada contra quienes se ganan la vida en la enseñanza universitaria (de eso viví y vivo, pasé 32 años enseñando en una universidad del sistema público de Nueva York), pero podrían ser esos académicos un poco más modestos, podrían ya sentarse a escuchar la voz de los poetas pensando la poesía, y dejarse de la irrisoria actividad pedagógica basada en los aburridos manuales de literatura, labor que en el caso de la poesía ha llevado a que apenas se la enseñe o estudie en los claustros universitarios del mundo, arruinándola para la enseñanza y el placer (“jouissance”) de leer."

(Portada. Pueden comprar el libro solo en librería El Virrey de Dasso.)







Nota de prensa

Sarita Cartonera presenta Respiración del laberinto, del poeta mexicano Mario Santiago Papasquiaro, fundador del Infrarrealismo

He introducido mi vida
en la vulva radiante de la estupefacción
/ Mi droga es respirar este aire caliente /
Traducir a la luna en mi piel
: hermanar mis heridas con su savia creciente :



El jueves 19 de marzo a las 7pm Sarita Cartonera presenta Respiración del laberinto, del poeta mexicano Mario Santiago, primer título publicado bajo el trabajo conjunto de todas las editoriales cartoneras de América Latina. La presentación estará a cargo de los poetas peruanos Tulio Mora y Paul Guillén.

Mario Santiago Papasquiaro (1953), el mítico Ulises Lima de Los detectives salvajes, fundó en 1975 el movimiento Infrarrealista junto al escritor chileno Roberto Bolaño. Durante décadas la obra de Mario Santiago habitó el olvido, en el 2008 el Fondo de Cultura Económica publicó en España Jeta de Santo, una antología que reúne poemas que escribió entre 1974 y 1997. Ese mismo año todas las editoriales cartoneras emprendieron la edición conjunta de Respiración del laberinto.

Tulio Mora, prologuista de la edición peruana, señala que la más importante alteración de la palabra en la poesía mexicana es la del Infrarrealismo, que tuvo a Mario Santiago como su gran adelantado, como ocurre con los poetas profetas, clarividentes, que deambulan no por la superficie de la realidad sino por los desagües de la infrarrealidad, allí donde las representaciones estéticas colisionan estrepitosamente, son sometidas a un proceso de resignificación, transformándose en otras representaciones que jaquean, cercan y se acercan peligrosamente a ese centro tan venerado por la poesía canónica. Respiración del laberinto, es un breve conjunto de poemas que despierta el asombro por su inigualable cualidad de reproducir signos, imágenes, reflexiones de los apareamientos más bizarros: los grandes paradigmas culturales con el erotismo y la jerga urbana.

Las ediciones cartoneras de Respiración del laberinto empezaron a publicarse en noviembre del año pasado, cada una posee un prólogo distinto: el poeta chileno Bruno Montané (Animita Cartonera de Chile), la poeta argentina Diana Bellesi (Eloísa Cartonera de Argentina), el narrador mexicano Juan Villoro (Yiyi Jambo de Paraguay), la escritora boliviana Erika Bruzonic (Yerba Mala Cartonera de Bolivia), el escritor boliviano Horacio Carvhalo (Mandrágora Cartonera de Bolivia), los poetas mexicanos Joséantonio Suárez y Pedro Damián (La Cartonera de México) y el poeta peruano Tulio Mora (Sarita Cartonera de Perú). Un plus: la propuesta plástica de la edición local está a cargo de Marcel Velaochaga.

De venta en el taller, librerías de Lima y por Internet (saritacartonera@yahoo.es).

Presentación:
Jueves 19 de marzo a las 7:00 pm
Taller cartonero: Calle Elías Aguirre, 271, interior C, Miraflores
Presentación a cargo de Tulio Mora y Paul Guillén

Agradecemos su presencia y difusión

17.3.09



Emilio Bustamante sobre La Teta

Media Lima comenta la reseña que publicó Emilio Bustamante en Páginas del diario de Satán sobre La teta asustada, la segunda película de Claudia Llosa. Sobre todo riguroso, el texto plantea algunas ideas interesantes:

