30.6.09

Kerouac original


En la edición en venta de la revista COSAS me han publicado un artículo que reseña la versión original de En la carretera, de Jack Kerouac, que acaba de lanzar Anagrama al mercado. Esta versión ha sido transcrita directamente de la bobina de papel de 36 metros en que el poeta beat escribió su opera magna, y la versión viene con los nombres originales de los protagonistas, Allen Ginsberg, William Burroughs y otros. Les copio un párrafo de la reseña:



Incluso el estilo de Kerouac arde en esta versión; se ha respetado al máximo la puntuación infartante, la sintaxis torrencial, importadas del jazz, que el escritor le imprimió a esta novela que es un testimonio de la vida de Neal Cassady, tunante, seudomístico y brillante buscón que es el verdadero protagonista del libro. A lo largo de sus 435 páginas se combinan, casi sin vacíos, descripciones del hermoso escenario natural norteamericano, personajes de pueblo ensalzados por la sensibilidad zen de Kerouac, y episodios alocados pero brillantes –protagonizados por los geniales Ginsberg, Burroughs y Cassady- donde lo no convencional, la poesía, el amor a la libertad y el sexo sin prejuicios (y claro, drogas, alcohol y música) son alicientes y no rémoras para la creación.


(Kerouac.)

29.6.09

elogio de los inicios


Los escritores se equivocan cuando desarrollan los planteamientos iniciales. No deberían hacerlo. Deberían, sistemáticamente, plantear inicios y abandonarlos en el momento más sugerente. Es en ese momento del inicio cuando las historias son perfectas. ¿Es que no pasa igual con todo? ¡Claro que sí! No solo en los libros, sino también en las películas o en las obras de teatro. Y en la política. Si eres tan inocente como para creértelo, ¿no es mil veces más interesante, positivo y entusiasmador el programa político de un partido que su ejecución una vez elegido para gobernar? En el programa todo es idílico. En la práctica, nada se respeta, todo se falsea; la realidad impone su crueldad cuestionadora. Y (en la vida que está fuera de los libros) el inicio de un amor, la primera mirada, el primer beso, ¿no son más ricos que lo que viene después, que inevitablemente lo convierte todo en fracaso?
(…)
Con los libros pasa exactamente lo mismo. Pero así como el lector apasionado no puede parar la vida si no es tomando la decisión de cortarla, los libros sí puede pararlos en el momento más esplendoroso, cuando las posibilidades son aún numerosas. Por eso nunca acaba ninguno. Solo lee los inicios, las primeras páginas como máximo. Cuando el abanico de bifurcaciones de la historia se va reduciendo y el libro empieza a aburrirle, lo cierra y lo coloca en la estantería, por orden alfabético del apellido del autor.

---Tomado del libro del catalán Quim Monzó, Ochenta y seis cuentos (Anagrama, 2009), una excelente compilación de los libros de cuentos del escritor español, ícono literario de los ochenta-noventa en su país. El estilo de Monzó, seco aunque lleno de humor y paradojas, es lo que más destaca en sus cuentos, y sus ideas, además de originales por lo general son llevadas a buen término en muchos de sus relatos. El fragmento pertenece al cuento que cierra el volumen, “Los libros”.

(Monzó.)

26.6.09

Casa de citas cita...


"Amigos y Amigas.

Adjuntamos el flyer de la presentación de nuestro sexto número dedicado al tema del humor. La cita es el día miércoles 1ero de julio, en el auditorio del Centro Cultural de España, a las 8pm. Venderemos las revistas a precio de preventa, proyectaremos partes del documental sobre el semanario Monos y Monadas, conversaremos con Luis Freire, Jesús Cossio y Javier Garvich sobre el humor literario y gráfico; y, finalmente, Frau Diamanda presentará su performance Urbana Deliria y brindaremos con pisco sour del bar Babilonia.

Están todos invitados, no falten.

Las editoras"


25.6.09

Kadaré ganador


El escritor albanés acaba de recibir el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, por su obra literaria de gran belleza y compromiso con su sufrido pueblo. El jurado, según la nota de El País, ha señalado que

Ismaíl Kadaré narra con lenguaje cotidiano, pero lleno de lirismo, la tragedia de su tierra, campo de continuas batallas. Dando vida a los viejos mitos con palabras nuevas, expresa toda la pesadumbre y la carga dramática de la conciencia. Su compromiso hunde las raíces en la gran tradición literaria del mundo helénico, que proyecta en el escenario contemporáneo como denuncia de cualquier forma de totalitarismo y en defensa de la razón.

Uno de los libros más celebrados de Kadaré es El palacio de los sueños. La nota de El País subraya el triunfo de este escritor por encima de Tabucchi, Noteboom y otros nombres más conocidos.


