29.4.09

Lucanamarca

Por Nelson Manrique (de La República de hoy miércoles)

El 3 de abril de 1983 una columna de SL entró en la comunidad de Lucanamarca y perpetró una brutal masacre contra la población. Abimael Guzmán dijo después que esta acción fue decidida por la más elevada dirección senderista. En Lucanamarca se asesinó a 69 personas de toda edad y condición: hombres, mujeres y niños, castigando una rebelión de los comuneros. Dos décadas después, el documental “Lucanamarca”, dirigido por Carlos Cárdenas y Héctor Gálvez, indaga esta trágica historia.

La historia de Lucanamarca durante los años 80 es semejante a las de varios otros pueblos de la región, donde inicialmente SL gozó de un significativo respaldo entre la población, especialmente entre los jóvenes, gracias al adoctrinamiento realizado por sus “escuelas populares”. Cuando el ejército asumió la represión del brote subversivo, a inicios del año 1983, cambió la situación: los militares exigían a los pobladores zanjar con SL bajo amenaza de muerte. Los comuneros de Lucanamarca decidieron alzarse contra SL y capturaron al responsable de la organización en el pueblo, Olegario Curitomay, lo llevaron ante la puerta de la iglesia y lo ejecutaron bárbaramente: fue quemado vivo, dos veces (en la primera sus ataduras ardieron e intentó huir; fue alcanzado y atado, esta vez con alambre, y lanzado nuevamente al fuego).

La ejecución de Olegario Curitomay y de otros líderes de SL provocó la masacre de abril de 1983 y ésta abrió una atroz espiral de violencia, que comenzó con el asesinato de los padres de Curitomay por los comuneros, y prosiguió con los abusos de las fuerzas de seguridad destinadas a defender al pueblo y el rechazo de la comunidad a que el hermano de Curitomay entierre su cadáver.





Todo este proceso, así como la exhumación de los cuerpos, realizada por la CVR, su traslado a Lima para su identificación y su sepelio final, es meticulosamente reconstruido en “Lucanamarca”. Paralelamente se despliega la historia de la violencia a través de los testimonios de numerosos comuneros. El documental de Cárdenas y Gálvez no intenta imponer al espectador ninguna conclusión sino presentarle las distintas y contradictorias versiones de los mismos hechos que narran sus protagonistas. En “Lucanamarca” no hay buenos y malos, terroristas y patriotas, blanco y negro. La realidad es mucho más compleja, imposible de reducir a esquemas maniqueos.

De este infierno se desprende la desoladora conclusión de que la violencia de SL destruyó a Lucanamarca no solo materialmente, sino, de manera mucho más profunda, en su tejido social. Los resentimientos, envidias, la pérdida del capital social representado por los jóvenes (un comunero se lamenta de que murieron los jóvenes más inteligentes y por eso Lucanamarca no podrá desarrollarse como las otras comunidades) impiden dejar atrás definitivamente ese capítulo doloroso. Lo mismo sucede en muchos otros lugares de este país atormentado.

Se ha criticado mucho a Aldo Mariátegui durante estos días por su campaña contra la congresista Hilaria Supa. Pero debemos agradecerle un gran servicio. Hay quienes creen que el discurso neoliberal es una patente de modernidad y por eso es bueno que nos recuerden qué son para esta derecha la democracia, la tolerancia, el derecho de los otros y el respeto a la diferencia. Por lo demás, Aldo es a José Carlos lo que Correo es a Amauta.

(Nelson Manrique. Afiche de Lucanamarca.)




¿Quién es Nelly Fonseca?

Será acaso un nuevo avatar nocturno del poeta Lazarte, o un heterónimo de José Carlos Yrigoyen. Averigualo tú mismo yendo a la prsentación en el CC de España. Clic en la imagen.

27.4.09


Reseña semanal. Ni lo uno ni lo otro

Dedicado en los últimos años a botar anualmente una novela corta, Philip Roth parece bordear sus propios límites con Indignación (Mondadori, 2009), novela breve (nouvelle dicen los huachafos) que ha recibido, como nunca, dos comentarios completamente opuestos en España. Uno furibundo y en parte acertado por parte del a veces engolado Juan Manuel de Prada (ABC), y otro panegirista y desbocado en elogios, a cargo de José María Guelbenzu, en El País.

Ni lo uno ni lo otro. La historia de Marcus Messner, un joven judío de 18 años, hijo de un carnicero kosher, que, empujado por la obsesión de su anciano padre emprende una vida universitaria en una lejana universidad, y termina su vida tempranamente acribillado en una sucia trinchera en Corea, frustrando así tanto sus propias expectativas vitales como las cuasipatológicas de su padre, es un límpido alegato moral contra la guerra, pero también una historia que deja un sabor a desarrollo apresurado y escueto.

Tanto lo del asunto de Corea como la peculiar relación entre padre e hijo hubieran dado para una novela de mayores dimensiones (estoy pensando ahora en algo tipo La mancha humana) donde los personajes secundarios adquirieran voltaje y los hechos horribles de la guerra cobraran espesor. Nada de eso: un texto pulcro, dosificado, una bildungsroman que se detiene abrupta con una muerte que quiere simbolizar todo el error de una guerra, la de Corea, que en realidad es todas las guerras.

Me pregunto si no será mejor que luego de Pastoral americana, la saga de Zuckerman, Patrimonio y tantas otras notables novelas, el viejo Philip se siente tranquilo a esperar el Nobel que hace rato se le escatima.


