24.3.10

Sobre poesía...


UNA SELECCIÓN DE FRAGMENTOS DE MEJORANDO LO PRESENTE, POR CORTESÍA DE MARTÍN RODRÍGUEZ-GAONA Y LA EDITORIAL CABALLO DE TROYA

Fragmento 1

La irrupción de numerosos poetas con libros estilística y discursivamente renovadores ha sido progresiva y en cierta forma sorprendente pues, en gran parte, su visibilidad se debe al apoyo que las nuevas tecnologías han brindado a la difusión de sus proyectos. La distribución y la interacción posibilitadas por Internet han consolidado redes alternativas que, en su rapidez y alcance, se han demostrado más efectivas que las de la institucionalidad literaria tradicional a la que, de otro modo, paulatinamente van afectando. La aparición de este grupo de creadores está, por lo tanto, estrechamente vinculada al crecimiento de pequeñas editoriales y a la repercusión que la red ha propiciado de libros impublicables en términos comerciales hasta hace pocos años.

No obstante estos escritores y sus obras, que promueven una superación estilística largamente anhelada, aparecen en un medio en abierta crisis, en el que día a día se vive una pugna feroz entre la idea de la literatura como entretenimiento (economía de mercado) y los coletazos del proyecto emancipador ilustrado (humanismo). Estas posiciones, aparentemente irreconciliables, tienen un tratamiento casi esquizoide en los medios de comunicación masiva, que constantemente mezclan farándula y conmemoraciones institucionales, listas de best sellers y premios nacionales de la crítica, intereses empresariales y política representativa, sin considerar mayores diferencias entre géneros masivos y minoritarios, consumidores eventuales y lectores asiduos.

Fragmento 2

La aparición de una nueva promoción sirve como revulsivo hacia una redefinición de las necesidades de los lectores, cada vez más alejados de una institucionalidad literaria marcada involuntariamente aún por prácticas diseñadas e implementadas en la dictadura franquista.

Cada vez más claramente, por lo tanto, los poetas que han accedido a la publicación en los primeros años del nuevo siglo evidencian que ciertas retóricas, al menos en sus concepciones ortodoxas, van entrando irremediablemente en desuso. En consecuencia, la pluralidad para estos autores es asumida como un síntoma de riqueza, a la vez que un ejercicio de tolerancia cívica. Sin embargo, resulta difícil establecer un criterio estético para valorar obras de matrices diversas y en ocasiones enfrentadas, casi siempre dispersas en los recovecos de un mundo editorial con poco espacio para conjugar el riesgo económico y el interés artístico.

Fragmento 3

En cierta manera, por cuestión de número y por la calidad de sus primeros libros, la actual promoción de escritores representa el resurgimiento de propuestas de apertura más importante en la poesía española de las últimas tres décadas. No es casual que los poetas que protagonizan esta renovación pertenezcan a las generaciones del desarrollismo económico y de la transición política. Es decir, integran el sector creativo del primer grupo de ciudadanos españoles que ha pasado la mayor parte de sus vidas bajo un sistema democrático y en un periodo de crecimiento económico, circunstancias que se expresan en el privilegio de una infancia en mejores condiciones materiales y educativas que promociones previas.

Fragmento 4

Con ser distintas las circunstancias de su entorno formativo, no todas ellas resultan favorables. Estos poetas, al igual que millones de ciudadanos españoles, también se enfrentan a problemas como el tener, pese a su mejor preparación, menos posibilidades de consolidar los logros obtenidos por la generación de sus padres (lo que, en el ámbito literario implica la apuesta por una producción más especializada en un mercado literario frivolizado y recesivo).

En otras palabras, como ya hemos sugerido, las contradicciones del sistema son estructurales, y sus aspectos negativos responden al mismo impulso modernizador de otra parte tan anhelado.

Fragmento 5

Resulta muy significativo que tal eclosión de proyectos se haya hecho visible por el apoyo de las nuevas tecnologías: ordenadores, Internet y blogs, en su lógica democrática (redes distribuidas), promueven constantemente la aparición de propuestas literarias, mediante el flujo informativo y la difusión de proyectos que no tenían cabida en el sistema tradicional. Es precisamente esa brecha generacional con respecto a Internet y las nuevas tecnologías la que estos autores explotan como herramienta de cara al futuro. Para incidir en el cambio dramático que han significado estos medios y en su estrecha relación con la transición demográfica: no es tan fácil repetir mecánicamente que se ha perdido el interés por la cultura escrita comprobando la incesante proliferación en la red de todo tipo de bitácoras personales, muchas de ellas dedicadas exclusivamente a la poesía. Dos cosas parecen bastante probables a partir de dicho fenómeno: la actual gestación de nuevos lenguajes y la existencia de millares de potenciales lectores.

