8.8.12

UNA RESEÑA DE "ESTANTE" Nº 3





Dulces y susurradas canciones

Roberts Pool/Crepúsculos. Róger Santiváñez. Hipocampo editores, 2011. 46 pp.


Luego de la aparición, metafórica y literal, de ese libro señero para el barroco nacional que es Symbol (1998), la poseía de Santiváñez ha sufrido extraños retorcimientos, desplazamientos religiosos, descentramientos lingüísticos con pérdida de capacidad semántica, que felizmente tuvieron en la compilación Dolores Morales de Santiváñez (2005) su expresión más redonda y cabal.

Pasado un turbio disturbio en donde se entregó como una núbil desesperada a la experimentación facilista y a la pérdida del sentido en el texto –que no es lo mismo que el no sentido del buscador de nuevas formas poéticas--: en libros como Labranda (2009) (señalé algunos reparos en mi blog, en su momento, sobre este libro), nos topamos con este volumen ganador del Premio Libro de Poesía Breve 2010, organizado por la editorial Hipocampo, dirigida por su coterráneo Teófilo Gutiérrez.

El volumen está dividido en las dos partes sugeridas en el título, más dos secciones tipo bonus track, aunque todas tienen una evidente articulación formal. En general, se percibe un abandono de los excesos neologísticos y de los rebuscamientos sintácticos en beneficio de una claridad expositiva y de la eufonía clásica que Santiváñez conoce muy bien:

Los arbustos son perfectos danzan
Solitarios ante mi susurrada canción
No me dicen sino dulzura enhiesta
En la finestra destinada a su infinito
Vaivén inescapable a esta hora mori
Sólo el sonido de las ramas cruzadas
Por el viento se perciben en el adviento…

Tercetos más o menos regulados, aliteraciones claras, tópicos célebres, todo apunta a que, otra vez, Santiváñez ha aprendido la lección y ha afinado su estro, ha acomodado el puente de su vieja guitarra y ha aclarado la voz con una copita del viejo ron de los ochenta.

Sin embargo, aún insiste en partir las palabras dejando huérfanos de sentido ambos versos y acaso perturbando la melopeia de los mismos:

Utópica horizonte alucinado & el viento preci
Pita cadencia recurrente en mis oído gigan
Tesco caracol a través del salino perfume el (pp. 34)

Alfombras de espuma sucesivas brinca barroca in
Vasión atropellándose deglusión ourobórea máquina (pp.35)

Cuando lo óptimo –y más difícil-- es partir la palabra final del verso otorgando sentido a ambos versos, o al menos no perjudicando la eufonía de aquellos.

Edgardo Dobry ha afirmado en el metatexto que:

Santiváñez hace un troquelado ansioso de plegarse, un poema cubo-de-rubik (¡!) en cuyas caras escuchamos un eco de los grandes expedicionarios hacia nuevos territorios (…) 
Santiváñez da una vuelta nueva de amenidad o extrañamiento sobre esa materia (la ―dicción clásica, la música suntuosa‖). (Signos de exclamación nuestros)
¡Vamos¡, desde sus inicios Santiváñez, por su formación en Literatura tal vez, nunca estuvo alejado de esa dicción clásica ni de esa prestigiosa música. La única vez en que se alejó con éxito de ello fue con el multiinvocado y ya lejano Symbol.

Roberts Pool/Crepúsculos está particularmente lejos de aquel libro ya nombrado y hoy inhallable; sin llegar a ser un volumen que sea inútil visitar. En el mejor de los casos, puede ser visto como un texto de transición hacia la ansiada simplicidad poética. Claro está, sin dejar el particular estilo neobarroco que el poeta adoptó a finales de los noventa.

De todas maneras, bien por él: ganar un premio de poesía con un libro de precario tránsito es inusual. ¿Quiénes habrán sido los jurados? El libro no los revela. (Víctor Coral)



9 comentarios:

  1. Anónimo8.8.12

    mejor di que su libro es malo y punto. ya crece y olvídate de creer que necesitas a alguien; ya es hora de que hagas lo que sabes y con ganas; no así con miedo... putamadre, cuando , cuando...

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. mi estimado y tosco comentarista: ni el mundo, ni las personas, ni los libros se dividen en buenos y malos. Madura un poco tu pensamiento y te seguiré instruyendo. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9.8.12

    alfombras de espuma sucesivas brinca barroca in

    Vasión atropellándose deglusión ourobórea máquina


    Víctor: qué diablos significa eso??????

    Julio
    U.N.M.S.M.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo12.8.12

    Qué torpe es tu Estanque, Víctor, son una sarta de pobres diablos.

    Róger.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo13.8.12

    si pues y a paco retamozo lo marginaron de la antologia.
    Uno de los jurados fue la esposa de Teofilo.
    Y otros dicen que Mazzoti movio tentaculos para premiar al piurano santivañez

    firma: Golo.

    ResponderEliminar
  7. Señor Coral: me sorprende su párrafo final, sobre el hecho de alguien puede ganar un premio literario con un libro de precario tránsito (poesía, novela o lo que sea). Es obvio que usted no está muy al tanto de los concursos literarios en el Perú. ¿Acaso "El jardín de la doncella" de Carlos Rengifo o "La paz de los vencidos" de Jorge Eduardo Benavides merecían el premio de novela del BCR, siendo ambos ejemplos de mediocridad? ¿Por qué tendría que ser diferente este concurso a cualquier otro?

    ResponderEliminar
  8. Y, por cierto, los jurados fueron los españoles el Carlos Manuel Gutiérrez, el PhD. Alberto Calixto Prieto (España) y la peruana Alicia Santos Velásquez.

    http://1.bp.blogspot.com/_iwhfb8gOLTY/TMZZp_XrOWI/AAAAAAAACRo/lUwJ3AH2eVI/s1600/papel.jpg

    ResponderEliminar
  9. Anónimo1.9.12

    La ballena blanca miente miente y miente.

    Richi Lakra.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.