Se ha dicho que "La teta asustada" revela cambios en el cine de Claudia Llosa. No comparto esa opinión; por lo menos, no creo que los cambios –si los hay- sean sustanciales. Ideológica y formalmente "La teta asustada" y "Madeinusa" se asemejan. En ambas películas hay mundos de ficción muy cerrados, estilizados y portadores de una deliberada carga simbólica. No son, en modo alguno, cintas "realistas". En ambas la protagonista es una joven andina que despliega un esfuerzo individual para superar una condición de desventaja. En ambas la colectividad que la rodea aparece como primitiva, o, en el mejor de los casos ("La teta asustada"), en tránsito hacia la civilización. En ambas, alcanzar un estadio superior para la protagonista supone relegar una parte de su herencia cultural. En ambas impera una mirada entre distanciada y fascinada de la instancia narrativa sobre una colectividad de origen andino que se expresa visualmente en la elección de planos, movimientos de cámara, clave de iluminación y una puesta en escena imaginativa de pintorescas costumbres ficcionadas a partir de ciertas prácticas percibidas en el mundo histórico. La mirada en "La teta asustada" no ha dejado de ser la de una narradora occidental y liberal. Por cierto, no tendría por qué dejar de serla.

Pueden leer la reseña completa acá.




(Escenas de la película.)


FESTIVAL FUSIONES CONTEMPORÁNEAS
(Del 13 al 30 de Marzo)


El Centro Cultural Peruano Británico presenta Fusiones Contemporáneas, un Festival que nace a partir de diversas propuestas multidisciplinarías que demuestran la vorágine de nuestros días y el eclecticismo de las artes. Reuniendo: dramaturgia, danza, multimedia, música, teatro y performance.

Esta iniciativa surge debido a los nuevos lenguajes empleados a lo largo de los últimos años y a la falta de espacios para jóvenes creadores, pretendiendo de este modo, brindar un medio alternativo para diversificar las propuestas en Lima. En esta primera edición se presentaran en el Teatro Británico de viernes a lunes del 13 al 30 de marzo, a las 8:00 p.m. tres propuestas:

ESCRITO POR UNA GALLINA: del 13 al 16 de marzo. Performance de Danza y Teatro
Creación y Dirección de Guillermo Castrillón y La actriz y bailarina Jimena Lindo.
EL VIAJE: del 20 al 23 de marzo. Teatro
Dirección Marisol Palacios y Actúan: Melania Urbina y Vanesa Saba.
MÁS ALLÁ DEL BORDE del 27 al 30 de marzo. Teatro
Dramaturgia, actuación y dirección de Ricardo Delgado y Alberick García.


(Jimena Lindo.)

Otro poeta que se va

Me entero de la muerte de Nixa, el poeta lambayecano, por el blog Sol Negro. Era el escritor peruano –y tal vez en el mundo entero– más longevo en actividad. 106 años. Las letras siguen de luto. La info es de Nicolás Hidrogo. Pueden ver la larga entrevista al poeta que cuelga Paul Guillén.

Don Nicanor o Nixa (Pacasmayo 16 de setiembre de 1902- Chiclayo 15 de marzo 2009) como se le conocía, fue probablemente a sus 107 años el escritor centenario más longevo del mundo en actividad con una lucidez pasmosa. Sus ausencias intercaladas de su columna "A propósito" en el diario local La Industria desde hace un par de meses, presagiaban que pronto nos dejaría físicamente el anecdotario y cronista más grande que puede haber tenido la ciudad de Chiclayo y el Perú entero.Nixa recibió todas las distinciones honoríficas que en vida aspira tener cualquier escritor. Concursos literarios, círculos literarios (que llevó su nombre en la FACSHE-UNPRG 1992-1994, y que me honró en presidirlo por tres años), encuentros, coloquios, recitales, promociones pedagógicas literarias de institutos y universidades, promociones escolares, libros referenciales y hasta un parque con busto incluido, frente a su residencia en Urbanización Patasca, detrás de la I.E Santa Magdalena Sofía, alumbraba las tardes con su busto que él mismo contemplaba complaciente al hacer sus caminatas diarias.Una llamada acongojada de su entrañable amiga Tata Torres esta tarde calurosa de domingo, me daba cuenta del deceso de este entrañable escritor bonachón en el Hospital Almanzor Aguinaga Asenjo de Chiclayo.Descansa en paz ilustre NIXA, el Conglomerado Cultural honró tu nombre y tu prestigio literario y como ser humano en vida y de eso estamos orgullosos.

