30.9.09

Daniel Alarcón conquista Berlín



La nota es de La República de hoy.


Radio Ciudad perdida, novela galardonada, lleva violencia de sendero luminoso a europa. Jurado de Premio Casa de las Culturas de Berlín dice que personajes tienen dimensión transnacional."Estoy contento, orgulloso y agradecido", han sido las breves pero sentidas palabras del escritor Daniel Alarcón cuando la agencia DPA le preguntó sobre cómo se sentía ganador del Premio Internacional de Literatura Casa de las Culturas del Mundo. Este galardón, que se da por primera vez, está dotado de 35 mil dólares y es concedido por la Haus Kulturen der Welt (Casa de las Culturas) de Berlín. El premio es compartido, 25 mil serán para Alarcón y los otros 10 mil para Anne Friederike Meltendorf, su traductora. El escritor peruano, residente en EEUU, ha sido galardonado por su novela Lost City Radio, publicado en inglés en 2007 y que luego apareció en castellano como Radio Ciudad Perdida. Como anota la agencia, el jurado califica ala citada novela de "preciso bosquejo literario".Para Alarcón haber ganado es un honor. "Leí algunos libros que eran también candidatos al premio y me encantaron, así que uno nunca sabe bien por qué estas cosas salen", dijo a DPA. Asimismo, refirió sobre su residencia en Estados Unidos, por lo que muchos lo consideran un escritor gringo. Vivir en Estados Unidos "no fue una elección", contó. "Mi familia se fue de Perú en los años noventa, y aunque mi primera lengua en el ámbito familiar fue el español, la lengua en la que aprendí a escribir fue el inglés, que hoy es definitivamente mi idioma". "La crítica me catalogó como un escritor peruano y me siento contento y orgulloso por eso", remarcó Alarcón.En otro momento, según la nota, el escritor peruano marcó su posición ante la literatura en castellano. "Pero más allá de Perú, la literatura en español me parece muy rica y me da gran satisfacción que me incluyan, como si hubiera logrado algo que no merecía", comentó. Luego añadió que su bilingüismo le era beneficioso.La novela narra sobre una ciudad en un país que ha vivido una guerra civil. Si bien no se dice que es el Perú, el lector advierte que es nuestro país y la violencia de Sendero Luminoso. Norma, la protagonista, es conductora de una radio y recibe llamadas de sus oyentes que buscan a sus familiares desaparecidos durante la guerra. Se trata de "una novela que nos confronta con un mundo de violencia", dijo el académico y miembro del jurado Ottmar Ette. "Los personajes son muy complejos y de dimensión transnacional", agregó el crítico.El datoJurado. Katharina Narbutovic, miembro del jurado , dijo: "Elegimos un libro que fuera urgente y necesario, que no se integrara a la tradición de bienestar europea sino que tuviera que ver con condiciones actuales del mundo y donde además el trabajo lingüístico fuera de calidad excepcional".

Pancorvo es characato



La gente de Cascahuesos editores, que para noviembre parece que publicarán al maestro José Kozer, me envía la invitación y la portada de la antología poética del poeta, novelista, ideólogo, crítico y profundo conocedor de los misterios de la existencia, José Pancorvo Beingolea. La cosa es mañana 1 de octubre en Arequipa.
(Invitación. Portada.)

28.9.09

Las ciudades volátiles



Aunque los críticos profesionales se afanan en establecer diversos subtipos -de acuerdo con sus intereses, objetivos y el grado de soledad que los agobie-, podemos decir que dos paradigmas de ciudades imaginarias existen en la literatura desde siempre. Las que carecen de relación con el mundo real por completo, como las ciudades invisibles del famoso libro de Italo Calvino –lo cual no quiere decir que su descripción o lo que en ellas suceda no aluda o simbolice el mundo real-, y las que son creadas a partir de una deformación, mutación o degeneración de una ciudad real, así la urbe enajenada de Pablo Palacio, que ha dejado de ser Quito para ser la ciudad de la locura latinoamericana S. XX, si quieren darle ese nombre.

A la primera estirpe pertenecen las ciudades estado flotantes que la lacónica pero portentosa imaginación de Antonio Di Benedetto erige en el segundo relato de Cuentos del exilio (1983), compilado en los cuentos completos que alguna vez comenté algo apuradamente en este blog.
Estamos más o menos en la época en la que se desarrolla la trama de Farenheit 451, pero no hay hombres armados con lanzallamas incinerando libros incómodos para el sistema, sino ciudades sin cementerios y escritores que son degradados a ejercer una segunda vocación si no cumplen con exigencias editoriales cuasi draconianas. Además, el calentamiento global ha obligado a construir ciudades flotantes adonde se envía a la parte más "dotada y eficiente de la humanidad", mientras que la corteza terrestre se ha convertido en una inmensa comarca proveedora de insumos para las ciudades flotantes.

El protagonista del cuento, tal vez empujado por la muerte de su amigo el escritor Albatros y, presumiblemente, forzado por la pérdida de su condición de escritor (no había sido aprobado para su publicación un libro suyo en tres años) y lo delicado del estado de salud de su hijo, pide ser regresado a la Tierra desde su ciudad volátil natal, Gamine, para dedicarse a la agricultura. Desde la tierra, puede ver su ciudad flotante "semejante a una bandeja de piedras preciosas sin apoyo en el espacio".

El hijo del protagonista, de apenas meses de nacido, muere, pero como están en la Tierra, "donde los rascacielos se han convertido en cuantiosos refugios del mal vivir", y no rigen las leyes hipermodernas citadinas, el cuerpo del bebé no será volatilizado como los de los que mueren en las ciudades flotantes. Así que el protagonista puede darle sepultura y regresa a casa con su mujer, acongojados y silenciosos.

Más tarde, cuando el protagonista se asoma a un pozo a sacar agua, ve un ojo de luz que lo mira, y aunque sabe "que es un astro que el agua refleja en la superficie de su agua quieta", lo identifica con la llamada transterrenal de su hijo Aldo, una llamada imperativa que lo lleva a decidir seguirlo: "Sí, hijo. Ahí voy contigo", le dice, y con esa frase termina el cuento.

Esta distopía bradburiana me sorprende por dos elementos: cómo elude Di Benedetto los lugares comunes "críticos" de este tipo de narración, que abundan en sistemas opresivos y totalitarios y tecnificados en grado sumo, y la forma en que la humanidad –expresada por el entierro cristiano y el apego a la vieja tierra- al final se impone, aun de la mano de la muerte. (Tal vez la muerte misma, subversiva y renovadora, que atraviesa todo el cuento, sea como una lenta estrella fugaz que ilumina una existencia futura muy poco brillante).
 
(Antonio di Benedetto.)


COPÉ 2009



Los organizadores del «Premio Copé Internacional 2009»
tienen el agrado de difundir las bases de la II Bienal de Novela y XIV Bienal de Poesía entre los escritores peruanos y extranjeros residentes en cualquier país siempre que sus obras estén escritas en español.

El ganador de la II Bienal de Novela se hará acreedor
al Trofeo Copé Oro, a la suma de 35.000 nuevos soles

y a la publicación de su obra bajo el sello Ediciones Copé.
Los ganadores de la XIV Bienal de Poesía se harán acreedores
a los Trofeos Copé Oro, Plata y Bronce; a la suma de 20.000, 15.000 y 10.000 nuevos soles, respectivamente; y a la publicación de sus obras bajo el sello Ediciones Copé.


Los trabajos podrán enviarse hasta
el viernes 18 de diciembre de 2009.

Los escritores interesados en participar
pueden visitar la página web de la institución
y hacer clic en el enlace Premio Copé
para obtener las bases.
(Escritor Gregorio Martínez, ganador de los premios Copé de cuento y ensayo. ¿Favorito también en novela?)

25.9.09

El Trilce de Churata



Prometí volver sobre el libro que compila textos hasta ahora inéditos de Gamaliel Churata, firmado por Guissela Gonzales Fernández. En él el poeta y narrador revela algunos aspectos interesantes sobre poesía, y en especial sobre el gran libro de Vallejo. Empecemos con las apreciaciones generales:

César Vallejo y Alejandro Peralta son los poetas decisivos del Perú. Ninguno de ellos pudo ser imitado con talento, al contrario, fueron víctimas de un incesante saqueo. (…) por donde se ahonde en su sentido humano, como en Vallejo; o se penetre en su sentido estético, como en Peralta, estos dos poetas muestran un pueblo en el que la raíz india constituye el clímax del espíritu nacional.

En otro artículo, "Enseñanzas", dice Churata que Vallejo "dio a la poemática americana lo que podría suponerse un rumbo diferente del que una época romántica trató de perpetuar", y afirma que Vallejo inauguró con Trilce preocupaciones claves, como el "por qué se escribe" y "para quién" se escribe. Pero hay más:

Trilce es –a modesto juicio del que rubrica estas líneas- la más alta expresión poética en poesía española de una poesía rural filtrada en un sistema nervioso proclive a la distorsión psicopática.

Aunque no dudo que Churata tuvo la mejor intención al caracterizar de manera tan singular la poesía trilceana, estimo que es algo reductora la expresión "poesía rural" para una experiencia tan hermética y límpidamente vanguardista como la de ese libro (aunque soy consciente de la "sensibilidad rural" que subyace intermitente en la voz poética de ese libro). En cuanto a lo de la "distorsión psicopática", pues me parece una expresión más ad hoc para, por ejemplo, la poesía de Panero o de Marosa Di Giorgio, si acaso.


Lo que puede haber en Trilce es un cuidado desarreglo no de los sentidos (Rimbaud) sino de la expresión tradicional, estándar, completamente necesario para viabilizar imágenes y artefactos verbales cuya visibilidad tenía carácter de urgencia en las primeras décadas del siglo veinte, ante lo imperioso de tomar distancia del discurso modernista en declive.

