11.11.10

RESEÑA DE "HOTEL PLANETA"


Dedicado a su talentoso padre el cineasta Armando Robles Godoy (1923-2010), acaba de llegar a mis manos el reciente poemario de la poeta y periodista Marcela Robles, Hotel Planeta, editada por Mesa Redonda. Se trata de un libro breve dividido en tres partes (“Esa otra yo”, Llueve sobre mí” y “Hotel planeta”) cuyos ejes giran en torno al paso del tiempo, el dolor, la desolación y -gran acierto- la metáfora del mundo como un lugar donde la tristeza y la destrucción predominan; pero siempre hay esperanza y salvación:


Ecos del planeta en mis arterias
Que solían poblar pájaros y salvia

Ahora hay petróleo minas sangre en el fondo del río
Y nadie viene a respirar sobre mi boca
Sostengo el planeta entre mis dientes
Mientras un buzo se arriesga en las profundidades


Dice Giovanna Pollarolo que Hotel Planeta “nos abisma en un viaje hacia la noche, de la mano del tiempo que acecha”. Cierto. Pero también es un canto de madurez y poética resignación epifánica: en las preciadas intimidades, en la cotidianidad elevada se esconden pequeñas verdades a las cuales asirnos, nimias revelaciones que le devuelven sentido y alegría a la dura y desconcertante realidad.

No dudo en afirmar que, con este intenso libro, Marcela Robles ha logrado tal vez uno de sus mayores aciertos poéticos. Con una lírica medida, bien trabajada, con un manejo siempre eficiente del tema amoroso, Robles ahora ha enriquecido su mundo con otras preocupaciones que no hacen sino recordarnos que la vida es mucho más que nuestros cuerpos jalados por la disolución, y que la poesía siempre será renovable y posible.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.