22.8.11

Un policial distinto



Peter May, antes de dedicarse a escribir novelas policiales muy personales, fue un exitoso guionista de TV en su natal Escocia. Pero por lo menos esta novela, La isla de los cazadores de pájaros (Grijalbo, 2011), está muy lejos de buena parte de las producciones televisivas actuales, y se instala más bien en un agradable (y desasosegante) interregno entre el policial y la novela de retorno a la infancia, con una atmósfera que por momentos recuerda a Cumbres Borrascosas.

En Crónicas literarias, Mónica Jurado ha dicho del libro:

En La isla de los cazadores de pájaros, la idea principal gira en torno a un asesinato pero eso sólo es la excusa para que el protagonista vuelva al lugar donde nació y creció para enfrentarse a los fantasmas del pasado.
(…)

Y del protagonista:

Derrumbada su vida actual por un suceso terrible, el protagonista debe enfrentarse a un siniestro asesinato y también al pasado del que huyó. En la isla vuelve a encontrarse con el mismo ambiente opresivo y con personas y sucesos que marcaron su vida y que creía olvidados para siempre.

Pero, empujando un poco las interpretaciones, se puede leer esta novela casi dolorosa también como un retorno, retorcido y trágico, de Ulises a una Ítaca primordial (la infancia, la adolescencia) donde algunas medialuces le dejan ver mejor su pasado, y muchas sombras y neblinas se ciernen sobre el detective Fin McLeod y su propósito de encontrar al asesino de un antiguo compañero de clase.

La esencia trágica de la novela, y una de aquellas cosas que la separa de una novela policial convencional, está explicitada en la idea de “destino” que aparece a lo largo del texto, como por ejemplo en este pasaje ligado a los recuerdos de McLeod sobre su primer trimestre en la Universidad de Glasgow:

A veces, cuando uno quiere eludir la responsabilidad de tomar una decisión desagradable, lo que hace es provocar situaciones en las que el destino, o incluso la otra parte, pueda cargar con la culpa de tomar dicha decisión.

Me permito recomendar a los lectores de este blog la lectura de esta estupenda novela.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.