15.3.09


Revista de Arte – Marzo/Abril 2009

Quiero recomendarles muy especialmente la reciente edición de esta revista argentina, que entre muchos temas de interés, trae un artículo sobre el alucinante canto difónico. ¿Qué es eso? Les copio los dos primeros párrafos del artículo de Sainkho Namtchylak:

Junto con el sonido fundamental producto de la vibración, los cuerpos sonoros generan otros que acompañan al fundamental: los armónicos. Éstos se caracterizan por mantener una relación matemática simple entre sus frecuencias, o respectivas velocidades de vibración. Así, el sonido musical de 100 Hz (hercios o vibraciones por segundo) suena acompañado del de 200, 300, 400, 500, etc. Hz. La mezcla y participación en el conjunto de este espectro de sonidos es el que da a cada voz y timbre sonoro su particular identidad, como un ADN acústico.

El canto armónico supone una ruptura estilística con el canto natural y busca comunicar emociones de trascendencia y fe a través de la comunión con la propia esencia del sonido, donde descubre ocultos muchos más significados que los perceptibles en principio. En muchas culturas musicales del mundo este descubrimiento de las propiedades armónicas del canto se ha dado de forma aislada, estanca. En algunos casos, este tipo de canto surge sólo en momentos significativos, más como variación del timbre de la voz (más o menos nasal, con menor o mayor variación en la forma de la cavidad bucal, con mayor o menor participación en la fonación de otros resonadores del cuerpo humano) que como estilo musical significado.

En esta última categoría entrarían las técnicas del canto difónico (que genera dos o más melodías distintas con una sola garganta) de mongoles, tuvanos, jakashes, altaianos y bajkirs de Asia Central, del "canto de la voz grave" de los monjes tibetanos de los monasterios de Gyuto y Gyume, de algunos ejemplos del Rajastán de la India, entre los xhosas de Sudáfrica, de exploradores sonoros como David Hykes y su Harmonic Choir.




(Cuadro de Tapiès. Video de Demetris Strattos interpretando poesía de Antonin Artaud.)

Claudia Arteaga sobre Blanca Varela

Desde EE UU me envía la editora Claudia Arteaga -¿recuerdan la revista de literatura Casa de Citas?- un texto sobre Blanca Varela que quiero compartir con ustedes.


Huellas de Blanca:

Blanca Varela es un nombre ligado a muchas cosas: a una generación, a un periodo literario, a catorce títulos, a miles de palabras que son experiencia vivida, invocación y fantasma de lo que existe más allá del lenguaje. Es un consuelo falso decir que vivirá en su escritura. Ella es ahora una presencia de lo omitido, una huella de carne.

A trillar lo invisible se ha dicho

para eso estamos
para morir
sobre la mesa silenciosa
que suena

Ella reside ahora en otro lado. Como conciencia material que siempre ha sido, ha dejado su cuerpo en el lado del lenguaje para declarar una ausencia, un silencio que suena. Su cuerpo muerto es ahora la celebración de lo invisible, una evidencia de un lugar al lado del lenguaje. Entonces, la palabra ya no frustra, ya no fracasa porque no retrata lo que queremos. Ya no existe la sensación ingrata de que algo nos esconde. El lenguaje contiene otras puertas y el atisbo es indescriptible.


(B.V.)

14.3.09


Biopoética en Somos
La pagina de libros de Somos -la revista de El Comercio- hoy sábado reseña el libro Biopoética (2009), de José Kozer, uno de los poetas latinoamericanos más importantes actualmente. Se trata de una extensa entrevista hecha por este blogger, sobre la vida y, por encima de todo, la obra de este gran vate. Si están interesados pueden adquirir el libro solo en El Virrey de Dasso. Gracias a la gente de Somos por el interés.

Poesía y medios

Escuchando hoy a Mario Vargas Llosa en su semblanza de Blanca Varela para RPP, tomé cuenta de algo. Se lee poemas (en la peculiar voz de Raúl Vargas) en TV solo a la muerte de un poeta. Lo mismo pasó cuando lo de José Watanabe. ¿Por qué? ¿Es impensable acaso que la poesía tenga una presencia constante en nuestra televisión y no se restrinja a desaparecidos y aburridos programas culturales o de libros? ¿no encuentran algo morboso en esperar la muerte de un poeta para desempolvar un poemario, engolar la voz y “vibrar” de emoción?

