15.9.11

LOS AMARRES DE ALEJANDRO SUSTI



Se dice que diez años son un periodo suficiente para que un poemario se decante y exhiba con nitidez sus defectos y virtudes. Por lo menos en el caso de Corte amarras (Campodónico, 2001), de Alejandro Susti, esto parece cierto.

Publicado en abril del año señalado, el poemario confirma lo expresado en el paratexto: un “regreso a la palabra sencilla, de tono confidente” que trata de abordar “la vivencia del exilio” de una manera nueva. El libro también recorre temáticas más cercanas al cantautor: la música, el tema familiar, algo de temática histórica…

En el texto que abre el libro –el volumen, muy breve, carece de secciones--, titulado “El destierro de los viejos”, parece sugerirse una leve utopía: “en otros tiempos fueron venerados/ en andas cargados hacia los salones/ en donde dictaban justicia (…) pero ahora nos resultan incómodas sus miradas/ irrelevantes sus palabras/ perdido el fuego de sus sentencias…”

Y ese va a ser un rasgo recurrente en el texto, una cierta ligereza en el tratamiento de los temas, falta de profundización en vetas que podrían dar más. Esto se nota más claro en los poemas de tema histórico: “Día del requerimiento”, “Oda a sir Francis Drake” y “Regreso de la guerra”, que me parece el mejor de esta serie.

En general, los hechos históricos apenas sirven de referente para un discurso débil, decaído, en el que el yo poético a veces confunde la palabra “decantada”, madura, con la palabra desganada, insuficiente. Y hay más.

La confesión del exiliado letrado en EE. UU. queda explícita en estas líneas inolvidables:

Es tan fácil enredarse en el suelo americano
Tan fácil confundirse y quedarse atrapado
En cualquier vitrina
Con un precio atado al cuello
Tan fácil duplicarse
Centuplicarse
(…)
Y el vacío de sus rostros carcomidos por el
Roce
El precio del olvido que todos pagan
Aquí
en el Norte.
(páginas 29-30)

La delgada línea azur entre la sencillez y lo olvidable. El poeta desperdicia un gran título –años después muy bien aprovechado por Eduardo Chirinos- con un texto francamente menor y previsible:


BREVE HISTORIA DE LA MÚSICA

En el principio
Fue el silencio
Y luego
el tambor
el latido de tu corazón
con el mío

Aún más desencontrado –digámoslo así—es “Breve historia de la canción”; pero en “Partitura” el yo poético recupera la forma (“en compás de espera/ de negras latentes/ redondas y corcheas/ que se traban en el discurso picado/ del staccato/ en ligaduras de síncopa prolongada/ por sobre el vértigo de la barra”) dejando claro que es lo musical donde mejor se mueve su registro, y lo que mejores sones brinda el libro al lector y al poeta.

A pesar de que ”Silencio”, el último poema de Corte de amarras, resulta ligero y medroso con un gran tema, creo que los mejores temas del libro se reúnen hacia el final. Sobre todo hablo de “Sepia”, donde el recuerdo del padre y de la casa familiar llegan al lector con alguna intensidad.

A desmedro de lo que se dice en el paratexto, Corte de marras es un primer libro que tienes muchos amarres indeseables: es rutinario, hasta cierto punto previsible, y con una tendencia a visitar los lugares de siempre de los debutantes: los recuerdos familiares, la casa familiar, las aficiones personales (el poeta es cantautor que escribe poesía, o al revés), todo con un lenguaje llano, sin ningún riesgo y, lo que es peor, sin salirse de los márgenes siquiera del poema escrito con corrección y levedad.

10 comentarios:

  1. Anónimo16.9.11

    qué buena, tal vez deberías meterte con CADAVERES ya que este libro no parece bueno.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo16.9.11

    los amarres de Susti, ahahaha

    Richi Lakra

    ResponderEliminar
  3. Anónimo16.9.11

    a mí me gustaron los poemas tipo canciones, me pareció un joven de corazón antañón. Saludos desde Milano.

    Gabriel

    ResponderEliminar
  4. Anónimo17.9.11

    Las cosas que pasan cuando uno no es antologado. Cague de risa tu dizque resena, flaco.

    ResponderEliminar
  5. ¿Antologado? ¿Dónde? Ni idea. Yo reseño los libros que me dicen algo, aunque sea poquito. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo17.9.11

    Como dicen por ahí otros poetas: es una tontería reducir todo a la envidia. Que si señalas los errores de mi libro es porque a mí me antologaron y a ti no. Qué simpleza, qué falta de cojones para reconocer sus limitaciones, hombre.

    Buen blog.

    Jordi Ruy
    Barcelona

    ResponderEliminar
  7. Anónimo17.9.11

    Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  8. El anónimo que afirma que la poesía de Susti es intrascendente tiene dos días para sustentar lo que afirma, de lo contrario borraré su comentario.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo3.10.11

    Dos dias o dos semanas?

    ResponderEliminar
  10. Tiene razón el anónimo. Disculpen la demora.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.