18.2.10

COSAS


y COSAS Hombre

La edición en venta de COSAS (N° 436), con Daniel Day-Lewis en la portada, trae, por lo menos, dos artículos que pueden ser de interés para el lector de este blog. Unos es un acercamiento a la vida y obra del recordado J. D. Salinger, escrito por mí; y otro es una radiografía intelectual del candidato Jaime Bayly, sus motivaciones íntimas y su papel transgresor en la política peruana, a cargo del escritor Fernando Ampuero.

Mañana sale, además, el número 7 de la revista COSAS Hombre, con un material realmente irresumible en un post. Resaltaré –y que sirva como recordatorio de que este blog es personal– mi artículo ("Devoción por la virgen") sobre las Lolitas en la literatura y el cine (hablo de una Lolita que descubrí en una novela de L-F Céline, y de otra -anterior también a la de Nabokov- publicada en 1916, en Alemania); pero también una nota de Santiago Bullard sobre un autor injustamente olvidado: Lawrence Durrell, el de ese viaje interior llamado Cuarteto de Alejandría

Cosas Hombre incluye también una nota de César "Bombardero" Gutiérrez sobre los apocalipsis y apocatástasis mundiales, y un artículo de Renato Velázquez sobre famosas fugas penitenciarias en el Perú. Más, hay más, claro: baste decir que la chica de este número es la bella Fiorella Chirichigno (la del affaire con Paolo Guerrero).
(El otrora Niño Terrible es exorcizado por el autor de Puta linda.) 

19 comentarios:

  1. Banana Joe18.2.10

    Recorcholis!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo18.2.10

    totus tuus a comprar Kozas!!!

    ResponderEliminar
  3. ¿Sale mañana? Qué bueno; ya te imaginarás, porque me conoces, que muero de ganas por leer ese artículo tuyo sobre las Lolitas, jaja. Por cierto, leí el que escribiste sobre Salinger, y había dejado el de Bayly para hoy. Pero otro que está bastante bien (no diré que es buenísimo) es ese sobre la película "Nine". Por cierto, todavía no he podido darme una vuelta por la revista para recoger ese libro que me ofreciste, porque he estado fuera muchos días. ¿Podras tenerlo a mano esta semana, cosa que me doy el salto? Un abrazo, y a ver si nos reunimos pronto.

    ResponderEliminar
  4. claro, pásate a la hora de almuerzo, para conversar un poco. Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo18.2.10

    Hola victor saludo la intención de cosas de convertirse en una revista menos frívola, por l oque veo lo están logrando. Exitos.

    Alejandro
    Periodista

    ResponderEliminar
  6. Anónimo18.2.10

    Cuanto cuesta????!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  7. Anónimo18.2.10

    ¿Qué habría de malo si fuera una revista "frívola"? Dios, ese politicorrectismo...

    ResponderEliminar
  8. Anónimo18.2.10

    Santiago Bullard escribe buenos artículos en Cosas Hombre, yo lo sigo desde que escribió unos sobre las torres de Barranco. Excelente plana la que están armando en Cosas. Felicitaciones!!!!!!


    Juan Miguel

    ResponderEliminar
  9. Anónimo18.2.10

    Santiago Bullard____ ?????????

    ResponderEliminar
  10. Anónimo18.2.10

    Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo18.2.10

    QUERIDO VÍCTOR, JUAN PÉREZ TE VUELVE A ATACAR EN SU BLOG BASURA.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo18.2.10

    celebro todo el material literario que ahora Cosas incorpora en su producción. algo rescatable e interesante. yo sì comprarè la revista. ademas, es notable que dediquen un análisis a las lolitas (pre-navokof)
    solo que...ese bombardero esta kemadazo.....
    pero nada, nada es perfecto!

    ResponderEliminar
  13. Juan Pérez atacará a todo aquel que no dedica su blog a líos cojudos que él considera cruciales para el proceso literario y cultural peruano. Bah!

    ResponderEliminar
  14. Anónimo19.2.10

    Bombardero en COSAS!!! Lo que hay que ver, supongo que es un síntoma del cambio en la revista, asi como tu presencia, la de Bulard y otra gente.

    Virginia López

    ResponderEliminar
  15. Anónimo19.2.10

    Ay, Juan Pérez, con su visión tan anticuada de la cultura, creyendo que aún vivimos en tiempos de amos y dómines, de luminarias orientando a las masas... Despierta Juan, la gente sabe lo que quiere sin necesidad de que tú se lo digas.
    Y si te aburre tanto la blogósfera...¿qué haces ahí?