No es insensato lo que planteo. De acuerdo con la coyuntura, se podría elegir un poema de Blanca, de Cisneros, de Cardenal (¿por qué tendrían que ser solo peruanos?), de Eliot o de Pound (los de la usura serían perfectos para las noticias de la debacle financiera en EE UU) para abrir la sección. Algo que dure solo un par de minutos y haga pensar y sentir al telespectador. Por cierto, tendría que tenerse presentadores de noticias que respeten y entiendan la poesía, para que el hecho no se convierta en rutina, o chacota.

Me parece que el alejamiento de los medios con respecto a la poesía está relacionado con el carácter tenazmente artesanal y anticonsumista de esta. La poesía no vende y no se vende, y solo puede ser explotada mediáticamente cuando la muerte la congela, por un momento. Como dice José Kozer en un librito que comentaré en un próximo post, la poesía hace que las personas reflexionen, se recojan, se queden en casa, y claro, el consumo se afecta con ello. Pero, ¿todo tiene que ser consumo?

Y lo de la muerte. Enrique Planas, en un texto de excelente título hoy en El ComercioNos quedamos sin palabras”–, cita unos versos de Blanca que me interesa reproducir aquí:

Nadie nos dice cómo voltear la cara contra la pared y morirnos sencillamente…”

Eso es todo, pequeños, tiernos y talentosos seres que se afanan en ser publicados, reconocidos, vitoreados, citados, elogiados, acogidos… La conquista de la propia muerte, la que es consecuencia de una vida digna (Rilke), aquella que nos enfrenta a nuestra intrínseca soledad (disipada momentáneamente por el otro), es la tarea central. Lo demás viene como añadidura. Varela es el perfecto ejemplo.


(Raúl Vargas.)

13.3.09


Muere poeta Blanca Varela a los 82 años de edad

La terrible noticia vía El Comercio:

12:02 La artista fue galardonada con los premios más importantes de la poesía en español, como el Octavio Paz de Poesía y Ensayo (2001), el Federico García Lorca (2006)y el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (2007).

La poeta peruana Blanca Varela falleció hoy a los 82 años de edad. Blanca Leonor Varela Gonzáles es considerada como una de las poetas más universales de nuestro país, calificativo que es avalado por recientes premios recibidos por su obra.

Entre las condecoraciones más importantes obtenidos por la poeta están el Premio Octavio Paz de Poesía y Ensayo, en el año 2001; el Premio Internacional de Poesía Ciudad de Granada Federico García Lorca (2006), convirtiéndose en la primera mujer en obtenerlo; y el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (2007).

Sobre su obra, la vate develó su perfeccionismo en una entrevista dada a El Comercio en el 2002:

"Yo no tengo un espíritu crítico, pero sí autocrítico, es decir, corrijo mucho. Siempre hago una poda exhaustiva; recorto lo superfluo, lo que no sirve para expresarme. Pero eso es diferente a que yo tenga algo que decir sobre mi poesía; solamente escribo y no puedo hacer crítica sobre lo que hago. Eso se le dejo a los lectores y a los estudiosos. Pienso que cada persona tiene un gusto, una medida: hay poetas que hacen crítica, otros que no, así como hay autores que me gustan, otros que no; hay quienes hacen una obra de tal o cual forma. Yo sólo trato que mi poesía sea poco convencional.", dijo en ese entonces.


El maestro Alfonso LaTorre habla sobre la poesía de Blanca.



Una enrevista del 2006 en Presencia Cultural.




(Siempre poeta.)

Presentación
Mañana viernes a las doce del día en el CC de la PUCP se presentará el primero poemario del poeta y cantautor peruano Jean Pierre Vismara, titulado Los limbos de la muerte (Santo Oficio, 2009). Qedan todos cordialmente invitados. Vino de honor.
(Portada.)

12.3.09



La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH) expresa su indignación por las constantes declaraciones propaladas por congresistas fujimoristas quienes vienen incitando a la violencia durante la Gran Marcha Ciudadana por la Justicia a realizarse este jueves 12 de marzo.