(El escritor.)

Max Castillo presenta...


"Queridos amigos, los espero en el Centro Cultural de España( Plaza Washington) Natalio Sànchez 181 Sta Beatriz (entre las cuadras 5 y 6 de la Av Arequipa) a la presentación de mi libro Flores para Alejandro. Culmino la trilogía que he llamado la poetización de la guerra, la historia y la individualidad, la adversidad, la muerte y la resurrección desde la poesía de las Flores.
Presenta Carlos Espinal y el editor Jorge Dìaz Herrera.Muchas gracias por su asistencia."
Por si no lo recuerdan, Max es asiduo colaborador en temas históricos de la revista SOMOS, y también antiguo habitué del Centro de Lima, aunque ahora confiesa ya no ir por cierta grasosa lumpenización que ha sufrido ese ámbito en los años recientes. En la imagen, al medio, flanqueado por el doctor Pocho Ríos (qepd) y el poeta Armando Arteaga, además de otros amigos. Ahí estaremos, Max.

24.6.09

Ricardo Jaimes Freyre


Solía Borges, para graficar lo que consideraba “poesía pura”, recitar de memoria el poema que pueden leer ustedes al final de este post. Considerado una cumbre del Modernismo, junto a Rubén Darío, Ricardo Jaimes Freyre nació en nuestra Tacna en 1888, pero la invasión de Lima por parte del ejército chileno durante la guerra del Pacífico lo obligó a dejar la capital para volver, primero, a Tacna, y luego afincarse en Bueno Aires, donde escribió buena parte de su obra poética.

Pocos saben que este poeta magnífico, de sosegado imaginismo, fue hijo de Julio Lucas Jaimes, quien editó con Ricardo Palma nada menos el periódico satírico La Broma (1877-78), y que su madre formó parte del Club Literario de Lima y fundó con la novelista argentina exiliada en Lima Manuela Gorriti la revista feminista El Álbum.

¿En qué momento, pues, el canon peruano dejó escapar a este creador cuya formación primera y nacimiento fueron locales y que hizo buena parte de su carrera literaria en Argentina (Tucumán, sobre todo) como exiliado, antes que en Bolivia?

Los manuales literarios –ah, los manuales- determinan que es un poeta boliviano y por ahora, sin mayores investigaciones en contra, dejaremos las cosas así. Lo más importante es la poesía, y Jaimes Freyre destaca por factores muy concretos. Primero, por el privilegio de la materia sonora en el texto, cuya preeminencia pone entre paréntesis con cierta frecuencia incluso la viabilidad del sentido (pero ello es un rasgo hipermoderno ahora). Luego, RJF, tal vez como reflejo de su nomadismo (vivió al menos en tres países y cinco ciudades distintas), temáticamente evidencia un eclecticismo que no evade los tópicos clásicos, pero acomete también la celebrada descripción de paisajes sudamericanos; una mirada de encuentro, más que con las cosas, con un cierto entorno misterioso, levemente crepuscular o precrepuscular que me recuerda al mejor Verlaine.

El gran libro, de una tibia perfección, de RJF, es Castalia bárbara, donde “el símbolo, alado y puro” atraviesa elementos medievales, cristianos y de la mitología germana con una extraña autenticidad. El poemita que celebraba Borges y que abre este volumen:

Siempre…

Peregrina paloma imaginaria
Que enardeces los últimos amores;
Alma de luz, de música y de flores,
Peregrina paloma imaginaria,

Vuela sobre la roca solitaria
Que baña el mar glacial de los dolores;
Haya, a tu paso, un haz de resplandores
Sobre la adusta roca solitaria…

Vuela sobre la roca solitaria,
Peregrina paloma, ala de nieve
Como divina hostia, ala tan leve
Como un copo de nieve; ala divina,
Copo de nieve, lirio, hostia, neblina,
Peregrina paloma imaginaria…

23.6.09

No morirá, no morirá...


Leo en una columna de Giovanna Pollarolo en Perú 21, una vez más, un vaticinio sobre la desaparición del libro tal y como lo conocemos, pues se dice que será reemplazado por dispositivos electrónicos como los e–books y la "tinta electrónica. Dice la poeta y narradora:

Al argumento del ahorro de papel y de espacio, así como del costo del libro electrónico (siempre, o casi siempre, menor que el texto impreso), hay que añadir que, como señalan los técnicos, "el libro electrónico es lo que más se parece a un libro después del propio libro". Y esto porque "la pantalla de un libro electrónico tiene más en común con una página de papel que con el monitor de un ordenador" debido, explican, a la llamada "tinta electrónica", que permite que el texto no parpadee, de manera que "la vista no se cansa porque la pantalla, al contrario que la de una computadora, no está retroiluminada; necesita un foco de luz externo".