Siempre, no obstante, son interesantes las opiniones de Arturo Peralta sobre Vallejo, y su generosidad fundamentada con otros poetas, como J. M. Eguren, González Prada y Federico More, entre otros.
 
(Portada de mi precioso ejemplar de la primera edición de Trilce.)

Lecturas personales


Gracias a editorial Bruguera tengo en mis manos La soledad de las vocales, de José María Pérez Álvarez, libro ganador del III Premio Bruguera de Novela 2008. Novela gratamente extraña donde la sintaxis tradicional e incluso la estructura hoy predominante de la novela actual se trastocan radicalmente para entregarnos un monólogo crispante, de raigambre existencial y… problemáticamente intenso.

Sigo leyendo, además –ver próximo post-, El dolor americano, compilación de artículos y notas periodísticos y literarios del talentosísimo Gamaliel Churata. Muy necesario. En el mismo plano, nacional, termino de leer Oeste oriental, de Pedro Favarón (no equivocar el apellido, este es un dotado creador), con miras a escribir una reseña sobre este libro poco comprendido e inscrito dentro del llamado neobarroco latinoamericano.

En ensayo, le di una primera leída a Homo Sampler, tiempo y consumo en la era afterpop (2009), que llegó a mi oficina gracias a la gente de Anagrama hace un mes. Le hice una entrevista al autor, Eloy Fernández Porta, cuando estuvo de paso por Lima hace un par de semanas, que saldrá en el próximo número de la revista COSAS, bajo la edición de Doris Bayly, gran periodista y poeta a quien conozco desde los tiempos de Somos.

Por último, en poesía, doy los toques finales a una reseña, muy crítica pero respetuosa, a Labranda (2009), del mejor poeta de Kloaka -junto con Domingo de Ramos y pare de contar-: Roger Santiváñez. Hay muchos reparos sobre sus "logros" lingüísticos y otros aspectos producto de su indudable talento.

Al cierre, una conocida revista española me pide un ensayo ligado al eje memoria-literatura, así que vengo leyendo, vorazmente, Poesía completa, de Salvatore Quasimodo (Linteo, 2008), traducida por Antonio Colinas nada menos. Gran talento el del italiano, que expresa el cansancio (pero creativo, pues) generado por los grandes males del siglo veinte (la guerra, la injusticia, el desarraigo) que para nada se han convertido en un ridículo mundo arcano, sino que mantienen su presencia en la actualidad.

¡Vivan, pues, el talento y la poesía!
 
(Este poeta en retrato de mi pata Santiago Barco, editor gráfico de Cosas.) 
 
 

¡Selvayan!



SELVÁMONOS


Me envían al correo la info sobre un festival musical imperdible en la bella Oxapampa, tierra de aguas y cielos celestes, y mucho verde.

Programacion Confirmada!


Jean Pierre Magnet y la Serenata de los Andes, Andrés Prado y su Acid Jazz Experience, La Sarita, Los Mirlos, Caoba DJ Shushupe, DJ Disco Em (invitada especial de Inglaterra!)+ demostracion de rodeo, torneo de cintas, circo y mas!

Quienes somos?

Somos un equipo de voluntarios, peruanos y extranjeros, con una gran pasión en común por El Perú. Contamos con la experiencia en eventos culturales y estamos decididos a actuar para promoverlo. Con el apoyo de la Embajada de Francia, la Municipalidad Provincial de Oxapampa y la Familia Ruffner del Rancho Aníbal Ruffner de Oxapampa, estamos organizando El Primer Festival de Música y Artes Escénicas en Oxapampa, que se llevará a cabo el Sábado 10 de Octubre del 2009.
La idea original es sencilla y consiste en juntar en un lugar paradisíaco del Perú como lo es Oxapampa, con la hermosura de sus paisajes y la amabilidad de su población, lo mejor de la musica nacional y internacional . Ofreciendo así una experiencia única para todos los asistentes.
El Festival empezará en la tarde, del día Sabado 10 de Octubre. Habrá comidas típicas oxapampinas, demostración de rodeo y otras atracciones folkloricas de la región. Después continuará la programacion musical con la banda de Jean Pierre Magnet y la serenata de los Andrés, Andrés Prado y su experiencia acid jazz, y La Sarita, Los Mirlos, DJ Shushupe, DJ Disco Em (invitada especial de Inglaterra).
El Festival culminará con una gran fiesta bailable con DJs de música variada. Salsa, rock, electrónica todo al aire libre


(Afiche. Algunos de los músicos participantes.)

Mi pata el cineasta Juan Manuel Calderón -tras años de ausencia del Perú- va a preestrenar mañana Razones para el exilio, la primera parte de una trilogía de filmes bajo la temática del exilio. La cosa es en el CAFAE y con entrada libre. Av. Arequipa 2985, San Isidro.
Como calentando motores, le han hecho una entrevista en la cada vez más reconocida multiweb La Mula, que pueden ver haciendo clic más atrás. No falten mañana.
 

(En la foto Juan Manuel, izquierda, con mi causa el Cherman, en plena intepretación de valsecito criollo.)

24.9.09

Perec en nueva traducción


Me entero por Club Cultura que acaba de salir una nueva traducción de Un hombre que duerme, de Georges Perec, el genio de La vie: mode d’emploi. Si acceden a la página pueden encontrar la flamante portada y las primeras páginas del libro. Les dejo el comienzo.
 
Apenas cierras los ojos, la aventura del sueño comienza. A la penumbra conocida de la buhardilla, volumen oscuro cortado por detalles, donde tu memoria identifica sin esfuerzo los caminos que has recorrido mil veces, trazándolos de nuevo a partir del cuadrado opaco de la ventana, resucitando el lavabo a partir de un reflejo, la estantería a partir de la sombra un poco más clara de un libro, precisando la masa más negra de la ropa colgada, sucede, tras un cierto tiempo, un espacio bidimensional, como un cuadro sin límites ciertos que formara un ángulo muy pequeño con el plano de tus ojos, como si reposase, no del todo perpendicularmente, sobre el puente de tu nariz, cuadro que, en principio, puede parecerte uniformemente gris, o más bien neutro, sin colores ni formas, pero que, rápidamente sin duda, resulta poseer al menos dos propiedades: la primera es que se oscurece más o menos según cierres con mayor o menor fuerza los párpados como si, más precisamente aún, la contracción que ejerces sobre el trazo de tus cejas cuando cierras los ojos tuviera el efecto de modificar la inclinación del plano en relación con tu cuerpo, como si el trazo de tus cejas formase el eje y, por consiguiente, a pesar de que esta consecuencia no parezca demostrable sino por la evidencia, el de modificar la densidad o la calidad de la oscuridad que percibes; la segunda es que la superficie de este espacio no es regular en absoluto, o más precisamente, que la distribución, el reparto de la oscuridad no se realiza de manera homogénea: la zona superior es manifiestamente más oscura, la zona inferior, que te parece la más cercana aunque ya, evidentemente, las nociones de cerca y lejos, alto y bajo, delante y detrás, han dejado de ser del todo precisas, es mucho más gris, es decir, no mucho más neutra como crees al principio, sino mucho más blanca, y por otro lado contiene, o soporta, una, dos o más tipos de bolsas, de cápsulas, un poco la idea que te haces de una glándula lacrimal, por ejemplo, de bordes finos y ciliados, y en cuyo interior tiemblan, se agitan, se retuercen relámpagos muy muy blancos, a veces muy delgados, como estrías muy finas, a veces mucho más gruesos, casi gordos, como gusanos. Estos relámpagos, aunque relámpagos sea un término del todo inapropiado, poseen la curiosa virtud de no poder ser observados. En el momento en que fijas demasiado tu atención sobre ellos, y es casi imposible no hacerlo pues acaban danzando ante ti y todo el resto es casi inexistente, en realidad, no hay nada mucho más perceptible que el eje de tus cejas y este espacio tan vago de dos dimensiones más o menos perceptible donde la oscuridad se extiende irregularmente, pero desde el momento en que los miras, aunque esta palabra no quiera ya decir nada, claro, desde el momento en que buscas, por ejemplo, asegurarte, por poco que sea, acerca de su forma, o de su sustancia, o de un detalle, puedes estar seguro de encontrarte, con los ojos abiertos, ante la ventana, ese rectángulo opaco que se ha vuelto cuadrado, aunque esta o estas bolsas no se le parezcan en nada. Pero reaparecen, y con ellas el espacio más o menos inclinado que se articula sobre tus cejas, un poco después de haber vuelto a cerrar los ojos y, aparentemente, no han cambiado desde la otra vez. No puedes, sin embargo, estar totalmente seguro de este último punto porque, tras un tiempo difícilmente apreciable, y aunque nada te permita todavía afirmar que hayan desaparecido verdaderamente, puedes constatar que han palidecido de modo considerable. Ahora te las tienes que ver con una especie de grisalla de rayas, que sigue perteneciendo a este mismo espacio que prolonga más o menos tus cejas, pero, se podría decir, deformado hasta el punto de aparecer constantemente desviado hacia la izquierda; puedes mirarlo, explorarlo, sin trastocar el conjunto, sin suscitar un despertar inmediato, pero esto carece totalmente de interés. A tu derecha es donde pasa algo, en esta ocasión una tabla, más o menos detrás, más o menos debajo, más o menos a la derecha. La tabla obviamente no se ve. Solamente sabes que es dura, aunque no estés arriba ya que, justamente, te encuentras sobre algo muy blando que es tu propio cuerpo. Entonces se produce un fenómeno a todas luces sorprendente: en un principio hay tres espacios que nada te permitiría confundir, tu cuerpo-cama que es blando, horizontal y blanco, después el trazo de tus cejas que controla un espacio gris, mediocre, sesgado, y la tabla, finalmente, que permanece inmóvil y es muy dura por encima, paralela a ti, y quizás accesible. Está claro, en efecto, incluso aunque eso sea lo único que esté claro, que si trepas a la tabla, duermes; que la tabla, es el sueño. El principio de la operación no puede ser más simple, a pesar de que todo apunte a que te hará falta mucho tiempo: habrá que reducir la cama, el cuerpo, hasta que no sean más que un punto, una canica, o bien, lo que es igual, habrá que reducir toda la flaccidez del cuerpo, concentrarla en un único lugar, por ejemplo en algo como una vértebra lumbar. Pero el cuerpo, en ese instante, ya no presenta en absoluto la bella unidad de hace un instante; de hecho, se despliega en todos los sentidos. Tratas de llevar hacia el centro un dedo del pie o el pulgar, o el muslo, pero entonces, cada vez, olvidas una regla: que no hay que perder nunca de vista la dureza de la tabla, que había que proceder con astucia, guiar al cuerpo sin que presagie nada, sin que tú mismo lo sepas con certeza, pero es demasiado tarde, cada vez desde hace mucho tiempo, ya demasiado tarde y, curiosa consecuencia, el trazo de tus cejas se parte en dos y en el centro, entre los dos ojos, como si el eje hubiese sujetado todo el conjunto y toda la fuerza de ese eje confluyera en ese punto, aparece de repente un dolor preciso, indudablemente consciente, y que reconoces enseguida como el más banal de los dolores de cabeza.
(El genio y el gato.)