Fragmento 6

La edición artesanal a pequeña escala supone una aproximación inédita a los medios tecnológicos masivos, la cual se puede constituir como una efectiva respuesta a la necesidad de independencia creativa de los autores, que no deben perder su dignidad frente a un sistema que insiste en promocionar a un pequeño número de nombres consolidados –firmas antes que obras- obedeciendo a criterios meramente comerciales. En la gesta por alterar estas circunstancias, la consolidación de espacios y escenas poéticas en puntos diversos de la ciudad (librerías, bares, centros comunales, etc.) y la conexión con esfuerzos similares en otras latitudes resulta fundamental para la creación de una audiencia acorde con las nuevas propuestas estéticas.

Fragmento 7

La escritura de estos autores aparece desafiando, entonces, la narrativa interna de la historia de la literatura, la cual supone que las obras poseen necesariamente una dirección y un sentido determinados. Esta intuición compartida les hace dejar de lado la prepotencia y la simplificación maniqueas (e interesadas) que fueron predominantes en el fin de siglo, brindándoles un amplio sentido de libertad formal y discursiva. Rasgo que de ninguna manera implica renunciar al análisis crítico y exigente de las nuevas propuestas, sino que requiere ensayar aproximaciones estrictamente enfocadas a lo que las obras mismas proponen, en la línea de la alta especialización propia del consumo postindustrial.

Fragmento 8

Finalmente, las obras de los postprotagonistas de Mejorando lo presente se proponen a un receptor que, partiendo de lo estilístico, establezca lecturas plurales, que relacionen contextos dentro y fuera de lo escrito. Son una invitación al goce de una lectura que cuestiona y supera tanto la falta de ambición formal como el trajinado y chirriante cliché esencialista de “eso no es verdadera poesía”, que fueron predominantes hasta hace pocos años.

Fragmento 9

Las propuestas democratizadoras de las nuevas tecnologías, sea en la producción masiva personalizada o en la interactividad fiscalizadora, suponen el fin del populismo mediático y del clientelismo político, dos de las causas más claras del repliegue de la cultura humanista. Una situación en la que la crisis de la institucionalidad poética, finalmente, sugiere apenas un síntoma. Del inteligente empleo de los recursos de la revolución digital por parte de empresarios de la comunicación, escritores, editores y autoridades políticas, del compartido compromiso por defender la lectura como materia prima del mundo editorial, depende la supervivencia del libro -en papel o electrónico- como encarnación de la herencia cultural más importante de la humanidad. En consecuencia, la cultura, tanto en su versión corporativa como institucional, debe especializarse para poder cumplir con los retos de los avances tecnológicos, que meramente son una expresión irrenunciable del desarrollo económico y del crecimiento demográfico.

Fragmento 10

En todo caso, esperemos que no sea muy tarde para establecer una adecuada transición hacia la cultura digital, para crear un puente que permita que las promociones venideras -como la inminente Generación Google, aquellos nacidos a partir de 1993- puedan sumarse al disfrute de la poesía como expresión de una memoria plural que se asemeja a la eternidad humana. En otras palabras, de los retos que asuman y superen los protagonistas de los días posteriores a lo posterior depende el tipo de lectura que se practicará de aquí a unas décadas: la inquietante incógnita sobre si el leer mantendrá valores tradicionalmente fundamentales como la concentración, la profundidad y la reflexión, o si es que dichos hábitos serán superados por el predominio de la inmediatez, la asociación horizontal, lo lúdico y lo icónico.

(Poeta y crítico Martín Rodríguez Gaona acaba de publicar en España polémico libro de crítica.)

3 comentarios:

  1. Víctor, ¿dónde se puede conseguir el libro de Martín RG?

    ResponderEliminar
  2. Continúa aún la convocatoria del grupo Ónice para para participar en el 4to. número de su revista, dirigida al público en general. Los rubros donde se podrá participar son Cuento, Poesía o Ensayo libre. Hasta el 4 de abril.


    Más informes: http://revistaonice.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Hola Juan Carlos. Tengo entendido que aún no hay ejemplares en Lima, pero se está viendo la posibilidad de editarlo en Perú, y es muy seguro que la editorial envíe algunos ejemplares a El Virrey. Saludos.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.