Si se puede leer en la pantalla con la misma comodidad con la que se lee un libro, casi no cabe duda de que la era de la revolución digital dejará atrás a la otrora 'modernidad’ iniciada con la imprenta.

Lo dudo. El asunto no creo que vaya por que se pueda leer con la misma comodidad en estos aparatos tecnológicos. La experiencia de la lectura de un libro –por lo menos para bibliófilos, escritores y lectores de literatura y poesía– es muy compleja, e incluye color y formato del texto, consistencia, volumen del objeto, tipos de letra y hasta el olor que del libro emana. Además del placer de sentir las páginas al pasarlas y sostener un volumen bien construido...

Echarse a la cama a leer un libro del siglo diecinueve bien editado, digamos Les fleurs du mal en una bella edición, o, algo más cercano, una primera edición de Trilce (1922) son experiencias únicas, irrepetibles y que exceden la mera comodidad y el sentido de los textos. Es una experiencia sensible de múltiples aristas que los nuevos dispositivos en venta están muy lejos de emular.

En el caso de textos técnicos o científicos, obvio, no dudo que el resultado será casi lo mismo; pero esa es solo una parte del universo bibliófilo.

(E-book.)


22.6.09

Julio del Valle, poemas


Julio del Valle (Lima, 1967). Su primer libro de poemas "Callado cielo" (Lima, 1994, Editorial Pedernal) fue bastante bien recibido por la crítica. Sus poemas figuran en diversas antologías de la joven poesía peruana de los noventa. Con "El instinto de la memoria" rompe diez años de silencio poético.
 
De Historia (Primera parte de "El instinto de la memoria")
 
  
(I)
 
¿He dicho ya que la historia tiene nombre de marea?
La historia tiene el perfil más seductor que conozco
Y el azul de sus ojos me sumerge directamente en el cielo;
Un cielo azul y profundo como el sueño de una mañana de verano
Sobre el lomo de una flecha disparada al infinito;
Un sueño para nadar en ella. Solo un sueño para despertar aterido y asustado
En la orilla del mundo.
Tu que lees y pretendes danzar sobre las palabras,
Alado y sutil invento para incendiar algunos corazones,
Entra conmigo en la arena y atrévete a danzar también en un corazón destrozado
Por el tiempo. Yo te contare la historia,
La poesía del destino. Yo dibujare sus manos y te hablare de ella.
Déjate seducir, tu también, y observa primero las vitrinas de los personajes célebres
Y todas sus industrias.
Sus cristales cubren ahora la arena en apacible confusión.
Mira cómo la batalla aún palabra en esos mudos rostros. Mira sus ojos,
Sus nervios. Ellos esperan que alguna historia se cuente de sus acabados cuerpos
Y de sus olvidados afanes. Eso es Homero, ¿sabes?
La historia, sin embargo, olvida las arrugas y el pelo cano
De Odiseo, el asusto.
Nada dice tampoco de la piel y del cabello de Penélope, la siempre bella,
La esposa que durante veinte años ató y desató corazones
Como una tenaz hilandera. Una parca mortal.
Y no fueron pocos, eh, los borrachos de amor:
Un ejército de encendidas aortas tuvo que liquidar el noble y furioso hijo de Laertes,
Pastor de cabras.
Mayor escena de celos y matanza se ve poco en la historia.
Recuerda su perfil: sólo la delicada belleza de los vencedores entra en el cuadro.
El anciano perro nos devuelve la realidad.
Solo él es el reflejo del tiempo. Yo escribiría la historia del perro
Y sus veinte años de espera.
Una odisea de llagas y pulgas, de pateaduras y hambre,
De fidelidad y esperanza.
Muy pocos querrán leer esta historia.
 
 
(II)
 
Mantuve la mirada largo tiempo encendida
En el espejo sereno de las olas. En el espejo, la hondura inescrutable,
La invitación perversa, turbadora: imaginación que reposa inquieta, tierna, segura,
Sobre el dorso de las olas. Sobre las olas sueños como flores malvas descienden;
Hermosos cuerpos como rosas que escapan a rosedales privados.
No puedo retener una sola de ellas. Ninguna. Nada es mío, ahora.
La arena en la mano sería una metáfora clara del tiempo. Prefiero hablar de pétalos.
Y de manos que se deslizan como olas sobre la mano.
Prefiero hablar de despedidas y reencuentros, del cambiante curso de la marea:
Prefiero hablar de huidas y llegadas.


(Julio del Valle.)

El Averno se pone las pilas...


Clic en la imagen.