(Portada.)
 

Ay, ciudad letrada

Por Rocío Silva Santisteban (publicado hoy Domingo en La República)

A estas alturas del domingo ya todos sabemos el lío sobre las faltas ortográficas de la congresista Hilaria Supa, la respuesta bien puesta del Congreso y los dimes y diretes que ha levantado un pseudodebate sobre “el nivel cultural” de los congresistas. Muchos se desgarran las vestiduras y alguno exige que para estar en el Congreso se tenga un nivel cultural alto “sin llegar a ser Martha Hildebrandt”. Una vez más se entiende que la cultura es una, la letrada, y se ningunea a quienes poseen una cultura oral: esto es, a grandes sectores rurales que no saben ni leer ni escribir pero que, si no me equivoco, colegas periodistas, también son ciudadanos.

El punto que me irrita en demasía –sí, a mí que soy letrada– es confundir a la cultura eurocentrada con algo así como “la cultura universal”. El significado de “cultura” vinculado con cultivo del alma o del intelecto lo planteó Cicerón en las Tusculanae Disputationes (2,5,13) y es un concepto que ahora ha devenido en desuso frente a un entendimiento de lo cultural como un hecho muchísimo más complejo. Lo han dicho cientos de antropólogos y hay numerosas definiciones más operativas de lo cultural, pero a mí me fascina la definición de cultura que realiza el antropólogo estadounidense Clifford Geertz: “la cultura es la megaprótesis del hombre”. Traducción: sin cultura no existe ser humano porque la cultura son todas las simbolizaciones de la vida social que se encarnan en prácticas diarias concretas. No hay posibilidad alguna de que un niño sobreviva sin cultura: somos culturales incluso hasta biológicamente porque, como diría Geertz, “trazar una línea entre lo natural y lo adquirido es falsear la condición humana”.

Esta letra es cultura, pero también esta cuchara, ese grito destemplado, la mesa del comedor, la lliklla de mi abuela, el ojo que guiña y espera la señal de vuelta.

Pero, ¿qué diablos es “nivel cultural” entonces?, ¿acaso un PhD tiene más “nivel cultural” que un estibador portuario? Si a mí, doctora y letrada, me dejan en medio de la reserva Pacaya-Samiria, ni todas mis medallas y artilugios de letrada me salvan de morir porque me han “endoculturado” para sobrevivir en la urbe y, en ese otro medio, soy una auténtica analfabeta. ¿Qué pasa si dejan a Aldo Mariátegui en medio de Choquemarca, cerca de Collco, a varias horas a pie de la ciudad del Cusco? ¿Y si no se encuentra con un hispanohablante para encontrar el camino de vuelta a casa? Manam, papay.

Pero a todo esto: ¿puede un congresista ser analfabeto? Porque claro, nosotros periodistas y letrados podemos no sobrevivir entre los médanos del Amazonas, pero no necesariamente nos ganamos la vida recorriendo esos pagos. Pero la congresista Hilaria Supa se encuentra en medio de un espacio letrado por antonomasia. Como lo señaló hace años el crítico literario Ángel Rama, la burocracia del Estado en América Latina es predominantemente letrada. Tradicionalmente de la letra ha emanado un poder especial, tanto así que hasta los policías nos piden “papeles” por documentos. Toda esta manera de entender la organización del Estado, Rama la denominó “ciudad letrada”, es decir, ese espacio simbólico y poderoso construido sobre la polis y regido solo por unos cuantos que llevan las riendas de las leyes, de los juicios y de la interpretación correcta de lo que es justicia, equidad, libertad. Desde que los analfabetos obtuvieron el voto, en 1979, la ciudad letrada se empezó a resquebrajar. Y eso es democracia.

Regreso con la pregunta boba: ¿puede un congresista ser analfabeto? Perfectamente, porque un congresista no es un profesor universitario ni un periodista de prensa escrita, es un representante popular que es votado y escogido por diferentes características y no necesariamente se requiere ser letrado para ser líder o para estar informado, mucho menos para ser un luchador social.

Me parece que ha quedado claro que no solo un bachiller puede ser un representante o un doctor presidente del Perú. Ahora, ¿si un congresista es éticamente analfabeto? Ahhh… ese es otro cantar.

(R.S.S.)

26.4.09



Nueva edición de Monólogo desde las tinieblas

Desde que fue publicado por primera vez, en 1975, este libro ha visto varias ediciones y se ha convertido, con toda justicia, en un clásico moderno de la literatura peruana. Entró al canon sin ayuda de nadie, solo gracias al enorme talento lingüístico desplegado por el autor, y a la sonriente receptividad de sus lectores.


Ahora Peisa ha reeditado el libro en su colección de bolsillo, a un precio muy justo y en una edición más que aceptable, con todas las ilustraciones que Antonio Gálvez Ronceros designó para acompañar el texto. Un gran acierto de la gente de Peisa el poner nuevamente al alcance del público mayoritario este libro entrañable, lleno de personajes, historias y situaciones inolvidables. Vale.


(Portada.)