23.9.09

Kozer en Argentina (y ahora en Pittsburgh)


Mi amigo el poeta cubano José Kozer me escribe unos correos privados donde me avisa que asistió, con gran suceso, a un festival de poesía en Rosario, Argentina, y que ahora mismo vuela a EE UU para llevar unos talleres de poesía. Le digo que le voy a enviar sus derechos autor por el libro que le publiqué acá, Biopoética, pero insiste en renunciar a ellos y donarlos para una siguiente publicación de otro poeta.
Gran generosidad de un grande.
Les dejo con una pregunta de la entrevista que le hicieron en Página 12 con motivo de su visita a Argentina:

 
–¿Por qué cree que a los poetas no les gusta explicar sus poemas?

–Quizá no han roto con el mito romántico y siguen bajo la égida de ese romanticismo. Ha habido un cambio muy profundo en este momento histórico del punto de vista de la poesía: la cosa impactante, de crear tu propia leyenda, eso ya no sirve, no se lo cree nadie. Ya no existe un Rimbaud, un Lautréamont, el poeta sagrado. Los poetas son gente de cuello y corbata, a veces de jeans o camisetas, que están construyendo como ciudadanos. Yo me siento así todos los días: soy esposo, padre de familia, ganapán, he sido profesor durante treinta dos años, soy un viejito jubilado, tengo un eros, una carne moribunda, le tengo miedo a la muerte, pero de repente surge un espacio, que en mi caso parece ser cotidiano, en el que se me da la escritura. Yo soy un tipo saludable, casi vegetariano, me cuido como una niña de 17 años porque no tengo ganas de morirme a deshoras; como con cuidado, bebo lo necesario, hago ejercicios, me levanto y me acuesto temprano, no tomo pastillas. El poeta tiene que estar sano para generar una obra. La enfermedad no construye, destruye. Ya no necesitamos emborracharnos ni suicidarnos para ser poetas.

(José Kozer en plena lectura.)

Hermosura



Mi amigo, el novel y buen poeta Salomón "el estafado" Valderrama, me envía a mi correo, desde algún recóndito rincón del país, este bello poema, justo en el inicio oficial de la primavera. Lo comparto con ustedes.
 

La estructura se rompe
Un cuchillo la atraviesa
Es la hermosura suprema
Los asesinos, la gran belleza
El destajado ama su forma nueva
La locura es esta tormenta
Lo abraza todo el paraíso
La forma queda, las cúpulas
Todo destruido es una flor
El grito se ve lejano pero ama
La masacre de la vida ama
Es un cuchillo el gran amor que llevo yo


S.

Nuevo libro de Carrasco


Hace unas semanas me encontré en una reunión con el maestro Antonio Gálvez Ronceros, el joven narrador Fernando Carrasco y el editor de Hipocampo editores. Entonces pude leer, por partes, una versión final del libro que ahora ve la luz, La muerte y otras traiciones (2009). Aunque naturalmente no pude leer todos los cuentos, pude reconocer la calidad de algunos de ellos, y la precisión y dedicación que, según Gálvez Ronceros, Carrasco había puesto en sus textos. Hoy celebro, entonces, la salida del libro y les dejo las palabras metatextuales que acompañan La muerte y otras traiciones.


La muerte es el elemento dominante de estas historias, unas veces independiente de la voluntad de los protagonistas y otras veces como el instrumento al que estos recurren para cegar el foco del que emanan los males que los aquejan. Así, la muerte se configura como la solución a un terrible problema de identidad. O como un acto de venganza. O como el impedimento de un futuro de esclavitud. O como el punto final del sometimiento cotidiano en la vida conyugal. O como el resultado tácito de la irremediable decisión de querer surcar el espacio al igual que los animales alados. O como actos sangrientos de la locura. O como la condición desde la cual el protagonista, ya difunto, reconstruye los hechos que hilvanaron su muerte y que en vida no conoció de manera cabal. Estas historias son notables también por el arte y la destreza con que han sido ejecutadas. Los hechos van tejiendo la historia hasta el punto en que se agotan los elementos que son capaces de crear la indispensable tensión, como para que luego fluya, como una revelación, el desenlace. Son historias que hacen honor al género cuento.
Antonio Gálvez Ronceros

Vemos a un escritor que se ha asentado en una rockola cual si fuera su escritorio, en un gabinete que reconocemos tan cercano y transitable como una calle de Lima. Una Lima y una prosa, a la vez, que no nos dejan de impactar por saber mostrar una y otra vez la crueldad de la belleza. He ahí el manejo ágil del lenguaje, embebido de detalles que perfilan acertadamente la psicología de sus personajes y la atmósfera, tal como lo hicieron escritores como Carpentier, Puig o Cabrera Infante al ritmo del bolero. Pero el peruano con el bolero cantinero, y el tango feroz y la cumbia peruana de Chacalón. Fernando Carrasco se regodea en sus bemoles y giros, apuntando su cantar nocturno hacia la sorpresa final, ese final que venía al asecho soterradamente. Sus personajes podemos ser cualquiera de nosotros. Todos están invitados. La fiesta empieza otra vez. La fiesta está adentro. Cada paso del destino es el paso de un baile que nos llevará hacia el ansiado amor o hacia la terrible muerte.
Miguel Ildefonso

Fernando Carrasco.
Siguió estudios de Educación en la Universidad Enrique Guzmán y Valle, La Cantuta, y continuó una Maestría en Literatura Peruana y Latinoamericana en la UNMSM. También ha realizado un Diplomado en Didáctica de las Ciencias Pedagógicas. Ha sido ganador y finalista en diferentes concursos literarios como los Juegos Florales de la UNE (1997), Juegos Florales de la UNMSM (2003). Concurso de Cuento Alfredo Bryce Echenique (2003). El 2006 publicó el libro de relatos Cantar de Helena y Otras Muertes, libro finalista en el Segundo Concurso de Cuento y Poesía Dedo Crítico 2004. Ha dirigido un taller de cuento en la Universidad La Cantuta. Sus textos de creación y ensayísticos han aparecido en revistas especializadas como San Marcos, Dedo Crítico, Ínsula Barataria, Sieteculebras, Arteidea, Letra Muerta, Sol de Ciegos, entre otras. Su obra narrativa ha sido considerada en las antologías: Mural de Palabras 2. Narraciones Peruanas (2009), Nuevos lances, otros fuegos. Narradores de los últimos años (2007), Abofeteando a un cadáver. Antología de literatura bizarra (2007) y en Doce Cuentos en Letra Muerta (2006). Se dedica a la docencia en diferentes instituciones particulares.


(portada.)



Churata reloaded


Un gran acierto y excelente iniciativa la de la profesora Guissela Gonzales Fernández al dar a la luz una sustanciosa compilación de textos periodísticos, la mayor parte de ellos publicados en Bolivia, de Arturo Peralta, el notable autor de El pez de oro (1957).

Realmente hacía falta esta faceta del escritor arequipeño, no solo para entender mejor su imbricada propuesta poético-ideológica, sino también para terminar de conocer el escenario en el que se movió y los bemoles políticos que signaron su vida, azarosa en varios tramos.

Dice la autora en su prólogo que, a partir de esta publicación, “se pueden establecer dos momentos en el planteamiento de Churata: En el primero aparece un sujeto que sobre la base de un pensamiento reflexivo propone la constitución de lo americano (…) en el segundo momento, a diferencia del anterior, se presenta un sujeto que mantiene una compleja relación con su discurso y, a través de él, construye el mundo y se construye a sí mismo.”

El volumen reúne textos sobre política, mitos, poesía, historia y cultura andina en los que se revela un escritor muy up-dated de la cultura europea, con ideas interesantes, frescas (tienen que leer su concepto abierto de socialismo) y una auténtica preocupación por los grandes problemas de la población y la cultura andinas.

Si se quiere, El dolor americano (F.E. Pedagógico de San Marcos, 2009), con los textos sobre el escritor que complementan la compilación, es una buena introducción al gran libro de Churata, y eso es ya bastante. Luego comentaré algunas de sus apreciaciones sobre poesía.


(Gamaliel Churata.)