21.6.09

Un mundo controlado...


Encuentro en La Nación de Argentina de hoy, dos notas que llaman mi atención. La primera cuenta la historia de la primera persona –una ama de casa- condenada en el mundo por bajar música por internet. Tiene que pagar casi dos millones de dólares por reparación, pero ella ha declarado que no tiene dinero para ello. Esto de hecho sienta un precedente peligroso, pues puede servir de punto de apoyo para una serie de medidas restrictivas en internet.

Por otro lado, hay una reseña a Un mundo vigilado, reciente libro del pensador marxista francés Armand Mattelart, el del delirante Para leer al Pato Donald. Según la reseña de La Nación, sin firma,

El libro articula de manera iluminadora cuestiones ideológicas y técnicas, con su dinámica de medios y fines. Cómo el interés por controlar las sociedades motiva el desarrollo tecnológico y viceversa: cómo un recurso puede poner en marcha una nueva estrategia de vigilancia y represión.

Como el título de la crítica lo sugiere, Mattelart hace una "genealogía del control" en la sociedad actual, y examina todos los procesos y dispositivos que se han creado y puesto en operación para vigilar, controlar y "conocer" a los demás, desde una posición de poder. Sé que puede sonar paranoide, pero notas como esta me generan una sensación de incomodidad, sobre todo si ponemos el asunto en perspectiva con el futuro del internet y el manejo mundial de la información..




(Mattelart se recicla con un tema nada delirante. Video del pensador hablando sobre el tema.)

20.6.09

Qué estoy leyendo




Han llegado a mi oficina tres libros que he empezado a leer simultáneamente. Primero, Los Boys (Debols!llo, 2009), de Junot Díaz, su primer volumen de cuentos recientemente reeditado. Historias de inmigrantes, barrio y pandillas con un lenguaje renovador, escrito originalmente en inglés.

También he empeza a hojear La encantadora de Florencia (Mondadori, 2009), de Salman Rushdie, sí el de Los versos satánicos. Ha tenido elogios y diatribas, pero a mí su insistencia en lo real maravilloso me deja un poco... desconcertado.

Un libro que me tiene interesado es Oeste oriental (Colección sangre piedra, 2009), de Pedro Favarón. Un poemario que no hace concesiones al lector poco preparado, pero que tampoco cae mucho en el hermetismo gratuito; gran manejo formal.

Finalmente, y ya por interés muy personal, leo El poder psiquiátrico (FCE, 2007), de Michel Foucalt -claro, el de Las palabras y las cosas-. Se trata de una serie de conferencias dictadas entre 1973 y 1974 en el mítico College de France, que retoman (repiensan) el cuestionamiento de la enfermedad mental y su tratamiento social iniciado en La historia de la locura. Las prácticas discursivas de la psiquiatría vistas como "dispositivos de poder". Servidos.

(Portadas. Foucault.)










18.6.09



La Biblioteca del Centro Cultural de España y el Centro de Documentación e Información de Literatura Infantil, CEDILI, con el auspicio del Grupo Santillana convocan al I Concurso Nacional de Cuento Ilustrado “Carlota Carvallo de Núñez”, dirigido a escritores e ilustradores peruanos hasta los 45 años de edad.

Esta actividad es parte del Programa de Actividades de Promoción a la Lectura del Centro Cultural de España, a través de su biblioteca.

Agradecemos tu valioso apoyo, en base a la labor que como promotor cultural vienes realizando mediante la página web, te pedimos colaborar con la difusión posteando en la web y redirigiendo el flyer con link de las bases, te anexamos también la versión de flyer en jpg (formato grande, pero sin enlace para las bases).

Atentamente

Yolanda Prada
Bibliotecaria
Centro Cultural de España


Conferencia
Espacios públicos y comunicación urbana, a cargo de Teresa Cabrera.

17.6.09



El día de Leopoldo Bloom…


...o Bloomsday se celebra desde 1954 el 16 de junio de todos los años, en los países de habla inglesa, sobre todo en Londres, Dublín y New York. La gente sale a la calle disfrazada de los personajes de Ulises de Joyce, o a la usanza de la época, y se suele hacer un recorrido por los sitios que se describen en ese clásico de la literatura inglesa.

Como un pequeño homenaje, ayer estuve hojeando la traducción de Cátedra de Ulises, y en general me pareció demasiado seca, muy apretada y como ceñuda, sin la apertura y libertad de la de Salas Subirats, ni con el sabor de la de Valverde. De todas maneras fue bueno reencontrarse con Dedalus, Bloom, esos personajillos urbanos entre detestables y entrañables, y con la rica cuarentona Molly Bloom, tan sensual y sabia como siempre.

