15.4.10

Vladimir Holan, 30 años


Poesía...


El 31 de marzo pasado, en total silencio de ambos lados del Atlántico, se cumplieron 30 años de la muerte de uno de los más grandes poetas de Europa del Este, Vladimir Holan (República Checa, 1905-1980). Para recordarlo, fui a El Virrey y me compré el único libro que hallé: Dolor (Hiperión, 2001), de donde extraigo los poemas que pueden leer abajo. Holan sufrió humillaciones y privaciones durante buena parte de su vida. Una vez instalado el régimen comunista en su país, fue confinado al ostracismo y a la invisibilidad pública durante 15 años, los más importantes de su vida en cuanto a producción poética. Hoy VH es reconocido como el más importante poeta checo y uno de los más importantes de Europa.


Cuando llueve en domingo y tú estás solo...

Cuando llueve en domingo y tú estás solo,
completamente solo,
abierto a todo, pero no llega ni el ladrón
y no llama a la puerta ni el borracho ni el enemigo;
cuando llueve en domingo mientras tú estás abandonado
y no comprendes cómo vivir sin cuerpo
y cómo no vivir puesto que tienes cuerpo;
cuando llueve en domingo y, solo, no eres más que tú,
¡no esperes ni hablar contigo mismo!
Entonces el ángel es el único que sabe
lo que hay encima de él,
entonces el diablo es el único que sabe
lo que hay debajo de él.

El libro sostenido, el poema al caer...

Versión de Clara Janés



En la profundidad de la noche

a Jaroslav Seifert

"¿Cómo no ser?", te preguntas y hasta acabas por decirlo
en voz alta...
Pero el árbol y la piedra lo callan ,
aunque ambos son hijos de la palabra y por tanto mudos,
ya que la palabra se asusta de ver lo que ha sido de ella...
Pero los nombres aún los tienen. Los nombres: pino,
arce, álamo temblón. ..y los nombres: feldespato,
basalto, fonolita, amor... Bellos nombres,
sólo que asustados de ver en qué se han convertido.

Versión de Clara Janés


Noche de insomnio

Estaba solo, completamente solo,
incluso el sueño nocturno me había abandonado...
De pronto me pareció oír no unas palabras sino unos sonidos,
unos sonidos siempre en tres suspiros
Como viento y harina...
"¿Qué puede ser eso? ¡No hay tiempo que perder!",
mascullé, y enderezándome el cabello con un trago de vino
me puse en pie y, desnudo, palpé en la oscuridad
y un momento después la negra fiebre de mi mano
abría el armario... En su interior las polillas agitaban los trajes...
Soy más mortal que mi cuerpo...

Versión de Clara Janés

(El poeta.)

2 comentarios:

  1. Anónimo15.4.10

    quien como tú que tienes para comprar libros cuando quieres.

    XXY

    ResponderEliminar
  2. Qué buen poeta gracias por compartirlo, es uno de mis poetas de cabecera, además lo siento más cercano sabiendo que fue traductor de Eguren al checo...

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.