Presentación de libro


Este lunes 25 a las 7.30 pm en el Centro Cultural de España (Natalio Sánchez 181, Santa Beatriz)


La editorial ESTRUENDOMUDO tiene el agrado de anunciar la publicación de Los olvidados (no los de Buñuel, los míos), libro de cuentos de Rossana Díaz finalista del Premio PUCP 2004, y número 28 de nuestra colección Cuadernos Esenciales. Ambientados en las calles de España, en la carretera Argentina o en diversos paisajes de la ciudad de Lima, los cuentos de Rossana Díaz están atravesados por la nostalgia; sus personajes, Los olvidados, recorren diversas ciudades intentando adecuarse, básicamente, a dos problemas: la incapacidad de traer de vuelta el pasado y la necesidad de no llevar una vida solitaria. Estos problemas obligan a sus personajes a preguntarse por el pasado, por la vida en el Perú, y son estas preguntas las que tratan de ordenar el presente. Los personajes de Díaz Costa padecen su soledad, es cierto, pero luchan constantemente contra ella, y para ello utilizan curiosos y letales recursos, como el humor, el diálogo con su tradición literaria y, además, la presencia del cine en las propias escenas.


Participan: Iván Thays (escritor, finalista del premio Herralde 2008), María Luisa del Río (escritora y periodista, autora de los libros No mires atrás y Cusco Bizarro) y Álvaro Lasso Díaz (director de Estruendomudo).


** Rossana Díaz Costa (Lima, 1970).Estudió Literatura y Lingüística en la Pontificia Universidad Católica del Perú, llevos cursos de doctorado en la Universidad de La Coruña, y en el 2006 terminó sus estudios de guionista en la Escuela de Cinematografía y del Audiovisual de la Comunidad de Madrid (ECAM). Escribió y dirigió el documental En Camino (1996), premio One World de la BBC de Londres. Ha ganado los premios Lituma (1998); Federico García Lorca (2000); y fue finalista de los concursos Premio Copé (2001 y 2003) y Premio Nacional PUCP (2004). En el 2006 publicó, con el Fondo Editorial de la PUCP, su primer libro de cuentos Los olvidados (no los de Buñuel, los míos) y participó en la antología Pasajeros perdurables de la editorial Seix Barral. Actualmente, procura trabajar en la preproducción de su primer largometraje, que ha escrito y también dirigirá: Viaje a Tombuctú, que será filmado en Lima en el futuro (espera que cercano).




De mi correo:


""Queridos amigos:


Para comunicarles la realización del "II Encuentro de Poetas y Narradores jóvenes del Norte" en El Cultural, ex icpna de Trujillo, programado para el 29 y 30 de abril. Es una reunión de jóvenes poetas y narradores (hasta los 25 años) que se dan cita en Trujillo, para leer y reflexionar sobre la poesía y la narrativa de cada uno de sus departamentos. Están invitadas 4 personas por departamento (2 poetas y 2 narradores). Participarán escritores jóvenes de Tumbes, Piura, Lambayeque, Cajamarca, La Libertad y Ancash.

Personalmente estaré participando el miércoles 29 de abril a las 7:30pm. Sería genial que se animen a ver lo que se está trabajando en otras ciudades. La entrada es libre. Un gran abrazo, y a los que puedan ir los espero, con el ruego de su difusión.


Atte. Denisse.""


(Afiche.)

25.4.09


Poetas del asfalto, 14 años

Entrevista a Roncagliolo en COSAS

Ayer visité como todas las semanas El Virrey -compré un libro alucinante de Ludlow, ya lo comentaré- y me di con la sorpresa de que el libro más vendido es Memorias de una dama, de Santiago Roncagliolo. Ello me recuerda que acabo de publicar una entrevista a nuestro aún joven escritor en el reciente número de COSAS. Les dejo las dos últimas preguntas:


–Tres años después, y a la luz de las críticas recibidas, ¿cómo ves "Abril rojo" ahora?

–Precisamente ahora que salió "Memorias de una Dama" leí las críticas de "Abril Rojo" que la editorial seleccionó para la solapa. Tuvimos reseñas excelentes en la prensa de Francia, Italia, Alemania y EE.UU. En abril iré a Nueva York para presentar la traducción al inglés, que ha sido hecha por la traductora de García Márquez. Así que "Abril Rojo" me sigue dando satisfacciones, muchas más de las que merezco.

–¿Por qué cierta crítica académica no juzga una novela por sus propios propósitos –en tu caso, entretener, leerse bien, ofrecer una trama interesante– y lo hace más bien de acuerdo con sus ideas preestablecidas sobre la novela?

–Supongo que algunas personas se sienten más inteligentes si leen cosas que nadie más entiende; pero no son muchos. Yo visito muchas universidades en muchos países, y siempre encuentro en ellas entusiasmo e interés.

(Roncagliolo.)

22.4.09


Poema de Osip Mandelstam
 
Olvidé la palabra que quería decir.
Una golondrina ciega regresa con las alas cortadas
Al reino de las sombras
Para jugar con la claridad.
En el olvido se canta la canción nocturna.

No se oyen los pájaros. La siempreviva no florece.
Transparentes crines de caballos nocturnos.
En el río seco flota una barca vacía.
Entre los saltamontes, la palabra olvida.

Lentamente crece, como templo o tienda
De campaña
Lo que de repente se arroja a los pies,
Como loca Antígona, golondrina muerta,
Con dulzura estigia y una rama verde.

¡Oh si regresara el pudor de los dedos videntes
y la alegría convexa del reconocimiento!