Por cierto, luego de mi breve lectura de ayer, abogo por los que dicen que Bloom era no solo consciente de que su esposa lo "adornaba" con Hugh 'Blazes' Boylan, si no que incluso lo permitía con cierta resignación e ironía. Feliz día "shato" Bloom, un grande de la mediocridad, sin alusiones.


(Irlandeses celebran el Bloomsday.) 

15.6.09


Reseña semanal. Historia secreta

Entre lo más interesante o renovador de lo publicado en poesía en los últimos meses en el país –estoy hablando de libros de Magdalena Chocano, Pedro Favarón y José Morales Saravia–, está Historia secreta (2008), del poeta y crítico Paul Guillén, quien ya había emitido luces serias con su anterior poemario, La transformación de los metales (2005). Como cabría esperar de un medio cultural como el actual, la respuesta crítica y mediática a este libro publicado hace varios meses ha sido completamente nula.

Es causal y no casual que el libro se abra con un poema quechua cuyo primer verso es: "halcón, enséñame el resplandor que no puedo ver"; todo el libro, en su brevedad fecunda, es expresión de esta voluntad de trasponer condicionantes históricos y existenciarios para acercarse a una nueva visión, no solo de la poesía, sino de la vida. En esa vía las imágenes de transformación, pero también de imposibilidad, pueblan el texto y lo determinan.

Lo histórico y transhistórico no está ausente en Historia secreta. Textos como "La historia prohibida del comunismo" y "Cómo puede existir un inka negro" evidencian un afán auténtico de revisión ideológica pero, más importante, también la asunción de raíces propias y profundas, largamente postergadas por una gran sección de la llamada poesía del 2000, atravesada por un enorme y energizante entusiasmo publicacional, pero también por un vacío de ideas muchas veces flagrante.

Como Guillén es crítico de poesía, cabría esperar que las ideas predominen sobre la poesía misma en un libro que intenta fragmentariamente ser una poética personal o un avance hacia esta. Pero en la superación de ese peligro radica precisamente el mayor mérito del libro. El poeta logra explotar imágenes, ensayar leves tonos proféticos, concebir la poesía como investigación de lo real y exorcismo –a veces excesivo, cierto- de un imaginario propio, de una desazón íntima.

La recurrencia de una dicotomía entre la formación literaria occidental ("Habías cantado a los dioses griegos") y la asunción de un sistema de elementos más cercanos y locales ("hoy cantas a las azucenas –al rifle – al puma") nos habla de un momento de transición poética donde, más importante que el diálogo con los referentes personales de Guillén (Moro, Adán, Westphalen, Hinostroza, otros) es la voluntad de librarse de la "S" o de la "palabra incrustada en la boca", para asumir nuevos y bellos riesgos acordes con lo que desde ahora llamaré la nueva poesía peruana, aquella que no se conforma con la facilista y tradicional conquista de una forma o de una voz, y en su lugar se entrega a una búsqueda inclemente que hace diferente cada libro, que crea con cada texto entregado una poética distinta y distinguida que se apoya en un trabajo con el lenguaje (leer "Los ahorcados", en homenaje al poeta José Pancorvo) y en la apropiación, en el poema, de la fragmentación colosal de lo real hipermoderno.
 
(Historia secreta forma parte de la colección Piedra Sangre de poesía.) 

Extraña detención de asesor de Pizango y abogado de la parte civil en juicio a Fujimori


Todos recordamos a Carlos Rivera, de rigurosa actuación en el juicio al cleptócrata y asesino Alberto Fujimori. Ultimamente estaba asesorando a la Aidesep de Pizango. El "solícito" Poder Judicial pro aprista le ha desenterrado un juicio menor y lo ha detenido hoy en represalia a su trabajo. Me robo el post completo de Marco Sifuentes:


Seguramente todos recuerdan a Carlos Rivera por su destacada actuación como abogado de la parte civil durante el juicio a Fujimori, pero el director el área legal del IDL también lleva el caso de El Frontón y varios otros de derechos humanos.

El día de hoy, cuando regresaba de los Estados Unidos, fue detenido por la Policía. Inmediatamente lo trasladaron a la sede de requisitorias donde permanecerá hasta, por lo menos, el día de mañana. Quien ordenó la detención del defensor de los derechos humanos es el juez Julio César Díaz. Mejor que él mismo explique su caso, gracias a una entrevista realizada ahorita por Reportaje al Perú :

¿Por qué te detuvieron?

Hay una orden de detencion emitida por el 40 Juzgado Penal sobre falsificación de documentos en agravio de la ONPE, de la información que conozco desde hace dos horas, me han dicho que dicho juzgado inició el año pasado el proceso y que la orden de detención se emitio el 20 de mayo. Sali el 24 de mayo y al regresar me encuentro con esta novedad de la orden de detencion.

