11.6.10

Poema de Vargas Llosa


Nuestro mayor novelista ha incursionado esporádicamente en las procelosas aguas de la poesía, con poco éxito. Ahora publica un texto en Letras Libres de junio, donde se mete nada menos que con Homero, aunque no se libra de lugares comunes y previsibilidades que no abundan para nada en sus novelas. Juzgue el lector.


Padre Homero

No sabemos si era uno o muchos.
Ni siquiera sabemos si existió
o lo inventamos
para dar un dueño y una leyenda
a los poemas que fundaron
el mundo en que vivimos.

Las cuencas vacías de sus ojos
iluminan como dos soles
las aguas, las islas y las playas
del Mediterráneo.
Tampoco sabemos si las historias
que cantó tuvieron raíces
en la historia real
o fueron fantaseadas
por su imaginación incandescente.

Yo lo adivino como un
viejecito bondadoso
y excéntrico
divirtiendo a niños y ancianos
con fabulosas aventuras
de guerreros y monstruos
en una época inusitada
en que hombres y dioses
andaban entreverados
y las batallas se ganaban
con caballos de madera,
elíxires y magias.

Lo diviso entre sombras y
chisporroteo de fogatas, en
aldeas con olor
a vino y aceite,
pulsando su lira
acompañado por el murmullo del mar
y la resaca,
rodeado de caras expectantes.

Su fantasía y su verba
embellecían las anécdotas
que traían los marineros de sus viajes:
las canciones voluptuosas
de las sirenas,
los mordiscos de Escila
y los soplidos de Caribdis
que hundían a los veleros
y los náufragos que se tragaba
Polifemo.

En el corazón de sus mitos
palpitaban
las chismografías de los ancianos,
las endechas de las viudas y
las letanías de las madres
cuyos hijos raptaron
los piratas
para convertirlos en remeros.

Imagino su cabeza como
un volcán que crepita no lava
ni fuego
sino historias,
una sinfonía de heroísmos,
apariciones, pesadillas,
bravatas, amores, hechicerías
y fastuosas celebraciones
de dioses y diosas
con hombres y demonios.

Nadie sabía de dónde venía
ni adónde iba.
Sus barbas eran blancas y
sus ojos, antes de vaciarse,
habían sido azules.
Su túnica tenía mil
remiendos
y sus sandalias
tan gastadas
habían dado la vuelta al mundo
y al trasmundo.
El encanto de su voz
la suavidad de sus palabras
el color y la fosforescencia
con que narraba
daban a sus historias
la fuerza contagiosa
de la danza y la música,
esa estela que perseguía
a sus oyentes
en el sueño
y los incitaba a aprender sus versos
de memoria
a repetirlos
de padres a hijos
de pueblo en pueblo
y de siglo en siglo,
hasta nosotros.

Gracias, abuelo,
inventor del Occidente.
Qué pobre sería nuestra historia
sin tus historias,
qué mediocres
nuestros sueños
sin tus sueños. ~

San Pedro de Atacama,
22 de febrero de 2008
(El vate, Homero, por supuesto.)

18 comentarios:

  1. Boby Gómez11.6.10

    Victor Coral
    Mas seriedad por favor

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11.6.10

    Recórcholis!!!!! Soy mejor que Vargas Llosa, estoy mejorando, ¿si o no maestro Chueca?

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11.6.10

    lo más alucinante es cómo se manejan estas revistas internacionales de literatura, que publican cualquier bodrio con tal que sea de alguien de renombre. buena, Coral!


    Rodo

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11.6.10

    http://elcomercio.pe/edicionimpresa/Html/2008-03-30/padre-homero.html

    republicado de el dominical

    ResponderEliminar
  5. Hombre pollo11.6.10

    POR FAVORRRRRRRR UNA MUJER NECESITO UNA MUJER UNA MUJER UNA MUJER NECESITO UNA MUJER MUJER MUJER

    ResponderEliminar
  6. Anónimo11.6.10

    yo creo que nuestro ilustre e hipermoderno Dominical debería hacerle juicio a esa "revistucha" Letras Libres, por no citar la fuente...

    Fidel K.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11.6.10

    jajajajajajaja!!!!

    ResponderEliminar
  8. Giancarlo12.6.10

    Conchadetumadre, indio conchadetumadre

    ResponderEliminar
  9. Anónimo12.6.10

    ese poema de Vargas Llosa denota "Cansancio", ojojojojojojojo

    ResponderEliminar
  10. Anónimo12.6.10

    WHAT!!!!!! LAS GRACIAS DEBE DARLE EL DOMINICAL A LETRAS LIBRES OE ANONIMO, DIEGO OTERO CASI DESAPARECE EL SUPLEMENTO QUE FUNDO ABELARDO OQUENDO!!!!!!!

    ResponderEliminar
  11. En verdad que El Dminical del 2008 haya publicado un poema tan malo como este no sorprende; pero lo de Letras Libres me da que pensar: se supone que allí prevalece el criterio estético y no el nombre del autor.
    Si quieren una opinión personal, creo que en muchos párrafos de esa maravilla de novela llamada La guerra del fin del mundo hay mucha más poesía que en este poemastro a Homero.

    ResponderEliminar
  12. Totalmente de acuerdo, hombre. La mejor poesía de Vargas Llosa está en su prosa. Y no sólo pienso en La Guerra del Fin del Mundo (que tiene muchos textos muy poéticos), sino también en otras novelas suyas, donde la prosa casi ha aprendido bien de la de Faulkner. Pienso, por ejemplo, en algunas partes de "La ciudad y los perros" o "La fiesta del Chivo" (me dicen que también en "Conversación en la Catedral", pero aún no le leído ese libro, así que ni idea). En finl que la idea se entiende: la prosa también puede ser poética; no hace falta lanzar versos tan poco precisos y olvidables como estos.

    ResponderEliminar
  13. Maestro Chueca...

    A quien haya escrito ese comentario, HASTA WILDER ESCRIBE MEJOR QUE MVLL.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo14.6.10

    Por qué será que no has dicho ni mú sobre el importante premio que han concedido a Cisneros y te fijas en esta ridiculez y encima con dos años de atraso?

    ResponderEliminar
  15. los años de atraso son los de Letras Libres, anónimo, yo reproduzco lo publicado allí este mes.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo14.6.10

    mejor que Cisneros e Hinostroza es Juan Ojeda.

    Yo

    ResponderEliminar
  17. Somente agora começo a conhecer poemas de Vargas Llosa, sinto imensa felicidade por isso.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.