El diario La Razón recoge hoy declaraciones de la congresista fujimorista Luisa María Cuculiza que, en tono amenazante y confrontacional, hace un llamamiento a “las bases fujimoristas para salir a las calles y medir fuerzas con los caviares, va a haber una guerra abierta en la que se verá el absoluto respaldo que tiene Fujimori (…)”. El propio diario La Razón refuerza en primera plana este irresponsable llamado a la matonería y la violencia, con el titular: “Guerra en las calles por Fujimori”.

Estas declaraciones de Luisa Cuculiza se suman a las vertidas por los congresistas de la misma facción Carlos Raffo y Alejandro Aguinaga, y que tienen como finalidad propiciar un ambiente de hostilidad y agresión contra los ciudadanos que manifiestan libremente el ejercicio de sus derechos democráticos, intento que pinta de cuerpo entero la naturaleza antidemocrática y matonesca de la facción fujimorista, especialmente en esta última etapa del proceso al reo Alberto Fujimori por crímenes contra los derechos humanos perpetrados bajo su dictadura, del mismo modo que habrá de responder pronto por crímenes de corrupción. Desde ya, sindicamos a estos voceros fujimoristas y a su facción política como los únicos responsables de toda violencia y de toda víctima que se registren durante la Gran Marcha Ciudadana por la Justicia y en las actividades conexas a esta gran manifestación.

La CNDDHH recuerda que la Gran Marcha Ciudadana por la Justicia es una manifestación total y absolutamente pacífica, que tiene como finalidad expresar la solidaridad del pueblo con los familiares de las víctimas de los horrorosos crímenes de Barrios Altos y La Cantuta, en su exigencia por justicia y verdad contra los asesinos de sus seres queridos, después de más de 17 años de impunidad e indiferencia.

Reiteramos nuestra invocación al Ministerio del Interior, la Defensoría del Pueblo, la Policía Nacional y el Ministerio Público a garantizar los derechos democráticos de los ciudadanos, otorgando las garantías necesarias a la seguridad e integridad de los participantes en la marcha pacífica del jueves 12 de marzo.


Lima, 11 de marzo de 2009
Coordinadora Nacional de Derechos Humanos

11.3.09


Reseña semanal. Thomas PVnchon

El autor, escritor de culto como lo llaman, debe de ser uno de los narradores más comentados y citados de la blogósfera, pero de los menos leídos en su integridad. No conozco a nadie que pueda decirme, sin sonrojarse, que ha leído íntegramente al menos sus principales novelas (V, El arco iris de la gravedad, Against the day), mucho menos a alguien que se haya soplado su obra en el idioma original –y esto es tan importante en su caso, con la gran versatilidad estilística que evidencia en sus libros.

En su colección Fábula, Tusquets ha republicado, luego de once años, V, primera novela del escritor norteamericano, sindicada por algunos comentaristas como "una buena introducción a El arco iris de la gravedad". Es más. Para empezar, no debe perderse de vista que estamos frente a una novela picaresca, y no lo digo solamente por el elemento formal (cada capítulo está encabezado por un resumen breve de lo que pasa en él): los personajes de V tienen ese elemento móvil, extraño y de carácter social que caracteriza a los personajes picarescos.

Dos son los caracteres principales y en cierto sentido opuestos. Benny Profane, por un lado, un sujeto algo depresivo que se deja llevar, más bien golpear, por las circunstancias, y que tiene un grupo de amigos más bien chiflados que se hacen llamar Whole Sick Crew; y Herbert Stencil, un obseso que se ha autoimpuesto la tarea de descubrir la verdadera identidad de V, de quien solo se sabe que es una mujer pero funciona más como símbolo –itinerante en el tiempo y en el espacio- en el libro.

