19.1.10

La infantilización de la política


Les dejo un irónico y contundente artículo del antropólogo Carlos Iván Degregori sobre el estado actual de la política peruana. Imperdible. (Apareció primero en SER.)

 
Carlos Iván Degregori

Zonzos, tontos, me espían porque me envidian, bailo porque tengo mejor ritmo que ustedes, tristes, reprimidos, amargados, pesimistas. Tengo una encuesta secreta, enorme, muuucho más grande que la de los otros muchachos que coleccionan encuestas. El 2009 se cerró y el 2010 se abrió con una andanada de esta suerte de bromas de alumno quedado de colegio para niños sin calle.

Uno de los rasgos que pasa desapercibido cuando se analiza "la política después de la política" es su infantilización. Se ha insistido bastante en la transformación de los viejos caudillos en líderes mediáticos, performers de la industria del entretenimiento, modelados por los medios y a su vez dedicados a modelar a la opinión pública a través de esos mismos medios, a veces de forma delincuencial como en los tiempos de Fujimori. Pero poco se ha dicho de una de las consecuencias de esa mediatización de la política, al menos en nuestro país: su infantilización o, en el mejor de los casos, su transformación en mala película de adolescentes.

"Las encuestadoras están piconas porque no las han invitado", interviene Jorge del Castillo, como para refrendarlo (La República, 6.1.10). La tendencia viene de antes. Se hizo visible, y quién sabe irreversible, cuando los imitadores comenzaron a parecer los titulares de carteras o curules, y los firmes, una caricatura de sus imitadores radiales o televisivos. Se volvió descarada con el Baile del Chino, y continúa. De bailar, Alan lo hace mejor. El Chino, que parecía un teletubie, para no recordar a Tudela van Breughel-Douglas. Pero las líneas de continuidad son visibles.

Uno de los rasgos de los últimos presidentes, es que cuando son como son (se ven las caras, pero bueno, supongamos que podemos atisbar por instantes los corazones), resultan marcadamente adolescentes, y cuando quieren agradar, Toledo se pone telúrico y patero, Lourdes aplicada, Castañeda nerd –parece que en la presente promoción, ser nerd resulta atractivo- y Alan se alucina travieso.

Todo mientras un coro en el hemiciclo parlamentario grita ¡uhhhh¡ cuando la congresista le dice a la ministra: ¡qué hace una maestra en el Ministerio del Interior!, y la maestra-ministra le contesta: ¡qué hace una vendedora de gas en el Congreso! ¡Uhhh!!, corean los chiquiviejos, todos con sobrenombres de escolares de antaño: el mataperro, la robaluz, la lavapiés, el comepollo.
No hay nadie que les enseñe a ser adultos. La oposición no existe, o ha terminado por infantilizarse ella misma, venalizarse o fosilizarse. Por eso Alan se pasea, o más bien se bambolea, nos desprecia y "nos engaña con franqueza" como apuntó Alvarez Ródrich. Nos los advirtió desde que eligió como fondo musical de su campaña La Vida es un Carnaval y luego escribió El perro del hortelano. Llena el escenario en todos los sentidos. Lourdes se ha reducido. Humala no encuentra la sonrisa y si ya no parece el matón del barrio, sigue pareciendo el picón de la clase y la pandilla basura continúa provocándolo para ver si se le sale el matón. Bayly, el "niño terrible" como outsider cínico y relativamente exitoso el 2011 sería la culminación casi natural de este proceso.
Lo triste es que hay mucho de siniestro en estos niños que fueron y quieren seguir siéndolo. Por algo Freud hablaba de monstruos polimorfos. Mientras ellos se divierten, Bagua regresa a primera plana y muestra que la agenda amazónica sigue indignantemente pendiente; avanza el encubrimiento del escándalo de los petroaudios y asesinan al director de Castro Castro, Miguel Vásquez Coronado. Cualquiera de los tres acontecimientos debiera haber hecho saltar todas las alarmas pero, claro, las cifras macroeconómicas comienzan a mejorar y todo lo demás se nos dará por añadidura.

Así, balanceándose sobre la tela de una araña, el presidente sigue adelante con su agenda para el 2010: no solo (maxi) obras para compensar el desastre de su primer gobierno, sino (mani) obras para impedir que salga electo cualquiera que él no quiere que sea presidente. Y por supuesto que le creemos cuando dice que no piensa en el 2016. Piensa en el 2021, cuando le toque entregar el mando en pleno bicentenario. "Las leyes del mercado son inexorables", truena Jaime de Althaus (La Hora N, 12.1.10). Sí, claro.

Post Data: Qué lejos de Bachelet, Piñera y Frei, realmente, no creo que nos envidien; qué lejos de Uribe, que no se va a subir a un tabladillo a bailar cumbia aunque el TC le permita ir a la re-reelección; qué lejos de Lula, del antiguo guerrillero Mujica e incluso de Cristina Fernández, que por momentos parece personaje de la farándula retirada como política, pero que recuerde no se le ha visto con lentejuelas. Ahí a lo lejos aparece en la película Correa con sus berrinches ocasionales; más cerca Evo gritándole ‘gordo’ a García. Y por supuesto, en otra liga, fuera de serie, inigualable en la galaxia de lo grotesco, al menos por ahora y en este continente, Hugo Chávez. Pero ya basta de contentarnos con el mal menor.

(Carlos Iván.)

3 comentarios:

  1. Anónimo20.1.10

    Lo triste es que, sin necesidad de sondeos de opinión, uno percibe que la ciudadanía peruana está FELIZ con este estado de cosas. Nos gusta sentirnos pendejos, los vivos del salón, y por lo bajo aplaudimos al político corrupto pero que salió libre "por que la hizo linda". Esa es la mentalidad actual de los peruanos: hacerla linda. Nada de trabajo, reflexión, inversión o prospectiva.
    ¿Un ejemplo? Ica. Ica vive feliz con la inversión chilena, que ha generado un boom de crecimiento en dicha región. Pero nadie se percata que el agua se está acabando, y que no existe oferta cultural... Pero eso a quien le importa, lo importante es "hacerla linda".

    ResponderEliminar
  2. Anónimo20.1.10

    Los políticos peruanos tienen una concepción muy baja y triste de cómo hacer política porque esa es la que funciona con el pueblo. Hay una simbiosis. si alguien se pone a hacer política grande, de acuerdo con principios y no con intereses, pronto es tildado de tonto, quedado, iluso, y la gente no lo apoya. Los políticos le dan a la gente lo que la gente quiere; lamentablemente, lo que la gente quiere es muy poco y muy malo. Así estamos.

    Rosendo

    ResponderEliminar
  3. Anónimo22.1.10

    Pero "la gente" poco hace por sacudirse de ese estado de cosas. Será por eso que dicen que los pueblos tienen los gobernantes que se merecen.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.