22.9.09

Una nada Inocente opinión



En el blog de mi amigo y respetado poeta (aunque no le guste) Rodolfo Ybarra, se publica una extensa entrevista a Rafael Inocente, autor de La ciudad de los culpables, editada por Harold Alva en su editorial Zeta.

Inocente se despacha a su gusto, y le gusta pensar que "hiere" a muchos de sus "enemigos", al tiempo que comete algunas tropelías. Pase. Es el estilo del blog de RY y no tengo nada que decir sobre ello. Pero hay una parte en que, hablando sobre un libro de Miguel Gutiérrez, Inocente afirma:

Guzmán es un intelectual. Es filósofo, abogado e ideólogo. Apasionado y equivocado y para mí, arrugón, pero un intelectual a fin de cuentas. Quizá si Abimael hubiera muerto con un fusil en la mano disparando al enemigo como Allende o Ernesto Guevara, otro hubiese sido el destino del Perú. Sólo atinó a decir, me tocó perder. Rodeado de mujeres en una cómoda mansión rodhesiana, se dejó coger como un minimo viejo, mientras miles de muchachos se inmolaban en los montes o siguen pudriéndose en las cárceles.

Esto es preocupante. Primero, se sugiere que la capitulación de SL no debió darse, que esa gavilla de asesinos debió seguir "luchando" (es decir, matando gente inocente con su terrorismo) hasta el final. Luego se dice que el cuadriculado y mediocre profesor de filosofía arequipeño Guzmán, de haber muerto con un arma en las manos (por Dios, qué inocencia, si los señores de la guerra no agarran armas nunca; solo las venden, o manda a otros a matarse con ellas), ¡estaría a la misma altura que el Che Guevara y Allende!

Me pregunto si en sus clases doctrinarias le habrán explicado al díscolo narrador la diferencia entre el marxismo de Guevara, el socialismo radical de Allende y el maoísmo intransigente y genocida de Guzmán y sus seguidores. Pobre Allende, no tienen por qué embarrarlo así.

Por último, me pregunto quiénes eran esos muchachos senderistas que, según Inocente de apellido, "se inmolaban" mientras el capitán del barco ebrio bailaba con sus hetairas rojas. ¿Los que colocaron las cobardes bombas a los "peligrosos" vecinos de la calle Tarata?, ¿los que mataron cobardemente a la respondona pero desarmada Marielena Moyano?, ¿los valientes muchachones que masacraron a toda la comunidad de Lucanamarca indefensa?

Rafael: para la próxima, pide que la entrevista te la den por escrito, así podrás controlar tus impulsos y quedar como un escritor reflexivo y si quieres radical, pero no como un colérico "decepcionado" de una opción estúpida destinada al fracaso desde sus orígenes.
Y claro, el Perú, definitivamente, hubiera sido otro de haber triunfado SL. Otro Camboya.
 
(El narrador.) 

Decir casi lo mismo


Cursos de Extensión Universitaria
Traducción literaria
A cargo de Renato Sandoval
Fecha: Del 14 de octubre al 18 de noviembreHora: Miércoles de 6:30 a 9:00 p.m.
 
Se analizarán las particularidades de la traducción literaria y los métodos de trabajo más eficaces, así como la situación actual de esta disciplina y las habilidades y aptitudes que se exigen de todo buen traductor. Se tratarán textos de distintos géneros (poesía, cuento, novela, ensayo), a fin de que el participante tenga nociones generales bastante amplias, así como una idea cabal de los múltiples problemas y desafíos que plantea este tipo de trabajo. Requisito fundamental: aparte del español, dominio de una segunda lengua y, de preferencia, con experiencia previa en traducción literaria.
Para inscribirse en el curso, haga click aquí.

Perfil: Renato Sandoval

Estudió Lingüística y Literaturas Hispánicas en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Siguió estudios doctorales en Filología Románica en la Universidad de Helsinki de Finlandia. Ha publicado, en poesía, Singladuras, Pértigas, Luces de talud, Nostos, El revés y la fuga y Suzuki Blues. Tiene en prensa: 24 x 1. Sus poemas han sido traducidos al francés, alemán, italiano, danés y finlandés. En el campo de la traducción, son conocidas, entre otras, sus versiones de Pavese, Quasimodo, Tabucchi, Arnaut Daniel, Tieck, Rilke, Kafka, Södergran, Ågren, Haavikko, Saarikoski, Dinesen, Boberg, Drummond de Andrade, Sylvia Plath, así como un par de piezas de teatro escritas en francés por César Vallejo y una antología de cuentos de Quebec (Canadá) bajo el título La mano de Dios. En 1988 obtuvo el primer premio de "El cuento de las mil palabras", del semanario Caretas. Dirige la editorial Nido de Cuervos y las revistas Evohé y Fórnix.

Homenaje a Porras


INSTITUTO RAÚL PORRAS BARRENECHEA
HOMENAJE A RAÚL PORRAS BARRENECHEA


Por el 49º aniversario de su fallecimiento

Martes 29 de setiembre de 2009

El Instituto Raúl Porras Barrenechea, Centro de Altos Estudios y de Investigaciones Peruanas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, la Municipalidad de Miraflores y la Academia Diplomática del Perú tienen el agrado de invitar al público en general a los actos de homenaje al gran maestro, historiador y diplomático doctor Raúl Porras Barrenechea, con motivo del 49° aniversario de su muerte. Con tal motivo se han organizado los siguientes actos para el día martes 29 de setiembre:


09:00 a.m. Misa en la Iglesia Virgen Milagrosa (Parque Central de Miraflores), que oficiará el R.P. Armando Nieto Vélez, S.J.
10:00 a.m. Palabras del Señor Alcalde de Miraflores, Dr. Manuel Masías Oyanguren; del Sr. Embajador José Antonio Meier Espinosa, Rector de la Academia Diplomática del Perú; y del Dr. Manuel Velázquez Rojas, a nombre del Instituto Raúl Porras.
10:30 a.m. Colocación de ofrendas florales al pie del monumento al Dr. Raúl Porras en el parque que lleva su nombre (a espaldas de la Municipalidad de Miraflores). El acto contará con la presencia de delegaciones de diversos centros educativos e institutos superiores.
07:00 p.m. Actuación académica en el auditorio del Instituto Porras (Colina 398, Miraflores). Discurso de orden a cargo del Embajador Roger Loayza Saavedra. Palabras del Sr. Rector de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Dr. Luis Fernando Izquierdo Vásquez.

Más Información:
Calle Colina 398, Miraflores
Telefax: 445-6885. Central Telefónica: 619-7000, anexo: 6102
E-mail: institutoraulporrasb@unmsm.edu.pe
--
Johnny Zevallos,
Prensa IRPB-UNMSM

19.9.09

Miserable milagro



Hace más de dos meses se cumplieron 110 años del nacimiento de Henri Michaux, uno de los más intensos y grandes poetas de la lengua francesa, pero no vi ni si quiera una nota pequeña, ya no en medios locales (vaya sorpresa) sino en medios latinoamericanos. No deberíamos asombrarnos demasiado; Michaux fue siempre un explorador solitario –explorador del abismo vilamatasiano–, inmune a condicionamientos mediáticos, camarillas, acuerdos bajo o encima de la mesa, o concesiones. Mucho menos inclinado a envidias y tergiversaciones de baja estofa. Cada uno de sus libros, desde Ecuador hasta Conocimiento por los abismos, desde Contra los cerrojos y Miserable milagro hasta En songeant à l'avenir, puede dar fe de su intensa independencia, de su hurgar en lo recóndito de la experiencia del pensar y de vivir.



Antología poética 1927–1986, publicada, en edición bilingüe que se agradece, por la notable editorial Adriana Hidalgo, reúne un conjunto significativo de textos que Michaux fue publicando en su profusa bibliografía creativa, atinadamente ilustrados por dibujos, serigrafías y pinturas suyas que dialogan abiertamente con esos textos.

Los poemas de Michaux esconden detrás de un "ánimo narrativo", y hasta "anecdótico", una voluntad simbólica muy fuerte, una resemantización del quehacer del hombre y su destino. Sus poemas no nos hablan de otra realidad, pero tampoco de la captura mimética de nuestra realidad: sus poemas son realidades, a veces bellas en su originalidad radical, a veces perversas cuando retuercen el cuello a lo esperable. Son vestigios brillantes de una operación extrema: la disolución del yo contemporáneo, su corrimiento hacia zonas más amplias de la conciencia y de lo poético.


MIS OCUPACIONES
Raras veces puedo ver a alguien sin abofetearlo,
Otros prefieren el monólogo interior. Yo, no. Más me gusta abofetear.
Hay gentes que se sientan frente a mí en el restaurante y no dicen nada; están allí
un buen rato porque han decidido comer.
Ahí tenéis a uno.
Yo me lo atraco, toc.
Me lo reatraco, toc.
Lo cuelgo en la percha.
Lo descuelgo.
Vuelvo a colgarlo,
Lo redescuelgo.
Lo pongo sobre la mesa, lo apilo y lo ahogo.
Lo ensucio, lo inundo.
Y vuelve a vivir.
Entonces lo enjuago, lo estiro (comienzo a enervarme, hay que terminar con él),
lo comprimo, lo aprieto, lo resumo, lo introduzco en mi vaso, arrojo ostensiblemente
el contenido por el suelo y le digo al camarero: "Tráigame un vaso más limpio".
Pero me siento mal; arreglo al punto la cuenta y me voy.

