23.4.11

Keiko Fujimori, la muñequita de teatro Nō



Un amigo me pregunta quién podría publicar una biografía de la señorita Keiko en estos días. Le contesto que cualquier editora con sentido del negocio y estómago de fierro, como Nōrma o el grupo El Comercio. Sería un éxito. Claro, lo harían siempre y cuando a la señorita Keiko la pintaran como a una niña buena, estudiosa, con familia bien constituida y perfectamente idiota como para no haberse dado cuenta nunca de las atrocidades cometidas por su padre durante el Fujimorato, y como para no preguntarse ni por asomo de dónde diablos sacaba el cleptócrata el dinero para solventar sus onerosos estudios en EE. UU.

La señorita Keiko, monigote bien maquillado del famoso teatro Nō japonés* en la forma pervertida y sucia que le han dado su papi y su padrino Montesinos, mira al cielo mientras responde las preguntas arregladas de la prensa condicional al poder, como si estuviera a punto de elevarse al paraíso de los budas. La señorita Keiko habla suavecito y con tiento, pero cuando hay que vociferar por la salida de la cárcel de su asesino padre, entonces sí que sabe berrear, amenazar y denigrar. Martha Chávez se encargó de lanzar su peor amenaza hace unos días, cuando dijo que el juez San Martín tendrá que pagar por lo que hizo (meter a la cárcel por años al cleptócrata asesino de inocentes).

Claro, es que la muñequita Nō ya aprendió que si quiere ganar, tendrá que moverse distinto, ganarse a la gente del Sur, donde perdió estrepitosamente y, sobre todo, andar por ahí con el aura de candidata “seria”, mesurada, pulcra, confiable; es decir, todo lo que preocupa a los mafiosos: dar la impresión de limpieza y probidad para que no se vea la gusanera de ambición y crueldad que los corroe. A diferencia de lo que dice, tapándose los ojos, la señorita Ceci Valenzuela –otra muñequita Nō con un papel menos importante pero igual de infame-, la señorita Keiko es una mafiosa como cualquiera de su abominable entorno; supo todo lo que su padre el condenado estaba haciendo durante su gobierno, y se hizo de la vista gorda sobre el dinero con que pagaba sus estudios, para terminarlos, regresar al país lo más rápido posible, y continuar con la dinastía de los Fujimori en el Perú.

La señorita Keiko, muñequita de la mafia Nō, tiene un gran problema enfrente, sin embargo. Ya pocos le creen y creen en el proyecto fujimorista que ella representa. Si antes el miedo estaba en las calles y por ello su contrincante no sacó más de 32% de votos válidos, ahora todo es distinto. La gente ya no se asusta con los monigotes Nō que los medios adictos al régimen agitan para evitar que ese contrincante siga creciendo. Ahora el miedo se ha desplazado desde las calles a las oficinas de dirección y márketing de algunos medios de comunicación. Triste momento para el periodismo nacional.

Pero, como sabemos, todo esto será olvidado en un año o dos, y El Comercio seguirá siendo “el decano”, a pesar de la infame posición que ha tomado (lo que ha incluido despidos injustificados y silenciamientos), y Perú 21, el perro de chacra de “el decano”, seguirá siendo la versión arrabalera de nuestro paupérrimo periodismo "decente". Los únicos que perderán con todo esto serán los Fujimori, pues su última carta –vamos, Kenji es del teatro Nō puede, Nō sabe- habrá sido abierta antes de tiempo en este póker de la infamia donde ya tenemos, felizmente, un ganador: alguien que tiene las manos limpias de sangre y no ha robado a nadie, al menos eso.

Sobre sus posibles desmanes y la tentación autoritaria del contrincante de la inefable señorita Nō, solo me limito a resumir lo que está a la vista: tiene demasiados factores en contra –minoría parlamentaria, una población minoritaria que le es realmente acérrima, una serie de acuerdos firmados que garantizan libertad de expresión y de prensa, un entorno de intelectuales respetables y una base cada vez más amplia de técnicos y profesionales que -¡vaya ingenuidad de los directores del teatro Nō carcelero!-, jamás se asustaron con las trapacerías que se inventaron y se seguirán inventando en su contra.

