13.10.11



Hace algunas semanas me hicieron llegar un kit con cuatro libros publicados por los organizadores del exitoso Segundo Encuentro de Poesía de Lima. Recién hoy por la mañana terminé de leer el cuarto de los libros, que, además, es de lejos el más flojo: Mares, de Diego Lazarte.

El libro de Lazarte no solo carece de fuerza expresiva, también tiene ideas poéticas trasnochadas y una falta de valentía para arriesgar con el lenguaje, lo que realmente desdice toda la propuesta de Casa Katatay.

Pero no me detendré mucho en lo que no llama mi atención, ello lo tengo como norma. Más bien me gustaría relievar el trabajo de John Martínez, quien ha dado un salto enorme, cualitativamente hablando, desde su primer poemario. El elegido es un libro orgánico que aborda un tema tan complicado como los danzaq, algo que para mí rebasa lo que llaman “manifestación cultural” para convertirse en un estilo de vida y en un simbolismo vivo (y bailado).

El elegido, por cierto, tiene deficiencias en el lenguaje, más bien convencional, y cae en cierta complacencia y descripcionismo, frutos, acaso, del enorme respeto del autor con respecto a su tema. Con todo, creo que es un esfuerzo notable que pone en perspectiva a Martínez hacia textos cada vez más logrados.

Otro poemario muy inquietante es Ágape de espectros, de Félix Méndez. Un acertado cruce de temas relacionados con la gastronomía personal –pongamos así- y el desgarramiento interno de un personaje que sufre, vive y denuesta su ciudad y su vida íntima, pero siempre conservando un hilillo de ternura. Méndez, por si fuera poco, tiene una propuesta -incipiente pero propuesta al fin- de sintaxis y estilo en este libro. Con abundantes puntos seguidos que parecen sentenciar al lector no acostumbrado a propuestas experimentales, a la incomprensión y a la confusión. Excelente comienzo el de este poeta.

Finalmente, Taller Sub-verso, de Giancarlo Huapaya, es un poemario de transición donde se puede barruntar los nuevos derroteros que el poeta deberá coronar para darle una vuelta de tuerca a su propuesta personal, que sin duda tuvo su apogeo en Polisexual.

Gran aporte, por lo menos en dos de las entregas, el de Casa Katatay, a la joven poesía peruana. De seguro tendrán más sorpresas que darnos, como editorial, en el futuro

7 comentarios:

  1. Anónimo13.10.11

    gran mérito el de tu honestidad... y sí es cierto que El elegido se atreve pero es muy poco (casi nada). Ni que decir de Lazarte en Mares y su ternura que intenta la ola pero nada.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo13.10.11

    creo que una cosa es ser crítico y otra es ser mezquino; giancarlo y lazarte son gente que hace mucho por la poesia, no se si sea necesario decir: "Gran aporte, por lo menos en dos entregas..."

    ResponderEliminar
  3. Toda la razón, anónimo: Huapaya hace mucho por la experimentación poética y eso dará sus frutos pronto.

    Lazarte también hace mucho por la poesía: organiza recitales, busca la manera de viajar afuera para difundir su trabajo, hace contactos.

    No estamos en desacuerdo. ;)


    Es solo que yo hablo de los textos que he leído. Eso es todo.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo14.10.11

    Soy un poeta joven que está participando del Segundo Festival de Poesía de Lima. No doy mi nombre por evitar represalias, pero todos hemos notado y hablado que Diego Lazarte ocupa más su tiempo en hacer contactos, obtener becas, franelear a poetas mayores, todo para obtener beneficios propios.

    Uno se pregunta en qué momento escribe poesía Diego???????

    Su libro Mares, flojo como has dicho, es la consecuencia de esa actitud.

    Te felicito por el blog, que está interesante, pero no tanto como el de Thays. :) No vale picarse.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo16.10.11

    Victor.
    Como puedes hablar de la joven poesia peruana con giancarlo que segun su biografia nace en 1979 y a la fecha tiene 32 años.
    Y bien por ellos. Pero hay mecenas que financian poemarios como un tal Carrasco que ha financiado a William Gonzales eso es amistad. Espero que hagas una reseña pronto.
    de ese joven poeta

    ResponderEliminar
  6. Si me envían el libro, con todo gusto.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo18.10.11

    ¿Los libros tienen que ir a los críticos o es al revés?

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.