A los mortales les fue dado el poder de amar y
Reconocer,
Para ellos el ruido se vierte en los dedos,
Pero yo olvidé lo que quería decir
Y un pensamiento incorpóreo regresa al
Reino de las sombras
1920
(Fragmento)



–––El texto pertenece al libro Tristia (1922, ojo con la fecha) de Osip Mandelstam, el poeta ruso más importante del siglo pasado. La traducción es de Jesús García Gabaldón, para Igitur de España. En un famoso texto, el Nobel Joseph Brodsky enfatiza la presencia de lo griego en la poesía de OM, pero a diferencia de Hölderlin, la presencia de la cuna de Occidente en en el ruso tiene un carácter menos tópico y más intrínseco, aunque de una manera en cierto modo marginal. Brodsky incide en el peculiar sentido del tiempo en la poesía de Mandelstam; yo quiero reparar, en este poema, en sus observaciones sobre la palabra: en un primer momento es la voz poética la que olvida la palabra –y sin embargo el famoso rodeo mandelstamiano no se resiente–; luego es la misma palabra la que olvida, y finalmente el pensamiento, al no lograr "encarnarse" en la palabra, regresa al "reino de las sombras". Si la lógica es el reino de lo inesperado, como decía el poeta, no es raro que el poema se dé incluso a partir del fracaso del fructífero encuentro entre un pensamiento y la palabra que lo exprese.
(El poeta. Por sus ideas y su obra fue empujado al ostracismo y luego a la muerte por el régimen de Stalin. Su libro más conocido es Cuadernos de Voronezh.)
 

19.4.09



Vila-Matas Sobre Marcel Duchamp

En el Babelia de hoy domingo el autor catalán publica “Una vida absolutamente maravillosa”, relectura de una clásico sobre la vida y la obra del artista plástico más influyente del siglo pasado. Si quieren más sobre el tema pueden revisar la edición 402 de COSAS, donde publiqué un extenso ensayo sobre Marcel Duchamp.


Conversaciones con Marcel Duchamp estaba cargado de respuestas que parecían funcionar a modo de pistas para moverse por la vida de una forma que uno pudiera llegar a una edad ya muy respetable pudiendo proclamar que todo había resultado absolutamente maravilloso. Recuerdo todavía las primeras frases de Duchamp, porque me dejaron plenamente conectado al libro: "Espero que haya un día en que se pueda vivir sin tener la obligación de trabajar. Gracias a mi suerte he podido pasar a través de las gotas. En un cierto momento comprendí que no debía cargarse a la vida con demasiado peso, con demasiadas cosas por hacer, con aquello a lo que se llama una mujer, niños, una casa en el campo, un coche, etcétera. Y lo comprendí felizmente muy pronto".

Después de volver ayer al libro, me dije que con razón Duchamp se atrevió a hablar de una vida maravillosa. Artista no, decía de sí mismo: anartista. Y la inminencia de tener que abandonarlo todo no le parecía nunca horrible, pues no sentía que pudiera haber en esa renuncia algo que lamentar. "El anartista", dice Alan Pauls, "es como el célibe; como el artista del hambre de Kafka: la privación no es un accidente, no interrumpe ni corta nada: es el corazón mismo del programa". Los espectadores de la vida y del programa de Duchamp no podemos más que quedarnos pasmados mientras nos preguntamos cómo fue posible que un anartista que apenas tenía obra y se autoexcluía de los grandes movimientos artísticos de su juventud acabara convirtiéndose en el artista más influyente de los últimos cien años. Un misterio. Una felicidad. Existe sin duda la posibilidad de que todo fuera el producto de un sinfín de equívocos provocados por el escándalo americano de 1913 de Desnudo bajando una escalera, y que gracias a este equívoco y a este cuadro se haya proyectado sobre su vida y sobre su obra una veneración que el propio Duchamp sólo entendía si recurría a la ironía: "He tenido más suerte al final de mi vida que al principio".


(EV-M/MD)

17.4.09

Tránsito de Fuego

Acaba de aparecer esta gran selección de poesía joven latinoamericana (español-portugués), con poetas de 13 países de la región, entre ellos el Perú, representado, entre otros, por la poeta Andrea Cabel. Pueden entrar a este link para apreciar la antología, aunque les recomiendo imprimir aunque sea la parte peruana, pues tiene más de 280 pp. Me dicen que una versión impresa será puesta a la venta, ojalá que la podamos ver por acá. Felicitaciones a los incluidos.


(Portada.)

14.4.09


Escenas de la vida sexual.

Erótika, Patricia De Souza. Barataria. Barcelona, 2009.

Seguimos con los hallazgos. Nuestra compatriota acaba de publicar en España Erótika, un libro de cuentos que viene con buenas referencias. Una de ellas es esta breve reseña del blog Encuentros con las Letras.


Patricia de Souza, peruana que vive entre Francia y México, tiene ya acreditada una sólida carrera como narradora. Erótika, escenas de la vida sexual, que tuvo una primera edición el año pasado en México, aparece ahora en España de la mano de Barataria.

Erótika es un conjunto de relatos concebidos, escritos y protagonizados desde una óptica femenina. En algunos ámbitos aún puede resultar chocante que las protagonistas y narradoras de estos textos sean mujeres que no sólo buscan el placer sino su propia identidad a través del cuerpo y la experiencia sexual desinhibida de prejuicios sociales.

Las mujeres que aparecen en estos relatos de intensa brevedad llevan la iniciativa del encuentro, seducen por su fuerte sexualidad y provocan una inversión de los roles tradicionales en la relación sexual, ante hombres frágiles y vulnerables, de los que dice una de ellas: su vulnerabilidad me estimula sexualmente, como si a través de ellos yo encontrase intacta una parte que también poseo y que he tratado de disfrazar de fortaleza.

