10.1.11

Roldán sobre POSEÍA (2005-2011)


Gino Roldán es un joven crítico literario y poeta egresado de San Marcos. Acaba de publicar en la estupenda página de literatura latinoamericana Letras S5, un ensayo sobre el poemario que acabo de publicar: Poseía (2005-2011). Pego dos párrafos y pueden leer el texto completo haciendo clic aquí.


Una primera lectura de “Poseía” podría presentarnos una serie de poemas engarzados a modo eslabones; diversas secciones escritas en un lenguaje bastante cercano a la prosa poética serían así las que dan forma al libro. El lenguaje hermético, por otro lado, deudor por momentos de la obra de poetas como la del cubano José Kozer, así como también de lo que en años recientes en América Latina se ha denominado “neobarroso”, podría hacernos pensar en una obra encasillada dentro de esta propuesta: ¿qué fue ser, dije? shopping sobre pasillos relucientes, joggin por cinturones de asfalto con calzas de esponja ventiladas, construcción de todo lo construible, cons­truction will be my epitaph, el rey carmesí extrajo, devastó, humilló, desplazó, sobreprodujo, especuló, arremetió, mercadeó, medró, desmedró, irremedió, irredentó-se, todo para escapar de la confussion will be my epitaph (…) No obstante, considero que la obra de Víctor Coral si bien podría ubicarse dentro de las latitudes del denominado “neobarroso” o “neobarroco” –términos por sí mismos complicados, y que no han sido del todo delimitados-, trasciende, propone algo más allá de estas definiciones.

Con el término “Neobarroco” en los años 60 en América Latina se refirió al nuevo barroco surgido en América, heredero del que se diera durante el Siglo de Oro en España. Este Neobarroco semejaba al anterior, en el caso de la literatura, en que presentaba un hermetismo del significante y un uso recargado de figuras literarias –sobre todo el hipérbaton y, en algunos casos, las antítesis-; en todo caso la novedad del Neobarroco latinoamericano viene signada por las teorizaciones de algunos de sus representantes que, de alguna manera planteaban que el arte barroco era propio o característico de América, en tanto que América es el continente del mestizaje, de la pluralidad de razas y costumbres, de la naturaleza exuberante y fantástica , capaz de dar pie al “realismo mágico” (Carpentier) o en todo caso que el único arte posible en América es el Barroco, pues así lo señalaban su historia y geografía (Lezama Lima). Quizás el autor que teorizó con mayor profundidad sobre el Neobarroco, y que, además, intentò vincularlo con conceptos clave como el de Modernidad, fue el poeta, novelista y ensayista cubano Severo Sarduy. A diferencia de Carpentier y Lezama que tienen una visión “americanista” del Barroco en tanto este es el arte representativo de América, Sarduy concibe al Neobarroco como un “arte artificial” -en tanto “traviste” la realidad-, y un “arte de crisis”, pues es un arte que pone en evidencia el malestar de una cultura. El Neobarroco, de este modo, en nuestra época, sería un síntoma de la pérdida del sentido, de la caída de los grandes relatos de la modernidad.

11 comentarios:

  1. Anónimo10.1.11

    muy bueno el ensayo de Gino. Lo conozco de San Marcos y siempre fue bueno para la crítica. Felicitaciones.

    Miguel

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10.1.11

    FELICITACIONES, CORRAL, TAS APRENDIENDO A ESCRIBIR AUNQUE NO CREO QUE ALCANCES NUNCA AL GRAN PABLITO GUEVARA.

    MIGUEL ANGEL

    ResponderEliminar
  3. pierde cuidado, que no es mi intención, ni lejanamente, seguirle los pasos a mi recordado amigo Pablo Guevara.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11.1.11

    la nota está muy buena. Solo falta comprobar lo que dice leyendo el libro. Lo vendes tú? Saludos.

    Carlos Cano

    ResponderEliminar
  5. No. Lo puedes conseguir exclusivamente en El Virrey. Saludos, Carlos.

    ResponderEliminar
  6. sinthia calle11.1.11

    Se nota un claro menosprecio al Neobarroco Latinoamericano. un sesgo que demuestra lo poco que sabe Roldán del tema.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11.1.11

    no hay ningún menosprecio al neobarroco latinoamericano, ni mucho menos "claro". Lo que Roldán hace es asumir la visión del neobarroco, más moderna, que planteó Severo Sarduy (¿lo ha leído el anónimo?) en sus ensayos.
    El texto de Gino Roldán está bien estructurado.

    Nataniel

    ResponderEliminar
  8. Anónimo12.1.11

    gino si es un buen critico creo que lo que le falta es una buena autocritica. Como generalmente a la mayoria de criticos. Victor a ver dale tu libro a ese gordito David Abantp que era el critico de la fenecida NOche de Lima. y QUE CREE QUE TODO POETA ES EXTRAORDINARIO.
    O a el administrdor del AVERNO.

    jULIAN

    ResponderEliminar
  9. Anónimo12.1.11

    que lo compren.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo14.1.11

    Lo neobarroco es la moda... pero no es lo único.
    Escribir poesía y que esta sea reconocida no es cuestión de crítica ni de lectores cuantisosos, es cuestión de tiempo y vigencia.

    P.A.

    ResponderEliminar
  11. Escuché con agrado el texto de Gino Roldán en la presentación del poemario de Victor Coral en el Zela Bar, increíble el comentario de arriba que usa mi nombre y hace un comentario poco claro sobre Roldán...dejan mucho que pensar estas personas que hacen comentarios detrás de las cortinas de un falso nombre..toca reirse

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.