    ResponderEliminar
  16. Por Boris Espezúa20.2.10

    Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  17. Por Boris Espezúa20.2.10

    BRUNO LARCO: EL ÚLTIMO POETA MALDITO
    Cuando uno empieza a leer Migraciones, la última novela de Víctor Coral, las imágenes sobre tres poetas canónicos (Oquendo de Amat, Martín Adán y Leopoldo María Panero) aparecen página tras página. Uno está tentado a escribir sobre los migrantes y la migración misma, sobre lo que significa escribir desde la otra margen, sobre los poetas que se van (y vuelven, a veces), como el narrador en primera persona, Bruno Larco, que es ejemplo de ello. Sin embargo, decidí no abundar más sobre eso, aunque se trate de un tema muy rico y, cómo no, siempre candente.

    Desde que Víctor Coral se hizo conocido gracias a Luz de Limbo, Ciello Estrellado y Parabellum, poemarios que la crítica no pudo pasar por alto, uno esperaba entregas más ambiciosas. La segunda novela de Coral es un pequeño homenaje a los poetas malditos y un jocoso desprecio a los críticos (“esos sordos, eunucos, que dicen tener orejas de perro”). Debo confesar que sentí curiosidad sobre por qué Coral había decidido considerar a este trío genial como tronco y leiv motiv de Migraciones. Siempre me han fascinado los epígrafes porque son puntos de partida, claves que te conectan con el mundo del poeta, con su genealogía como autor. Se trata de un viaje dentro de sus lecturas, de sus vinculaciones afectivas y su manera de entender su propio texto, que no necesariamente debe coincidir con nuestra lectura.
    Víctor Coral, en una entrevista reciente a propósito de su libro, ha expresado que: “La poesía me es siempre un espacio de búsqueda constante, de adivinar el otro lado de la vida, de aquel artilugio maravilloso que nos posibilita el poder supremo de respirar. Pero la novela es un salto audaz que permite un vuelco poderoso sobre la sombra de la poesía”. Así, este libro se convierte en una reflexión permanente sobre la poesía, la novela y los poetas malditos. Todos aquellos puentes, mares, playas y ríos, toda aquellas fronteras que nos separan pero se tocan, como la mirada de las dos ballenas una frente a la otra en el poema “Desde las arenas del Océano Pacífico las estrellas del mar retornan del cielo” son todas imágenes, metáforas que- intuyo- intentan unir, a través de la poesía, lo que la realidad ha separado cruelmente. Es decir, se tiende un puente más complejo y universal a través de una poesía y la narrativa que viaja en el corazón del sujeto poético.
    Lo que está viajando, migrando, “esos fragmentos” a los que alude Coral constantemente en los poemas, son retazos que se hilvanan para construir la novela, la idea de una historia que se organiza a sí misma en medio del griterío interno de Bruno Larco, de aquella algarabía “y es el poema el que nos medita en el desorden que sin llamar organiza el rugir del mar en uno la arena que va siendo el nuevo temporal” (“Una figura como una ciudad entre dos territorios”). Ese rugir, se entiende, es la chispa que late en el corazón de Larco, en el corazón de su obra.

    Pero seamos claros, no estamos hablando de una poesía “que se está callada escuchando su propia voz”, como escribió Martín Adán –al que se hace referencia y se le rinde homenaje–, sino una poesía que se ensucia con lo cotidiano: ir de un lugar a otro o imaginar el “patio de una escuela nacional” (es decir, debemos pensar exactamente en esa escuela derruida del Perú), pero a la vez se engarza en su propia reflexión teórica. Por ello la hiperconciencia del fragmento, de la división, de la incapacidad de fijar la historia se hacen presentes en esta obra. “Una historia que no se puede fijar nómada y errante historia que no se cuenta ni a sí misma siquiera sin pasado” (“Una historia que no se puede fijar”). Paradoja, pues, de la era de la globalización donde suponemos que los límites van quedando en el pasado; falso, mientras se borran unos, se crean otros y el sujeto que mitiga las dudas es el que tiene Bruno Larco, el poeta maldito, el heredero de Adán que migra, sumido en una silenciosa algarabía.

    ResponderEliminar
  18. poeta premiado y felizmente casado20.2.10

    Chúpate esa, Banana!

    ResponderEliminar
  19. Jorge Alcantara22.2.10

    Hola!. Mi nombre es Jorge Alcantara y navegando por internet me encontré con tu blog: http://luzdelimbo.blogspot.com/, y estaba pensando en intercambiar enlaces contigo.

    Tu enlace apareciera en: http://carcajeadas.blogspot.com/ un sitio con PageRank 3, además de un alto numero de publicaciones, pocos enlaces salientes y un alto numero de visitas que se van incrementando exponencialmente.

    Si esta interesado por favor pon mi enlace en tu Blog con los siguientes datos y envíame un mensaje a palopalacios1803@hotmail.com para poner el tuyo al instante:

    Titulo: tocar guitarra
    Url:http://www.guitar2000.com/

    codigo enlace:
    tocar guitarra

    Gracias por tu tiempo;
    Jorge Alcantara

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.