8.2.11

Dos textos sobre POSEÍA 2005-2010


En la estupenda revista de literatura latinoamericana Sol Negro acaba de aparecer una reseña de la filósofa y editora Sophie Canal sobre mi libro. Les dejo dos párrafos:


Y, ¿cómo lo logró usted, capitaine Coral? ¿Cómo hablar de la ausencia si la ausencia, injustamente, no existe? Allí viene el método, la mejor arma del pirata: la contradicción asumida entre razón y corazón. El que habla trata de no razonar, y el que razona no habla, prefiere las anécdotas, las lecciones, “el logos espermatikos”, los colores, las formas, las variaciones musicales acerca de Stockhausen, el mantra, “sonido de la mente del poeta silenciado”. El que habla calla, dejando hablar la ausencia en su única manera: “callando a lo existente (incluido a sí misma); y no es todo…”. Porque “Las palabras ocultan las cosas”, “el verbo no soporta tantas palabras”, entonces en los tres puntos parece residir todo lo que no se puede (¿debe?) hablar: en lo indecible está la esencia de las cosas, la palabra del poeta.

Por ahí me cayó lo metafísico encima, pero como recompensa. En la energía (y no la tradición) a penas oculta de la voz nietzscheana, en la alegría de las contradicciones, el poeta se vuelve funámbulo y camina con equilibrio sobre la cuerda de una verdad substancial, una esencia purificadora que genera humo desde su abismo profundo: callar para que aparezca el verdadero habla; faltar para que surja la presencia y lo permanente; olvidar para que renazca lo realmente memorable, interesarse en el no ver para que se revele “un ojo que mira detrás de la ausencia”.
(Sigue leyendo)

Antes, en Letras s5 -donde también acaba de aparecer la estupenda reseña de Canal- Gino Roldán, el mejor crítico joven de San Marcos, había publicado un ensayo breve sobre Poseía. Van dos párrafos y pueden seguir leyendo:


Hay, pues, en “Poseía” la intención de poetizar la Nada, a la ausencia. La palabra –ese accionar frustrante – surge de esa carencia y da origen al poema. Este proceso al ser revelado –despojado de su velo– en el mismo poema nos lleva ahora a otro nivel. La reflexión, al articularse sobre el mismo acto de creación, -el poema se piensa a sí mismo-, da origen a una Metapoética, en la que el autor –desbordante a veces, neobarroco signaremos, pero lúcido siempre –consciente de las carencias del mismo lenguaje y del origen de todo acto poético -la Nada- se representa y crea a su vez el poema: no se oye el sonido y la furia de un cuento demasiado contado por el poeta, que no solo no significa nada, sino que se refugia en el rumor de aliteraciones y neologos que sostienen una intrincada construcción a la nada, una estatua de ausencia para un pedestal jamás erigido?

El carácter degenerativo que se evidencia en el lenguaje empleado, la proliferación de la palabra: síntomas de la Nada. Neobarroco o neobarroso a primera vista, Víctor Coral nos lleva a otro nivel de iluminación: la reflexión sobre el devenir de la escritura en el poema. Escritura también de la resistencia –el neobarroso es un discurso que apuesta por el fragmento, la pluralidad, en oposición al discurso hegemónico-, “Poseía” es la creación de una Metapoética de la presencia y la ausencia. “Poseía”, de este modo, nos revela ese acto frustrante –imposible con las palabras–; pero a la vez hermoso: la poesía.
(Sigue leyendo)

7 comentarios:

  1. Anónimo9.2.11

    gracias por revelarte cómo eres, gato sucio. Gran huevón.

    ResponderEliminar
  2. Gato sucio9.2.11

    No te he dicho nada Pichi de diablo conchadetumadre

    ResponderEliminar
  3. Banana Joe9.2.11

    Recorcholis!!!!!!

    Oe Pichi de diablo, ke te ha hecho mi patroncito Gato sucio????

    Ñam Ñam

    ta bueno ete cau cau

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9.2.11

    esto muestra la forma de cómo alguien, sí, inteligente, puede llegar a la estupidez llevado por el hígado:

    "Gustavo Faverón Patriau dijo...
    ¿Te refieres al hecho de que haya escrito sobre ti tantas veces? Hombre, acepto que me llames rata, pero no acepto que te llames basura."

    ResponderEliminar
  5. Anónimo9.2.11

    esto muestra la forma de cómo alguien, sí, inteligente, puede llegar a la estupidez llevado por el hígado:

    "Gustavo Faverón Patriau dijo...
    ¿Te refieres al hecho de que haya escrito sobre ti tantas veces? Hombre, acepto que me llames rata, pero no acepto que te llames basura."

    ResponderEliminar
  6. jajajajajajaja, no jodan, ¿eso es cierto?

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.