12.7.10

ÉXITO MEDIÁTICO Y CALIDAD POÉTICA


Me temo que hay demasiados poetas, y no solo jóvenes, que confunden estos dos aspectos del fenómeno poético. Es una suerte de tara satisfactoria que se vino gestando desde los ochenta, con algún grupo preocupado por escandalizar y colocarse en la línea de mira de los fotógrafos de diarios a los que en el fondo detestaban, pero continuó durante los noventa y sus luces de neón, para arreciar luego en las generaciones siguientes, cualesquiera que estas sean.

El éxito mediático es muchas veces aleatorio, algunas inmerecido y siempre relativo y cambiante. Recuerdo que una vez Vila-Matas contó que durante los ochenta le fue muy mal con las reseñas de sus libros; y ahora es toda una superestrella mediática. Lo mismo pasa con poetas peruanos que en los setenta o noventa llenaban páginas de las secciones culturales, y hoy están sepultados en el más injusto (o justo) olvido.

La calidad poética casi no guarda relación con el éxito mediático, o esa relación es irrelevante. Hay muy buenos poetas con muy buena prensa: Montalbetti y Pimentel padre, digamos, y hay poetas excluidos por la crítica periodística (la supérstite, famélica) que tienen una calidad excepcional: Emilio J. Lafferranderie, Enriqueta Beleván, Paul Guillén, Salomón Valderrama, otros.

Pero eso no es todo. Lo peor es que algunos jóvenes confunden publicación con existencia poética, y se preocupan más por publicar que por escribir algo interesante; por ser reseñados -lo cual persiguen con desvergonzada fruición- aunque sea negativamente, en lugar de conocer nuestra tradición poética. Sin duda, esto es producto del hipermediatismo actual. Así, tenemos poetas de menos de treinta años con cinco poemarios publicados, varias invitaciones a eventos internacionales (ganadas a pulso y codazo) y una legión (es un decir) de admiradores que no dejan de acompañarlos (con rones y chelas, claro) cada vez que se presentan en el Averno, el Yacana o en el bar Zela.

Todo esto pasa como si un recital, por sí mismo, tuviera alguna importancia con respecto al camino poético que cada uno tiene que forjarse, con la fidelidad a la escritura que debe ser el norte de todo poeta simplemente porque siempre ha sido de esa manera. Muchos poetas jóvenes han caído en un relacionismo, en una euforia autocelebratoria engañosa y… fútil. Piensan que leerse entre ellos y felicitarse unos a otros de una manera ombliguista –sin debatir nada- los puede llevar a algo más que a un penoso autoengaño.

(Incluso hay quienes, sin haber estudiado literatura siquiera, ni mucho menos haberse enterado bien de qué va esta ardua forma de existir que es la poesía, dictan talleres poéticos “hechos en casa”, aumentando más gasolina al fuego de la confusión poética predominante).

Por ello, antes de aceptar invitaciones –y no soy el único, por fortuna-, participar en recitales o prestar mis textos para antojolojías y componendas literarias, pienso en Ojeda, Chirinos Cúneo, Ramírez Ruiz, los hermanos Peralta y tantos otros poetas que nunca se afanaron por “estar” donde revienta el cohete (ni porque le revienten cohetes, por supuesto); sino que dedicaron su vida a la escritura poética, a "ser" en poesía, y a la reflexión sobre su trabajo y el de los demás. Jamás pensaron, como me dijo un poeta "exitoso" alguna vez, que “no importa que hablen mal de tu libro, lo importante es que hablen”.

(Poetas Chirnos Cúneo y Juan Ojeda junto a otros creadores.)

15 comentarios:

  1. Pierre12.7.10

    Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12.7.10

    Totalmente de acuerdo (y los alcances de esa crítica son internacionales) , salvo en el último párrafo. Los Peralta y JRR defnitivamente lo intentaron (Boletín Titikaka y HZ), pero las condiciones no iban con ellos como individuos. Eso quizá sucede hoy también con los poetas contemporáneos que rescatas. ¿La alternativa? No sólo escribir, sino buscar canales de edición-distribución apropiados. Pero, de nuevo, el reto sería hacer ambas cosas con calidad, no sólo por figurar.

