10.3.10

Poesía


LA TIERRA DEL OLVIDO


Cuando vuelva a la tierra del olvido
y mis versos sean arengas
que animen a unos que todavía no han llegado
será porque habré andado
todos los senderos insumisos
de mi sino.

Cuando vuelva a la tierra del olvido
otros serán los objetos de mis versos
la perdida risa de la taciturna juventud
me saludará desde lejos,
los pasos inseguros de los nuevos jugadores
recorrerán caminos en otra dirección de los míos,
la nostalgia de una patria exiliada llenará
los cauces de mis textos
y junto a la garúa también caerá
la indulgente y álgida mano de la señora muerte.

Cuando vuelva a la tierra del olvido
mi caligrafía no será un abstracto acertijo
y yo, que tanto habré cambiado,
no habré podido borrarte de mis huesos,
replegaré las alas desgastadas
y cerraré los ojos para siempre
susurrándote como una última palabra.




IN AETERNUM


Sacarte de mí
implica arrancarme la piel, la carne, el aliento
e incluso así, cáncer vivificante,
pervivirías alojado en la médula de mis huesos,
en el rincón más imprevisto de mi espíritu.

Gas etéreo,
haz cegador de luz,
tiendes a llenar todo el espacio vital que necesito,
suspendes mi ser con tu indomable presencia,
habitas en cada lugar que miro
en cada pensamiento distraído,
indistinguible pero indubitable,
permaneces tú siempre.

Ardes en mi memoria como fuego sagrado,
resistente al viento de mi empeño,
a los océanos de tiempo arrepentido,
a los milagros sanadores
de otro amor. Amor. Amor mío.
Espada de hierro en la roca de mi cuerpo,
dulce espina que corona mi frente,
anzuelo letal engarzado indefinidamente en mi boca,
tratar de olvidarte tiene la misma lógica
que querer caminar sobre el agua:
sólo sería posible
si me sostuviera una fe inquebrantable.





---Jessica Zorogastua es una poeta peruana afincada en Madrid. Los poemas fueron publicados primero en Estafeta del viento, revista de poesía de la Casa de América (España).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.