30.11.09

Exclusivo




Nueva novela de Verástegui

Cada vez se va haciendo más consensual el hecho de que la Biblioteca Altazor, de la editorial Altazor, se está convirtiendo en la gran colección de novelas peruanas cortas. Ha tenido la virtud de convocar a escritores de la talla de Eduardo González Viaña, Carlos Calderón Fajardo y, ahora, Enrique Verástegui, quien ya había publicado antes su Terceto de Lima en los noventa –además de perder un valioso libro a manos de un ratero que se hace pasar por poetastro; pero ese es ya un tema judicial–.

Sobre la poesía de EV, nadie como Ricardo González Vigil para definirla:

El aporte de Verástegui a la poesía en lengua española merece mayor reconocimiento que el que está recibiendo, ausente en pretenciosas antologías editadas en España en esta década (figuraba, en cambio, en las antologías de los años 80 y 90, aparecidas en México y diversos países). Numerosos poemas excelentes de "En los extramuros del mundo" (1971), "Angelus Novus" (2 tomos, 1989-1990) y sus otros libros lo ungen como una de las voces capitales surgidas en los años 70, acaso el más dotado y complejo en niveles discursivos y recursos expresivos.
(Verástegui visionario, El Comercio)

Sobre este libro en particular, que he devorado el fin de semana con fruición, tengo que decir que me quedan unas pocas dudas sobre su trama algo forzada, su estructura –a pesar de que el poeta es un genio estructurando poemas– y sobre la esporádica cripiticidad (neologismo) del lenguaje. Pero sin duda he disfrutado de fragmentos y citas que se han quedado en mi memoria y que quiero compartir con ustedes:

La ciudad funcionaba como un oficio mucho más perfecto que el propio hospicio en donde el concepto de libertad –por esta misma razón– era tan perceptible como una cadena esposándote las muñecas
(…)
Tanto la ciudad, como el hospicio eran las misma cosa, y era un alimento del otro…
(pp 46)

Pretender alienarnos será siempre la meta de toda potencia humana y ante ello no queda otra cosa que un repliegue –como un tomar impulso, igual que una ola de mar enfurecido, para volver con más fuerza– hacia dentro de nosotros mismos, lugar donde configuramos la ética.
(pp 53)

Perder equilibrio es una característica en el hombre que ignora no solo el comcepto de belleza sino que, sobre todo, como buen comerciante, se muestra incapaz de sentirla: el equilibrio, como toda nostalgia –hoy no se puede definir de otro modo el equilibrio– es una sonrisa que permanece distante al comercio que la corroe.
(pp 73)
 
Consecuentes con la última cita, pedirle equilibrio, mesura, coherencia lógica a Teorema del anarquista ilustrado sería un contrasentido; su valor está en el vuelo de las ideas expresadas, y en los picos de poesía en prosa que se alcanzan en un libro siempre interesante y recomendable.

(Portada. Enrique Verástegui, uno de los mejores poetas peruanos de las tres últimas generaciones.)
 
 

Feria del libro





El amor de Carmela



El viernes pasado, con lleno total del auditorio Los geniecillos dominicales, se presentó la más reciente novela del escritor Eduardo González Viaña, El amor de Carmela. En la mesa estuvieron Ernesto Carlín, los editores de Altazor y este blogger.


Fue una tarde muy amena donde se celebró sobre todo el personaje, inolvidable, que EGV ha creado en este texto, y donde señalé que, más allá del lenguaje ágil y eufónico que el autor ha utilizado, y de la estructura cuasi circular muy lograda, lo más importante de la novela es su dimensión ética, pues con este libro EGV ahonda en la problemática de la inmigración latinoamericana, ahora desde una perspectiva ficcional muy seductora.

28.11.09

José Ruiz Rosas


Poesía de poeta

Lo mejor que se ofrece en poesía actualmente es, desde una brillante lejanía, la Obra poética (1949-2009) de José Ruiz Rosas, que acaba de ser editada en una pulcra y suntuosa edición por el gobierno regional de Arequipa. JRR es uno de esos poetas que no se pueden clasificar dentro de nuestra tradición y ello solo puede ser un elogio.

A lo largo de todos sus poemarios ha mantenido una fidelidad envidiable no solo a la palabra bien dicha, sino a la recurrencia de temas trascendentales, que pueblan, en forma de símbolos y anécdotas, de imágenes y logros verbales, toda su obra, incluidos sus últimos libros. El poema que cierra el volumen, página 463:

En la quietud de los crepúsculos
Las alas de los pájaros permanecen suspendidas en reverente
Éxtasis
Y el amor de los astros nos acoge.


Crepúsculo, éxtasis, amor, suspensión, y sin embargo ese movimiento sosegado y firme de su poética, que a fuerza de dar vueltas en espiral sobre sí misma, sobre su propio deslumbramiento, termina arrojando destellos al lector, entusiasmándolo (y aquí es esencial recordar la etimología de la palabra "entusiasmo": poner a Dios dentro de ti). Jorge Nájar, el poeta, señala algo más en su colofón:

En su poética no parece haber oposición entre lo público y lo privado porque en su universo todo es íntimo.

Eso. Intimidad que se abre y se cierra como los ojos de un ser fabuloso y a la vez cotidiano que nos observara, desde su calmo refugio, y comprendiera que "ahora están las cosas en su medida exacta" (…) "el corazón sereno, la mirada compacta", y la palabra sosegante -agrego- al fin reunida, para beneficio impagable de sus lectores.

(El poeta.)

27.11.09

LAPSUS



Este domingo 29 de noviembre se presentará la revista Lapsus 001 en la Feria del Libro Ricardo Palma (Vértice del Museo de la Nación) a las 8 y 30 p.m. La presentación se realizará en la sala “Los Geniecillos Dominicales” y contará con la participación del poeta Rafael García-Godos, del periodista Luis Torres Montero y de los editores de la revista Giancarlo Huapaya Cárdenas y Gustavo Alejos Villar.




MISSING


Renato Cisneros presenta a Alberto Fuguet.


Primer Concurso de Cuentos Ilustrados "Carlota Carvallo de Núñez"
Viernes 27 de noviembre, 6:00 p.m.

30ª. Feria del Libro Ricardo Palma. Sala Julio Ramón Ribeyro (Vértice del Museo de la Nación). Ingreso libre

La celebración de la lectura llega con la 14 Feria Internacional del Libro de Lima que se realizará en esta ocasión en el Vértice del Museo de la Nación. El Centro Cultural de España, en su papel de difusor y promotor de la lectura, se une a esta fiesta y presenta a los ganadores de los tres concursos literarios convocados por la mencionada institución y el Centro de Documentación de la Literatura Infantil (CEDILI-IBBY-PERU).

Esta iniciativa cuenta además con el auspicio del Grupo Santillana que se sumó a este esfuerzo por la promoción de la lectura, el libro y la biblioteca, desde su labor editorial de más de 28 años de trabajo en el Perú, editando a autores peruanos y promoviendo el Plan Lector.
Es así que estos concursos fueron anunciados, con motivo de la celebración del Día Internacional del Libro, en el mes de abril. En base a los objetivos de promover a nuevos autores literarios y artistas que escriban e ilustren para niños; contribuir el proceso de comprensión lectora que fomenta la imaginación ligada al proceso educativo; y el de apoyar los esfuerzos a la animación a la lectura que vienen realizándose desde la iniciativa ciudadana y desde la biblioteca pública.
El primero se trata del Concurso de Cuentos Ilustrados "Carlota Carvallo de Núñez", dirigido a escritores e ilustradores, cuyo fallo y premiación se dará, en el marco de la Feria del Libro, el día viernes 27 de noviembre a las 6:00 p.m. en la Sala Julio Ramón Ribeyro. El premio consta de 2,000 US$ y publicación de la obra por parte del Grupo Santillana.

La siguiente ceremonia de premiación continúa en la Feria del Libro (Sala Julio Ramón Ribeyro) el lunes 07 de diciembre a las 5:30 p.m. Se trata del Primer Concurso Juvenil de Blogs Literarios presentado, en esta primera edición en dos categorías: para estudiantes universitarios y estudiantes de secundaria motivados en la creación de blogs literarios, desde la narrativa, poesía, ensayo y otros géneros. El premio es de 1,000 US$ y 500 US$ respectivamente.

Las iniciativas de la ciudadanía en la la promoción de la lectura serán también reconocidas en el Primer Concurso de Animación a la Lectura: Lima y provincias, cuyo premio será 2,000 US$ y un módulo bibliotecario de 200 libros del Grupo Santillana. El proyecto ganador será anunciado el jueves 10 de diciembre las 11:00 a.m. en la Sala SUM de la Biblioteca Nacional del Perú (Av. de la Poesía, San Borja.

Participarán en las ceremonias de premiación el Director del Centro Cultural de España, D. Juan Sánchez; la fundadora del Centro de Documentación del CEDILI, Dña. Lilly de Cueto; la Gerente de Ediciones del Grupo Santillana, Dña. Mercedes González y los miembros del jurado.
¿Cómo nace esta iniciativa?

A través de las Bibliotecas de la Red de Centros Culturales de España en el exterior se realizan en abril numerosas actividades en torno a la promoción de la lectura y el libro, presentándose en cada país los planes de promoción anual de la lectura en ocasión de celebrar el Día Internacional del Libro.

