5.2.11

CUATRO POEMAS CUATRO



&
regreso a la casa de infancia. el único muro que queda en pie tiene una mancha de humedad negruzca, micótica. a veces la mancha parece más grande que el mismo muro. durará algo más ese muro, pero la mancha seguirá avanzando, hasta cubrirlo todo.
¿debo decir algo más sobre nuestro tiempo?, ¿debo hacer otra pregunta aquí?


&
cotidiana. levantarse y no ver la sombra hipnótica dejada por nuestra espalda en las sábanas. Coger el vaso con agua –definitivamente medio vacío- e ignorar el hueco que deja en la mesa de noche –allí donde descansa una grabadora que ha registrado el vacío de mi sueño irremiso-, mesa que de mirarla mucho se hundiría en la ausencia del piso lustroso (y acaso es el lustre lo que sostiene, precario, la escena) que hace tanto va dejando de existir bajo pisadas. encajar las pantuflas como la respuesta, durísima y fría, encaja en la pregunta; caminar sin ver que las pisadas son sondas huecas que exploran los límites del submundo. abrir la ventana falaz que da siempre al poderoso paisaje de ladrillos marrones y empolvados que parecen –y solo eso- existir más que todo. examinar el cielo embutido de manchones decolorados [acaso el sol se acomoda detrás del edificio aquel que brilla lánguido por un momento] y voltear para ver el cuadro de nadie (¿es una figura, un rayón de color desvaído, una trampa?) aún colgado de la pared color hueso; los restos de una cena más mezquina que miserable, ¡oh ese libro de leiris donde habla del chancro de su espíritu se ha manchado de café!, el estéreo estropeado hace dos años, las pilas de papeles garrapateadas que nadie querría llevarse –y sin embargo se añora el entusiasmo con el que fueron escritos-, las botellas vacías de vino insincero, los palillos de fósforo, la hornilla congelada como la propia mente que acumula infértil tanta imagen para decirse sólo, sola: ‘este libro debe terminar, debe desaparecer también’; pero sin dejar un hueco, porque, tal vez, en realidad sí existió.


&
las palabras ocultan las cosas: cigarrillo, mantel, piedra, leño, mujer, martes, ni siquiera son convenciones, son falsedades con las que armamos un mundo regidor en fuga; y las cosas… las cosas solo están a la mano cuando lo más a la mano es lo más lejano y solo la palabra es nuestro prójimo, ese extraño próximo eximido que oculta-nos su falsedad; sí, nuestras palabras son creaciones de sombras, símbolos de la falta que nos carcome; y sin embargo nos sirven y, peor, nos engañan.




&
escribir es el intento de que el sentido no se desate; hallar un sentido es errar en la búsqueda. escribir: delinear el contorno de lo impensable con figuras que puedan ser alcanzadas por el pensamiento. El lenguaje ordinario es un agujero negro: se traga las cosas quitándole su fuerza; aquello aún más misterioso que se resiste alegre a la gravedad y profundiza sin pensar, aquello es la poesía, y no hay quien diga lo contrario...

(Textos extraídos de mi reciente poemario, POSEÍA (2005-2010). Estén atentos, que pronto se publicarán en revistas extranjeras un par de ensayos sobre este librito. Ah, ¡feliz día de la amistad!, si es que no posteo durante la próxima semana ;)

16 comentarios:

  1. Anónimo5.2.11

    viva la poesía carajo y lo demás que se vaya al carajo!!!!!!!!


    Richi

    ResponderEliminar
  2. FIDEL K5.2.11

    los interesados en las descalificaciones de Gustavo Faverón a su nuevo amiguito Paolo de Lima pueden revisar esto:

    http://puenteareo1.blogspot.com/2008/01/gato-por-liebre.html

    y este post, donde llama mentiroso e ignorante al ahora doctor en poesía por obra y gracia de Chueca y su gavilla:


    http://puenteareo1.blogspot.com/2006/10/qu-tiene-que-ver.html

    había más, por ejemplo un texto de su clon inflado Daniel Salas en El Gran Combo Club, pero como sabemos Salas es vivísimo, uy, no saben, y ya borró su texto donde desnudaba como tautológico al doctor en poesía De Lima.

