10.1.12

PRIMER POEMA DEL AÑO






 Aquí nos quedamos.
Seguros y animados,
hueso con hueso, pellejo con madera,
... fuimos levantando nuestra casa:
no había nada parecido a burburjas y sobornos, salvo
la vesícula hinchada del jabalí -yo la sacaba
con cuidado, no sea que se reviente-;
y había que darle cosas al matarife,
y le dábamos
comida, bebida y pescados salados a su gusto.

A este suelo llano y seguro -¿pero era tanto así?, se preguntaba mi hijo-
llegaban los diarios con sus negociaciones y lucubraciones
y la enconada inclinación por los intereses de los dueños,
y de los dueños de sus dueños...

Fue cuando nuestros sueños eran igual que la vida.

Pero qué seguros estaban aquí mis hijos.

por eso aquí elevamos nuestra casa fuera de todo,
y un gran sueño iluminó nuestro corazón.

(Del libro "Desde la bárcena")

1 comentario:

  1. "Hoy no cacé nada hoy estoy más feliz que siempre"
    La poesía, la suprema delicadeza de la poesía...

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.