6.4.10

Inédito mellado


Sobre "Surf" y Ribeyro

La “edición definitiva” de La palabra del mudo, de Julio Ramón Ribeyro, editada en dos espléndidos volúmenes por editorial Seix Barral, trae un cuento hasta ahora inédito: “Surf”. En este se cuenta la historia de un escritor que no encuentra el mood para escribir, y, luego de pasar por varias opciones para incentivarse –la bohemia, la introspección intimista-, encuentra en el surf un sucedáneo de la escritura que, finalmente, lo llevara a la “eternidad”, si no a la de las letras, al menos a la eternidad a secas.

No es un cuento perfecto. Tampoco es un cuento donde la escritura de Ribeyro se luzca como en otros mucho más famosos. Pero es un relato que expresa un estado de ánimo muy ribeyriano, a pesar del abuso de ciertas palabrejas poco afortunadas.

En la revista COSAS que saldrá este jueves a la venta, le hacemos una entrevista a Julio Ribeyro, hijo del escritor y director de fotografía cinematográfica, donde no solo revela secretos del autor de La tentación del fracaso, sino que habla precisamente sobre este cuento, “Surf”.

Como cosa final y accesoria, debo señalar mi extrañeza por lo desprolijo del cuidado de edición, a cargo de Jorge Coaguila, de este cuento (no he leído los demás aún). En la pp 18 hay un indeseable “precoses” en lugar de “precoces”, y en la pp 19 hay una punto seguido –debería ir una coma- que estropea todo el fraseo (y el sentido) de lo que el escritor quiere decir: “ellos intentaban como él. Pero por otros medios, realizar un acto estelar.” Más cuidado con un grande, por favor.


(Portada)

7 comentarios:

  1. Banana Joe7.4.10

    Recorcholis!!!!!!!

    Take me down to the paradise city
    Where the grass is green
    And the girls are pretty

    Oh yeahhhhhhhhhhhh

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7.4.10

    mejor ni leas los demás cuentos, que hay cosas de ese tipo.

    ¡¡¡Recórcholis!!!!

    ResponderEliminar
  3. Hombre pollo8.4.10

    Snif snif
    las falcas me chotean en nueva orleans, snif snif

    ResponderEliminar
  4. Tu pata Dante Ildefonso me ha tirado flores... no te piques, pero sabes que es el poema del año.

    Del verso de Blanca Varela (“Poesía. Silenciosa algarabía del corazón.”) ha cogido el poeta Paolo de Lima el título de este nuevo libro, escrito entre 2002 y 2004, y que está dedicado a Ottawa, ciudad en la que vivió durante años, luego de haber radicado en Texas. El incesante flujo de su discurso poético retrata el neobarroso devenir de las calles, los lagos y los ríos de un escenario más que urbano, y que se presenta fragmentado, quizás debido a su insularidad: “Si tratas de invertir el soliloquio en el espejo/ el roce de la piedra/ en las veredas del río”. Es el flujo de los fragmentos de una historia “Sin poder ni Poder Con poder y Poder/ Contra Poder”, que nos describe en cuadros aparentemente objetivos, a modo de una cámara, en acercamientos y distancias, un mundo multicultural, de palpitantes fronteras y, a su vez, de íntimas interrogantes: “ahora que los huesos del cielo ya no son de los rezos/ ahora que como de un lugar abandonado alejamos nuestras verdades/ para depositarlas en la superstición del gatillo/ no es un monstruo el que bucea en la línea del sueño/ por donde las cosas se deslizan/ en la vibrante madrugada de la arrojada marea.” Esa voz plural que abre nuevas perspectivas y posibilidades, a veces como cuadros dadaístas, es la que rompe con las jerarquías de lo real, de lo real y lo imaginario: el sistema del lenguaje (los fundamentos y las certezas). La poesía, entonces, es ese flujo (“escribir sin molde ni modelos”) que recorre, oblicuo, “los pliegues y los bordes” de la memoria y lo perecedero, “desterritorializando” al sujeto poético. La identidad de la voz poética en Silenciosa algarabía, por tanto, se difumina, mediante la ubicuidad y la polifonía, para configurar acertadamente el sonido de una urbe posmoderna: “El espejo que no conecta tu rostro con su carne viva y sus músculos/ también amontonados los días, al pescar del rio_/ tachando frases para desarrollar la búsqueda/ el niño del ahora es la letra, espuma y arena/ intentándose.// Absurdo este no querer, si no tienes espejo no golpees las columnas”. Y es que en este espejo reconstruido o ciudad, que es la poesía o el corazón, es donde nos hallaremos, en esa plural algarabía. Ya el resto es silencio.

    UNA HISTORIA QUE NO SE PUEDE FIJAR...

    Una historia que no se puede fijar, nómada
    y errante Historia que no se cuenta Ni a sí
    misma siquiera Sin pasado No tiene relación
    con nada Ni con el tres ni con el mañana
    A flujos, sin interrupciones, en el medio
    exacto de dos puntos sin principio
    Con flujos de edades, edad niña, edad joven
    y adulta, anciana, edad de muerte y tiempo
    Edad que no se cuenta ni cuenta
    sin estancarse el flujo, corriendo, oyendo
    Huyendo sin escaparse ni sentarse
    y entonces vamos, hacia allí
    Una historia que fluye, en su flujo, sin
    confesión de parte ni obligada
    Sin poder ni Poder Con poder y Poder
    Contra Poder / Auténticas líneas
    de investigación, líneas de hormigas
    negras, marrones y rojas –Líneas de la mano
    /// Dice que es su historia /// Algo entre
    la línea: la guerra Entre los flujos: la tensión
    Que no vale nada, ¿y a ti qué te importa?
    No aflojar no interrumpir Siempre viajar
    Con los dedos y con los pies
    Escribir sin molde ni modelos, ni las de tv
    Fragmentariando, segmentando sin segmentos: por
    interrumpir la línea, abracadabro, arcano y sucio
    Tos, asma y cruz Oír sin párpados, sin pedir
    Aborto del punto derramándose en la línea, fluyendo
    en los pliegues y los bordes, entre los entres, en el medio
    exacto de su nacimiento Azul tu agencia, sin ya siquiera
    un montículo o una luz de luna que responda Que responda
    hacia fuera, o en las fronteras de tus cavidades
    Una historia que no se puede fijar, que nadie desea,
    que nadie (no hay nadie) desea fijar.

    ResponderEliminar
  5. jajajajajajajaja!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Anónimo8.4.10

    Bueno, ahora ya sabemos quién es el que "comenta" en los blogs basura desde páginas web y cuentas ajenas.

    El observador

    ResponderEliminar
  7. Gato sucio8.4.10

    Oe, Ildefonso, solo te falta la reseña de Las flores de mall, hazlo y te perdono, hurry up hurry up

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.