¿A que proceso se debe, lo recuerdas?

Nunca he tenido un proceso ni en pelea de perros con la ONPE. En mi vida diaria trato de no cometer hechos delictivos. No soy falsificador (dijo con ironía).

Como abogado, le he dicho al propio coronel que el problema no es la orden de detencion sino que como es domingo me revientan la vida porque el domingo no atiende el poder judicial. Debo de reconocer que la policia me ha tratado con mucha deferencia y entiendo que si se hacen las diferentes gestiones saldré libre mañana. (…)

¿Es una medida irregular, según tu opinión?

Se han cometido muchas irregularidades en cada paso realizado, lo que alimenta la sospecha sobre irregularidades: el proceso fue abierto hace un año y que el juzgado no me haya podido ubicar a mí, que soy bastante ubicable desde el juicio al ex presidente Fujimori.

¿Le encuentras relación con la defensa del IDL a los nativos del Baguazo?

Si, todo es bastante irregular, hay un proceso judicial que dura un año por lo menos, no hay manera de ubicarme de que tengo un proceso judicial y han mandado una notificación judicial a mi domicilio de hace 25 años, que eso me parece el hecho mas irregular. Esas casualidades nunca ocurren

Tengo absoluta visibilidad me pueden ubicar en el IDL cuando quieren, la parte mas fregada del tema es que me comeré mis 24 horas en requisitorias.


La detención se hace tremendamente sospechosa debido a que el IDL estaba asesorando al lider de Aidesep, Alberto Pizango y porque esta ONG había cuestionado las cifras oficiales de víctimas, debido a las condiciones implantadas por el gobierno en la zona.

Rivera ha sido visitado por Yehude Simon y Gustavo Gorriti, que asegura que el juez César Díaz pertenece a la manchita del operador aprista en el Poder Judicial, César Vega Vega.


(Carlos Rivera, abogado honesto hostilizado por el PJ y el gobierno.)

12.6.09



Trakl y su mundo

En su momento di cuenta de la publicación de Sebastián en sueños y otros poemas (Galaxia Gutemberg, Círculo de Lectores). Celebraba entonces que el poeta y riguroso crítico Jenaro Talens haya asumido la traducción, siempre complicada, de la obra de Georg Trakl. Hoy que releo el libro, recuerdo lo que decía el poeta Jorge Tellier del alemán: que su trabajo nos lleva a una visión melancólica de la casa y de la ciudad sumergidas en un mundo de nostalgia y decadencia en el que el hombre se halla perdido.

Abandono es la palabra que me viene ahora cuando leo este libro. Los dioses se han retirado o escondido, el hombre ha fracasado en su empeño de erigir un mundo habitable y digno, y hasta la naturaleza parece haberse teñido de una pátina hosca y crepuscular, la que el poeta se empeña en expresar a cada momento. Hipercrítico, el mundo que Trakl construye –a pesar de la apariencia "completa", "redonda"de cada poema– resulta fragmentario y desolado, y sus textos cohesionan un continuo de esquirlas del devastado proyecto occidental de vida.

Pero, obvio, Trakl no es un crítico ni un teórico. En cada poema se juega la vida interior y su capacidad lingüistica, expone sus visiones de disolución con una solvencia y una autenticidad inimitables. Por ello trasciende las etiquetas (expresionismo) y se coloca, casi sin quererlo -vean acá una breve biografía-, en la primera fila de los cantores de un mundo imperfecto e insano en su soledad; un mundo sin mundo. Inmundo.

(Portada. El poeta.)


Presentación de libro

10.6.09



Etiqueta Negra cumple siete años
Felicitaciones!!

Poetas del Asfalto (historia gráfica)

Los amigos de la revista de poesía y literatura de más vida en los últimos años me envían parte de su historia gráfica, donde se pueden ver algunos personajes -entre ellos yo- de la movida local con ellos. Aquí el texto que acompaña al correo que me envían:

En la primera foto: Primo Mujica, gran colaborador exoterista del tejemaneje fanzinesco, con Víctor Coral. También aparece Richi Lackra, director-ejecutor, "Kilowats" (Qepd), los ex-integrantes del ochentero "Eutanasia", el "f" de "LeuZemia", Fernando Laguna (eximio guitarrista y mejor dibujante), Félix Méndez (performence), Velorio, los músicos "Alcohólicos Cadávericos", departamento musical y de terror sonoro de los "PDA". También hay una foto de un debate radial. Con casi 10 años en la movida underground, son uno de los pocos grupos poéticos que permanece como tal, integrando la política y la literatura en una propuesta que, aún cuando no es novedosa, se caracteriza por su honestidad, vehemencia y espíritu combativo. Me informan que el comité central o buró político lo integran diez personas, pero su círculo inmediato, o sea la guardia pretoriana de Poetas del Asfalto, sobrepasa las cien personas.


