18.1.11

Gaddis y la dificultad


Cuando el maestro José Lezama Lima decía una y otra vez que “solo lo difícil es estimulante”, no creo que se estuviera refiriendo a que el escritor deba escribir para un público de iniciados, o que debiera esforzarse para hacer intrincadas sus creaciones. Parece que se refería a que lo que, de forma natural, habían hecho ciertos autores favoritos suyos –Saint John Perse, Góngora, entre otros-: una obra que, en principio, responde sobre sí misma, dialoga consigo misma y luego se despliega hacia el mundo, para que podamos asirla no siempre de la misma manera.

Incluso una obra aparentemente "fácil" como la de José María Arguedas, hoy que se cumplen cien años de su nacimiento, es abordada de diferentes maneras y perspectivas, tanto ayer como hoy, sin dar, luego de tantos años de estudio, los investigadores y lectores con lo que “verdaderamente” quiso decir Arguedas con todo ello (acabo de ver al menos cinco interpretaciones distintas en un programa de TV dedicado a él).

Y es que lo difícil estimulante –no lo pedantesco, ni lo absurda y forzadamente “barroco”- no necesariamente tiene que ver con un estilo arduo de penetrar, o con una polisemia estudiada y eficaz. William Gaddis, en su canto de cisne negro traducido por Sexto Piso como Ágape se paga, lo demuestra de manera clamorosa; cita Rodrigo Fresán en su prólogo:

-¿Escribe usted –le pregunta Abádi-Nagy en 1987- como escribe porque esa es la manera más fácil para usted, o es que obras tan “difíciles” de leer son igualmente “difíciles” de crear? –Gaddis responde:

-Bueno, como he intentado dejar claro, si el trabajo no me resultara difícil lo cierto es que me moriría de aburrimiento.


Palabras clave. Es cierto: llegado un momento, toda la cháchara confesionalista, callejera, vitalista, amoroso-quejosa llegan a hartarlo a uno; y no estoy hablando de que uno se esté colocando en “otro level” con respecto a sus contemporáneos. Solo pasa que aquellos caminos han sido tan fatigados por la poesía peruana, y en general por la poesía latinoamericana, que provocan sensaciones hostigantes, casi repelentes en un lector consuetudinario de poesía.

Todo ellos no es más que un facilismo y Gaddis parece denunciar en su libro póstumo ese facilismo "entretenido" en el que ha caído la literatura -ya no hablemos de otras artes-, tomando la imagen de la pianola mecánica para reflejar el mecanicismo exitista que domina tantos aspectos de la vida (pos)moderna.

Insospechadamente, entonces, desde idiomas, géneros y posiciones disímiles, William Gaddis y José Lezama Lima coinciden en algo esencial para el que piensa la poesía, no como algo dado, sino como un work in progress sin fin ni objetivo definido: la dificultad es, a partir de cierto momento, la más fiel compañera del que busca, explora y no se contenta con lo inmediato. Nada más.

(William Gaddis)

12 comentarios:

  1. La hoy lamada "poesía de la palabra" (como si toda poesía no se escribiera con palabras) o "neobarroca" no es difícil, sino enmarañada y descomprometida con el mundo siguiendo a lógica de lo "poéticamente correcto". Propia de desobligados con la realidad, las crisis que generan los poderosos, las guerras propiciadas por la industria militar (hasta la neutral Suiza anda metida en esto) y la destrucción del planeta. Su obsesión: devolverle a la poesía su carácter de mercancía, de lujo, en un momento que está devaluada y no tiene mercado. Es la pobrecita de las artes porque no tiene valor comercial. Entonces pare el monstruo del medusario. Para mala suerte del arte siempre mueren los mejores. El único barroco con calle, aserrín y rockola, como el gran Lezama y Adán (con su anisadito de Góngora) fue el argentino Néstor Perlongher. Los otros solo son enredos de la casualidad y la ingenuidad, tipo José Kozer, que pasa por "trabajo de la palabra" y tienen más calles que Venecia.

    ResponderEliminar
  2. Hola Tulio. José Kozer es mi amigo pero de ninguna manera lo considero el gran jefe del neobarroco o neobarroso. Tampoco estoy seguro de esa separación a rajatabla entre poesía de la palabra (¿de qué más podría ser?) y de la experiencia (¿la lectura no es también una experiencia?).

    Borges, por ejemplo, no necesitó ninguna "calle" para trascender; mientras que muchos "callejeros" no levantan vuelo más allá del profundo vello púbico.

