26.6.10

Poema de Joseph Brodsky


Gracias a Fernando Ampuero estoy leyendo Y así por el estilo (Universidad Veracruzana, 2009), libro póstumo del Nobel Joseph Brodsky, en traducción de José Luis Rivas. De ese libro en edición bilingüe, extraigo este poema distópico.



Una postal

El país está poblado a tal punto que los polígamos y los asesinos
múltiples salen impunes y los accidentes aéreos
se difunden (por lo general en las noticias vespertinas)
solo cuando suceden en zonas arboladas; la dificultad del acceso
es más penosa cuando la tiñen sentimientos para con el medio natural.
Los teatros están abarrotados, en palcos y butacas.
Un aria nunca es cantada por un solo tenor:
como norma, se echa mano de seis a la vez, o de uno tan gordo que vale por seis.
Y lo mismo sucede con el gobierno, cuyas oficinas permanecen iluminadas
durante toda la noche –y se labora en turnos como en las fábricas-,
esa rehén del censo. Todo es pandémico.
Lo que ama uno, es amado por muchos:
un atleta, un perfume o una bullabesa.
Por tanto, todo lo que hagas o digas es lícito.
La naturaleza también parece haber advertido el común denominador,
y siempre que llueve, cosa rarísima, las nubes se detienen más tiempo,
No sobre el estadio del ejército y la marina, sino sobre el cementerio.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.