Deseo y mujeres se habitan o se poseen mutuamente en estos textos de delicado dramatismo en los que se suceden la experiencia y el recuerdo, el deseo y la transgresión, el temor y el placer. Iniciaciones sexuales y soledades, fantasías, búsquedas y sublimaciones, encuentros y heridas antiguas componen este mapa dibujado por mano de mujer, esta carta escrita con sinceridad desgarrada - de sí misma a sí misma- con letra femenina, con una mezcla eficiente de coraje y buena literatura.Yo, Clelia, Octavia, Elena, la mayor y la menor en esta cadena de mujeres -escribe Patricia de Souza en una nota introductoria-, no tengo miedo de seerguir mi deseo. Al final sé que sólo me puede llevar hacia mí, aunque me pierda y dé muchas vueltas: es mi laberinto.Yo me he ofrecido como espejo, lo sé, en esa cadena de rostros prestados, yo he intentado escribir mi propia historia.


Mayra Vela

(Portada.)

Dos poemas de Eduardo Chirinos en Letras Libres (México)

Les recomiendo con énfasis el especial sobre música contemporánea en Letras Libres de España, pero de todas maneras es noticia la publicación de dos textos ¿nuevos? del poeta ochentero Eduardo Chirinos, polígrafo ya y reciéntemente incluido en la antología de José Miguel Oviedo para Visor de España


A la mañana siguiente

Desde que nos casamos hasta ahora
he reducido a dos las cucharadas de azúcar
que le echo al café. ¿Antes cuántas eran?
Tonta pregunta. Como cualquiera
que invoque aquellos años que vuelven
sin piedad para cobrar lo suyo. La diabetes
es cosa de familia, sí, pero hay que cuidarse.
Con el colesterol igual, y el pobre corazón
que de tan grande falló a quienes más quería.
Los poemas que escribí para ti los repiten
jóvenes que llegaron a la edad de nuestros
hijos. Los colores, que antaño daban forma
a los crepúsculos, sirven ahora para identificar
pastillas, las marcas imborrables que nos deja
el tiempo. Por suerte las mañanas insisten
en el gozo de mostrarte: te bañas, te secas el
pelo, eliges la ropa que usarás durante el día
y te miro con el rabillo del ojo (que cede
cada vez más a la presbicia). Y el tiempo pasa
sin hacernos más sabios. Pronto cumpliremos
la edad de nuestros padres. Pronto nos
convertiremos en nuestros propios hijos. ~


Geografía nacional

Como todos los niños del Perú, yo también
pinté mapas de colores. De amarillo la costa,
pegada con engrudo al océano Pacífico. De
marrón la cordillera de los Andes. Y la selva,
siempre verde. Me gustaba hacer ese trabajo.
Los colores eran la metáfora más visible
(y optimista) de un país lejano y doloroso.
Eran también una invitación al viaje. En la
franja amarilla un río feroz se desbordaba
con las lluvias y había que llegar a la escuela
en canoa. Allí aprendí a leer, a cazar sapos
y luciérnagas, a ver relámpagos sin escuchar
el trueno. En la franja marrón estaba Jauja,
la utopía donde jamás hubo agua caliente.
Era divertido no bañarse, huir en las mañanas
al mercado, jugar en el corral de los pollos. Pero
la franja verde era la que más me interesaba.
En su misterio había animales feroces, tribus
reducidoras de cabezas, misioneros rubios
que morían como moscas. Y una ciudad llamada
Iquitos. Fue allí donde me hicieron mis padres.
Dicen que es bonita. Algún día debo visitarla. ~


(Chirinos.)

11.4.09


BIOPOÉTICA DE JOSÉ KOZER

POR PAUL GUILLÉN

El poeta y crítico peruano ha comentado en su prestigioso blog, Sol Negro, el reciente libro del gran poeta cubano residente en EE UU, José Kozer, una de las voces poéticas más importantes en la actualidad. Les copio el texto de Guillén.


Bajo el naciente sello editorial “Ediciones de Coral” del poeta y crítico Víctor Coral se acaba de publicar el libro Biopoética del poeta cubano José Kozer (La Habana, 1940). Como se afirma en el texto de presentación titulado “Liminar” se trata de una extensa entrevista seguida de cuatro poemas inéditos (Matanza, Arcadia, Actividad del azogue y Reino). El recorrido parte desde la infancia de Kozer hasta llegar a la actualidad en una mezcla de análisis textual y validación biográfica. En ese sentido, el entrevistador es más bien parco y analítico, y le da más importancia a lo que expresa el entrevistado para remarcar la fluidez del discurso. Desde el inicio, se nos da una clave para entender la poesía kozeriana como un “soltarlo todo, echar para afuera, no dejar que se te pudra nada en el alma”, y así podríamos entender el proyecto total de esta poesía que cuenta, en la actualidad, con 7,328 poemas, a razón de un poema por día.

