3.3.10

Los crepúsculos metropolitanos



El cielo, el cielo, pantalla azul de lo infinito, chorrea sangre, llanto, pena y filosofìa; la sensibilidad química de las piedras ve cadáveres, cadáveres, cadáveres vestidos de hombres metafísicos… ve la verdad, ve la verdad.

--"¡Oh ruina gigante fracaso del mundo, dolor de ser, dolor de ser", aúlla el indiferente ha pocos instantes, "crepúsculo, vino muerto, agua negra…!".

Es la hora fatal, es la hora fatal en que Dios se olvida del hombre; deshielo gris que cae desde lo absoluto, voz, negación de la última esperanza, la última, la última, un abatimiento cósmico araña el rostro espiritual de las cosas, amarillo sol de los ponientes, estucado de luces fatales; y todo el universo está llorando.

---Del poemario Los gemidos (1922), del poeta chileno Pablo de Rokha.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.