Esta convocatoria es parte del Plan de Actividades 2009 de la Biblioteca del Centro Cultural de España en Lima, en aplicación de los lineamientos de la Cooperación Cultural Española, que tiene como eje y prioridad para este año la promoción de la lectura y el desarrollo bibliotecario.
Han participado de la co-organización la Biblioteca Nacional, en el Concurso de Animación a la Lectura y el Centro de Estudios Peruano Sociales, CEPES, en el Concurso de Blogs Literarios. Colaboró también el Instituto Nacional de Cultura, que en la persona de su Directora, Dña. Cecilia Bákula ofreció su apoyó en la distribución del material de difusión a nivel de las provincias a través de sus sedes y filiales.

Invitamos a los escritores, animadores culturales, ilustradores, bibliotecarios y público interesado a acompañar a los ganadores en las ceremonias de Lectura del Fallo y Premiación, agradeciéndoles desde ya su gentil asistencia, que hará muy grata estas sesiones en las que se desvelará a los a los ganadores de cada certamen.
Agradecemos su difusión

Prensa CC de España
3300412

presentación

CASCAHUESOS EN LA 30ª FERIA DEL LIBRO RICARDO PALMA

Presentación de la reedición del famoso poemario de Vladimir Herrera.

Presentación


Feria del libro Ricardo Palma

"Este sábado 28, en el marco de la Feria del Libro Ricardo Palma (vértice del Museo de La Nación), Gabriel Ruiz Ortega,  junto con el escritor Gabriel Rimachi y el editor de Cascahuesos Editores José Córdova, presentarán el libro de cuentos LA PROSPERIDAD RECLUSA, de Orlando Mazeyra Guillén.
La cita es a las 8 y 30 pm, en la sala Los geniecillos dominicales.

«Los relatos de Orlando Mazeyra Guillén nos ofrecen personajes descarnados, irremediable e inútilmente insumisos respecto a una realidad de la que no pueden escapar: verdaderos outsiders del siglo XXI. Con un estilo seco, de frases intensas y composiciones vibrantes, el fresco cotidiano que nos presentan los cuentos reunidos en La prosperidad reclusa anuncian a un nuevo autor a tener en cuenta en las letras peruanas». 
JORGE EDUARDO BENAVIDES"



25.11.09

Eduardo González Viaña


Nueva novela de Ediciones Altazor

"¿Ha oído usted hablar de alguna dama que conoció en la pantalla del chat a un hombre maravilloso y se fue a los Estados Unidos para vivir con él, por el resto de su vida? Esta es la historia de una de ellas. La otoñal Carmela conoce a Chuck Williams, un gringo maduro que se parece a Robert Duvall y está solo en el mundo. Un amor a primera vista, con un pequeño inconveniente: hace más de treinta años que ella está casada. Sin embargo, todo lo superará Carmela y llegará a San Francisco donde la espera el amor y el "sueño americano". ¿Qué viene después? González Viaña continúa con su saga de historias de la inmigración latinoamericana que le ha producido libros tan importantes como Los sueños de América, Confesión de Florcita o El corrido de Dante. Con este último, obtuvo el Premio Latino Internacional de Novela de los Estados Unidos. El amor de Carmela es el último libro, de este verdadero maestro, en la literatura de América."
(Tomado del blog de la editorial. El libro se presentará este viernes a las 6:30 pm en la Ferial del Libro Ricardo Palma, vértice del Museo de la Nación)

Escuchad a Vallejo...


Acuso, pues, a mi generación de continuar los mismo métodos de plagio y de retórica, de las pasadas generaciones pasadas, de las que ella reniega. No se trata aquí de una conminatoria a favor del nacionalismo, continentalismo ni de raza. Siempre he creído que estas etiquetas están fuera del arte, y que cuando se juzgan a los escritores en nombre de ellas, se cae en grotescas confusiones y peores desaciertos…
(…)
Al escribir estas líneas, invoco otra actitud. Hay un timbre humano, un latido vital y sincero, al cual debe propender el artista, a través de no importa qué disciplinas, teorías o procesos creadores.
(…)
Pues bien, en la actual generación de América nadie logra dar esa emoción. Y tacho a esos escritores de plagio grosero, porque creo que ese plagio les impide expresarse y realizarse humana y altamente. Y los tacho de falta de honradez espiritual, porque al remedar las estéticas extranjeras, están conscientes de este plagio y sin embargo, lo practican, alardeando, con retórica lenguaraz, que obran por inspiración autóctona, por sincero y libre impulso vital. La autoctonía no consiste en decir que se es autóctono, sino en serlo efectivamente, aun cuando no se diga.


–––Tomado de "Contra el secreto profesional", texto incluido en la sección "Documentos", del segundo volumen de Poesía vanguardista peruana (2009), el notable esfuerzo de las ediciones del Rectorado de la PUCP (dentro de la colección "Obras esenciales") en que se han reproducido –en ediciones facsimilares– buena parte de los más significativos poemarios de nuestra vanguardia, incluyendo textos difíciles de hallar como El perfil de frente, de Juan Luis Velázquez, y Hollyhood, de Xavier Abril. El texto de Vallejo mereció casi inmediatamente una respuesta, más valiente que atinada, de Gamaliel Churata, autor del notable El pez de oro, en el famoso Boletín titikaka.

Luego volveré sobre esta importante publicación de la PUCP.

(César Vallejo.)

24.11.09

Desafíos


En su blog, Rodolfo Ybarra ha planteado un tema de discusión muy interesante al poeta José Carlos Yrigoyen, en torno a su comentario a Los broches mayores del sonido, la exitosa antología publicada por Hora Zero hace unas semanas. Ybarra reclama al poeta la falta de claridad de un párrafo en el que alude con dureza a ciertos grupos poéticos posteriores a HZ.

Por otro lado, en su blog de recurrentes líos inútiles, Gustavo "Juan Pérez" Faverón nos sorprende con un comentario interesante sobre un artículo de (tantas veces) Gregorio Martínez, sobre Jaime Bayly, donde el autor de Canto de Sirena hace una derrapada teórica increíble: confunde narrador con autor, con lo que -de seguir su ilógica- tendríamos que Alberto Moravia es una prostituta por haber escrito La romana, o que todos los escritores de best-sellers históricos son muertos que hablan desde el más allá...

Finalmente, quiero hacer mención de la falta de estudios serios sobre la leyenda andina del "pishtaco", cuyos orígenes se pierden entre los cerros helados y los tiempos primordiales, pero cuyas derivaciones y perversiones (políticas) se extienden hasta nuestros días, como podemos verlo en recientes noticias locales. Si alguien conoce alguna bibliografía sería sobre el tema, este es el momento.

(Rodolfo Ybarra, poeta y polemista, junto a un amigo hindú.)

22.11.09


INTUICIONES FORJADAS A FUEGO:
LA DANZA FINITA DE STANLEY VEGA

Stanley Vega es un joven poeta norteño que se ha ganado un buen prestigio, con su trabajo, en su tierra, y amenaza ahora con conquistar Lima. Un buen comienzo es Danza finita, que acaba de publicar en el sello de Teófilo Gutiérrez, Hipocampo. La reseña es del crítico y poeta Luis Fernando Chueca*, con quien guardo discrepancias (más bien él las tiene conmigo bajo la influencia de uno de sus amigos críticos afincados en la alicaída norteamérica), pero a quien sigo respetando como especialista en poesía. Dicho lo que tenía que decir, les dejo el texto íntegro.



Por Luis Fernando Chueca

El epígrafe de Whitman sin duda marca el recorrido de esta Danza finita (Hipocampo editores, Lima 2009). “¿Qué es un hombre, realmente? ¿Qué soy yo?” Y es que, con tono entre aforístico y epigramático, con serenidad y precisión, los poemas de Stanley Vega hurgan en la respuesta (las respuestas) de esas gigantescas e interminables interrogantes. Los textos se deslizan entre dos formas de concebir la vida, ambas marcadas -como lo anuncian los dos poemas iniciales- por la presencia del corazón: en la mochila o bajo los zapatos. Sentir es, pues, palabra clave en este libro que recupera un lirismo fino y sin desbordamientos, directo y agudo como un puñal que atraviesa la propia sombra, como propone uno de los poemas. Esas dos formas, que mencioné, de entender la vida y a sí mismo, son la del escepticismo, casi puro nihilismo, que niega la importancia del mundo, incluso su realidad (“Esta piel / es una parte más / de toda esta ficción inefable”; “La realidad / es una enorme parte / de toda esta gran mentira”), que desnuda la fragilidad de los lazos que unen al hablante de los poemas a esta vida (“La tierra me es /completamente ajena”) y anuncia el sinsentido y la posibilidad del acabamiento (“No quiero depender del aire”; “El vacío crece hacia adentro”; “Jamás he pensado residir sobre este fragmento del mundo”). La otra vía es la de la celebración: la plácida contemplación y la expresión del deseo y el amor (“Observar la manera / en que el viento / desviste poco a poco / tu cuerpo / y cómo esa flor / apetecible / tiernamente / cae / hacia el césped / oscuro / de mi sexo”; “Y de pronto / te has dado cuenta / que lo único / que nos queda / es el agradable olor de la tierra mojada”; “A un refresco de lima / sabía tu cuerpo. / A un refresco de lima / bajo una mañana de verano / frente al mar”).