Para Kozer la infancia fue un mirar por la hendija de “los opacos episodios” o “una sombra deshilachada”, en tanto, la adolescencia fue “esquizoide, un esquizoide suave y protegido, pero esquizoide”. En la infancia, la figura materna (o femenina) cobra vital importancia. En la adolescencia, la figura paterna se torna más fuerte: “el padre, por su parte, era el silencio tajante, la parquedad cortante, la voz de mando incontrovertible. La mano del militar”. Entonces, para Kozer la escritura se convierte en ese espacio, donde el padre no puede entrar, un espacio libre de autoritarismo: “mi padre habló muy mal el castellano, con un acento judío fuerte, abrir la boca era ser identificado, ya como extranjero”. En otro momento de la entrevista Kozer es claro en afirmar que no existe una serie de influencias en su poesía, sino que todos los libros que ha leído influencian su escritura y que, por lo general, leer otros textos “poesía, ficción (poco ensayo)” se cuelan en la composición de un nuevo poema: “si leo a Góngora algo en mí se gongoriza de inmediato pasando al texto, si entonces me pongo a leer a Wang Wei, algo se me guangüeíza en el poema que escribo”. Kozer despliega así su poética proliferante y afirma que los poetas que lo marcaron en su juventud fueron los simbolistas franceses como Rimbaud y Baudelaire, y luego los poetas norteamericanos como Stevens, Eliot, Pound, Williams, Dickinson, y, más adelante, Frank O’Hara, George Oppen, Olson, Zukofsky, Spicer. Otro de los puntos claves para entender la poética kozeriana es la diferencia que realiza entre poetas de la transparencia o de la experiencia y poetas de la dificultad o de la palabra, esto dicho frente al manipulado y malentendido término “neobarroco”: “mi poesía, calificada tantas veces de neobarroca, tantas veces tildada de neobarroca, es asimismo conversacional. El auténtico barroco, el del Siglo de Oro y el actual, en todas sus vertientes nacionales y transnacionales, contiene en su espesor, en su densa proliferación de jungla y magma, de barro y ciénaga, un continuo entreverar de módulos lingüísticos que son pura conversación, anecdotario personal, claro que vuelto ficción, claro que pasado por el tamiz de la invención”. En ese sentido, Kozer prefiere el término poetas de la dificultad, antes que poetas neobarrocos, que se ha convertido en un término fácil para designar lo “hermético”: “el hermetismo es más bien hijo de la pereza lectora, de la pésima costumbre de cargar las tintas lectoras a lo directo, facilón y retoricón”.

Para terminar, sólo quiero transcribir esta lección frente a la crítica que nos enseña José: “yo recibo de la crítica, la que se publica y la que en los corrillos se rumora y se chismea sotto voce (muchos envidiosos ahí) (y muchos analfabetos corrosivos que se escudan en el anonimato para decir sus barrabasadas de personajes marcados por la mediocridad y la impotencia) muchos elogios y ciertos ataques: del budismo zen aprendí a disolver los elogios, no es que no me sean gratos y que no los agradezca, al contrario, pero procuro que no me afecten por miedo a que empiece a escribir poemas pensando en algo tan exterior a mi existencia como lo que se pueda decir de esa existencia y su trabajo. Los ataques me los paso por el forro, suelen ser rastacueros, y no hay que perder el tiempo”.



(Portada. De venta solo en El Virrey de Dasso. Últimos ejemplares)

8.4.09


Marcharse para salvarse

Hay que poder levantarse e irse de toda reunión social que no sirve para nada, así Roithamer, y dejar los rostros que no son nada y las cabezas a menudo ilimitadamente estúpidas, y poder salir y bajar e ir al aire libre, y dejar atrás todo lo relacionado con esa reunión social inservible, así Roithamer, tener la fuerza y el valor y la desconsideración también hacia uno mismo para dejar atrás a todas esas personas ridículas, inútiles y embrutecidas y llenar los pulmones, vaciar los pulmones de todo lo dejado atrás y llenar los pulmones de algo nuevo (…) volver a uno mismo desde esas reuniones y encontrar en uno mismo tranquilidad y claridad, así Roithamer. Hay que tener la fuerza y el valor para romper con una reunión social así, conversaciones, violencias verbales y así sucesivamente, en las que uno se ve envuelto en contra de su voluntad, en todas las circunstancias, así Roithamer, poder romper esa conversación indeciblemente estúpida, romper con todos esos temas absurdos, inútiles y que no constituyen más que un peligro público, y marcharse para salvarse, poder poner fuga a la propia cabeza en todo momento, en todo instante, donde quiera que sea, huir al aire libre, así Roithamer.

–––Tomado de Corrección, de Thomas Bernhard (1931–1989), uno de los narradores europeos del siglo pasado más radicales y originales. La deshumanización y el problema del suicidio son temas que atraviesan esta novela que no hace la más mínima concesión al lector convencional y se adentra en la tenebrosa dinámica de las pulsiones más oscuras del ser humano.



(Thomas Bernhard.)


7.4.09




NOTA DE PRENSA
INSTITUTO RAÚL PORRAS BARRENECHEA
14 DE ABRIL DE 2009
PRESENTACIÓN DE LOS LIBROS "PECES", "EXILIOS Y DESEXILIOS
DE LA COMICIDAD" Y "UN BAUDELAIRE HISPÁNICO"
DE JOSÉ MORALES SARAVIA

El martes 14 de abril a las 7:00 p.m. se presentarán los libros Peces, Exilios y desexilios de la comicidad y Un Baudelaire hispánico de José Morales Saravia, en el Instituto Raúl Porras Barrenechea (Colina 398, Miraflores). Los comentarios estarán a cargo de Rossella di Paolo y Paul Guillén; Carlos Garayar y Santiago López Maguiña; y Camilo Fernández Cozman, respectivamente.
Peces constituye un inusitado proyecto de curación de la lengua española. El idioma es revisitado así desde incontables perspectivas y planos de evocación para ser revelado en tanto aliento recuperado. Aquel genio proteico y aun arbitrario, transformista e inaferrable, se nos entrega, más que por el recurso metáfora, a través de eclosiones de la dimensión metafórica. En suma, se trata de emblemas, cosas y formas de vida que renuevan sin fin la identidad en la variación.