    Chistosos estos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo5.2.11

    si es así habría que poner los 20 post donde le dice hasta terruco a Ybarra, son fáciles de hallar en Puente Aéreo.

    Chapi

    ResponderEliminar
  4. ja! No, por favor, no me llenen de basura el post. Si quieren, pueden atacar mis poemas, pero para mí ese tema vergozoso para Faverón, ya está cerrado; simplemente no quiso responder cómo es que ahora defiende la inclusión del doctor De Lima como consultado en la antología de sus amiguitos. ¡Cerrado con candado!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5.2.11

    Víctor Coral: estoy preparando un ensayo para una revista sanmarquina sobre tu obra.
    Pásame un fono a este correo por favor:

    carlosmalazquezc@hotmail.com

    Gracias!

    ResponderEliminar
  6. Anónimo5.2.11

    Me gustaron los poemas.........


    Jonathan

    ResponderEliminar
  7. Anónimo5.2.11

    me gustó éste, poeta: nos iremos primero, ya nos hemos ido; esa es la irrisoria venganza por nuestra fragilidad. (pág. 55)

    Judith Herrin

    ResponderEliminar
  8. Róger Espezúa (unmsm)6.2.11

    Víctor, en efecto, hay más de 20 post contra Ybarra. Y suman más de 500 (¡¡¡quinientos!!!) comentarios donde le dicen de todo al amargado Ybarra.
    ¿Quién entiende a los críticos?

    ResponderEliminar
  9. Anónimo7.2.11

    HOla Coral
    Tu poesia es en prosa.
    Y pero porque escribes en editorial para levantar a esa editorial o es que te publicaron gratis.
    Por favor muestra las facturas. vivo cerca a sunat

    ResponderEliminar
  10. Víctor: es un poema muy bien logrado con una densidad que desprende una aparente descripción de lo cotidiano. Esto es precisamente lo que hace la diferencia entre quien se llena de palabras y el que logra sumergirlas en un destino de incertidumbres, zozobras y secretas satisfacciones parecidas a la felicidad.
    No tengo este último libro tuyo, ¿dónde lo compro?
    Felicitaciones

    ResponderEliminar
  11. Anónimo8.2.11

    jauregui es ratero????? faveron dice eso.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo8.2.11

    Hola Tulio. Está en venta en El Virrey. Saludos!!!

    ResponderEliminar
  13. Anónimo8.2.11

    Anónimo: si Jáureguí plagió, es algo que lo tiene que determinar los especialistas o los que se quieren arrogar la imagen de "comisarios culturales". Yo no puedo decir nada porque no he leído su libro.
    En cuanto al anónimo que vive cerca de la Sunat, gracias por el minuto y medio de carcajadas...

    ResponderEliminar
  14. Querido Víctor: Leo que el ignorante (en poesía) y resentido Gustavo Faverón dio por terminado su monólogo en el que se reconoce rata, mediocre y como mayordomo de la tía del Tea Party o del KKK acepta que es "oscuro, sucio y feo". ¿Qué ganó? La catarsis de reconocerse en el espejo. ¿Qué ganó HZ? No permitir otra vez la simulación del fraude. ¿Qué ganamos todos? Es mejor levantar la voz a riesgo de perder falsas amistades al poner las cosas en su sitio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Hola Tulio. Un tipo que es capaz de aliarse con gente que lo detesta, como Paolo de Lima y Mazzotti, solo para intentar joder a quienes él odia, es un ente deleznable que no merece la atención de los creadores.
    Que el río del tiempo se lleve ese cadáver parlante, estimado.

    ResponderEliminar
  16. orlando5.3.11

    caray, que afán de gastar papel en poesía mediocre... allá tu, un abrazo.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.