Sin embargo, a pesar del contrapunto que establecen estas dos maneras de estar en el camino de la vida (en este poemario en que la vida es representada muchas veces como tránsito), pronto esta impresión bipolar (surgida a partir de la lectura de los primeros diez o doce poemas) evidencia su fragilidad o su condición irreal y se observa que esos poemas de celebración y plenitud no desvían, en realidad, al yo del poema de su lectura fundamental acerca del hombre y la existencia. Esos remansos apacibles son apenas eso, remansos, plácidas y efímeras estancias en un camino ominoso que se sella con el contundente último poema: “Hemos surgido / de la voluntad / de la nada y a la nada / hemos de volver / sin piedad /ni misericordia”. Incluso, esta sublime placidez y la plenitud obtenidas por instantes son motivos para provocar la decisión de salir del entramado de la vacuidad cotidiana y no dejarse engañar más por la abominable realidad. La belleza del momento que provoca esto es perfecta, justamente, por contraste: “Era tu silueta / un mar anochecido. / Lugar perfecto para suicidarse”.

La sencillez del lenguaje de los poemas de Danza finita no nos debe confundir. Sencillez no es simpleza o recorte de las honduras necesarias. La profundidad de las preguntas de Whitman (“¿Qué es el hombre, realmente?, ¿Qué soy yo?”), exige un afrontamiento sin retoques o adornos; por eso el valiente desnudamiento expresivo de estos poemas, que conduce a la mayor claridad de la respuesta. Las vetas y aristas del recorrido de Stanley Vega en este libro, los fragmentos de respuestas que son sus 42 poemas, exploran, pues, varios de los ángulos de la existencia humana: el descreimiento, la fugacidad de la dicha, la plenitud del instante, la soledad, la condición efímera del hombre, la dificultad para hallar sentidos suficientes o perdurables, la belleza y el disfrute, la agonía ante la nada ... Pero dar respuestas, o retazos de ellas, no quiere decir hallar la respuesta que pueda postularse como nueva y única verdad, con suficiencia casi doctrinaria. Stanley Vega sabe eso y nos regala en este libro, más bien, intuiciones forjadas a fuego en el corredor implacable que es la vida. Atisbos duros pero bellos que interpelan y emocionan. La palabra se convierte así, diríamos, en otro de los instantes de plenitud que la vida del hombre requiere y no puede ni debe abandonar.

*Chueca acaba de publicar una notable compilación, en dos volúmenes, de poemarios vanguardistas peruanos, en las ediciones del Rectorado de la PUCP. No se la pierdan.


(Stanley Vega, en la silla, rodeado de amigos poetas de Piura.)

SUPERCONCIERTO PROFONDOS en el centro de Lima. El envío es del Primo Mujica, así que la cosa va a estar buena. Hay entrada gratis hasta las diez de la noche. Nos vemos allí.

20.11.09

Feria Ricardo Palma



NOTA DE PRENSA

"Amigas y amigos:

Se lanzó a la prensa la 30ª Feria del Libro Ricardo Palma. En relación al año pasado: mide el triple (6,500 metros), hay más del doble de actividades (176) y tendrá conciertos musicales (El fiestón de la feria), exposiciones, invitados e invitadas internacionales. Les envío adjunto el plano (la Ciudad de Ribeyro), el afiche, datos de interés, resumen de actividades culturales y la programación diaria. La entrada será de un sol todos los días (menores de 12 y mayores de 60, no pagan). Va del 27 de noviembre al 10 de diciembre, de 12 m. a 10 p.m. Ya ustedes saben, no estaremos en el acostumbrado Parque Kennedy de Miraflores porque su alcalde no quiere, sino en el Vértice del Museo de la Nación (esquina Javier Prado y Aviación, distrito de San Borja). Una vez más, con la característica peruana de la innovación, ante una adversidad hemos respondido con creatividad; y ante el gesto de abuso e intolerancia de un funcionario, hemos respondido con el escudo de la belleza y la cultura. La consigna de esta feria es "Si la feria no puede ir al parque, entonces el parque irá a la feria". En su interior hay calles, plazuela, boulevard, explanada y alameda con bancas, faroles, árboles, pileta, vendedores ambulantes y activaciones artísticas. La Cámara Peruana del Libro les invita a la más tradicional y renovada feria del Perú.

Un gran abrazo,





Doris Moromisato Miasato
Directora Cultural"





(Afiche.)

19.11.09

Sobre el discurso de la envidia



Que la envidia es un sentimiento demasiado humano muy común, es cuestión de Perogrullo. Que ese pernicioso sentimiento es particularmente predominante dentro del mundo de las artes y las letras, es también muy conocido. Pero atribuirle a la envidia la culpa de todo lo que nos sucede es síntoma de estrechez de miras y ligereza.

Me pregunto si alguien con el cerebro bien puesto y un mínimo de información puede creer que un país cuya economía triplica la nuestra y cuyo poderío militar es muy superior no solo al nuestro sino al de todos los países de Latinoamérica salvo Brasil, puede cometer espionaje por una cuestión de simple envidia por nuestro crecimiento económico.

No. Es claro que Chile espía no por envidia sino porque nos percibe como enemigos potenciales en un futuro no inmediato, porque la cuestión marítima planteada en La Haya no les cuadra por ningún lado y, finalmente, porque tiene miles de millones de dólares de inversiones –excesivamente rentables– en el Perú, que tiene que resguardar a cualquier precio.

Pero no solo en el nivel político-diplomático se equivocan con la sobrevaloración de este repudiable sentimiento. Un crítico discutido, en su prestigioso blog que admite comentarios basura, acaba de publicar una entrevista al narrador y periodista Fernando Ampuero, donde este último califica con adjetivos extremadamente duros a un narrador peruano que considera –de manera muy atendible– sobrevalorado y afecto a lo que llama “filicidio literario”.

Inmediatamente han surgido voces anónimas señalando que Ampuero habría declarado sometido por un irrefrenable ataque de envidia, ya sea porque los libros de Oswaldo Reynoso se venden más que los suyos, o porque ha tenido Reynoso un relativo éxito con la publicación de algún libro suyo en Argentina, asunto que ha sido ampliamente rebotado en varios posts de Notas Moleskine, ese leidísimo blog de chismes literarios y curiosidades de moda.

Primero, no creo que los libros de Reynoso se vendan más que los de Ampuero; el autor de Puta linda edita, al menos, dos ediciones por año de cada libro que publica, y ha sido publicado en España hace poco. Segundo, Reynoso pertenece a una generación anterior a la de Ampuero, y esto diluye la posibilidad de un enfrentamiento por figuración en el extranjero o en la prensa local; además, Ampuero debe saber mejor que nadie que las entrevistas de periódico y aún las reseñas acomedidas son fácilmente olvidables. No en vano se recuerdan hasta ahora fundamentalmente los pleitos y reseñas furibundas que se dieron hace décadas (los pleitos de Hora Zero, las reseñas de Oviedo al mismo Reynoso), y no los enjuiciamientos atildados y sutiles.

Una verdadera joyita (o medallita) de la envidia es la que practica el connotado ensayista Gregorio Martínez en su página de ayer en Perú 21, donde con el pretexto de (mal)hablar de una condecoración que recibirá el narrador González Viaña en el Congreso, expone una retahila de acusaciones, destapes e insultos a dicho escritor, cuidándose bien de decir que “no es por envidia”. Claro, quién iba a pensar lo contrario...

Finalmente, quiero recordar que cuando Ampuero dirigía la revista Somos, hace ya más de una década, le dio espacio, amplio, en la revista a narradores que se podían ver, entonces y ahora, como “enemigos” suyos, entre ellos el mismísimo Miguel Gutiérrez.

Me pregunto si la ortodoxia marxista de Reynoso y sus amigos le permitiría darle espacio en una revista similar (o en la misma) a Ampuero, Cueto, Benavides, Roncagliolo y otros narradores vistos como “pitucos” por ciertos comentaristas cobardes que el señor Faverón se solaza en publicar en su blog de pleitos inútiles. Se pueden dar una idea sobre ello con el manejo sectario y ridículo que tiene la sección cultural del diario La Primera del asunto literario; desfilan en sus páginas: el editor y sus viajes y reflexiones primarias, además de sus amigos (casi todos ellos “andinos” y “antisistema”) y, por cierto, ¿quiénes más?, pues Reynoso, Gutiérrez, Julián Pérez, Morillo y otros.


Pero, claro, se dirá ahora que me “quejo” de ello por purita envidia, porque mi novela no ha sido reseñada en ese diario. Por fortuna, me he cuidado mucho de enviar mi libro solo a reseñistas y críticos de real prestigio, como Ricardo González Vigil (El Comercio) y José Donayre Hoefken (Caretas), además de la revista Somos. Suficiente. Es para evitar la envidia de la gente (que puede convertirse en odio irracional como en el caso de cierto adiposo poetastro noventero) y para no dejar una obra que me ha costado mucho trabajo y tiempo escribir, en manos de odiadores profesionales y escribanos de medio pelo.