    No exageremos, esto solo es un alegato por lo difícil en la literatura, no en favor de una escuela o moda específica. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. JorgeC20.1.11

    Hola Víctor:

    Es muy jodido y pretencioso decir que sólo lo difícil puede ser estimulante. Lo facíl, lo facilísimo puede tener complicaciones infinitas y desbordantes. Incluso así, juzgar que lo difícil es potencialmente rico, en qué radicaría ese difícil.

    Según entiendo, o entiendo mal, lo difícil (lo importante, lo que vale la pena, lo inusual) es lo contrario al facilismo que caen, comúnmente, nuestros contemporáneos (para hablar del tiempo presente) escritores, básicamente porque tienen flojera de complicarse y prefieren seguir caminos preconfigurados o predichos con anterioridad.

    Lo difícil como un termómetro plus ultra de la creación.

    Dicho de otro modo: Leer a todititos nuestros contemporáneos, establecer la matriz que los une (comprobar su facilismo), y trabajar en función de ese resultado una manera opuesta, o alterna, o distinta. ¿No te parece que es pensar y condicionar la creación en función de tus coetáneos? E incluso así (porque leerte todo es imposible) qué garantizaría que puedas tú entenderlo todo y chambear in progress.

    Tal vez solo te aburras de leer lo que se publica hoy.

    JorgeC

    ResponderEliminar
  4. pues lo que dices, "JorgeC", no está tan lejos de lo que yo pienso, aunque no lo parezca. La cuestión no son los coetáneos, sin embargo. De hecho Lezama se refirió casi nada a los coetáneos suyos, salvo Lorenzo García Vega.

    Al encarar lo difícil en el arte, entiendo que intentamos alejarnos del adocenamiento espiritual que en todo orden de cosas domina, debido al auge de la "ideología" liberal y sus efectos perniciosos como el consumismo y demás.
    En otras palabras, es como si te dijeran: "escribe, pero escribe como piensas, hazlo rápido y abundantemente, hazlo comestible, asequible, que no tengo tiempo, nadie tiene tiempo para pensar mucho las cosas...".

    Frente a ello la poesía de la dificultad (ya que el neobarroco, neobarroso y otras etiquetas molestan) se levanta como una alternativa incluso política -en el mejor sentido- de oposición al facilismo y exitismo que los medios imprimen en los creadores actualmente.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo21.1.11

    Has visto que Jeronimo Pimentel dedica un poema de su nuevo libro a Juan Carlos Mendez, el redactor de Caretas que presto su ventilador a Jorge Pimentel? Esas no son mafias, no? Son, claro, "instituciones literarias" solamente.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo22.1.11

    VICTOR

    has una remenbranza de Luios JAIMNE CISNEROS
    _______________
    NO HICISTE DE ESTHER CASTAÑEDA

    POR favor un minuto de silencio por el maestro Y mis p{esames a Claudia Cisneros y Renato


    Guibelino.PUPC

    ResponderEliminar
  7. Anónimo22.1.11

    Ademas los de Hora Zero no se meten con Roger K porque el difunde a HZ en USA. Y si no lo hiciera? Mafia a la vista.

    ResponderEliminar
  8. una lástima que la cobardía del comentarista no le deje poner su nombre a una idea "interesante": dice que porque Jerónimo le dedica un poema a Méndez en su poemario, eso significa que ambos están aconchabados a favor de Hora Zero.

    Curiosa idea para definir lo que sería una mafia. Ahora nos pondremos a revisar todas las dedicatorias de poemas para ver cuáles son las otras supuestas mafias.

    Graciosos estos comentaristas de las sombras.

    ResponderEliminar
  9. Banana Joe23.1.11

    Recorcholis!!!!!!!!!!!!!

    Oe Pichi de diablo

    Yo no fui, yo no fui, yo no fui
    No soy un comentarista de las sombras

    Ñam Ñam

    Ta bueno eta causa de atun

    ResponderEliminar
  10. Anónimo23.1.11

    Roger Santivañez poco tiene que ver estilísticamente con la gente de HZ, y desde hacee años, por lo menos desde la época de Symbol. Está más cerca del Neobarroso. Sin embargo, eso no parece interesar mucho a los muchachones de HZ, con tal que el buen Roger difunda la obra de HZ en EE UU. ¿Cómo se llama eso?

    Juan Pérez

    ResponderEliminar
  11. Anónimo23.1.11

    ¿dónde he leído antes ese término muchachones para referirse a Hora Cero?

    Inquinoso

    ResponderEliminar
  12. Gato sucio23.1.11

    Banana
    Escucha carajo,
    deja de tragar, no seas intrigante, Mula, y promociona Las flores del Mall
    Apurate acemila

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.