Richi Lakra en pleno "faenón" poético...

Este blogger con un amigo de los Poetas del Asfalto.



En plena época ochentera...



Con el recordado Kilowatt (en el centro, de azul); salud!!




Richi Lakra y Daniel F, famosos a sus respectivas maneras.


9.6.09


El mal absoluto: Ricoeur y Vallejo

Acabo de empezar la lectura de Vivir hasta la muerte (FCE, 2009), libro póstumo y fragmentario que dejara inconcluso el gran Paul Ricoeur, hermeneuta y filósofo "sin absoluto" como él mismo se llamaba. Ricoeur es autor de La metáfora viva (que leí en mis años universitarios) y Tiempo y narración (1987), libros claves para la comprensión del discurso contemporáneo.

Hay un pasaje de Vivir hata la muerte donde, examinando libros de Jorgé Semprún y Primo Levi, PR llega a pensar que el horror es solo la envoltura de algo más pernicioso: el Mal Absoluto; cita entonces a Semprún:

El reto no será la descripción del horror. No solo, en todo caso, y ni siquiera principalmente. El reto será la exploración en el alma humana del horror del Mal (…) nos hará falta un Dostoievski.

Ricoeur reprocha suavemente a Semprún el haberse quedado en el imaginario en este tema, y empina la cuestión de la memoria y el duelo para combatir el dolor y el mal. "La memoria cura la imaginario", dice, pues si "el modelo del horror es el exterminio, para conjurar el horror ordinario hay que pasar entonces por el trabajo de la memoria y el duelo; pero Semprun responde desde su libro que "lo esencial de la experiencia no es transmisible (…) o mejor, solo lo es por la escritura literaria".

En este punto los editores consignan una nota al margen del texto, escrita por Paul Ricoeur, donde cita a nuestro mayor vate:

"¿Cómo comprender los versos de César Vallejo: ‘en suma, no poseo para expresar m vida sino mi muerte" ¿Está aún demasiado cerca de lo imaginario no exorcizado?", se pregunta Ricoeur; pero tal vez uno de los grandes temas de Vallejo sea, a parte del dolor humano y la fraternidad necesitada, el Mal, visto no tanto como un extremismo sensible (el horror) sino como una presencia continua que parece dominarlo todo si el hombre (vivo) no reacciona para ponerlo en su sitio. Eterna lucha en el mundo contingente.


(Paul Ricoeur.)



7.6.09

En nombre del “progreso”, muerte

Alan García primero descalifica a sus opositores, llamándolos “primitivos”, “enemigos del progreso” y “seudonativos”, y luego los manda a asesinar por protestar y oponerse a sus oscuros deseos. Luego, continúa insultándolos. Alan García cree necesario aclarar, en un giro de ironía macabro, que los protestantes “no son ciudadanos de primera clase”, y que, por tanto, pueden ser aplastados por el resto de peruanos (28 millones) que, supuestamente, están con él y con la racionalidad mercantilista que lo impulsa.

Y es que allí están, invisibles pero presentes, "clasificados" y en el momentáneo olvido, todas las empresas, peruanas y extranjeras, que han puesto sus ojos concesionarios en las tierras selváticas, en silencio, esperando que las fuerzas del gobierno de García hagan el trabajo sucio de acallar la protesta con balas de muerte, para después implementar sus respectivos negocios. ¡Cuánto hemos progresado con esto!

En nombre de ese dudoso progreso de mercaderes y asesinos, el policía de 200 miserables dólares al mes asesina al poblador de ingresos inciertos, el que solo tiene su tierra para recordar que es gente en un país donde el dinero hace ciudadanos de primera, segunda, tercera y hasta cuarta clase. En nombre de ese progreso retorcido los políticos corruptos del Perú cierran filas tras su presidente y dicen : “los genocidas son ellos”; “no pueden dejar desabastecido al país con su huelga”.

Es triste despertarse luego de ver cómo se ha hecho tanto daño al país por la culpa, ¡otra vez!, de un presidente que parece acariciar la idea de mancharse de sangre en cada mandato que, torpemente, le encomiendan. Antes pasó con lo de los penales, y ahora esto.

Frente a sus errores históricos, por los cuales será condenado en otro momento (bajo un gobierno, ojalá, digno), Alan García solo esgrime una estúpida negación de los protetantes muertos (son tres, dijo), y ahora una psicótica “conspiración contra el Perú” por parte de quienes defienden su tierra.