LA SIMPLICIDAD
Lo que ha faltado sobre todo hasta el presente a mi vida, ha sido simplicidad. Poco a poco comienzo cambiar.
Ahora, por ejemplo, siempre que salgo, llevo mi cama conmigo, y cuando una mujer me agrada,
la tomo y me acuesto con ella al instante.
Si sus orejas o su nariz son feas y grandes, se las quito juntamente con la ropa y las pongo
debajo de la cama. Allí las encontrará ella al partir. Sólo guardo lo que me agrada.
Si su ropa interior ganara al ser cambiada, la cambio en seguida. Ese será mi regalo.
Si entretanto veo a otra mujer más agradable que pasa, me excuso ante la primera y la
hago desaparecer inmediatamente.
Personas que me conocen sostienen que no soy capaz de hacer eso que digo; que no tengo
suficiente temperamento para ello. Yo también lo creía así, pero era porque no hacía todo
como se me antojaba.
Ahora, paso siempre muy lindas tardes. (Por la mañana trabajo.)


PERSECUCIÓN
Antes, mis enemigos tenían todavía cierto espesor, pero ahora se vuelven huidizos. Recibo un codazo (todo el santo día ando a los tumbos). Son ellos. Pero se eclipsan como por encanto.
Desde hace tres meses sufro una derrota continua;
enemigos sin rostro; raigambre, verdadera raigambre de enemigos.
Después de todo, ya dominaron mi infancia. Pero... yo me había imaginado que ahora estaría un poco más sosegado.

MALDITO
Dentro de seis o más meses, o tal vez mañana, estaré ciego. Es mi triste, mi triste vida
que continúa.
Los que me engendraron lo pagarán, decíame antaño. Pero hasta hoy no han pagado nada todavía. Yo, sin embargo... es preciso que entregue ahora mis ojos. Su pérdida definitiva me liberará de sufrimientos atroces. Es todo cuanto puede decirse. Una mañana mis pupilas estarán llenas de pus.
Sólo habrá tiempo de intentar inútilmente algunas pruebas con el terrible nitrato de plata, y se acabará con ellos.
Hace nueve años que mi madre me decía: "Preferiría que no hubieras nacido".


SANTO
Merodeando por mi cuerpo maldito llegué a una zona donde las partes verdaderamente mías volvíanse raras y donde, para vivir, era preciso ser santo. Y yo, que en otros tiempos había aspirado sin embargo a tal suerte, ahora que la enfermedad me acorralaba, debatíame y me debato todavía.
Es evidente que de este modo no podré vivir.
Tener una posibilidad de ser santo, ¡vaya!, pero eso de estar aculado a ella, ¡se me hace insoportable!



Tal vez por eso sentimos como ciertas las palabras del gran Gilles Deleuze sobre este extraordinario artista que es algo menos, y mucho más, que un poeta:
Henri Michaux no es exactamente un pintor, ni siquiera un escritor, sino una conciencia: la sustancia más sensible descubierta hasta la fecha para registrar las fluctuaciones de la angustia de la existencia día a día, minuto a minuto.

Es cierto. Sin él el siglo veinte y los venideros hubieran sido menos autoconscientes, más vulgares, menos imaginativos, más previsibles. En su arte y su búsqueda insobornable está en cierta forma nuestro futuro; un –parafraseando uno de sus libros– miserable milagro, pero milagro al fin.
 
(Dibujos, acuarelas y rasgaduras del poeta. Retrato en esfumato de Michaux.) 
 
 

Zambra sobre poesía


En el reciente número de Letras Libres, el narrador y poeta chileno Alejandro Zambra (La vida privada de los árboles, Bonsái) aborda el ensayo Postpoesía (Anagrama, 2009), de Agustín Fernández Mallo, adalid del movimiento Nocilla. Es respetuoso y algo condescendiente el chileno con un libro que no admite mayores lecturas y que tiene en una acendrada superficialidad a su peor –más no única– característica.

Zambra encuentra muy localista el libro (de acuerdo) y más bien naíf al celebrar y proponer como gran cosa que los spot televisivos son poesía. Algo anticuado lo encuentra, y también coincido con Zambra.

Pero no todo es negativo en cuanto a poesía en este número. Hay un par de poemas de Ismaíl Kadaré muy interesantes. Les dejo uno.

Monólogo

En la noche glacial intenté encender un fuego,
pero la noche era fría, oh, qué negra y desolada.
Y así, para mantener el fuego vivo en tal rigor
algo más siempre era preciso con que lo alimentara.
Así como el monje vagabundo que reúne leña en las tinieblas,
arrojaba yo en aquel fuego mis miembros sin descanso,
mas como no fueran suficientes, después de ellos
a las llamas comencé a entregar jirones de mi alma.
Pues otro modo no existía, no, imposible que lo hubiera,
pues preciso era que alguien sostuviera aquella llama.
A la delirante luz que sólo el oleoso pábilo procura,
brillaban en derredor amenazantes figuras, y temblaban.
Tal vez las vierais, algo distinguisteis acaso,
en torno a mí la noche de tinieblas y de lobos se poblaba.
Pues todos sofocar pretendían aquel fuego,
unos por maldad, tantos por ignorancia.
Otros en lo alto de colinas bañadas por el sol,
sus hogueras avivaban y reían con desprecio,
incapaces de entender lo que aquí dentro sucedía,
cuánto esfuerzo requiere una llama nacida en la negrura.
Cansado, alguna vez llegué a pensar: dejaré que se extinga.
Ya que me repudian, caiga de una vez la noche eterna.
Mis ciegos ojos quedarán tal vez de esa manera
en la oscuridad completa sin que nadie los perturbe.
Mas de nuevo algo me empujaba a alzarme cual sonámbulo,
como el monje desolado que reúne leña en las tinieblas,
y sobre el fuego a arrojar mis miembros congelados,
y los jirones uno a uno arrojarle de mi alma.~
1984
 
Versión de Ramón Sánchez Lizarralde.


(Fernández Mallo tiene que madurar una propuesta más elaborada.)
 
  

18.9.09

La representabilidad


Tomado de La República de hoy.
 
Por: Sinesio López Jiménez

En las sociedades complejas, geográficamente extensas y densamente pobladas la representación es una necesidad. En estas sociedades no son posibles ni el autogobierno ni el gobierno representativo de las repúblicas clásicas. La representación liberal que abre las puertas de la política a la presencia legítima de los diversos intereses e identidades es inevitable.

Sin ella no hay política ni democracia. Ello no obstante, la representación en América Latina presenta una serie de dificultades que es necesario enfrentar y superar para resolver los problemas de representatividad y de representabilidad. ¿Cuáles son esas dificultades? En primer lugar, las que provienen de los partidos que se muestran incapaces para recoger las demandas de los ciudadanos, canalizarlas y procesarlas en el sistema político (crisis de representatividad).

En segundo lugar, las que proceden de los ciudadanos latinoamericanos cuyas características dificultan su representación en el campo de la política (crisis de representabilidad). En tercer lugar, los inadecuados diseños electorales que, lejos de resolver esas crisis, las profundizan.
Aquí me concentro en los problemas que presentan los ciudadanos de América Latina para ser representados en el espacio político. En primer lugar, la ciudadanía desigual que procede del diferente acceso efectivo a los derechos reconocidos por los Estados dando lugar a los ciudadanos de primera, de segunda y de tercera categoría.

Estos últimos sólo ejercen sus derechos políticos, acceden a pocos derechos civiles, carecen de derechos sociales, habitan las zonas rurales de la sierra y de la selva (Perú) y no tienen representación política. En el caso peruano, llegan a un tercio de la población.

En segundo lugar, la configuración desequilibrada de la ciudadanía, según la cual ésta es más política que civil y social en toda AL (O´Donnell). Los derechos civiles tienen que ver con la libertad y los sociales con las condiciones para ejercerla: ¿puede haber representación de los ciudadanos mutilados en sus derechos? En tercer lugar, la ciudadanía multicultural cuyo desconocimiento por parte de las élites y los gobiernos lleva a excluir de la representación a los que no son criollos ni occidentales. En el caso peruano, los quechuas y aimaras demandan una mejor forma de integración mientras las etnias de la selva exigen un reconocimiento de sus diferencias culturales en el campo de la política.

En cuarto lugar, la desigualdad ante la ley, no en su dimensión normativa que es igual para todos, sino en su ejercicio efectivo que excluye a la inmensa mayoría del acceso a la justicia. El Perú ocupa el primer lugar en América Latina en los niveles de desigualdad ante la ley (Latinobarómetro, 2008). En el polo opuesto están Uruguay y Costa Rica.

¿Se puede representar a los excluidos de la igualdad ante la ley? Finalmente, la exclusión de la mayoría de los ciudadanos de un empleo adecuado, de ingresos aceptables y de un nivel de vida digno hace difícil, si no imposible, su representación política. El conjunto de estas dificultades ha generado lógicamente una enorme desconfianza ciudadana en la política y en las instituciones representativas.

Entre los 18 países encuestados de América Latina el Perú ocupa los primeros lugares en el ranking de desconfianza en la política, en la democracia, en el Congreso, en los partidos, en el gobierno y en el Presidente.

Quizás la pregunta sobre la orientación social de las políticas de los gobiernos de América Latina condensa la explicación de la desconfianza ciudadana: ¿diría Ud. que (el país) está gobernado por unos cuantos grupos poderosos en su propio beneficio o que se está gobernando para el bien de todo el pueblo?

La respuesta es contundente: 88% de los peruanos cree que García gobierna para los grupos poderosos. En el polo opuesto, sólo 40% de los uruguayos cree lo mismo de su Presidente.
(Es presidente del Congreso y actual Premier se divierte sanamente... ¿a quiénes representan?)