Que la señorita Keiko, princesa del abominable teatro armado por Fujimori y su cómplice Montesinos siga mirando al cielo mientras responde preguntas blancas digitadas desde la alta dirección: el triunfo de su contrincante se edifica mirando de frente, hablando con claridad y honestidad con la gente, no actuando, sino viviendo lo que la gente que quiere un cambio responsable –este sí, no el mentiroso del mafioso que se va- espera. La vida será siempre más que un montaje armado, aunque sea del respetable teatro Nō que la mafia ha pervertido en su desesperación.

*El teatro Nō es un drama de origen aristocrático japonés que, a partir del siglo XV, devino en teatro funcional a los grupos de poder en Japón. Todos los personajes de las obras están personificados por varones, lo que le confiere una singular sugerencia a nuestro texto: el poder mafioso en el Perú se tiene que travestir para recuperar el predominio perdido.

(Máscara No de mujer)

11 comentarios:

  1. Banana Joe24.4.11

    Recorcholis!!!!!!!

    Oye Pichi de diablo, ¿por quien voto????????

    Ñam Ñam

    Ta weno ete sanguchon campesino

    ResponderEliminar
  2. Anónimo24.4.11

    Ke paso, Coral?
    Ke tienes kontra el voto en blanco o viciado? es una opción respetable, no seas intolerante

    ResponderEliminar
  3. Villarrealino enterado24.4.11

    Así es, Coral.
    Más personalidades se suman a Ollanta Humala. La poeta Giulliana Llamoja y el impresor Harold Alva quisieron firmar su adhesión al proyecto de gobierno de Gana Perú. Pero los guachimanes del hotel Los Delfines no los dejaron entrar. Así no juega Perú. Exigimos que paren estos maltratos contra las mentes más prodigiosas de nuestra generación.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo24.4.11

    ya sabemos que vives por Surco, ya ssbemos dónde trabajas.

    ResponderEliminar
  5. jajajajajajajajajajajaja
    curioso comentario

    adentro estuve con Jaime Delgado, Arturo Corcuera,Giuliana y un etc de peruanos preocupados en detener el avance del fujimorismo.

    ResponderEliminar
  6. Los felicito por haber podido zamparse al hotel donde pasé varias noches especiales... ;)

    ResponderEliminar
  7. Villarrealino enterado26.4.11

    Jejejejejeje.
    Ishi Harold. No cambias gordito. Jejejejeje.

    ResponderEliminar
  8. Joven poeta sorprendido26.4.11

    Keeeeeeeee?
    Llamoja y Alva con Humala!!!
    Y así este señor quiere cambiar el país, con gente de dudosa reputacion... mmm No, no, no y NO

    ResponderEliminar
  9. Guachiman de Los Delfines26.4.11

    Sr Alva
    No mienta por favor!!!!!. Usted se zampó y estuvo con Jaime Delgado, honorable señor, y junto a usted el lobbista Corcuera y la inefable animadora de recitales. Pero Delgado jamás les dirigió la palabra. Carambas, no mienta por favor!!!!

    ResponderEliminar
  10. Militante de Gana Perú26.4.11

    Tiene razón el guanchiman. Alva y esa señorita ofrecieron un espectáculo deprimente. Elseñor Delgado estaba incómodo, me llamó para que lo llevara donde Nadine y Javier. ¿Luchar contra Fujimori? Diga la verdad, señor Alva. No sea cínico. En el partido ya nos dimos cuenta de sus intenciones. Es un oportunista, un hueleguiso.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo29.4.11

    ¡alva ministro de cultura y llamoja ministra de la mujer! las mentes poéticas más prodigiosas que haya parido el perú, viva ollanta! ahora le darán las licitaciones de imprenta al gordito cabecero. todo se sabe chancho estafador, todo se sabe. no te queremos en el partido, hueleguiso, ollanta presidente!

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.