Él solo se coloca, como lo hicieron muchos gobernantes soberbios, la soga al cuello para su futura condenación. Lástima que en esta patética nueva muestra de brutalidad, soberbia y angurria, arrastre a decenas de peruanos -civiles y policías- cuyas vidas valen, cada una, infinitamente más que las evoluciones delirantes y psicóticas de un gobernante manchado de sangre como él.


(Sin imágenes.)

5.6.09


Ford

En el verano de 1951 habían ido en el Mercury de su padre desde Jackson hasta Menphis, y el primer día se quedó sentado con su madre en el hotel Chief Chisca mirando la avenidas Unión y suspirando, mientras su padre salía a visitar a sus clientes bajo el calor. Y por la tarde fueron en el coche por la avenida Unión y doblaron una calle y se detuvieron delante de una casa blanca con persianas azules donde su padre conocía a un hombre que se llamaba Hershel Hoytt y vendía uvas. Dentro de la casa, este hombre llevaba puestos unos pantalones de golf, sostenía en la mano un palo de golf, y tenía unas gruesas gafas de montura negra en su cara como de cigüeña. Se sentaron alrededor de la mesa redonda de la cocina y bebieron Bourbon y rieron y cantaron y comieron espaguetis con salchichas de Frankfurt. Después le enseñaron una habitación donde había una cama enorme con una colcha blanca de encaje, y le dijeron que se fuera a dormir. A las dos de la mañana estaba dormido con la luz del techo encendida, cuando se abrió la puerta y entraron su madre y su padre y se quedaron junto a la cama y lo miraron y dijeron que era guapo (por entonces ya se había despertado) y luego lo movieron con cuidado antes de acostarse ellos mismos y quedarse dormidos. Y el niño estaba tumbado en la cama, y los tres tumbados de través sobre la cama de aquella habitación tan pequeña con el globo de luz en forma de ensaladera encendido, y les olía la respiración y les oía el aliento y recordaba sus cánticos, y se puso a escuchar cómo aquella extraña casa se quedaba en silencio hasta que se echó a llorar y se fue de la casa.

–––Tomado de Un trozo de mi corazón (Anagrama, 1992), devastadora primera novela de Richard Ford, a mi entender uno de los mejores narradores norteamericanos vivos. Ford trabaja la clase media americana con objetivos muy claros pero con gran capacidad expresiva encerrada en un lenguaje aparentemente sencillo, que llega a su plenitud (y, tal vez, al inicio de su caída) con Acción de gracias (2008).

1.6.09


Occidente y sus límites

Se ha estrenado en la Alianza Francesa de Miraflores la adaptación de Gilbet Rouviere de Occidente (2005), la obra del conocido (en Europa) escritor y dramaturgo francés Rémi de Vos, con la actuación de Miguel Iza y Liliana Trujillo.

La historia es sencilla y la puesta en escena austera y minimalista: el proceso de degradación ideológica de un ex escritor (si eso existe) que, impelido por el alcohol, y acompañado por su extraño amor: una prostituta con algo más de luces que él, se debate entre el antiinmigracionismo derechista que hoy invade Europa (en el caso, Francia) y sus tristes demonios personales.

Las actuaciones de Iza y Trujillo resultan impecables; se ven bien compenetrados con sus personajes, lo que le da una gran intensidad a la puesta en escena; la música está muy bien escogida para la brutalidad de las peleas de pareja; pero lo que me interesa resaltar es el texto, que en su simple crudeza esconde una serie de guiños que, entre granputeadas y epítetos sardónicos apabullantes, pueden pasar desapercibidos.

Cuando los personajes discuten sobre los inmigrantes que "invaden" París llegan, en ciertos momentos, a hablar sobre "los árabes". En más de tres oportunidades se desprende entonces un interdicto, un agujero negro en el lenguaje, sucedido por un silencio. "Hasta ahí no llegues", "cuidado con lo que dices", y otras expresiones, nos hablan de una zona negada, de una exclusión y una negativa a tratar a fondo un problema demasiado delicado como el de la inmigración árabe –y finalmente toda inmigración "invasiva"-.

Es como si Occidente se hubiera negado a sí mismo la posibilidad de pensar adecuadamente este fenómeno, y viviera en una aceptación "hasta cierto punto" que está dispuesta resquebrajarse en cualquier momento, como la relación perturbada que existe entre la puta y el escritor, únicos protagonistas de esta bipersonal que nos deja con muchas inquietudes y con ganas de conocer más del dramaturgo francés que ha logrado tocar temas álgidos, delicados, con un lenguaje desembozado y procaz. Muy recomnedable.


(Los protagonistas.)

Se produjo un error en este gadget.