30.6.10

W. B. Yeats completo en castellano


Un artículo de El País llama mi atención porque anuncia la aparición pronta de la poesía completa de William Butler Yeats en castellano. La nota del poeta Andrés Trapiello, que acompaña a la noticia, está muy buena.



Más allá de la vida y la muerte
Por Andrés Trapiello

Hay una raza de hombres que sienten, piensan y obran a lo grande. Se diría que el mundo de los mortales les viene pequeño. El poeta William Butler Yeats fue uno de ellos. Cierto que las circunstancias favorecieron sus propósitos: allá donde puso su pie era tierra virgen, lo mismo se tratara de la patria o de la lengua. Asistió al nacimiento de Irlanda como país independiente, y proporcionó a la lengua inglesa la formidable amplitud que trajo el simbolismo a la poesía. Y si su obra fascina, fascina tanto o más su vida. Y no lo decimos por todos los dones que ésta llevó a su puerta, el conocer a Verlaine o a Miss Gregory, su senaduría o su Premio Nobel (que le disputó a otro gran poeta, Thomas Hardy), sino por haberle hecho comprender desde muy joven que "se puede refutar a Hegel pero no al Santo ni a la Canción de los Seis Peniques". Tal vez su fe en todos los "más allases" la encontráramos hoy un tanto ingenua, como su pretensión de convocar el fantasma de una flor a partir de sus cenizas, pero en ella reside esta verdad: la muerte debiera ser solo una forma diferente de llamar a la vida. Y de la misma manera que todo en esta está lleno de símbolos que nos hablan de otras cosas (digamos que el símbolo es solo un atajo entre dos verdades, una de las cuales es siempre indemostrable), Yeats se propuso no dejar fuera de sus poemas ni de su teatro ni de sus ensayos ni de su Autobiografía (fue un trabajador infatigable) nada de lo que vivió: personas reales con su nombre propio, lugares reales con su toponimia exacta, experiencias reales e históricas tienen un lugar en sus versos, y de la misma manera que sucede en una sesión de espiritismo en la que los presentes "contactan" con el espíritu convocado, sucede en su poesía con la poderosa sugestión de sus cadencias y de sus rimas, con la fatalidad con la que en español la palabra yedra se agarra fieramente a la palabra piedra.


(W.B. Yeats, poeta.)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.