La guerra, por cierto, es el desastrado y recurrente telón de fondo sobre el que se despliega -como una sinfonía por ratos insensata, por ratos genial- la alucinante inquisición sobre la identidad que Stencil-Pynchon imprime como tema predominante en el conjunto. Hay capítulos en los que la historia parece perderse en vericuetos y episodios proliferantes, pero hay otros, como el capítulo once, donde el carácter posmoderno y metaficcional se apoya en recursos realmente poderosos, como la exégesis –que me hizo recordar lejanamente a Pálido fuego- de un diario personal, que crea un contrapunto brillante entre lo descriptivo y lo (casi) lírico. De ahí extraigo estos fragmentos que dan una idea de las poéticas que Pynchon desarrolla con este libro:

Actualmente hemos llegado a un interregno. Estancado; por único trono, una silla de madera en el rincón NO de esta habitación. Hermético: pues ¿quién es capaz de oír la sirena del Arsenal, las remachadoras de aire comprimido, los vehículos de la calle, cuando uno se ocupa del pasado?
Ahora bien, la memoria es traicionera: dora, altera. La palabra es, en triste rigor, carente de sentido, ya que se basa en el falso supuesto de que la identidad es única, el alma continua…


Yo diría que en V y en otros libros de Pynchon la palabra más bien tiene muchos sentidos, tal vez demasiados.


(Portada de la primera edición inglesa.)




PRESENTACION DOCUMENTAL
CUBA Y LOS ELEFANTES
11.03.09 CCPUC

El Instituto Político para la Libertad, el Instituto Invertir, el Instituto de Estudios de la Acción Humana y RELIAL, Red Liberal de América Latina, presentan el documental "Cuba y los elefantes", que se proyectará el 11 de marzo de 2009 en el Centro Cultural de la Pontificia Universidad Católica del Perú, sito en Camino Real 1075 – 5to piso – San Isidro.

Fecha y hora: miércoles 11 de marzo de 2009, 07:00 p.m.
Lugar: Centro Cultural de la Pontificia Universidad Católica del Perú (Camino Real 1075, 5to piso, San Isidro, Perú)

Comentarán el documental:
Daniel Córdova, Presidente del Instituto Invertir;
Héctor Ñaupari, Vicepresidente de la Red Liberal de América Latina;
Salvador Heresi, Alcalde de San Miguel;
Federico Salazar, Periodista.


Entrada libre previa inscripción
Informes: ipl@iplperu.org

Teléfonos: 4475007 / 986473932
Para ver el tráiler, haga clic aquí

10.3.09



¿Quién vigila a los frikies?


El domingo fui a ver The Watchmen, la película, y salí más que satisfecho. Casi tres horas de una historia muy bien contada, con solidez narrativa y muy pocos puntos de inflexión. Lo de los personajes es otro cantar. Los frikies acérrimos del cómic han puesto el grito en el cielo en el blog de Sifuentes porque el director ha "traicionado" el espíritu de la novela gráfica, la ha simplificado, degradado y no sé qué más.



A mí me gustó el Kovacs del filme, algo el Rorschach, y me decepcionó el flaco que hizo de Ozymandias; demasiado gélido. Silk Spectre cumplió y El comediante también. No entiendo a los que critican a Doctor Manhattan si es igualito al del cómic, aunque puede que su rollo haya sufrido alguna reducción (ya se habrán dado cuenta de que no soy especialista en cómic).





La música estuvo aceptable, pero se pudo hacer mucho más con la época (los setenta), en la que hubo un excelente rock. Tengo un consolidado muy favorable de esta película que ha logrado sortear algunas de las más graves complicaciones inherentes a una adaptación. No olviden que muchas veces las adaptaciones de géneros con lenguajes muy relacionados –cómic y cine– son las más difíciles.





(Joseph Kovacs en el cómic. Los personajes de la película.)



Poesía de Luis Benítez


Exclusivo para LDL. El autor, uno de los más sólidos poetas argentinos del momento, me envía un grupo de poemas que pego al final del post. Algunos datos sobre su vida y obra:

Luis Benítez nació en Buenos Aires el 10 de noviembre de 1956. Es miembro de la Academia Iberoamericana de Poesía, Capítulo de New York, (EE.UU.) con sede en la Columbia University, de la World Poetry Society (EE.UU.); de World Poets (Grecia) y del Advisory Board de Poetry Press (La India). Ha recibido el título de Compagnon de la Poèsie de la Association La Porte des Poètes, con sede en la Université de La Sorbonne, París, Francia. Miembro de la Sociedad de Escritoras y Escritores de la República Argentina.