La envidia no construye sino cuando es sana y positiva; pero nuestro medio no está exento de gente enferma y negativa; así que considero prudente mi posición.



(Oswaldo Reynoso, narrador.)

Héctor Hernández gana Premio Neruda


A este muchacho lo conocí en Sao Paulo, durante un Festival de Poesía al que fuimos invitados. Me fascinó su pasión por la poesía y la forma en que se manejaba frente al público y con otros poetas. Ahora me entero, con gran alegría, que ha ganado el premio de poesía más importante de Chile. ¡Bien por eso! La nota es de La Tercera de Chile:


"El chileno residente en México fue distinguido por unanimidad con el galardón que ha premiado a autores como Gonzalo Millán y Rafael Rubio.
Entre las obras de Hernández se cuentan las obras No! y Este libro se llama como el que yo una vez escribí.
El poeta chileno residente en México Héctor Hernández fue galardonado con el Premio Pablo Neruda 2009, otorgado por la Fundación que lleva el nombre del Premio Nobel de Literatura 1971.
Por unanimidad, Hernández fue distinguido "en razón de su profusa obra poética experimental y vanguardista, su aporte a la poesía y teoría chilena, y a la escritura nacional", señaló el acta.
Esta es la vigésimo segunda versión del galardón, instaurado en 1987 por la Fundación Pablo Neruda, con el objeto de premiar a poetas chilenos menores de 40 años, que se hayan destacado por su obra y su aporte a la poesía nacional.
El primero en recibirlo fue Gonzalo Millán, y en los últimos años, Germán Carrasco, Malú Urriola, Javier Bello y Rafael Rubio.
El premio consiste en 6.000 dólares, una medalla y un diploma, que se entregarán en diciembre.
Héctor Hernández (Santiago, 1979) es Licenciado en Literatura en la Universidad Católica y Doctor en Filosofía mención Teoría del Arte de Universidad de Chile.
Entre 2001 y 2009 publicó 18 libros, como No! (2001); Este libro se llama como el que yo una vez escribí (2002) y El barro lírico de los mundos interiores más oscuros que la luz (2003).
Putamadre (2005) es el primer volumen de una trilogía recopilatoria preparada por la editorial peruana Zignos, seguido por Segunda mano (2006).
Textos suyos aparecen en diversas antologías y revistas en Latinoamérica, Estados Unidos y España.
Ha sido invitado a festivales de poesía en Argentina, Brasil, Chile, México y Perú. Escribe regularmente sobre literatura, subjetividad, cultura y arte en diversas publicaciones nacionales y páginas web."

(HHM con el gran poeta Enrique Verástegui en Lima. Hernández M. es gran admirador de la poesía peruana.)

18.11.09


Muy amablemente, el joven filólogo venezolano Johan Gotera (Maracaibo, 1974) me hace llegar al trabajo su libro Severo Sarduy: alcances de una novelística y otros ensayos (Monte Ávila, 2005), libro con el que ganó el premio de la editorial de Ensayo para Autores Inéditos.
El trabajo hace incisiones muy profundas en el cuerpo textual principal de la narrativa sarduyana, con énfasis en los tópicos del cuerpo, la idea de transformación (barroca), la plenitud de los significados y la metáfora excremental, entre otros temas.
Es de notar la capacidad de Gotera para articular un discurso continuo, sin sobresaltos, pero tampoco sin dejar de lado ninguna de las principales preocupaciones y espacios de desarrollo del Sarduy novelista, y el manejo del concepto del barroco es sólido y articulante en todo momento, lo que constituye al libro en un edificio (barroco) completo que acompaña y está a la altura de la gran obra de Sarduy.
Esperemos que alguna librería local se anime a traer, con regularidad, este y otros libros de Monte Ávila donde con mucha frecuencia encontramos trabajos de interés.
(Portada.)

Poema Carrera


Como sabemos, el poeta argentino Arturo Carrera acaba de obtener el premio de Poesía Hispanoamericana Festival de la Lira, en Cuenca, Ecuador. De amplia y conocida trayectoria, el premio le fue otorgado por un jurado de lujo presidido por el poeta cubano José Kozer. Les dejo con un poema suyo:







¿Madres o dreams?
colibrí del sentido; sentido y noción de falta
Fábrica de frutos de oro y frutas de plata: ¿el silencio?, ¿la bocona palabra?
Maduran como nísperos las risitas felices en las azucaradas y venenosas máscaras.
Las hormigas negras con su grano de cocaína y falsa:
Sea que no pudiese más leer el unido abecedario.
Sea que paternar fuera un techo caduco y maternar las aguas que suavemente lo hundieron…
Sea que tuvieras que aceptar disimuladamente la unánime desdicha de ser hijo del texto.
Violento espejo del tiempo.(¿verdad?: juguetes,entropías en amor). Y sólo un gradual movimiento espiralado que corresponde a los efectos inexactos de una cara del saber: la más enigmática, la más maravillosa. Sea que tuvieras que aceptar nuevamente, disimuladamente, la dicha de tener Madres-Tiempo: hijas de espolonados pelos y ojos chinche; hijos que nos exponen copo papagayos en la percha de las frecuencias pálidas: en abanicos, en hilillos, en culebrillas de marfil: obesos de gelamón, bateleras sordas, enanas tanatóforas y gemelos plurivitelinos.RECUERDA: "no……………………………………………………………………………………………….y sí.Bálanobanal es el apagón moebiano: agón, agonía, de los here mana herr n`anos………………………………………………………………………"—Ah, no…………………—…corte aquí…par … fratría… el cielo….…………………………………..circular.No es a mi falso pie (que ablando enhiesto) del ser. Higuera que amamanta aún a sus sarmientos.Oh, leche, échele más vida.No son las pirografías serenas de una areola banal.
Es la succión irresponsable de un "sujeto" varón.
Y.
Un cuadro representando a un león que rasguña un Retrato.
––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––
Sea que no tuvieras qué fingir y que la certidumbre más remota no fuera el parco nacimiento.
Sea que morir fuera parir un poco desgarrando la mascarilla quemada del sentido.
Sea que no pudieses afrontar la conjunción necesaria: es por este temblequeo de la lengua que bailan esos huesos solteros y es por esta travesía itifálica que se disuelve tu esqueleto en mi lengua.
¿Cantan?
––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––
agua plegada sobre nuestra mirada
agua entera como un fresco dosel suspendido
¿pibe? ¿nene? ¿chiquito? ¿chiquita?: los títeres perversos del guante blanco en la avalancha de la luz en nuestra cara sepultada: ciego y envarado dije: Im Park, Im Park, Im Park, Im Park……………………..
colgado,de un huesito menhiry sacro. Colibrí raspando los muros de una florecilla fugaz: raspada tumba. Del niño cuya huella fui: de laminillas de oro volador retrocediendo y ombligo del sol: no cubriría, brillaría, no en este sitio, no aquí.


16.11.09

pequeños grandes nuevos lectores


Fui hoy, muy temprano, a un encuentro con estudiantes de quinto de media del colegio André Malraux. Ellos habían leído mi reciente novela, Migraciones, y querían exponer al autor lo que la lectura les había suscitado. Estaban divididos en tres grupos de trabajo y lo curioso es que los tres grupos eligieron el video como la forma de exponer su particular lectura de la novela.

No voy a describir cada uno de los videos; pero sí quiero hacer énfasis en lo siguiente: no me pareció que ellos sintieran un enfrentamiento entre lenguaje escritural y lengua visual; eran dos aspectos, dos formas de comunicarse que podían dialogar perfectamente, y de hecho lo hicieron.

Otra cosa que me sorprendió –a diferencia de lo que sucedió en encuentros similares en Ayacucho– es la ausencia de preguntas del tipo "¿para qué escribes?" o "¿cuál es el mensaje que querías dar con este libro?". Estos chicos tenían muchas cosas resueltas sobre la literatura y más bien se esforzaban por ligar el libro con otras lecturas suyas o explorar la construcción de los personajes, el manejo del lenguaje.

En suma, una gratísima experiencia que me reconcilia con los lectores de este país (con una parte de ellos al menos) y me hace mantener esperanzas de que uno no escribe en vano, de que si alguien, de cualquer edad, ha ampliado aunque sea un poco su visión de la vida, del mundo con tu libro, eso es muy suficiente. "Es todo", como dicen ahora los jóvenes.

(André Malraux.)

smog


Muestra fotográfica (Clic en la imagen)

El blog de Julio Ortega


Afiliado a El Boomeran, el blog del crítico Julio Ortega tiene algunos textos interesantes, especialmente una serie de microtextos orales, de escritores reconocidos, que ha compilado en uno de sus posts. Les dejo con dos de los mejores:


Juan Rulfo: Fábula mexicana

En una época de mi vida viajaba yo por los pueblos de la sierra recogiendo historias. Una noche, ya muy tarde, llegué a un pueblito perdido en la montaña. Para mi sorpresa, los pobladores me estaban aguardando. Sin decir una palabra, me rodearon y me llevaron al centro de la plaza. Me ataron al tronco de un árbol y, en silencio, se marcharon. A la mañana, muy temprano, regresaron. El que parecía autoridad, me dijo: "Cuando te vimos llegar nos dimos cuenta de que venías sin tu alma. Tu alma te andaba buscando. Por eso te amarramos, para que te encuentre. Ya podemos soltarte."