En Exilios y desexilios de la comicidad. Estudios sobre la novelística de Mario Vargas Llosa se abordan algunos aspectos poco analizados en la obra del autor de Pantaleón y las visitadoras como el humor, la alegría y lo cómico. En ese sentido, ¿qué hace que el elemento cómico aparezca, cómo se lo maneja en cada caso y qué consecuencias tiene para la consideración en los principios narrativos del autor? La tesis de este libro enfatiza la presencia de lo cómico desde la primera novela de Vargas Llosa, así como su reiterada aparición y censura.
Finalmente, en Un Baudelaire hispánico. Caminos receptivos de la modernidad literaria reúne doce estudios de hispanistas europeos y latinoamericanos, quienes se ocupan de las lecturas del poeta francés realizadas, entre otros, por los hermanos Machado, Rubén Darío, Julián del Casal, José Martí, Juan Ramón Jiménez, Ramón Gómez de la Serna, Federico García Lorca, Octavio Paz, Jaime Gil de Biedma y los poetas españoles de los años setenta.

José Morales Saravia (Lima, 1954) es un poeta y académico peruano radicado en Alemania desde hace 26 años. Es profesor del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad Católica de Eichstatt. Ha escrito, además, los poemarios Cactáceas (1979) y Zancudas (1983).

Más información en:
Instituto Raúl Porras Barrenechea
Calle Colina 398, Miraflores
Central Telefónica 619-7000 Anexo: 6102. Telefax: 445-6885.
E-mail: institutoraulporrasb@unmsm.edu.pe



(Portadas)
Shangri la y Buñuel

Desde España me llega vía electrónica la sólida y voluminosa revista Shangri La, que esta vez tiene como tema principal un "retorno" a Luis Buñuel, el genial realizador de El Angel exterminador y Viridiana. Pueden ingresar a la versión PDF de la revista.



4.4.09


Los que faltan


La antología de poesía peruana contemporánea antologada por José Miguel Oviedo para Visor de España sigue causando revuelo entre los lectores de este blog. Un comentarista me pide mi opinión sobre los convocados (y los elididos), y yo sigo pensando que es de mal gusto discutir la presencia de los antologados (aunque Marco Martos me parezca un poeta menor dentro de los sesenta, y Salazar Bondy un gran poeta con una exigua obra).

Solo puedo decirles por ahora a quiénes sí hubiera tenido en cuenta. En primer lugar, a Enrique Verástegui, cuyos primeros poemarios, en especial Angelus Novus y Monte de Goce, merecen un aparato crítico a su altura y hace rato (Paul Guillén y otros críticos han hecho esfuerzos en ese sentido). Otro insoslayable me parece Mario Montalbetti. Creo que Perro Negro, Fin desierto (en su primera edición) y Llantos elíseos me eximen de mayores argumentos; son poemarios sólidos y de una originalidad inédita en la convencional poesía peruana anterior a ellos.

Otros a tener en cuenta, según mi punto de vista: Guillermo Chirinos Cúneo, Alejandro Peralta, Carme Ollé, Luis Hernández, Xavier Abril. ¿Alguién más, o menos?

Actualizado: Sigue la polémica. En su columna de hoy, Oquendo vuelve a discutir la antología de Oviedo, amparado en sus misteriosos "corresponsales":

En la selección de Oviedo, que se reduce a 21 poetas, ellos resultan, hasta llegar a la generación del 50, del todo previsibles; pero a partir de allí las discrepancias afloran, según hemos podido ver por la reacción de nuestros corresponsales, indignados algunos.
El que venimos citando sin nombrar, pues no hemos pedido su autorización para hacerlo, exclama: “¿Chirinos en vez de Montalbetti? ¡Por favor!” Y sigue: “casi apostaría que Oviedo no ha leído a Santiváñez y, peor aún, que para él Santiváñez es un poeta joven”. Magdalena Chocano, Santiváñez, Montalbetti: propuestas poéticas nuevas. El último no solo cuestiona el poema sino que privilegia sobre este al verso. “El panorama se enturbia”, dice el crítico citado.

Es cierto. Desde el otero de las "propuestas poéticas nuevas", resulta injusta la presencia de Montalbetti, pero aún más la de Enrique Verástegui, cuya exploración con la palabra y la estructura del poema, así como con la concepción del "verso", data de varias décadas. Y qué me dicen de la notable popularidad, sobre todo entre los jóvenes, de un poeta "sencillo" pero muy efectivo como Luis Hernández. En todo caso Oviedo debió haber explicado punto por punto estas ausencias en su prólogo. Ojalá que lo haya hecho. Esa antología de Visor empieza a ser de los libros más esperados en el Perú.





(José Miguel Oviedo.)

3.4.09


Reseña semanal. Libro de dos semblantes

Margo Glantz (México, 1930) es una de las narradoras hispanoamericanas más sólidas que tenemos. Cómo olvidar su agrupación de carnets bajo el título de Zaña, publicado hace cosa de un año. Y su influencia en escritoras menores.

