4.9.12

ÁFRICA, LA MUÑECA DE FELISBERTO, de Roberto Echavarren


ÁFRICA, LA MUÑECA DE FELISBERTO

De Roberto Echavarren



UNA HISTORIA DE ESPÍAS EN URUGUAY

África, la muñeca de Felisberto sintetiza veinte años de la vida de la tercera esposa de Felisberto Hernández.

África de las Heras, nombre de guerra María Luisa, nombre de agente Patria, vivió en Montevideo desde 1949 hasta 1967, trabajando como modista, aunque en realidad vino a conquistar América como líder de los servicios secretos de la Unión Soviética.

Felisberto Hernández la conoce en París y se casa con ella. Lo que empieza como historia de amor se vuelve algo muy diferente cuando él descubre su secreto.



Una historia verídica en suelo uruguayo que pone de relieve lo enigmático de un personaje que entre realidad y fantasía juega con lo carnal y lo inerte, entre lo humano de una mujer y lo fantástico del mundo de Las Hortensias.



Una saga de espionaje en un espacio íntimo, una imagen oculta de nuestro país que escenificándose, hace vivir las convulsiones que sacudieron a Uruguay y a América en el período de la Guerra Fría.



Entre lo particular y lo colectivo de nuestra historia, África, la muñeca propone al espectador un encuentro con lo vivo de la escena atravesado por la poesía de un texto.

Elenco: Mariana Trujillo, Claudio Castro, Nahuel Delgado, Estela Quartiani, Álvaro Riccardi, Fernando Gallego

Dirección: Fernando Gallego y Arlés Galli



Estreno sábado 8 de setiembre

Espacio teatro – Sala El bardo /Mercedes 865 esq. Andes. / 29 00 03 16

Reservas: africa.felisberto@gmail.com - 096 40 70 26

Funciones

Temporada setiembre- noviembre

Viernes y Sábados 21 hs. / Domingos 19.30 hs

Entradas $200 / Domingos 2x1: Tarjeta joven, Jubilados.





Apoya: COFONTE

Por más información comunicarse con Producción Àfrica

africa.felisberto@gmail.com

096 40 70 26

Ana Laura Duarte - Mariana Piven


Asunto: ÁFRICA, LA MUÑECA DE FELISBERTO De Roberto Echavarren

7 comentarios:

  1. Anónimo4.9.12

    Buensalvaje es literatura. Y es, por mucho, un experimento, un revés para los escépticos: se trata de una revista de sus lectores, quienes alimentarán una cadena de valor. Gracias a esta, las personas que se suscriban anualmente a la revista (a un precio casi simbólico, aproximadamente diez soles por ejemplar) podrán no solo recibirla en su casa (más una serie de beneficios), sino que harán posible que esa misma publicación llegue a nueve personas más que no conocen el proyecto o no pueden costear un ejemplar. De esta manera, adquirir la revista no implicará comprarla, pero sí apoyar su permanencia. Estamos seguros de que existen los suficientes interesados en apoyar a sostener nuestro plan. Vamos, nuestro sueño.

    Pero ojo, que en el desarrollo de Buensalvaje no hay quimeras. Sus creadores contamos con experiencia, trabajamos en una empresa que desarrolla productos editoriales de primer nivel. A eso nos dedicamos. Lo que pasa es que la idea de sacar adelante una publicación que leamos solo por placer no nos dejaba tranquilos, así que nos pusimos a pensar en ello hace ya un tiempo. A crear un tabloide de 32 páginas con narrativa, pensamiento, ensayo. Fondo y forma. Noticia, tendencia, divulgación. Ficción y no ficción. Opinión, debate y propuesta. Relatos, poesía, crónicas. Reseñas y críticas. Un poco de artes plásticas y visuales, cine, teatro y música. Entrevistas y contenido inédito, panetones de Coral, tribuna para los que inventan, para los que se adelantan. Lecturas para todos, lectores de a pie.

    Eso es Buensalvaje.

    ResponderEliminar
  2. GUADALAJARA4.9.12

    Se acaba de anunciar que el Premio FIL de Guadalajara 2012 ha sido otorgado a Alfredo Bryce Echenique. Si no les suena a noticia demasiado importante déjenme recordarles que este es el mismo premio que hasta hace unos años era conocido como el Juan Rulfo, que hasta ahora sólo había sido recibido por un autor peruano, Julio Ramón Ribeyro, en 1994.
    No es un premio consagratorio; es un premio para consagrados. Lo han recibido Nicanor Parra, Juan José Arreola, Sergio Pitol, Rubem Fonseca, Juan Goytisolo, Carlos Monsiváis, Antonio Lobo Antunes y Margo Glantz, entre otros igualmente relevantes. No es un premio para un libro en particular, sino para toda una carrera literaria.