Pancorvo, nuevo libro


Cuando recién me acomodaba para leer el nuevo poemario de José Pancorvo, Amanecidas violentas (sol Negro, 2009), he aquí que encuentro en mi correo un aviso sobre la inminente publicación en Arequipa, por Cascahuesos editores, de Éxtasis del Incarrey, una antología poética del místico, historiador de las religiones y especialista en artes marciales, entre otras prácticas sorprendentes y ligadas a la cultura. El texto de Cascahuesos:

"Un nuevo título del poeta José Pancorvo se viene preparando en Cascahuesos Editores. Se trata de una antología de lo mejor de su produccion poetica entre los años 1989-2009. Intitulado "Los éxtasis del Incarrey" la edicion de este libro pretende llenar el gran vacio dejado por editoriales limeñas, quienes no han podido acercarnos al goce de su lectura.

José Pancorvo (Lima, 1952) ha publicado ocho libros poéticos. Estudios en la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima -facultad decana de San Marcos y de América- y en la Universidad Católica Santa María de Arequipa. En 1991 fue finalista del Premio Mundial de Poesía Mística Fernando Rielo y en 2001 representó al Perú en la antología mundial Poetry from around the World, de Kamalesh Sharma, con prólogo de Seamus Heaney y presentación de Kofi Annan. Es directivo del club de paracaidismo deportivo Antarquis.

Esta primera antología extensa de José Pancorvo aparece en Arequipa, donde vivió entre sus 19 y 21 años: siempre vuelve con devoción y meditación a esta gran ciudad, hidalga, monástica y volcánica -que en sus tiempos de fervor mereciera ser llamada la Roma del Perú-. Además, desciende del poeta arequipeño Antonio Sarmiento de Sotomayor, nacido en 1679, y de Miguel Cornejo el Bueno, uno de los fundadores de la ciudad.

Publicado por Cascahuesos Editores SAC"

(El poeta.)

17.9.09

Las ciudades olvidadas



Cuando los críticos y profesores académicos se animan a hacer sus "recuentos" de ciudades o personajes de la literatura latinoamericana, con frecuencia priman los gustos particulares, las afinidades o repelencias personales, y hasta la ideología del crítico.

Por ello es importante tener en cuenta que, más allá de las obras canónicas de Borges, Sábato, Rulfo y Vargas Llosa, existe una serie de ciudades imaginarias que no son tomadas en cuenta normalmente, o que simplemente son soslayadas por no haber "trascendido" como las otras. Aquí, resumidas al vuelo, tres de ellas.

San Miguel, de Abrapalabra. No me canso de recomendar esta novela del lenguaje de Luis Britto García. San Miguel de Acataurima es un espacio entre políticamente real y mágico, donde al cementerio le faltan "la mayoría de los muertos", y donde llueve, "desde las Pléyades", "hasta que nadie recuerda algún tiempo en que no lloviera", y esa lluvia "va lavando las edades hasta dejarnos a todos niños". San Miguel es un espacio de inversión de lo racional que se inclina hacia lo poética pero también hacia una profecía política –la sequía en San Miguel es atroz para el hombre– que se va a resolver al final del libro.

La ciudadela de "El Atajo". Bioy nunca fue mi narrador argentino favorito pero debo revelarles que este cuento me mata por la forma tan lograda en que los protagonistas pasan de un escenario vulgar y reconocible, a un tiempo (y lugar) que es una de las posibles Argentinas, uno de los "mundos posibles" que alguno de los personajes del cuento afirma, sin sospechar que se hará realidad pronto. Una enorme torre de concreto y dos personajes del futuro opresivo argentino apresan a los personajes y les aplican unas leyes tan insensatas como… fatalmente visionarias en el caso de la historia argentina. (Habría que agregar el Buenos Aires "idéntico y distinto", en palabras del propio Bioy, de "La trama celeste", uno de sus cuentos más celebrados).

El Quito desquiciado de Palacios. Puedo equivocarme pero solo he encontrado una referencia indiscutible a Quito en la obra de Pablo Palacio: en la primera página de su libro de cuentos Un hombre muerte a puntapiés (1927). Luego las referencias se hacen ambiguas hasta el punto que el escenario de las acciones de sus novelas posteriores, Débora y Vida del ahorcado, puede ser trasladado a cualquier urbe de la época. Pero es Quito, allí están el tranvía, las callecitas empedradas; pero no lo es: esos rasgos son comunes en otras ciudades. Resultado: su sabotaje de la representación de la realidad, su escritura autoconsciente, los detalles que bordean lo grotesco, su subjetividad psicótica mezclada con sus descripciones y sopesaciones sobre lo real (W.H. Corral) configuran un Quito enajenado; o más aun: una urbe desquiciada y, a la vez, corriente, que se parece cada vez más a cualquier urbe de hoy. Un visionario.

Actualización: Suelo no responder nada a un estúpido social como Juan Pérez, incapaz de intercambiar ideas sin insultar o hacer sus alusiones insultantes supuestamente "inteligentes". Pero con la ciudad demencial que implanta Palacios en el imaginario latinoamericano, se equivoca de cabezota a rabo. La ciudad que describe, desde la insanía creativa, Palacios en Débora y Vida del ahorcado ya no es Quito ni ninguna otra real: es la ciudad del desquiciamiento y la ordinariedad, de la abulia citadina y la explosión metarracional; es la Ciudad de Palacios, tan imaginaria como Macondo o cualquiera de las ciudades invisibles de Calvino. Eso ya lo sugerí en el post que solo Pérez ha malinterpretado para, una vez más, intentar atacarme. Qué risa.


(portada de las imprescindibles Obras completas de Pablo Palacio publicadas por la Colección Archivos.)


16.9.09

Veinte del veinte


"Roberto Reyes presenta selección de cuentos

Hoy a las 7 pm. El libro Veinte del veinte, reúne una serie de relatos de escritores del S. XXEl escritor y sociologo Roberto Reyes Tarazona presentará esta noche una selección del cuento universal titulada Veinte del Veinte.

El libro ha recogido algunas piezas maestras del relato corto del siglo pasado, pues según el propio compilador ellas son muestra "de algunos momentos importantes del S. XX, principalmente de movimientos culturales y literarios, en la forma más universal posible".

Entre los narradores que acoge el libro, aparecen figuras de la talla de Kafka, Hemingway, Brecht, Borges, Onetti, Rulfo, Camus, Arguedas, García Marquez y Kundera entre otros. Reyes, integrante en los años 70 del grupo literario "Narración", estará acompañado durante la presentación, de los docentes sanmarquinos Marco Martos, Carlos García-Bedoya y Jorge Valenzuela.

La cita es a las 7 pm. en el C.C. Ccori Wasi (Av. Arequipa 5198, Miraflores) y el ingreso es libre."

(Roberto Reyes Tarazona. Extraído de La República.)

Millenium la rompe



Si bien ya no es noticia que la trilogía de novelas dejada inédita a su muerte por el escritor nórdico Stieg Larsson (1954–2004) es un éxito a nivel mundial al menos desde hace un año, sorprendió un poco que Mario Vargas Llosa se deshiciera en elogios frente a ese best–seller en un extenso comentario en El Comercio, hace unos días. Como para corroborar lo escrito, en conversación electrónica con los lectores de El País, el autor de Conversación en La Catedral reafirma lo expresado y hasta lo amplía:

--Estimado Mario, cuénteme por favor cómo llegó usted a la lectura de la trilogía Millennium. ¿Fue espontáneo? ¿Alguien se lo sugirió? Muchas gracias. Saludos desde Argentina.

-Llegué a Millennium gracias al cine. Me metí a ver Los hombres que no amaban a las mujeres sin saber siquiera de qué se trataba. Me divirtió mucho y me quedé con curiosidad por el libro que la inspiraba. Compré el primer volúmen de la trilogía y prácticamente no pude para de leerlo hasta el final. Me pasó lo mismo con los dos volúmenes siguientes. Hacía tiempo que no me divertía y concentraba tanto leyendo una novela. No me extraña que les haya pasado lo mismo a tantos millones de lectores en el mundo.
 
En el medio local no he encontrado mayor lector de la obra de Larsson que el escritor Fernando Ampuero (Puta linda, Caramelo verde), quien ya está avanzando con el tercer volumen de la trilogía, pese a que no circula aún en librerías locales. Habrá que unirse, pues, a legión tan ilustre de admiradores de esta obra.


(Stieg Larsson murió a los cincuenta años sin ver publicada su obra.)

15.9.09

Escritura Handke



Luego de terminar un libro de poesía, suelo coger uno de narrativa. En este caso, luego del de Jabès que comenté hace unos días aquí, cogí El año que pasé en la bahía de nadie (Alianza editorial, 1999), acaso el más voluminoso de los escritos por Peter Handke, ese notable escritor austríaco que no debemos perder de vista aunque haya pasado su década de brillo –más o menos entre fines de los ochenta y mediados de los noventa.

Fue raro -o tal vez no tanto- encontrar un pasaje que me hizo recordar, a lo largo de páginas enteras, a un poema de Jabès, tanto que regresé al post y detecté qué parte es la convocada involuntariamente por Handke en su escritura:

es sobre las ruinas de un libro del que nos hemos alejado que el libro se construye; sobre la aterradora soledad de sus escombros.
(…)
La desesperación de escritor no es la de no poder escribir el libro, sino la de verse forzado a perseguir, indefinidamente, un libro que él no escribe.


En el libro de Handke, el protagonista compra una máquina de escribir vieja, mal reparada incluso, y en ella empieza lo que será su próximo libro, del cual ya tenía a priori una idea más o menos clara. Luego de ello se pasma y no puede continuar esa primera frase, que es como una herida del lenguaje, que da al abismo; pero

luego comprendí que ante mí había algo que yo tenía que escribir y que era muy distinto de lo que yo había planeado: aquello para lo que yo menos preparado estaba y para lo que menos competente me sentía: la historia o el relato de la investigación de aquello que realmente estaba en mí pero que a la vez era lo más intocable, mi religión.

