7.4.12

Nilton Santiago obtiene importante premio en España




Imagino que los llamados poetas de la generación del 2000 deben de estar dando saltos de alegría porque un congénere suyo, Nilton Santiago (1979), acaba de ganar en España un importante premio: el II Premio de Poesía Joven de la Fundación José Hierro. Lo raro es que solo en La torre de las paradojas he podido ubicar una nota sobre este importante logro para el Perú. Les dejo la nota de La República y un poema del ganador.



Madrid. EFE./ El poeta peruano Nilton Santiago obtuvo el II premio de Poesía Joven de la Fundación Centro de Poesía José Hierro por su libro La oscuridad de los gatos era nuestra oscuridad. El jurado destacó la ambición artística y el carácter sincrético de este libro, que recoge de manera equilibrada la herencia de tradiciones muy diversas.

“Acento visionario, crítica social y culturalismo se reúnen en un verso de amplio aliento, casi versicular, que acuña una visión personal del mundo con una voz propia capaz de conmover y de sorprender a los lectores”.



XXVIII


Yo no sé si he muerto

O ha muerto el animal silencioso

Que por las mañanas acariciaba las estrellas

Antes de ponerse los zapatos o los ojos

Tal vez he muerto yo

Saberlo no es importante

Tal vez nunca he vivido como dice mi corazón

Ya que a veces cuando estoy triste

El cielo que se esconde

Bajo mi cama

Se pega a las paredes

Y a mi ombligo

Metiéndose en mi vientre

Y en mis bolsillos, entonces

Empieza a llover

En este cuerpo

En esta habitación

Que también es un animal muerto

O en estos dedos, en esta boca

Que solo es una boca

Y se me hace difícil dormir echado

Entonces me quito la ropa

Y la empiezo a besar como si fuera mi cadáver

Y viviese dentro de la lluvia

Donde permanece aún ese primer hombre que te vio

Y acarició tus huesos

Con la ternura de un animal

Que acaba de nacer

Hablándote de lo triste y de lo bello

Que es esconder un unicornio dentro de un árbol de mil años

Y jugar a oírlo hablar

Y luego te miraba

Y me mirabas

Y sonreíamos

Y llorábamos en el fondo

Entonces acababa de morir

Con el temor de una lágrima saliendo de tu mirada

Tus ojos ascendidos jugaban con los relámpagos de tu sombra

Del agua de Sol, blandos peces crecían sobre la tierra

Con la misma lluvia que crece de tu cuerpo

Con la lentitud con que tu rostro atraviesa mis manos

Y mi ombligo

Verde era tu sangre, tibia esposa

Ya se apresura la noche

Ardiendo bajo mis labios de yeso

Ya tienes tu música humana

Después el día la noche duermen al cerrar tus ojos

Y oyes tu cadáver dibujarse sobre las estrellas

Y tan calladamente tiemblan tus pies

Porque has guardado tu carne más helada para mis dedos

Mientras que tus miradas se escuchan como lágrimas por toda mi piel

Te he dejado todo mi cuerpo para que lo acabes o lo empieces

O para que lo ofrescas a tu cuerpo

Como un cuchillo que se ofrece a la piel

Pero sé que llevas prisa

Y no he venido a detenerte

Porque el hacerlo me haría perderte

Ya que mi sangre es pequeña y cobarde como el cielo

Y es cierto, porque tus grandes ojos como papeles de agua

Borran todo lo que ven

Y me has devuelto a la tierra

Donde bellos animales rojos o azules ladran con el corazón

o con el cuerpo, Mansas mujeres de huesos amarillos

Vestidas de peces o de aves

Porque te he visto dormir con tus párpados de alas invisibles

Te he visto tocarme

Atravesándome el cuerpo

Como si fuera un muerto que sigue muriendo

O una cicatriz que pasea inutilmente todo tu cuerpo

Donde un día despertamos tan callados y suaves

Como la transparente leche de tus senos

Que al caer sobre la tierra

Forma una sombra de carne y hueso

Con la que a veces me confundías

Pero ahora mi cuerpo

Sigue siendo el muerto enterrado en tu mirada

En mi leve y tierna carne de agua o de piedra