    ResponderEliminar
  3. Diego4.9.12

    La carrera literaria de Bryce, ciertamente, ha sido tan larga como dispareja y no creo que quepa mucho terreno para discutir cuándo se produjeron sus puntos más altos, porque todos ellos están al inicio de su trayectoria: dos libros de cuentos que fueron clásicos instantáneos de la narrativa breve peruana: Huerto cerrado y La felicidad ja ja; una de las novelas más conmovedoras y memorables de nuestra historia: Un mundo para Julius; y la única saga novelística mayor de las letras peruanas que fue, en su momento, audaz y oxigenante: Cuadernos de navegación en un sillón Voltaire, formada por una novela cómica de primer nivel: La vida exagerada de Martín Romaña, y por otra, menos brillante pero todavía ingeniosa y transparentemente confesional: El hombre que hablaba de Octavia de Cádiz

    Yo estoy entre los muchos que creen que esos dos periodos (el del intimismo limeño, primero, y el de la antinovela cómica con algún aire de Sterne, un aire de viaje sentimental, orientada a narrar la experiencia del desarraigo, después) son lo mejor de Bryce, y que lo que viene después carece del mismo brillo. Si alguien quiere discutir el acierto o el desacierto del premio en función de ese aparente decaimiento en la producción del autor, tendrá que argumentar primero si el exceso de libros no muy trascendentes de los últimos años mella de alguna manera el nivel de los libros anteriores. Yo, personalmente, no creo que esa operción retrospectiva sea válida de ninguna manera. Creo que el autor que escribió los cinco libros que cité, e incluso el autor de Tantas veces Pedro, merece este premio como cualquiera de los autores que lo han ganado antes, e incluso más que alguno de ellos.

    Por supuesto, tampoco faltarán quienes pongan en tela de juicio el premio considerando el escándalo que ha rodeado a Bryce en los últimos años. Yo, sinceramente, creo que la objeción tiene aristas que pueden ser legítimas, pero a la vez no sé decidir si se puede mezquinar a alguien un premio a su obra en función de cosas posteriores y ajenas, o por lo menos periféricas, a esa obra. Prefiero pensar que el premio lo recibe alguien que, antes de darnos esos malos ratos (que sin duda fueron más que malos ratos para los afectados), nos dio años de excelente literatura.

    ResponderEliminar
  4. Zelada4.9.12

    ¿Es discutible la relevancia de Bryce? No lo creo. Por el contrario, creo que Bryce es uno de los autores peruanos más influyentes de las últimas décadas, que esa combinación suya de prosa ligera, casi oral, una profunda desnudez íntima y una carga sentimental desbordante, ha dejado su huella en muchos, desde escritores tan de culto hoy como Roberto Bolaño hasta escritores simplemente arrasadores en el consumo librero hispano, como Jaime Bayly (y sí, soy consciente de que cabe preguntarse si esa última es una influencia que quepa bienvenir).

    En fin, espero que el premio sirva, más que para cualquier otra cosa, para incentivar la lectura de los libros que Bryce escribió en los sesenta, setenta y ochenta, porque esos libros --sobre todo Un mundo para Julius-- son demasiado importantes como para dejar que las sombras de los últimos años y el relumbrón de los litigios de los últimos años acaben por sepultarlos y privarnos de ellos.

    ResponderEliminar
  5. GUSTAVO4.9.12

    Yo escucho de todo, me gusta Gianmarco como me pueden gustar cosas más elaboradas, me encanta el jazz, he escuchado mucho, y me gusta Mozart, y la cumbia, y me gusta Britney Spears y The Who y la salsa bravaza. Me gusta mucho la música; tanto, que me gusta toda la música

    ResponderEliminar
  6. Dante Trujillo6.9.12

    jajaja, gordo, anda cómete un tacu tacu al Queirolo.

    Qué pasa?, no tienes chamba, poetastro de Lima?



    ResponderEliminar
  7. Un primer número muy diverso el de Buensalvaje. Demasiadas voces y estilos que le quitan un poco de coherencia al conjunto. Sin embargo hay mucho para leer y algunas cosas son realmente interesantes, como la revelación de la bronca entre Aira y Guillermo Martínez, uno de los novelistas más inteligentes de Argentina.

    Aira reclama a Martínez el hecho de escribir en tiempo presente sus cuentos, lo cual supuestamente les quita perspectiva, los vuelve chatos, les da forma oral.

    Me pregunto si el tiempo presente, per se, es incompatible con la narrativa (pues Aira incluye a la novela en su crítica). Me parece que no, y no veo cuál es el problema con que un relato se acerque a lo oral. Mucho que pensar en esa entrevista a Aira, que es lo mejor del número.

    Hay reseñas buenas y otras que realmente dan vergüenza, como aquella donde Victoria Guerrero no critica ni describe, sino que justifica un despropósito de antología de poesía peruana hecha por sus amigos Luis Fernando Chueca y José Güich, entre otros.

    43 nombres está bien, dice. Ya sabemos, el sambenito-lugar común de que "toda antología es arbitraria". Pero, ¿por qué 43 y no 40? La metodología usada en esta encuesta (el Perú entero padece de la enfermedad de la "encuestitis", inocular esta tara en la poesía es desde ya un error)

    La metodología utilizada en esta antología ha sido largamente discutida hace unos años. Hoy se pone en la mira de nuevo.

    Más allá de estos detalles, muchas cosas interesantes. Un primer número que se lee bien. Felicitaciones a los editores.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.