1.10.11

Franzen se pasa a la TV



La nota de El Mundo es muy interesante: luego de su éxito con la novela Freedom, Franzen sigue escandalizando a la intelectualidad estadounidense hablando de la decadencia de los libros y relievando algunas series de TV que, dice, han reemplazado el rol que la literatura tenía. No tiene pierde la entrevista.


Jonathan Franzen no quiere ser el escritor más polémico de los Estados Unidos. De hecho, le cuesta dar declaraciones explosivas y hace largas pausas antes de responder a las preguntas. Sin embargo, cada vez que habla es capaz de causar un verdadero revuelo mediático en su país. Desde que en 1996 publicara en «Harper’s» su célebre ensayo «Tal vez soñar», en el que anunciaba la muerte de la novela social, se ha convertido en una de las voces más mordaces —e hirientes— de esa intelectualidad literaria abocada a desnudar las miserias y bajezas del pueblo americano. Y, curiosamente, el pueblo adora oírlo, quizá porque él mismo es uno más de ellos.

Criado en Webster Groves, un suburbio de San Luis (Misuri) «en el medio del país durante la edad dorada de la clase media americana», Franzen fue en su adolescencia un «nerd» con «gafas de pasta, brazos débiles y una vergonzosa devoción por la obra de J.R.R. Tolkien». Con solo 22 años encontró su refugio en la escritura, una profesión que su madre —un ama de casa sin estudios— consideraba una carrera irresponsable. Su padre, un inmigrante sueco, soñaba con que algún día la revista «Time» le dedicara una pequeña reseña.

Casi tres décadas después, Franzen no solo ha sido portada de la mítica publicación, sino que además es uno de los pocos escritores que puede vender best-sellers, protagonizar capítulos de «Los Simpson» y ofender a la presentadora de televisión más poderosa de EE.UU. —la celebérrima Oprah Winfrey— sin perder ni un ápice de su popularidad o de su halo de elitismo. (sigue leyendo)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.