Cuenta más adelante el protagonista que pasó horas, durante meses, sentado a la mesa de trabajo, esperando poder continuar con esa primera frase y así "sacar de la nada" al libro. Luego de algunas peripecias entre íntimas y reales, ciertos descensos sutiles a los infiernos de la cequía creativa, el escritor llega a conquistar el tiempo para escribir ("yo aquí, literalmente, estaba con el tiempo, como si este fuera mi lugar") y con ello redimirse en la escritura de un libro tan suyo como distante de aquel primer libro que tenía en mente y que se perdió para siempre en la nebulosa de lo no logrado, de lo que abandonamos o no llevamos a término jamás.

(Handke. Portada.)

De mi correo...



"Saludos, Víctor, estamos difundiendo la FIL AREQUIPA 2009.
 
"Si soy arequipeño, estaré en la feria del libro"
Escribe Orlando Mazeyra Guillén




"Más libros, más libres", rezaba el lema de una feria del libro catalana de hace algunos años (2005). Esa sentencia en su brevedad guarda una contundencia implacable y aleccionadora. Y, por esos días, valía la pena preguntarse lo siguiente: ¿cómo queremos que el arequipeño de a pie acceda a la cultura si nadie, absolutamente nadie, se anima a poner en marcha actividades y/o eventos que le permitan a aquél empaparse de ésta?

Cabe recordar, ahora, que nuestro consabido regionalismo nos hace creer, con argumentos enclenques y fácilmente pulverizables, que Arequipa compite, palmo a palmo, con Lima; y que, en consecuencia –y sin dar margen a duda alguna–, nuestra ciudad es, por mérito propio, la segunda en el agreste escalafón nacional.
Pero, apelando a una elemental sinceridad, hay que señalar que la verdad, monda y lironda, es otra. Nadie puede poner en tela de juicio la prosapia de este "baluarte de la libertad", ubérrima cuna de intelectuales que han descollado en distintas ramas y ciencias; a saber: Mario Vargas Llosa u Oswaldo Reynoso, emblemas de la narrativa peruana; Hernando de Soto, lúcido e inapreciable economista de primera fila; Honorio Delgado Espinosa, quien, en vida, supo amalgamar vastos sus conocimientos de medicina, sicología y filosofía, para gestar una copiosa obra que no pierde vigencia…

Hoy por hoy, sin embargo, la diligente –¿inmarcesible?– fábrica intelectual parece haberse apagado (o, cuando menos, averiado): los intelectuales y pensadores ya no germinan desde hace varias décadas (y si todavía aparecen, entonces nadie los conoce). ¿Los culpables? ¿Las autoridades? Claro, las autoridades que siempre le dan la espalda a la cultura. Pero, si somos honestos con nosotros mismos, podremos apreciar que esta desidia es colectiva; es decir, que todos somos copartícipes de esta negligencia que atenta contra el saludable crecimiento cultural de nuestra ciudad.

La grata noticia es que los entusiastas Freddy Tito y Martha Valencia no han querido caer en el lugar común; muy por el contrario, han logrado el concurso de universidades, instituciones culturales y empresas privadas para llevar a cabo la primera FIL (Feria Internacional del Libro) Arequipa 2009. Se romperán fuegos el día de la juventud, 23 de setiembre, con eventos librescos y actividades artísticas y conciertos. Todo esto en el Parque Libertad de Expresión (Umacollo, afueras de la Universidad Católica). Pero la fiesta del libro no será flor de un día, pues se alargará hasta el 5 de octubre.

Ya están en la lista de participantes, nuestro Oswaldo Reynoso (autor de "Los Inocentes" y "En octubre no hay milagros"), Gustavo Gorriti (que presentará "Petroaudios"), César Hildebrandt (quien acaba de reeditar su libro de notables entrevistas a intelectuales y políticos "Cambio de palabras"), además Javier Arévalo y Gustavo Rodríguez (propulsores infatigables del plan lector llamado "Recreo"). También: Jaime Bayly que acaba de sacar de imprenta la novela "El cojo y el loco" (Alfaguara, 2009) y un largo etcétera.

La FIL AREQUIPA 2009 promete ser un éxito. Pero lo será cabalmente si todos nos ponemos la camiseta de la lectura y participamos activamente de los eventos que tanto esfuerzo y sacrificio han costado llevar adelante a los organizadores de esta fiesta de la cultura. Para mayor información sobre el cronograma de actividades se puede visitar el portal oficial de la Feria del Libro: http://www.filarequipa.pe/.

¡Más libros, más libres!… Que es lo mismo que decir: "Si soy arequipeño, estaré en la feria del libro"… No en vano nuestro himno habla de un baluarte de la libertad…"


(Ciudad blanca.)

12.9.09

Vila-Matas en Berlín




Mediante comunicación privada, el autor de Dietario Voluble, Exploradores del abismo, Bartleby y compañía y tantos otros libros memorables me avisa que parte hoy a Berlín, para participar en el Festival Internacional de Literatura de esa ciudad, en el Instituto Cervantes. El tema que tratará E V-M es el poder de los premios literarios, su rol y valor cultural actualmente. Abajo les dejo todos los participantes en la jornada en que estará Enrique. ¡Suerte!


Tema: El poder de los premios literarios. Se discute el rol y el valor cultural de los premios de literatura.

Participan:

-Kristina Lugn es miembro del Comité del Premio Nobel que cada año reúne a especialistas a nivel mundial para que propongan posibles candidatos. ¿Entre tantas candidaturas, bajo qué criterios se otorga el Premio Nobel? ¿Qué consecuencias acarrea el fallo y hasta qué punto es recurrible?

-Sigrid Löffler abandonó el jurado del Premio Heinrich Heine ante comentarios malintencionados emitidos por otros miembros del jurado acerca del ganador Peter Handke.

-Enrique Vila-Matas ha recibido numerosas distinciones, entre otras el Prix Medicis-Etranger, el Internazionale Mondello, el Rómulo Gallegos y el Herralde ¿De qué manera influyen estos premios en su obra literaria y el éxito de sus libros ante editoriales, crítica y lectores?




(Enrique Vila-Matas.)

Reseña con sospechas




"El desierto es mi pastor; todo me falta"
Mario Montalbetti

Supongo que es muy sintomático que esta suerte de libro–resumen de la poesía del poeta egipcio de origen judío y formación francesa Edmond Jabès, aparecido el año pasado en la notable editorial Trotta, no haya recibido mayor atención, en blogs y en medios tradicionales. Tan solo he encontrado unos fragmentos del libro pegados en El Boomeran(g), etiquetados como !ensayo!

Sospecho que El pequeño libro de la subversión fuera de sospecha, que condensa las principales preocupaciones poéticas del autor –la pregunta por los límites del lenguaje, la desaparición del sujeto, el desierto y sus condicionamientos, el libro y Dios, la soledad fecundante…– ha sido repelido por la crítica no especializada por su condición, no tanto críptica, sino "altamente reflexiva", como dice Sarah Martín en su breve presentación. Y estos son tiempos en los que la reflexión sobre la poesía, su naturaleza y las carencias del ser son sospechosas para el gran público. "Es poesía", dicen, despectivamente.

Y, sin embargo, sospecho que lo que hace Jabès en sus prosas metapoéticas es precisamente fijar el estado de errancia, de extranjeridad en que se encuentra subsumido el ser humano contemporáneo tras su abandono de ciertos ideales, de ciertas certezas… Se enfrenta, así, a lo más íntimo de nuestra terrible condición y su problemática. Frente a ello, el poeta parece afirmar varias salidas. Una de ellas, la idea del libro:

"El universo es un libro en el que cada día es una página. Tú lees una página de luz –de despertar– y una página de sombra –de sueño–; una palabra de aurora y una palabra de olvido.", había anotado él.

Sospecho que para Jabès la idea del libro va un poco más allá de lo que era para Mallarmé (aunque su deuda es clara) y para Borges. El poeta nos habla de un libro dialogante, vinculante, metatélico; de ahí la cita, precisa, de Levinas, que el poeta inserta –el libro está atravesado por citas ocultas, alusiones, intertextualidades sutiles– en su libro:

¿No son algo más que libros los verdaderos libros? ¿No son también la brasa que duerme bajo la ceniza?

Otra preocupación especial en este libro es de la escritura. Necesaria una cita extensa:

Tratar de escribir, en estas condiciones, consistiría entonces, al margen de lo escrito, en rehacer primero, pero en sentido contrario, el camino seguido por el pensamiento; en volver a llevar el pensamiento al objeto mismo de su pensamiento; el escrito, al vocablo que lo contenía; significaría, en definitica, salir de su propia soledad para abrazar la soledad inicial del libro en la ignorancia aún de su comienzo y a la que el libro proporcionará su nombre; porque es sobre las ruinas de un libro del que nos hemos alejado que el libro se construye; sobre la aterradora soledad de sus escombros.
(…)
La desesperación de escritor no es la de no poder escribir el libro, sino la de verse forzado a perseguir, indefinidamente, un libro que él no escribe",

dice un par de páginas más allá. Como se ve, la concepción de escritura que tiene Jabès, bordea cierto irracionalismo muy ligado a la escritura poética. No esquemas previos, no propósitos claros, no exigencias editoriales o de cualquuier tipo. Escribir, sospecho, es para él enfrentarse a la propia soledad –"hablamos para romper la soledad; escribimos para prolongarla"– y tratar de nombrarla; un acto solitario que aborda la soledad para, en ocasiones, superarla.