(San Juan, 24 de febrero, 1982)


María Zambrano: Adioses de Barcelona

Mientras esperaba ser trasladado a Francia, Antonio Machado pasó unos días en una casa que le asignó la República en Barcelona. Allí lo visitó una mañana Emilio Prados. La pasaron conversando y, cuando se despedían en la puerta, escucharon, de pronto, el canto de un pájaro en el árbol de la calle. Los dos quedaron absortos, mirando al árbol. Hasta que Machado le dijo a Emilio:

-No se lo cuente Ud. a nadie. Nos acusarían de trotskistas.

Se despidieron para siempre, con una sonrisa.

(Madrid, primavera de 1982)

(Juan Rulfo.)

Una caracola que contiene el mar


Acerca de “Uno rojo”, de Andrea Cabel


*Miguel Ángel Malpartida

El Uno Rojo es el retrato de la muerte adherido al casco de un soldado que se acerca sigiloso a una plata infestada de silencio, en Normandía o en Sicilia. Es también la conversación de dos amigos tratando de hacerse fuertes caminando bajo la garúa. Dos amantes encerradas en un baúl también bendicen su nombre, entre la felicidad que les permite sollozarse mutuamente. Luego, donde dos se encuentran, bajo el contorno metafórico del nombre UNO ROJO, se vuelven uno en la melancolía, la comparten, la digieren y la convierten en soledad, como hace Andrea Cabel en su pequeño poemario.

Tarea difícil es contener la melancolía en secretos habitáculos, cuando esta es marina y abovedada como lo entiende Andrea. Quizás esto sea posible si adoptamos la forma estética de la miniatura. Para ello, debemos asumir que este libro es una pequeña caja hermética y transparente (una caracola que contiene el mar, por ejemplo) con la fuerza suficiente para evocar la totalidad a través de lo mínimo, siempre simbólico, siempre valioso.

Unas armas posadas en el polvo, antes aves de la mortandad y ahora pequeños pájaros color de tierra, son la primera imagen difusa que nos entrega el libro. La guerra familiar ha sido, al fin y al cabo, la primera experiencia del abandono: “Los padres no existen, son viejas armas de guerra, / excusas falsas para evadir la sensación de estar solos”.

Pero el yo lírico que se va construyendo asume un nuevo escenario para el desasosiego y el número adecuado del exceso y la impaciencia (el once). El estómago es como la casa y la cama, un espacio que sintetiza la partida. El estómago la digiere mal, la casa la deplora con una ventana abierta, la cama se expande hasta alcanzar la ausencia. El corazón no existe cuando Andrea habla de esta ausencia visceral y cósmica. El estómago es el espacio de refugio del alma, el kókoro y representa el trazo nervioso y cada vez distinto de nuestra humanidad.

La realidad de la desolación se proyecta en los objetos, como ocurre en “Los deseos y las piedras”. Las actividades cotidianas pierden el poco sentido que tenían o se exacerban a tal magnitud simbólica que resultan insoportable. Mientras que el mundo distante acoge a quien se ha ido (para ella siempre habrá alguna sorpresa o algún recuerdo entre papeles o lunas descoloridas) la que se queda debe estrellar sus deseos contra las rocas. Comerlas o arrojarlas a voluntad da lo mismo. Ningún reclamo alterará las orillas oscuras del continente separado. “(…) es huérfano el corazón del miedo”, se menciona; el fluido que lo alentaba, el cuerpo que le correspondía y el universo líquido que permitía la seguridad uterina ha abandonado gota a gota la concavidad milimétrica del vientre. La destrucción y las llamas lo cubren todo.

La geografía puede ser también la del extrañamiento. La inmediata respuesta es habitar el recuerdo y reconstruir escenarios, ambientes, tiempos y refugios. La explosión ha sucedido y es necesario permanecer cubierto. El soldado cava una trinchera entre las ramas y espera la llegada de su asesino, pero también de todo aquello que lo hizo feliz. El yo lírico se desplaya entre las hayas y la ria de Bilbao, y quizás del otro lado del mundo, desde la “isla de un lago” altiplánico. La emoción se torna bucólica, porque el pasado es reconfortante (incluso el del pasado no vivido, el relatado, el que desde siempre puede ser percibido por los años o los árboles o en las paginas de un álbum de fotografías) las actividades mas simples tenían otro significado cuando ellas se encontraban y cuando devotamente, “esperar era verte a los ojos (…)”.
Las cursivas de las paginas 11 y 14 nos señalan un discurso alterno, que nos presenta un arte poética implícita: “(…) flor de caligrama, cuerpo de pétalos, ceremonias donde hundes y sales multiplicando la materia en llamas (…)”. La intención metatextual se pierden en la mención del caligrama. La imagen es concreta, no artificiosa. Ella, la persona amada, no se expresa en un caligrama, simplemente lo es. Ella es poesía que se lava los dientes por las mañanas, objeto y pasión de la ceremonia escritural, personaje, actitud, sombra y palabra dibujada. Ella es como el cuerpo y la finalidad del poema: “anestesia y abismo”.

La quinta estancia es la de “Saudade”. En ella, el monólogo y el llanto disimulado en un modo de revelación y la “realidad mal cocida” vareliana es, en los versos de Cabel, “la materia agria de estar sola”.

La conciencia en cursiva persiste en su juego (parece un bocado de la teatralización que ya se acerca) El adormecimiento corporal es una invitación al ensimismamiento; pero ofrecer el cuerpo magullado también implica admitir la posibilidad de una “llama recién nacida / diaria/ resuelta (…)”; una posible mirada que vivifique lo acabado del cuerpo doliente, las piernas fragmentadas en ventanas. El yo lírico no se arriesga, pero acaricia la idea (y la herida): “quién deshace el incendio y se hace rectángulo, garganta, puerta”.

La parte final del poemario, “La eternidad de una esquirla –una obra sin telón” (sin inicio ni final) nos brinda la sensación de inmediatez y de infinitud. La esquirla es el resultado de la violencia, nos la recuerda en cada fragmento eternamente perdido y latente. Se introduce con dolor en la piel de los combatientes. Los que sobreviven a la guerra pueden vivir con ellas hasta el infinito y apreciarlas como un recuerdo encarnado que se palpa en el propio cuerpo.

Esta alegoría reelabora el sentido renovador que puede adquirir una herida abierta. “A” y “B” son afectadas. Ambas han padecido el combate y están mutiladas para dar afecto. “B” parece aspirar a “A”: requiere dejar marcas que hagan posible el encuentro. Ambas parecen recrearse, rearmar sus cuerpos devastados. “B” parece observar el “paisaje de vainilla”. “A” percibe que en compañía de “B” la luna no es más oscura y llena de polvo.

Ambas han sido reunidas en soledad, han padecido el ataque; ahora son un colectivo solitario, como los soldados huérfanos del UNO ROJO, desasido, que busca encontrarse secretamente: “una caja fuerte para guardar nuestra piel desnuda, para que nos e pierdan nuestros números. última canción de fuego”.

“A” parece ser la maestra de “B”, una discípula aplicada en coser la piel de sus heridas abiertas pero los retazos de piel resultan ser escasos. Cosen y descosen en el espacio secreto del baúl; reconstruyen su sensibilidad hecha harapos. Esa piel que las hace ser perseguidas, es la misma piel que las vincula de forma especial, “A” parece recrear a “B” con sus propios residuos, con su propio barro y sus propias palabras. “B” parece encender el apagado paisaje de “A” y ser su palabra precisa y mágica. Se convierten en voces que descubren (nos descubren) su naturaleza mínima y describen minuciosas su extrañamiento.

La conexión entre ambas es sensual y a la vez dolorosa. El intercambio de percepciones, la unión plena de sentidos, el amor corporal entre “A” y “B” parece acelerar la destrucción: “B dice: vuelve, absorbe mi respiración, dime que sangro a disposición de tu boca, escúchame (…) atroz, es atroz /un corazón aterrado que no quiere abandonar la tierra (…) es atroz amarte como lo hago”

Finalmente, luego de breves silencios, los que observamos la escena comprendemos que la persecución que sufren las aísla, pero también las reúne. En a breve intimidad, surge otro sentido de la explosión y la esquirla. La brevedad del encuentro amoroso e impedido es también explosión y la esquirla no es recuerdo doloroso que corrompe la carne sino desfogue de la contención: placer. “B” es para “A” una pequeña esquirla que recuerda otro tipo de explosión, esta vez eufórica. Ambas planean destruir las barreras o no destruirlas, da lo mismo: “a dice: no importa cuánta puerta cerrada o ventana abierta, b dice: no importa esa reja que me deja sin flores (…) tu risa que desaparece y aparece como la brisa, en todas partes)

Este breve poemario nos permite tomar en cuenta la maestría con que la autora, como en su primera producción, “Las falsas actitudes del agua”, escoge minuciosamente fragmentos de realidad vinculados por la memoria, para hilvanar, por medio de imágenes y figuras ligadas estéticamente al surrealismo, una regularidad histórica cargada de tensión emotiva que ahonda en la temática amorosa y en sus variadas representaciones. Podemos afirmar que el interés de Andrea en dicha temática mide y va más allá de las nociones de cuerpo, personalidad, sensación y género a las que nuestro medio nos mantiene acostumbrados.

