5.2.11

Última sobre la antología chueca


EL CANON DE LOS CREADORES

No pienso seguir dándole más cuerda a una discusión que tuvo sentido hasta que el mismo Faverón -siempre diciendo más de los que le conviene, más de lo que quisiera- complementó el señalamiento de las graves deficiencia metodológicas de una antología que -gran acierto de mi amigo Fernando Ampuero- "es una más como tantísimas otras".

Solo lamento que dos de mis amigos, Fernando y Tulio, hayan tenido que intercambiar diatribas durísimas; pero no pienso tomar partido en ese asunto porque conozco a ambos desde mucho antes de enterarme de que tienen cosas por resolver (o eso parece), y aprecio a ambos como creadores. Punto.

Sí quisiera decir dos cosas sobre la antología chueca. Estuvo diseñada su convocatoria para dejar de lado a supuestos enemigos del paranoide ex profesor de Harvard (trabajo sucio que su chueco alfil limense hizo casi a la perfección), y, para barajarla -rasgo tan limeñísimo- se convocó a personajes ubicados supuestamente en la otra orilla, así, nadie sospecharía del sesgo manipulador.

Pero la poesía no está ni en la encuesta más “autorizada”, ni en el floro académico más elaborado o verboso. Tampoco está la poesía en el griterío y el insulto, ni en el silencio ingenuo de quienes creen que callándose la boca harán que su torpe trabajo “pase piola” y a cobrar.

Como dice Ampuero, esta antología no define nada. Mucho menos quién pasa a la historia (ni muchísimo menos sospecha que hay quienes simplemente desprecian el pasar a la historia) y quién verá su nombre, en dorado, inscrito en el canon definitivo hegemónico y cojudísimo que manosean los académicos para sostener sus frías existencias.

No hay nada de eso. En el futuro -definido por el tiempo, otro aporte de Ampuero- estarán Oración frente a un plato de col, Ave Soul, Peces, Monte de Venus, El pez de oro, La guerra del fin del mundo, Puta linda, Los ríos profundos y muchos libros más que son nuestro canon, el más vivo y el más válido: el de los creadores.

Lo siento: no veo ningún libro de crítica en ese canon bellísimo. Y ya saben entonces quién salió perdiendo en todo esto.

(El crítico.)

4 comentarios:

  1. Banana Joe5.2.11

    Recorcholis!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Olé.
    Es lo que faltaba que se dijera (al fin) en este debate que, a lo mucho, llega a ser entretenimiento para pasar la resaca.

    ResponderEliminar
  3. Querido Víctor, una sola precisión: yo solo he intercambiado opiniones con el desatinado Faverón que no solo demostró supina ignorancia en el tema poético, sino que hasta carece de amor propio al dejarse insultar, porque eso de "oscuro, sucio y feo", expresado por el vejete del Tea Party o de KKK, ofende al 95% de los peruanos.
    En esta polémica, áspera, HZ tuvo la razón, eso es lo que vale y tú lo dijiste en su momento.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. lo más curioso es que ustedes señalaron buena parte de las falencias de la antología chueca, y luego Faverón señaló un par más. Otros comentaristas en su propio blog señalaron alguna más, y se completó el desenmascaramiento de tremendo entuerto manipulador.

    De ambas orillas le cayó duro y parejo a ese bodrio. Ahora que lo publiquen, que habrá harto pan que rebanar...

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.