Porque me has tocado con las manos que un niño nos toca el lado

/ más oscuro del Cuerpo

Cuando mi sangre aún brillaba dormida

Tú eliges a la criatura que vive bajo mi piel

Tú eliges a mi padre y a mi madre

A mis testículos de agua salada

Tú eliges las heces que atraviesan mi cuerpo

O el Sol que muere entre mis piernas

¿Cuál es tu don criatura

Cuál es tu corazón

Que no lo necesitas para vivir o para dormir?

Pero sé que llegado el momento

Tu transparente sombra de piel oscura

Fugará buscando tu cuerpo

Y ya mis ojos regresarán sin tu mirada

Ya la muerte vendrá batiendo tus alas

¿Qué eres si para tenerte solo basta con mirar al cielo?



13 comentarios:

  1. Anónimo7.4.12

    no creas Coral la envidia está en todas las generaciones y no es raro que tampoco los del dos mil hayan celebrado el triunfo de Darwin Bedoya en el Copé de este año.

    En todas partes se cuecen habas.

    Pablo

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7.4.12

    habría que hacer una disntición entre poetas del dos mil de lima y los de provincia, mientras que los de lima no ganan nada, salvo premos memnore como el watanabe, en provincias se llevan el copé y hasta premios internacionales.

    esa es la gran diferencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo6.4.16

      Detalle, el poeta Nilton Santiago nació en Lima, Perú, en abril de 1979.

      Eliminar
  3. Anónimo7.4.12

    Está bien, pprque es un gay de mierda!!!!

    Gabo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo6.4.16

      Don Gabo, al parecer cuando se expresa sólo oímos ladridos.

      Eliminar
  4. "Gabo": ¿puedes decirme cómo diablos sabes que el poeta es gay y qué importancia puede tener eso para la calidad de su poesía?

    ResponderEliminar
  5. Anónimo8.4.12

    la generación del 2000 es muy unida tendrías que bajar los viernes al Zela para ver cómo se unen para comprar un ron y lanzar como locos, son muy divertidos y si no ganan nada es por mala suerte de repente, pero de que son sensacionales, lo son ;)


    Indira

    ResponderEliminar
  6. Anónimo8.4.12

    son ignorantes simplemente, deberían meterse al taller de Ildefonso.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo9.4.12

    Buen poeta, el resto -si es gay o no, o si cacha o no cacha-, son cojudeces...

    ResponderEliminar
  8. Anónimo9.4.12

    La generación del 2000 tiene muy pocos poetas, la mayoría son poseros que leen los mismos textos en recitales cada viernes en el centro de Lima y entre ellos se aplauden y se echan flores.

    ResponderEliminar
  9. A Nilton Santiago no lo conozco (digo esto porque siempre estará el crítico malpensado que dirá que hablo de él porque es mi amigo), solo sé que acaba de ganar el II Premio Internacional de Poesía Joven José Hierro de España, nada menos.

    Posteo la noticia en mi blog, ya que casi ninguno de sus congéneres de la llamada generación del 2000 hizo eco de tan agradable triunfo, y recibo como comentario esto: "¡¡ES UN GAY DE MIERDA!!", firmado por un tal "Gabo" que no creo que sea mi amigo Gabriel Rimachi.

    Me pregunto cómo puede llegar a saber alguien, a partir de una foto, de una postura, de un peinado o no sé de qué, que alguien es homosexual, bisexual o célibe. Y peor aún: ¿Qué importancia puede tener la opción sexual de un poeta si lo que se juzga en un concurso es la calidad de los textos?

    Cosas como estas desaniman de seguir apoyando la cultura en un país donde a los frustrados, envidiosos, homofóbicos y racistas se les escapa los prejuicios hasta por las orejas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo6.4.16

      Una pena, "nadie es profeta en su tierra" y si es peruano, mucho peor.

      Eliminar
  10. Anónimo10.4.12

    Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.