13.11.09

Borges y un supuesto inédito


He visto en muchos diarios del extranjero una nota que anuncia la publicación de un cuento supuestamente inédito de Jorge Borges. La Vanguardia de ayer viernes, por ejemplo, y El espectador, además de una larga lista de blogs literarios anuncian la publicación de un cuento ya publicado en 1955, “La hermana de Eloísa”, en colaboración con Luisa Mercedes Levinson.

Primero, lo más sencillo: si ya fue publicado en los años cincuenta, el cuento simplemente no es inédito, ni “casi” inédito (los textos, como sabemos los que hemos estudiado, o son inéditos o son editados, no hay término medio), como dicen en Bloglibros. Mas el que peor informa es nada menos que La Nación, que titula la nota respectiva así:

“Aparece relato inédito de Borges”

Como si el cuento hubiera estado extraviado durante décadas, o como si se tratara de un hallazgo muy importante. Lo cierto es que el cuento está colgado en internet hace años (pueden leerlo haciendo clic aquí), y que en este blog el 2007 hice una nota sobre este magnífico cuento en colaboración con la Levinson.


(Jorge Luis Borges sigue metiendo en laberintos a sus lectores.)

12.11.09

Migraciones II


En la revista Caretas 2104, que acaba de salir hoy jueves, el escritor y crítico José Donayre Hoefken -La trama de las Moiras, Haruhiko & Ginebra- publica en su columna "Olor a tinta", una reseña sobre mi novela Migraciones (2009). JDH desarrolla algunas ideas muy interesantes sobre el texto, con una mirada muy profunda y una gran elocuencia. Les copio algunos fragmentos, pero pueden leer la reseña completa haciendo clic en la imagen.

"El éxtasis de lo sórdido y la iluminación del horror son las claves de una historia que en realidad encauza varias existencias que se cruzan o repelen".

"Un artefacto -Migraciones- que, sin dejar de ser en esencia un libro, permite brindar la sensación de simultaneidad y riqueza que tiene aquello que entra por los sentidos".

"El malditismo del poeta Español Leopoldo María Panero (...) es, sin duda, más que un fascinante leitmotiv de Migraciones. Quizá sea la intrincada epifanía de un dedo medio exhibido con desfachatez y elocuente honestidad".

Actualización: Tanto la reseña de CARETAS como la que escribió Andrea Cabel para Noticias desde el interior, el blog del poeta Juan Carlos de la Fuente, han sido comentadas y rebotadas en el excelente blog de poesía de Paul Guillén. Clic aquí.

(El artículo de José Donayre.)

Juan Ramírez Ruiz


Ahora que Hora Zero está de celebraciones, es bueno que se recuerde más a uno de los fundadores del movimiento, gran poeta y gran amigo: Juan Ramírez Ruiz, fatalmente desaparecido hace poco tiempo. En el blog de Rodolfo Ybarra se rescata una entrevista perdida del poeta. Replico una pregunta:

JC: En algún tiempo hablaste de que "habían formas poéticas incipientes" y citabas como ejemplos a Marco Martos, Corcuera, Calvo, Guevara, Romualdo, entre otros. Sigues creyendo en lo mismo? Cómo debería ser una forma poética no incipiente, o sea total, entiendo yo?

JRR: Tal opinión, al igual que otras que se hicieron hace ya algún tiempo en un manifiesto, partieron de una reflexión acerca del fenómeno poético del país, y la evaluación surgió al relacionar lo que se estaba haciendo entre nosotros y la altura que, a nuestro juicio, había alcanzado la poesía contemporánea con la obra de Mallarme, Pound, Borges, etc.
Y se pensaba como Read que "una tradición no era la suma de significaciones, sino el cúmulo de técnicas" asumidas por una generación. Y se dijeron, y se hicieron muchas cosas en ese tiempo.Sin embargo lo mejor podría ser elaborar un análisis de todo eso teniendo en cuenta el momento en que fueron emitidas dichas opiniones. No hay que olvidar que se enjuició, mayormente, obras en marcha, se enjuició un momento de esas obras en marcha y el contexto socio-histórico en que esas obras emergían.Posteriormente se dio el caso de obras que han alcanzado una notoria evolución.Pero lo que sigue siendo una carencia, lo que aún falta son aperturas más radicales. Faltan tentativas audaces que abran una brecha entre lo que se hace y lo que se ha hecho. Tenemos, como ejemplo, los combates con la página en blanco (que es como dice Eisenstein del ecran) más dura que el granito. Todos los resplandores que hasta hoy se le han arrancado, siguiendo a Mallarme y sus técnicas, no han ido más allá de donde el mismo Mallarme los ha llevado.
 
(Juan, siempre.) 
 
 

Migraciones I


El poeta Juan Carlos de la Fuente tiene un blog muy visitado, dedicado a la literatura, con un nombre muy sugestivo: Noticias desde el interior. Allí ha publicado, sorpresivamente para mí, una larga y minuciosa reseña de la poeta Andrea Cabel (Uno rojo, Las falsas actitudes del agua) sobre mi segunda novela, Migraciones. Les dejo con un par párrafos y el respectivo link para que la puedan leer completa.

...Sobre los espacios que transita en su viaje vital, Puno resulta uno importante, quizás, más importante que el Sanatorio en el que Bruno encuentra a su admirado poeta Leopoldo Panero con quien había llevado la correspondencia, en parte, incluida en la segunda sección de sus Migraciones. Señala con destreza y harta verosimilitud el poeta –ficticio– Panero: Allí, en Puno, supe que se podía permanecer intocado y profundo sin renunciar a la belleza y a la luz, tal como el lago lo hacía (p. 88).

El lugar se combina con el autor de esta tierra, por decirlo de un modo literario, con Oquendo de Amat; respecto de él, Panero dice en la última carta incluida: el poeta fue un guía en este viaje de las imágenes y el aprendizaje de lo real. Sus versos no me ayudaron a comprender nada, evito maquillar; pero fueron como una brisa continua que aireara mi visión de este autodescubrimiento deslumbrante…

La primera relación está fuertemente hecha: los viajes de Panero coinciden con los viajes de Bruno, sus búsquedas, sus amores y vicios, sus excesos y sensibilidades transitan por huellas y caminos similares. Por último, sus ojos, los de ambos, observan el mismo lugar de homenaje: por un lado, Martín Adán, quién recibe a Panero cuando –ficticiamente– este viene a Lima y lo busca para acabar luego de media hora de conversación, dejado de lado por el poeta Adán al no conocer lo suficiente de literatura española justamente, y por otro lado, hacia Oquendo de Amat, quien en forma musical, de acordeón, con sus Cinco metros de poemas, alberga los ojos y las distancias rurales, culturales y literarias con Bruno y con Panero. Ambos, finalmente, poetas. Sujetos de búsqueda, hechos de tránsito. (Leer la reseña completa)
(Paisaje de Puno, donde se desarrolla una parte de la novela.)

Poetas del asfalto x 2


ESTE NUMERO DOBLE 58 Y 59 DEL FANZINE DE CONTRACULTURA POETAS DEL ASFALTO EL CUAL SE DIVIDE CON SUS RESPECTIVAS PORTADAS Y SECCIONES INDEPENDIENTES CONTIENEN LO SIGUIENTE
-EN LA EDICION HUNTER S. THOMPSON-GONZO-LA BESTIA DISIDENTE-N58-
-INCLUYEN POEMAS DE JOSE PANCORVO BEINGOLEA,LUCHO DESOBEDIENCIA,ANGEL YZQUIERDO DUCLOS,
-POEMAS DE MARTIN ROLDAN,CRISTIAN PORTOCARRERO,UN TEXTO EXCEPCIONAL DE FELIX MENDEZ..ETE,ETC.
-ASIMISMO RESEÑAS Y NOTAS VARIAS Y EL SEGMENTO DE TRIBUTO AL GONZO UNA ENTREVISTA A
-GABRIEL RUIZ ORTEGA SOBRE THOMPSON ,FRAGMENTO DE MIEDO Y ASCO EN LAS VEGAS,UNA NOTA DE EL PRIMO MUJIKA SOBRE EL DIARIO DEL RON Y POEMA DEL MISMO PRIMO AL GONZO.ETC,ETC.
-EN LA EDICION-19 AÑOS-SENTIMIENTO DE AGITACION-N-59
SE INSERTA POEMAS DE LAURA ROSALES,PABLO PINEDA,JOHN MARTINEZ,GUNTER GRASS,ETC,ETC.
-SE PRESENTA UNA BREVE SELECION DE PAGINAS INESPERADAS TRABAJO POSTUMO DE JULIO CORTAZAR.
-CON CARACTER DE EXCLUSIVIDAD MUNDIAL INCLUIMOS EL EXCEPCIONAL TESTIMONIO CUATRO HORAS EN CHATILA DEL GRAN JEAN GENET EN SU TOTALIDAD ESTO CON UN COMENTARIO DEL POETA GOTHIC-DARK PABLO PINEDA
TAMBIEN UNA ENTREVISTA A GENET Y COMO UN PREVIO A LOS PROXIMOS 20 AÑOS DEL DEMO SENTIMIENTO DE AGITACION DE LA BANDA PUNK ROCK EUTANASIA AHORA EN ESTOS SUS 19 ANIVERSARIO UNA NOTAZA DE PEPE ASFIXIA -BAJISTA DE LA BANDA,RICARDO MORGUE DEL GRUPO GENERACION PERDIDA NOS ALCANZAA UNA COLABORACION SOBRE EUTANASIA,RICHI LAKRA PONE UNA VAINA Y FINALIZA ESTA EDICION CON UN TEXTO DEL CELEBERRIMO POETA-AGITADOR CONTRACULTURAL Y AMIGO KOMANDANTE RODOLFO YBARRA PINTO.
ESTE TRABAJO SE PRESENTA ESTE VIERNES 13 DE NOVIEMBRE EN EL BAR YACANA-HORAS 7.30PM.

