21.1.12

Los carnets de Somerset Maugham


De una manera algo oblicua empecé a leer, y acabo de terminar, Carnet del escritor, de W. Somerset Maugham. Como se sabe, el autor de El filo de la navaja y Servidumbre humana, entre otras novelas de gran éxito a principios del siglo veinte, fue uno de los escritores mejor pagados del mundo en los años treinta, y sus novelas eran celebradas y compradas a borbotones por el gran público, a despecho de escritores en lengua inglesa mejor dotados y más complejos, como Faulkner y Dos Passos, solo para citar a dos.

Comprenderán, entonces, mi falta de entusiasmo para leer sus apuntes sobre la escritura. Estado de ánimo que se disipó rápidamente al encontrarme con fragmentos escritos con prosa sencilla e iluminados por una inteligencia especial y un gran sentido común.

Maugham discurre como un riachuelo transparente sobre la guerra, los novelistas que más le interesan (critica soslayadamente a Dostoievski nada menos), la crítica literaria y, por supuesto, la escritura. Pero también muestra gran agudeza e ingenio para criticar al estadounidense "corriente", aquel que -para su asombro- "no tiene el menor cuidado por la calidad y la condimentación de las cosas que ingiere", pero que se las arregla muy bien para celebrar sus logros tecnológicos numerosos.

No puedo asegurar que un escritor mayor saque gran enseñanza de estos Carnets, escritos a la sombra de los incomparables diarios de Jules Renard. Sin embargo, creo que no tienen desperdicio para los escritores jóvenes, sobre todo en lo concerniente a las delicadas distinciones que hace el autor entre escritor de éxito, escritor de best-sellers y escritor de culto (aunque no utilice esta última palabra).

Se trata, pues, de un libro entretenido, bien escrito, algo descuajeringado en sus temas, pero que brinda al lector momentos de agradable lectura, e información que aún hoy puede considerarse valiosa.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.