Premios recibidos:
Primer Premio Internacional de Poesía La Porte des Poètes (París, 1991)
Mención de Honor del Concurso Municipal de Literatura (Poesía, Buenos Aires, 1991)
Segundo Premio Bienal de la Poesía Argentina (Buenos Aires, 1992)
Tercer Premio del Concurso Fundación Inca Seguros (Poesía, Buenos Aires, 1995)
Primer Premio Joven Literatura (Poesía) de la Fundación Amalia Lacroze de Fortabat (Buenos Aires, 1996)
Primer Premio del Concurso Internacional de Ficción (Montevideo, 1996)
Primo Premio Tuscolorum Di Poesia (Sicilia, Italia, 1996)
Tercer Premio Eduardo Mallea de Narrativa (Buenos Aires, período 1995-1997).
Primer Premio de Novela Letras de Oro (Buenos Aires, 2003)
Accesit 10éme. Concours International de Poésie (París, 2003)
Premio Internacional para Obra Publicada "Macedonio Palomino" (México, 2008)

Obras publicadas:
–Poemas de la Tierra y la Memoria (poesía, Ed. Stephen and Bloom, Bs. As., 1980)
–Mitologías/La Balada de la Mujer Perdida (poesía, Ultimo Reino, Bs. As., 1983)
–Poesía Inédita de Hoy (Un panorama contemporáneo de la poesía inédita argentina) (introducción, notas y selección de 100 autores, Ed. NOUS, Bs. As., 1983)
–Juan L. Ortiz: El Contra-Rimbaud (ensayo, 1ra. ed. Ed. Filofalsía, Bs. As., 1985, 2da. ed. Ed. Filofalsía, Bs. As. 1986)
–Behring y otros poemas (poesía, 1ra. ed., Ed. Filofalsía, Bs. As., 1985, 2da. Ed. Cuadernos del Zopilote, México D.F., 1993)
–Guerras, Epitafios y Conversaciones (poesía, Ed. Satura, Bs. As., 1989)
–Fractal (poesía, Ed. Correo Latino, Bs. As., 1992)
–El Pasado y las Vísperas (poesía, Ed. de la Universidad de los Andes, Venezuela, 1995)
–El Horror en la Narrativa de Alberto Jiménez Ure (ensayo, Ed. de la Universidad de los Andes, Venezuela, 1996)
–Selected Poems (antología poética, selección y traducción de Verónica Miranda, Ed. Luz Bilingual Publishing, Inc. Los Angeles, USA, 1996)
–La Yegua de la Noche (poesía, Ed. Ediciones Del Castillo, Santiago de Chile, Chile, 2001).
–Tango del Mudo (novela, Ed. de la Plaza, Montevideo, Uruguay, 1997. Ed. Piel de Leopardo/Wordtheque, Bs. As., 2003).
–Jorge Luis Borges: La tiniebla y la gloria (ensayo, Ed. Lea, Buenos Aires, 2004).
–El Venenero y Otros Poemas (poesía, Ed. Nueva Generación, Buenos Aires, 2005).
–La Tarde del Elefante y Otros Poemas (poesía, Ed. Ala de Cuervo, Caracas, Venezuela, 2006; de. Azafrán y Cinabrio, Aguascalientes, México, 2008).
–18 Whiskies (teatro, Ed. Nueva Generación, Buenos Aires, 2006).



DE LAS TANTAS COSAS QUE NO PUEDE
De las tantas cosas que no puede
mostrar ciertamente la palabra,
la primera imposible es el olor
tan propio y exacto de las cosas.
La poesía también es como el aroma.
Así quedan sin nombre
el olor definitivo de la lluvia
y el efímero matiz que se respira
al asomarse a las sombras de un aljibe;
el olor del primer mar, a los seis años,
la fragancia, que nos asustaba, de los cielos nublados,
y el olor a comida de una casa
que nos fue querida.
La memoria tal vez sea
sólo visión de olores olvidados,
como este papel a donde llamo
a la presencia ardiente de unas hojas quemadas
y a la clave del enigma de la rosa;
al olor de las sangres
que no vi derramarse,
al olor del incienso y al del alcanfor,
un olor que resplandece;
al de las jóvenes mujeres en los baños públicos,
al de las monedas, que abandonan la mano
y que retornan, al de la tierra de Pinzón
una mañana de octubre, al de los gatos,
al olor milagroso de las cosas vulgares,
de las que apenas se comprende
que emanan la noche poderosa,
al de un río que corre lejos
y al que sin razón evoco,
al de la palabra marisma, al de retablo,
a los de esta mañana
que partieron a un país sin dónde,
al de una muchacha que se fue,
el 2 de noviembre de 1982,
para que mis palabras
pidieran el perfume de unos versos
y me quedaran la fecha y la balada,
el de las ballenas que tiñen
la espuma de aceite y de tamaño,
el de un hombre que hablaba del origen del día,
al de las tantas cosas
a las que no pude acercarme y que me esperan.
Son otro mundo más sobre este mundo,
veo el bosque y entre el bosque
la selva del aroma.
Yo me voy de los hombres y las cosas
como un salvaje que marcha a las ciudades
y dice adiós a su mundo de olores;
también a mí ellos vuelven
bellos y pesados como un remordimiento.
Serán desde estos versos mi memoria,
seguirán sobre el mundo
cuando me haya muerto.