RICHI LAKRA-DIRECTOR FUNDADOR
LUIS EL PRIMO MUJICA-DIRECTOR EN JEFE
FERNANDO LAGUNA SILVA-JEFE DE ARTE ABSTRACTO.

11.11.09

Festival de la Lira


La editorial peruana Cascahuesos participará, con dos libros de poesía, del Festival de la Lira en Ecuador. Los libros que presentará son Figurado y literal, del poeta cubano José Kozer, y Jardín de arena, del vate ecuatoriano Cristóbal Zapata. Habrá más actividades. Clic en la imagen.

10.11.09

Michon premiado


Que muchos no conozcan al escritor frances de culto Pierre Michon no sorprende tanto –ha publicado pocos libros en varios decenios, sus libros son dificiles de conseguir en castellano, su estilo es idiosincrásico- como lo desapercibido que ha pasado el que haya ganado hace una semana el Gran Premio de la Academia Francesa por su novela “Les onze”. Dice una solitaria nota periodística que


La obra ganadora está ambientada en torno al cuadro imaginario del mismo título pintado por François-Elie Corentin y que representa a los once componentes del Comité de Salud Pública, los hombres que durante la Revolución Francesa protagonizaron los años del terror.

(...)

En algo más de cien paginas, Michon traza la historia del cuadro y del libro, una novela policiaca da aventuras que acaban con la tela colgada en los muros del Museo del Louvre. Pero tras las peripecias del pintor y del cuadro, ambos fruto de la imaginación de Michon, se esconden los motivos políticos que le llevaron a pintar a los once miembros del Comité de Salud Pública, desde Robespierre a Saint Just, que extendieron el terror en la Revolución Francesa.

No soy un especialista en Michon, pero vengo literalmente paladeando Vidas minúsculas (Anagrama, 2001), rareza que ya Fernando Ampuero ha conseguido también, casi milagrosamente, en Crisol -yo lo compré en El Virrey. Si el estilo es el hombre, como decían los antiguos, entonces la narrativa es estilo para Michon: oraciones que se engarzan con fluidez unas tras otras llevándonos a una zona de ambigüedad donde no se sabe si el autor nos ficciona algo o nos revela una parte importante de su vida (o ninguna de las anteriores).

Creo haber escuchado en una presentación, o en una conferencia, hace unos años, de labios de Mario Bellatin, que Michon es uno de sus maestros. Una razón más para conseguir sus libros. Tiene una biografía de Rimbaud que pendula entre la indeterminación y la comprensividad. Búsquenlo (a Michon).


(El escritor.)

9.11.09


El símbolo perdido

Mucho menos delirante que El código Da Vinci, esta novela de Dan Brown -que apenas he empezado a leer- no solo desentraña algunos secretos del poder más poderoso (aún) del planeta, sino que es todo un manual de simbología y un ejemplo del manejo del supenso. Tiene hasta un olorcito a subversión de la buena. La reseña es de Babelia.


El secreto es un atributo del poder, y Dan Brown ha escrito El símbolo perdido en honor del secretismo de Estado. El escenario es la nueva Roma, Washington, una geometría de palacios, templos, bibliotecas y criptas selladas. Fundada por masones, ahora sirve de campo para "la primigenia batalla entre el bien y el mal", por decirlo con palabras de Brown. El profesor de simbología Robert Langdon cree visitar el Capitolio para una conferencia sobre los símbolos masónicos, pero va al encuentro de un escalofriante malvado, Mal'akh, ángel caído, monje sadomasoquista, exterminador nacido en una cárcel turca. Dura una noche el torneo, en la agonía de un chantaje que tiene como víctimas a Langdon y al Gobierno norteamericano, y amenaza la vida de dos rehenes, los hermanos Peter y Katherine Solomon. Sabios, bellos y millonarios, han caído en manos de Mal'akh, y Mal'akh mutila, asfixia, estrangula, clava destornilladores en la garganta. Qué pide el monstruo es menos preciso: un tesoro de altísimos secretos, el último símbolo, algo así como "la palabra perdida, escrita en una lengua antigua, capaz de conferir un poder inimaginable a aquel que comprenda su verdadero significado".

Lo que interesa es la intriga, la aventura, contrarreloj, como en un teleconcurso o un videojuego: una sucesión de pruebas, jeroglíficos y criptogramas en forma de obras de arte, acertijos, cajas y anillos, cuadrados mágicos, una mano cortada, mapas que llevan al tesoro. El decorado incluye pirámides, calaveras, talismanes, puertas falsas. El ritmo es de película, con acuciantes cambios de plano y tiempo narrativo, y el narrador no vacila en engañar al lector con tal de atizar la tensión y el misterio.

El símbolo perdido es una novela sobre la educación de la juventud en el seno de la familia y el Estado. El monstruo Mal'akh es todavía, a la edad en que murió Cristo, un muchacho caprichoso, loco por los tatuajes, el ejercicio físico y los esteroides. Pertenece a la masa confusa. Ansía ese tesoro de conocimientos, "demasiado poderosos y peligrosos para los no iniciados", que debe guardarse lejos de las masas ignaras. Pero el contenido del saber oculto es lo de menos. Como decía el conde Trelawney en La isla del tesoro: "¡Qué importa el tesoro! ¡Es el encanto del mar lo que me arrebata!". Las novelas de Brown son un tesoro en sí mismas, millones de libros vendidos, fuente de beneficios para Hollywood y la industria turística. No sé si el hecho de que El símbolo perdido esté vertido al español por tres traductores (y al italiano por cinco) responde a las urgencias de su lanzamiento mundial, o a una operación equivalente a la de dividir el mapa del tesoro en varias partes, de modo que nadie lo vea entero; en este caso, para que un solo traductor no pueda romper el secreto de la novela antes de su llegada al mercado.

El estilo lo da la ideología: Brown nos cuenta de una minoría riquísima en ciencia, dinero y poder. Suya debe ser la propiedad del conocimiento en una realidad en la que, "después del Once de Septiembre", el Gobierno entra libremente en los ordenadores y teléfonos de los ciudadanos, y, siempre según El símbolo perdido, un departamento de la CIA vigila a sus propios miembros para que no incurran en acciones ilícitas, "el uso de tácticas de tortura ilegales", por ejemplo. Lo dirige otro de los guiñolescos personajes de Brown, la inflexible fumadora Sato, hija de japoneses, de voz ronca y piel como de granito con moho. Mide metro y medio. Tiene "una repulsiva cicatriz (...), un elevadísimo coeficiente intelectual y unos instintos de escalofriante precisión". Salvará a la humanidad de saber demasiado, porque es difícil que los jóvenes y los inmaduros entiendan lo que hacen sus mayores y, cuando creen imitarlos, se convierten en masones falsos, espías, tramposos, torturadores salvajes, asesinos como Mal'akh.

Dan Brown escribe novelas pedagógicas: nos enseña cuál es la marca de ascensores de la Torre Eiffel o de los motores de un Falcon 2000EX, la altura del obelisco de Washington, la etimología de la palabra "corbata", la existencia de la ventilación líquida total (VLT), muy útil en las técnicas de interrogatorio de la CIA, o el nombre del cuchillo con el que Abraham iba a sacrificar a su hijo y que ahora es el puñal del monstruo. ¿Qué es la ciencia noética? "Eslabón perdido entre la ciencia moderna y la antigua mística", es lo que estudia Katherine Solomon en el laboratorio más secreto de Washington para responder a preguntas infatigables: ¿Oye alguien nuestras oraciones? ¿Hay vida después de la muerte? ¿Tenemos alma? Katherine ha descubierto que la conciencia es una forma de energía. El héroe, Robert Langdon, es escéptico, como el lector, pero Katherine presenta pruebas: su laboratorio ha pesado el alma de un muerto. Y otra mujer, Sato, dicta entre humo otra lección fundamental: cuando un alto funcionario de la CIA le hable de seguridad nacional, "déjese todas las imbecilidades en Cambridge", señor Langdon.
 
(Portada.)

Precisiones



Más sobre la Casa de la Cultura y el Ministerio de Cultura

Si la Biblioteca, que sería parte del nuevo ministerio, es alimentada con mendrugos; si el propio Instituto Nacional de Cultura, que sería su base, apenas va más allá de atender, con sus exangües recursos, la conservación de nuestro patrimonio cultural, sobre el cual ejerce una jurisdicción que este gobierno recientemente ha querido recortarle; si hasta hoy el régimen del Dr. García ha mantenido la tradición de desentendimiento oficial para con la cultura que ha signado nuestra vida republicana, ¿cómo creer que un proyecto abandonado en los auspiciosos inicios de su primer gobierno se retome seriamente en las postrimerías del actual?