Animal de dos semblantes –publicado en España bajo el curioso título de Historia de la mujer que caminó por la vida con zapatos de diseñador (2005)- es un libro menor dentro de su producción, pero conserva real interés. Un gran acierto de LOM de Chile el haber publicado esta novela-cuentario.

Nora García es una narradora que ha filtrado el mundo que la rodea a través de sus obsesiones: su cuerpo y sus vicisitudes, sus gustos pictóricos –más bien algo sectarios-, su gusto por la moda y, claro, por los zapatos fashion, a quienes dedica uno de los relatos largos del libro: “Zapatos: andantes con variaciones”. Nora García es un ojo inquieto, travieso, que todo lo registra (hasta bordear la trivialidad) y lo tiñe con los colores culturales que su imaginación le dicta.

Casi todos los nueve capítulos o cuentos que componen esta singular novela exteriorizan una preocupación legítima por el lenguaje. Es así que se cita a Octavio Paz, César Vallejo, Tanizaki, Rabelais y otros escritores cuya preocupación fundamental fue precisamente la palabra. Esta novela-cuentario también puede ser vista como un paneo sobre Londres, ciudad favorita de García y en la que se regocija observando las costumbres y particularidades de su gente, y por su fuera poco es un examen ligero de cierta pintura moderna inglesa (Constable, Freud, Bacon, Spencer).

Animal de dos semblantes, en general, si tomada como una novela, adolece de excesiva fragmentación, y es con mucha condescendencia que se puede hablar de un argumento en ella. Si mirado como un libro de cuentos, hay demasiadas piezas fallidas, como “Contingencias”, “Jarabe de pico” y “Zona de derrumbe”, que parecen piezas desechadas de libros más reflexivos. Vale la pena, sin embargo, conocer este animal, aunque no esté bien conformado. El estilo inconfundible de Glantz es por sí mismo una fuerte razón para leerla.



(Portada.)

2.4.09


Loco y medio


Tienen que leer con sus propios ojos (énfasis, no error –a lo que hemos llegado con los bloggers "criticahuevadas") lo que ha escrito el analista poético Mirko Lauer en defensa de su amigo Alan García, en su columna "Neoloqueros" de hoy.

Ha dicho el autor de Bajo continuo que los problemas psicológicos son "siempre una posibilidad en cualquier persona" (mal de muchos...), y que García "probablemente se ríe de aquellos críticos suyos que se persignan ante la posibilidad de que esté loco". (Habrá que preguntarse cuánta gente se ríe de los desvaríos maniacos de Alan).

Y más. "Hay muchas críticas que se le puede hacer a García en la política, no pocas de ellas terribles. Pero la de la salud mental parece más bien boba, y por eso también el propio García no se hace problemas con ella.", afirma Lauer seguramente con conocimiento de causa.

Cómo, entonces, calificará el poeta-escudero que García se crea elegido de Dios para gobernar, o que piense, con los más rancios fascistas esotéricos –Miguel Serrano, el nazi chileno y prolífico escritor hubiera estado encantado–, que los indios peruanos son "tristes por naturaleza" mientras que los brasileños son alegres por su componente negro y los colombianos proactivos por sus genes caribeños y por tener de "antropófago primitivo"!!

¿Será que Lauer ve ese determinismo absurdo, incongruente con el pensamiento moderno, como un "chispazo de genialidad" de su admirado amigo, y que su amenaza de volver a manipular a las masas para que no voten por quien él, Alan, no quiere, es claro ejemplo de la maestría con que García ha dominado la "alta" pólítica nacional?

No sé. Pero mi abuelo Prudencio, que era un sabio -no un erudito ni un político pendejo- decía que más loco estaba el que celebraba las locuras del loco, que el que las hacía.



(Alan García Pérez, presidente de la República.)

POETAS Y VIOLETAS
presenta:
...el niño te ofrece un producto y tú le replicas...
.
"NO, GRACIAS"
(presentación conceptual)
.
INTERVENCIÒN - COLLAGE - MÙSICA - EXPOSICIÒN - POESÌA/ANTIPOESÌA - PERFORMANCE
.
Lissette Vera/Adderly Bravo/Xavier Cano/Derly Arias/Gustavo Fernández/Raúl Escalante/ Alexandra Wendorff/Javier Espinoza/Miguel Ángel Fuentes/Dante León/Nacho Choque “Pajtataj”/Andrea Delgado/Jimi Andaluz
.
conducido por
el interventor Alan Pool
.
INGRESO LIBRE
.
VIERNES
3
ABRIL
7 p.m.
.
QOSQO WASINCHIS Casa de la Cultura Solidaria
Calle Nueva Alta 424, Santa Ana - Cusco

1.4.09


El juicio al cleptócrata y asesino Alberto Fujimori está en su recta final y, aunque no podemos adelantar juicio (prejuzgar) o especular sobre cuál será la sentencia final, esperemos que sea la más rigurosa posible, para que historias patéticas como las de su gobierno (y el actual) no se repitan. Vayamos todos, pues, el domingo a Arte por la Memoria. Hay que estar atentos al juicio y no perdernos en los desvaríos fascistoides y cínicos de los que detentan el poder ahora, ni en sus cortinas de humo, que seguro van a arreciar en estos días.
Fujimori culpable!
Se produjo un error en este gadget.