ENTONCES, EL CANTO...
Cruza tu voz los círculos del sueño,
como si un dios antiguo te cerrara la boca,
¿detrás de qué otros cantos
sin estela en qué aguas?
Es de día en tu sueño bajo un sol diferente,
sonámbula a la vez en la orilla y el centro.
Oh no despierten a la elegida
en las profundas gargantas de las cosas,
que nadie, cruzando la habitación,
salte dentro del sueño
por caer en sus huellas sobre cuáles caminos;
nadie, ni los sonidos ni mi mano,
que existen en donde existe el tiempo,
agreguen sus llaves al enigma;
no cantas, eres tú la cantada.
En la mañana ardiente de los ojos cerrados,
escucha los susurros, las vetas minerales,
acaricia las sombras, reclama otra estatura,
la trae hasta los hombres.



POEMA DEL NUMERO CERO
Cuando la muerte señala la fibra luminosa que somos,
cómo tiembla su luz, cómo parpadea con el viento repentino,
cómo se aterra al pensar en la oscuridad, el silencio,
el dedo que elige antes, mientras las luces corren ardiendo
hacia el casi supremo resplandor, que es el número 1,
antes del cero.


CONVERSACIONES
La historia de las constelaciones
grabada en el brillo de una hoja:
quisiera leer la hoja
y recordar aquella forma
de donde nos desprendimos
los seres y las cosas.
Y antes de que nos devore la Gran Noche
oír su nombre,
por empañar la orgullosa oscuridad
con el ardiente sonido de la luz, al quebrantarse.



LAO-TSE PREPARA UNA SENTENCIA
Nada de lo que diga
Puede desviar la caída de una hoja.
Una palabra no
Frenará la otra.
Es inútil que a éstos
Que me escuchan dedique
Una verdad: la harán pedazos.
De sus pedazos nacerá Lao-Tsé.



EL PESCADOR DE PERLAS
Esta tarde y parte de la noche
volví a sumergirme en el espeso mar
donde flotamos los seres y las cosas.
Bajé por perlas que mostrar a los hombres
que temen siquiera el riesgo de la orilla.
Esta tarde y parte de la noche
estuve en ese silencio, en esas profundidades
donde el más infinito placer sería disolverse
y supe que en todos los caminos
hay monstruos para quien los teme.
Llegué nadando adonde no se ama ni se odia,
sencillamente se flota sobre un eterno presente
y todo lo que miras es tu contemporáneo:
nada más traen las olas del atrás y el adelante.
Tomé allí esta perla y ahora te la ofrezco.
Pero cuando quise volver,
no vi a ningún hombre en la orilla.
No vi orilla. Todo es el mar.
Esos que temen la orilla
no saben que caminan en el mar.



POR QUITARLE A LA MUERTE SU SOBERBIA
Un amor absoluto, para el que no existe
primero ni último, golpea sobre el mundo:
en el más humilde y en el más soberbio
canta la canción del hombre.
Bajo las máscaras vacías e intermedias
un amor absoluto, para el que no existe
primero ni último, resuena escondido,
más allá de los gritos
y la apretada melodía de la desesperación.
Aún más allá. Es el eje íntimo y viviente
el que canta, el que musita las palabras
como un talismán sonoro,
una pedrada en la frente
de los desmoronados mundos.
Un amor absoluto,
para el que no existe
primero ni último,
anima estos silencios,
estas ficciones que tan sólo intento
por quitarle a la muerte su soberbia.


(el poeta.)
Se produjo un error en este gadget.