La cita es de la columna de hoy de Abelardo Oquendo en La República. Y en el mismo diario, en su suplemento Domingo, el poeta horazeriano Eloy Jáuregui, en su columna "Tu mala canallada", da algunas precisiones sobre el espinoso tema de la Casa de la Cultura, en su particular estilo:

Digo que la reciente casa literaria es como todas las casas museos del momento, el mero goce estético y demás yerbas del Perú. ¿Y? Nada. Simulacro, escenificación,Parafernalia, bombos y platillos. Más: pantomima, pantalla plana y hueveo (ese deporte nacional del cojudeo sempiterno). Ya lo decía el poeta Víctor Coral en una carta:No funden museos, funden futuro para los escritores.
Por lo visto, parece estarse formando un consenso respecto a la utilidad real de la llamada Casa de la Cultura, y sobre la (im)pertinencia del anunciado Ministerio de la Cultura, dos proyectos de última hora del gobierno que hieden a improvisación, populismo y saludo a la bandera.
(Eloy Jáuregui.)

7.11.09

Ricardo Dolorier


"Flor de retama me salió de adentro"

Tomado de La República de hoy.

Ricardo Dolorier hace 40 años compuso esta canción que se ha convertido en himno. Lo celebra hoy con un festival de canciones ayacuchanas. Parque de la Exposición de Lima, 7:30 pm.

Pedro Escribano.

Hace cuarenta años, indignado y conmovido por los sucesos de Huanta, pues los sinchis habían baleado a estudiantes, profesores y campesinos, el maestro Ricardo Dolorier, huantino que trabajaba en Lima, compuso la canción "Flor de retama". Este huaino, que describe la dura represión del 22 de junio de 1969, desde entonces se ha convertido en un canto obligado en las jornadas de protesta y también en fiesta populares, familiares, cuando aflora el descontento y la rebeldía.

El maestro Ricardo Dolorier ahora lo recuerda como si fuera ayer, pero también lo celebra hoy con un recital de huainos tradicionales ayacuchanos en el Parque de la Exposición, en Lima, desde las 7:30 pm.

"Todo comenzó cuando el gobierno de Juan Velasco Alvarado atentó con contra la gratuidad de la enseñanza pública –narra el maestro–. Con el decreto supremo 006 reglamentó que si un estudiante de secundaria desaprobaba un curso debía pagar cien soles mensuales durante el año"."Eso dio lugar a un 46% de deserción escolar. Hubo protestas en todo el país, sobre todo en Ayacucho", detalla Dolorier. "Yo no estaba en Huanta, pero me enteré muy bien de los hechos y lo que también me entristeció es que allí murieron dos alumnos míos muy queridos".Cuenta que se reunieron cerca de diez mil personas entre profesores, escolares y campesinos y marcharon a la plaza de Huanta. Para llegar a ella debían pasar por la comisaría, pero la calle estaba bloqueada. Fue entonces que se produjo un incidente."Una campesina se enfrentó a un policía y éste la amenazó, dicen que la señora alzó un palo y le dijo ‘una sola es la vida, una sola es la muerte’ y arremetió. El policía ahí nomás le disparó. Después de eso todo se hizo incontrolable, tanto que llegaron los sinchis y oficialmente hubo 20 muertos y cientos de herido, pero hubo más", refiere el maestro Dolorier.

-¿La canción la escribió de inmediato?

-No, fue un proceso que me angustió mucho. Yo no escribía canciones, pero sí uno que otro poema que era versos cambiados de otros poemas. Escribir "Flor de retama" fue arrojar lo que tenía adentro.

-¿Cuando la terminó, a quién la mostró primero?

-A Oswaldo Reynoso, que se conmovió, me abrazó. Después a Álvaro Villavicencio, que se arrodillo, lloró. También a Manuel Acosta Ojeda.

-¿Quién la grabó primero?

-El Trío Huanta, en un disco 45 rpm, pero salió incompleta porque el disco no alcanzó.

-La cantan todos, Martina Portocarrero por supuesto.

-Sí, Martina fue muy importante para la difusión de "Flor de retama", pero su temperamento va en contra de la melodía. Josefina Ñahui es al revés, la melodía se impone al temperamento de le canción. A mi modesto juicio, quien la canta bien es Edwin Montoya.

-Pero usted también la canta...

-Sí, pero la canto muy mal.

Datos1] Artistas invitados. Entre otros, Jaime Guardia, Julio Humala, Amanda Portales, Margot Palomino, Josefina Ñahuis, Victoria Ayacucho, Julia y Sila Illanes, Trío Huanta, Kiko Rebata, Silverio Andrade.2] Entradas. General S/.12.00, preferencial S/.27.00 y zona vip S/.37.00.
(El compositor.)

NOTA DE PRENSA



INSTITUTO RAÚL PORRAS BARRENECHEA
CURSO "EN HOMENAJE AL INCA GARCILASO DE LA VEGA
POR EL IV CENTENARIO DE LOS COMENTARIOS REALES"
a cargo del Prof. MIGUEL MATICORENA ESTRADA

Los días 9, 10 y 11 de noviembre a las 7:00 p.m. el Prof. Miguel Maticorena Estrada dictará el curso "HOMENAJE AL INCA GARCILASO DE LA VEGA. IV CENTENARIO DE LOS COMENTARIOS REALES", en el Instituto Raúl Porras Barrenechea (Colina 398, Miraflores).

El curso tendrá tres sesiones: lunes 9: "Etapas de la historiografía sobre el Inca Garcilaso", donde se expondrá un rasgo biográfico del cronista y la dimensión internacional de su obra, además de analizar las apreciaciones de Aurelio Miró Quesada, José Durand, Luis Loayza y Silvia Hilton; martes 10: "La nación y la idea de patria en Garcilaso", en la que se debatirá la identidad del Inca y los elementos étnicos, lingüísticos y culturales en la obra garcilasista; y miércoles 11: "El futuro imaginado y la restitución del señorío incaico", donde se discutirán los conceptos de restitución y señorío, así como la repercusión de la obra del cronista cusqueño en los siglos venideros.
El ingreso es libre.
Más información en:
Instituto Raúl Porras Barrenechea
Calle Colina 398, Miraflores
Central Telefónica 619-7000 Anexo: 6102. Telefax: 445-6885.
E-mail: institutoraulporrasb@unmsm.edu.pe
--
Johnny Zevallos,
Prensa IRPB-UNMSM

6.11.09

De mi correo




"La Embajada del Reino de Marruecos tiene el agrado de remitirle, en adjunto, las invitaciones para los eventos que ha organizado para los días 18 y 25 de Noviembre de 2009, a las 19 horas, en el Centro Cultural Inca Garcilaso.


Muy cordialmente,


EMBAJADA DEL REINO DE MARRUECOS"


(Formatos. Hacer clic sobre la imagen.)

Cabel presenta


Presentación de "UNO ROJO",

poemario de Andrea Cabel

Fecha: Viernes 06 de noviembre 2009
Hora: 7pm

Lugar: Librería del Fondo Editorial de la PUCP —Av. Universitaria 1801, San Miguel—

Presentadores: Julio del Valle y Miguel Ángel Malpartida

Durante la presentación se llevará a cabo la proyección de un video basado en textos de la poeta.
NOTA: Se repartirá un número limitado de ejemplares gratuitos a los asistentes al evento, que la autora firmará al final de la presentación.

Los otros noventa


Libros, poemas, olvidos

Una conversa con el poeta y amigo Martín Rodríguez-Gaona (Pista de baile, Efectos personales), de paso por Lima mientras en España, donde reside, preparan la edición de su primer libro de ensayos, me hizo recordar una serie de poemarios y textos de los noventa que no tuvieron la atención (mediática) que merecían o que fueron totalmente olvidados en su momento.

En primer lugar, se me viene a la mente Rotación, de Rubén Quiroz; Ruptura de Heje, de Rodolfo Ybarra; varios poemarios de José Pancorvo, y algún libro de Ericka Guersi, tal vez Contra la ausencia.

Pero eso no es todo. Recuerdo poemas de mucho éxito en los recitales de principios de los noventa, como los de Juan Vega y Mesías Evangelista, y algún libro del otro Juan, De la Fuente, y también Ello, de Nilo Espinoza hijo, Nadie se mueva, de Gastón Agurto; Final aún, de Edgard Saavedra, así como el primer poemario de Roxana Crisólogo, y uno muy bueno, perseriano total, de Javier Gálvez, poeta norteño que estudió Literatura en San Marcos.

Eso, por ahora. Si recuerdan otros, me avisan.

(Rodríguez-Gaona en Madrid.)

4.11.09

Rebote rebote


Un post de LDL que rescata del olvido al poeta chino Li He ha tenido una agradable réplica en Letras S5, bajo el título: "Li He, ancestro del Neobarroco". En la misma página web, acaso la más completa de literatura en Latinoamérica junto con Letralia, encuentro una reseña del buen libro de relatos de Fernando Carrasco, La muerte y otras traciones. Servidos. Bon appetit.
 

(Li He.)
 
Se produjo un error en este gadget.