    Martín R-G

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12.7.10

    Excelente el nivel de la crítica que haces a las generaciones que andan perdidas en el activismo sin brújula. No entiendo por qué no has dado más nombres, como el de Andrea Cabel o el de Paul Guillén que paran buscando notoriedad.

    Iniesta

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12.7.10

    Ya lo dijo Dante Castro en otro espacio, los problemas que tú encuentras en la poesía actual están presentes en la narrativa, muy buen post, muy lúcido y respetuoso.

    ResponderEliminar
  5. Andrea Cabel es una buena poeta a quien los medios buscan porque tiene solvencia, poética y de formación académica; no es mi rollo si no pasa lo mismo con otras poetas de su generación.

    Paul Guillén es crítico y poeta y está nombrado en el post. Más cuidado con los comentarios.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo12.7.10

    lo que más me sorprende es que pese a ser un tema polémico lo has llevado con mucho respeto a la gente que criticas, con mucho tino, realmente el nivel de este blog está mejorando. Saludos desde España y cleebrando.

    Carlos

    ResponderEliminar
  7. Anónimo13.7.10

    me parece de todas maneras interesante que la gente joven se mueve e intente hacer cosas, ya que no hay muchas oportunidades para los creadores en nuestro país. entiendo las críticos y creo que tienes razón, pero hay que comprender las ganas de las nuevas generaciones. Buen post.

    Poeta quilqueño

    ResponderEliminar
  8. Creo que la poesía de cada autor debe defenderse sola. Si escribes bien y tu poesía gusta lo sabrás y si no también, sea que te afanes por figurar, te promociones o no.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo13.7.10

    hay gente que no respeta sus realciones incluso personales, menos va a respetar a la poesía, que exige tanto del poeta. Ser poeta hoy es casi un apostolado, una vocación que no tiene recompensa más que la gloria de la superación del lenguaje, lo demás es hacer negocio o perderse en la fama efímera.

    Pedro

    ResponderEliminar
  10. Anónimo13.7.10

    me gusta tu blog, y sobre todo la forma en que argumentas tus ideas, sin ofender a nadie ni insultar; el insulto es expresión de impotencia y de carencia de argumentos. Gracias por regalarnos este blog.

    Consuelo de Céspedes

    ResponderEliminar
  11. Ciertamente, en este blog se permiten hasta ironías, pero insultos y acusaciones nunca, menos si son producto de la paranoia.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo13.7.10

    Bien Víctor, de vez en cuando es bueno refrescar la memoria de todos nosotros aclarando cuál es una de las principales finalidades del arte: el emocionar y sensibilizar al observador y/o lector, y no servir de catapulta del ego del autor. El tiempo sigue siendo, finalmente, el mejor juez.
    R.A.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Sé que para la mayor parte de los lectores de este blog será inútil la aclaración, pero ante la lumpenesca insistencia de un desavisado, diré, POR PRIMERA Y ÚNICA VEZ, que no hay una sola línea de este post -tan apreciado por buenos lectores- que aluda veladamente a ninguna experiencia colectiva de taller literario, ni nada que se le parezca.

    Ese no es, ni de lejos, ni siquiera uno de los temas secundarios que plantea el post.

    ResponderEliminar
  15. Anónimo23.7.10

    Hola victor muy buen artículo.
    Lo que estoy viendo es que hay abundante RECITALITIS en donde ya es un abuso son los mismos poetas y hasta inéditos.
    Hay un poeta que no ha ganado una beca para Mexico, le han regalado porque las que laboran en el CC españa se lo han regalado por hacer algunas labores en mencionado Centro.

    Yovanna

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.