Sospecho, además, que, a la serie "moderna" pasado–memoria–recuerdo–historia hoy predominante, Jabès opone esta: pensamiento–olvido–ausencia–ser, en un acto auténticamente subversivo –de ahí, tal vez, el título del libro–; una subversión que va más allá de la efímera acción para enfrentarse –desde la actualización de la idea de Dios y la asunción de la "Nada" como fundamento del ser; desde la cuasi deificación del desierto como suma metáfora de la ausencia (externa) y de nuestra carencia (evidentemente interna)– a una comprensión de lo subversivo como una forma natural de la vida ultralibre, libertaria; porque, sospecho, ya solo intentar conocer(se) y entender tu inestable lugar en el mundo es ser libre y subversivo, sobre todo en un ordenamiento donde todo parece estar predeterminado y dado, inamovible en sus certezas materialistas.


(Portada. El poeta Edmond Jabès en París. Dibujo de Anatoli Kaplan.)

10.9.09

Vicente Luis Mora


Como se sabe, el crítico y novelista español está de visita por Lima. Enrique Planas le ha hecho un interesante perfil en Luces de hoy. Entre otras cosas, dice:

"Considerado el teórico de la nueva generación de escritores españoles, a este autor de 40 años lo respaldan los premios Arcipreste de Hita de Poesía, Andalucía Joven de Narrativa, y el I Premio Málaga de Ensayo por su libro "Pasadizos. Espacios simbólicos entre arte y literatura" (Páginas de Espuma, 2008). Para Mora, Internet como transformador de los procesos de lectura y escritura también es un urgente tema de reflexión. "La red aporta algo fundamental: la posibilidad de convertirla en algo positivo o negativo. La fascinante experiencia que estoy viviendo en mi blog de crítica literaria es lo mejor que me ha pasado en mi vida de escritor, y me da la razón en algo que sabía: que hay mucha gente, muy interesante, que piensa y escribe sobre literatura y crítica, que es mantenida aparte de los medios de comunicación más conocidos, y que forma la auténtica y mejor crítica literaria del momento", afirma. (sigue leyendo)
 


Este viernes 11 de setiembre a las 8:00 p.m.

en Jirón de la Unión 892 /segundo piso (Lima centro).

Fundación Yacana, se complace en presentar en una nueva velada poética y ficción a:
 
"Amanecidas violentas de mundos".
de José Pancorvo

Sol negro editores

9.9.09

Sol Negro presenta...


TALLER DE POESÍA ON-LINE

Coordinador: Paul Guillén
Costo único: 150 soles o 50 dólares
Forma de pago: Vía Western Union o alguna empresa similar
El monto debe ser depositado a nombre de:

Paul Guillén Delgado
Calle Manuel Tumba OrtegaManzana G-1 Lote 33
Urbanización Honor y Lealtad
Lima 33 - PERÚ


MAYORES INFORMES:
editorialsolnegro@gmail.com

TALLER DE POESÍA ON LINE
Programa

Creación 1:

Introducción al experimento: la situación de la poesía en el Siglo XXI. Desde el tribalismo hacia las nuevas tecnologías. Imagen/metáfora/estructura. Texto base: fragmentos de El ABC de la lectura de Ezra Pound. Creación de un poema con estructura cerrada. Por ejemplo la estructura cerrada es el ajedrez en el poema "Gambito de Rey" de Rodolfo Hinostroza.

Creación 2:

El poema en prosa: ritmo, variaciones y perspectivas. Ejemplos de Francis Ponge y John Ashbery. Texto base: "El poema en prosa moderno: consideraciones temáticas y formales" de Shara Moseley. Creación de un poema en prosa. Por ejemplo en Mar paraguayo de Wilson Bueno se mezclan idiomas, imaginarios y se rompen los géneros literarios.

Creación 3:

La vanguardia norteamericana. Texto base: "El verso proyectivo" de Charles Olson.
Creación de un poema a partir de las teorías de Olson.

Creación 4:

Contra los poetas y contra la poesía I: OULIPO. Texto base: fragmentos del OULIPO COMPENDIUM. Creación de poemas con ejemplos del OULIPO como S+7, poesía acronímica, permutaciones, univocalismo, lipograma, etc.

Creación 5:

Contra los poetas y contra la poesía II: Concretismo. Textos base: "Superación de los lenguajes exclusivos" de Haroldo de Campos y "Concretismo" de José de Souza Rodrigues. Creación de poemas concretos.

Creación 6:

Experiencias grupales en Latinoamérica: Hora zero / Infrarrealismo y el neobarroco latinoamericano de los años 80. Textos base: "Palabras urgentes" de Juan Ramírez Ruiz y Jorge Pimentel, "Manifiesto Infrarrealista" de Mario Santiago Papasquiaro, "Neobarrosos" de Eduardo Milán y "El neobarroco una convergencia en la poesía latinoamericana" de José Kozer. Creación de poemas con las teorías del poema integral y las teorías de la poesía neobarroca.

3. Metodología

El taller es de carácter creativo, informativo y experimental. Se entregarán los materiales en archivo word vía email (guías de información y textos base). El taller estará enfocado en su totalidad a la parte creativa. Los asistentes enviarán sus poemas para cada sesión de creación y serán devueltos con correcciones y comentarios al margen.

8.9.09

Etiqueta 75


NOTA DE PRENSA

La gente de Etiqueta Negra me envía la info de su número 75, que viene con cuento de Jonathan Franzen nada menos. Va.



"ETIQUETA NEGRA 75
LA BELLEZA EXISTE
LA ÚLTIMA DIVA PUNK
ES UNA CHICA XXL

Se llama Beth Ditto y nació en un pueblo estadounidense donde la molestaban por ser una niña gorda. Ahora le piden que pose desnuda para glamorosas revistas europeas y los gurús de la elegancia mundial la invitan a sus fiestas de vanguardia. ¿Acaso la moda no era una dictadura para flacas?
por michelle tea

PORTAFOLIO:

LA FÁBRICA DE BELLEZAS
DEL MISTERIOSO OSMEL SOUZA
En Venezuela existe un lugar donde una chica común y corriente puede convertirse en la próxima Miss universo
Fotografías de luis cobelo
y también:

Las polillas tienen su glamour (daniel silva)/ la increíble historia del melómano que nació de un rayo (oliver sacks)/ single soy, y no me compadezcas
(toño angulo daneri)/ a favor y en contra del twitter (marco sifuentes vs. luigi amara)/ dossier de fobias: a los tímidos (pablo de santis), a los estornudos (lizzy cantú), a las carreteras (edmundo paz soldán)
Y el cuento es de jonathan franzen".


(Portada.)

7.9.09

Nuestros internacionales


Tal vez ignorante de que, el mismo día, en el suplemento dominical del mismo diario donde escribe, se iban a dar cifras muy interesantes (30% de crecimiento anual en ventas para algunas editoriales transnacionales, millonarias cifras en ventas para editoras locales, casi el 50% de las ventas totales de la última feria) sobre el evidente boom de ventas de literatura infantil y juvenil, el profesor Oquendo insistió en su columna de ayer de La República en que un mayor número de "grandes" escritores y libros depende, mecánicamente, de la amplitud de lectores que exista (que sigue haciendo coincidir con las ventas de librería).

En fin, en un post anterior ya me referí a ideas como esta. Ahora quiero detenerme en la frase final de Oquendo:

En estos casi cinco siglos que llevamos de lengua castellana solo un puñado de nuestra gente de letras ha tenido luz propia y suficiente para brillar e influir más allá de nuestras fronteras.

Interesante. ¿Serán solo un puñado? Y, sobre todo, ¿estará pensando el profesor en los escritores jóvenes que vienen publicando en España, EE UU y Europa actualmente? Les alcanzo mi "puñado":

-Inca Garcilaso de la Vega, leído y valorado no solo en toda Iberoamérica sino en Europa.

-Guaman Poma de Ayala. En pleno auge de ensayos sobre su obra en Latinoamérica.

-Ricardo Palma. El único peruano que, se dice, creó un género nuevo (la tradición), leído en Latinoamérica y España ampliamente.

-Ciro Alegría. Gracias a su prosa y a los premios que cosechó, el primer escritor peruano que brilló "con luz propia y suficiente" en el extranjero en vida.

-Mario Vargas Llosa. Huelgan datos.

-Alfredo Bryce Echenique. Publicado en grandes tiradas aquí y allende el Atlántico.

-Manuel Scorza. Gran vendedor de excelentes novelas profusamente traducidas a muchos idiomas europeos.

-José Watanabe. Extraordinario poeta ampliamente reconocido en América Latina que vendió en vida 20,000 ejemplares de un libro de poesía en España.

-Carlos Germán Belli. Voceado para el Nobel dos veces, muy estudiado en Latinoamérica y EE UU, y traducido profusamente a lenguas europeas.

-Alonso Cueto. Ganador de grandes premios de literatura internacionales y con ventas muy apreciables dentro y fuera del Perú.

-Sergio Bambarén. Vendedor de millones de novelas en numerosas lenguas en todo el mundo. (¿alguien podrá demostrar que no es literatura lo que hace?).

-Carlos Castaneda. Escritor de origen peruano creador de una saga (la de Don Juan) famosa en todo el mundo desde hace décadas.

-Y los jóvenes escritores Daniel Alarcón, Patricia de Souza, Gabriela Wiener, Santiago Roncagliolo, Jorge Eduardo Benavides, Fernando Iwasaki, Jaime Bayly, entre otros, que son muy conocidos internacionalmente y merecen entrar a la estrecha lista de Oquendo.

Preguntas: ¿Les parece esto solo un puñado? ¿Me olvido de alguien? Pero tal vez sea más interesante preguntarse cómo y por qué desde las épocas de Juan Acha, en arte, y Antonio Cornejo Polar, en literatura, no tenemos un crítico literario peruano que brille con luz propia y suficiente en el ámbito internacional.

Moderación en los comentarios, por favor.
 
(Daniel Alarcón, joven escritor peruano conocido internacionalmente.)  
Se produjo un error en este gadget.