6.11.12

ALGUNOS TIPS PARA HACER UNA BUENA RESEÑA LITERARIA






* En primer lugar, nunca reseñes un libro que no tiene, al menos, un 40 o 50% de elementos positivos. Si el libro te parece muy malo y no vale la pena, ¿para qué ocupar tu pluma en él? No tiene sentido. Déjalo pasar, que pronto caerá en el olvido.

* Los requerimientos para hacer crítica literaria, aunque sea periodística, son distintos a los que se necesitan para escribir creación (poesía, narrativa, etc). Para hacer una buena crítica –no la crítica banal, “huevera”, que vemos ahora- necesitas una sólida formación literaria y, si es posible, académica.

* De lo anterior se desprende un error muy común entre muchos reseñistas: hacer juicios de valor y soltar críticas “duras” sin argumentar en lo absoluto. Sin mostrar siquiera una cita del libro que refrende lo que están afirmando. La formación literaria te da ese respeto por el texto y el tratamiento adecuado del mismo.

* Para hacer una reseña seria y eficaz necesitas al menos unas dos o tres mil palabras. Solo con el espacio suficiente podrás argumentar todas tus apreciaciones y citar adecuadamente. Si no tienes el espacio, limítate a recomendar la lectura de los libros resaltando sus dos o tres valores positivos más evidentes.

* Separa siempre autor y obra. Las reseñas no son reseñas del autor ni de sus defectos o virtudes; siempre son reseñas de un texto y de sus virtudes, debilidades, vinculaciones con la tradición en la que se ubican, comparaciones con otros textos del mismo género, etc. Por más anticuerpos que tengas contra un autor, no dejes que tu hígado tome el lugar de tu cerebro en el momento de evaluar el libro.

* Evalúa tus habilidades y defectos como crítico. Si la lógica y el razonamiento equilibrado no son tu fuerte, procura no invadir el espacio de la crítica literaria, que es un espacio que requiere método, orden y respeto por el texto. Si tu sentido del humor es agresivo y tus odios literarios numerosos, lo que harás será provocar el efecto contrario al que quieres conseguir. Y, peor aún, con el tiempo perderás el respeto de los lectores más informados.

* No confundas los espacios donde publicas. Si es una revista no académica, digamos que una revista de libros o un blog, puedes ser más ligero; pero nunca te permitas caer en el mal gusto, el insulto y el desprecio por una obra y/o su autor. Si se trata de una publicación académica y no tienes los requerimientos señalados más arriba, mejor da un paso al costado: harás el ridículo al querer poner en ridículo a un autor o a su obra.

* No olvides que una reseña literaria no puede quedarse nunca en una relación de tus impresiones subjetivas sobre el texto, tampoco puede refugiarse en el hecho de que estás dando tu “opinión personal” (lo cual, por lo general, no es más que una excusa para darle con palo a un libro cuyo autor “no te cae” o le hace sombra a tus libros o a los libros de tus amigos). 

* Jamás dejes que tu editor, tus amistades, tu “padrino literario”, influyan sobre lo que debes reseñar y sobre cómo debes hacerlo. La independencia es la clave de todo reseñista que quiera ir más allá de las bromitas de Facebook y de las brabuconadas de blog sin mucha lectoría. Cuando hay lectoría, hay responsabilidad, y a ello debe responder todo crítico que pretenda un mínimo de seriedad. 

* Sobre todo, una reseña no puede ser un acto de bullying literario; pero tampoco un rosario de elogios amigueros y desmedidos y liviandades lógicamente mal engarzadas. El justo medio estagirita nos enseña que un balance de virtudes y defectos es la base de una buena reseña. Es decir, de una reseña honesta. 

10 comentarios:

  1. Anónimo6.11.12

    GRACIAS!!!!!

    Leonardo

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6.11.12

    señor coral no entiendo por qué pero me opongo a todo lo que dice es usted un agente de la burguesía tradicional, como Faverón y Ybarra.

    Pomponio

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6.11.12

    AUCH, AUCH, CORAL, YA DÉJAME, SOY SOLO UN ENTUSIASTA PROFE DE LITERATURA DE COLEGIO, NO TE ENSAÑES!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo7.11.12

    Leiste los MONOS CON METRALLA de Ybarra, ahí se explica lo de arriba, pero al revés. FAVI sí es de la MOSSAD.

    RICHIE

    ResponderEliminar
  5. Banana Joe8.11.12

    Recorcholis!!!!!!
    Sales en defensa de Chibolín. Buena Pichi de diablo.
    Educación come tinieblas!!!!

    ResponderEliminar
  6. Banana Joe11.11.12

    Recórcholis!!!! Mandé 5 cuentos al Copé y Trelles no me dio ni una mención!!!!!! Ahora cómo pagaré mis tacu tacus con apanado, José Antonio, mándame unos cocos!!!!!!!

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11.11.12

    Trelles, no seas tan evidente, reeditaste tu Circulo de escritores asesinos en Borrador y ahora premias a Pierre Castro que también publicó allí su huevada de Un hombre feo y te hiciste pata, aqui hay una muestra de la elevada prosa de ese patín (Premio Copé de Plata, por primera vez en la historia compartido con otra persona):
    "Francamente, le digo a Jorge, no se puede, acompáñame a comprar un bubaloo. Y él preguntando que por qué quería bubaloo, que él tenía chicles Adams, y es que me lo llevé como a cinco cuadras de la casa a buscar el bubaloo porque no encontrábamos y no podía quedarme con los chicles Adams porque eso era como ver a la profesora de historia quitándose las pantys"

    ¡UN APLAUSO!!!

    ResponderEliminar
  8. Anónimo13.11.12

    Ajjjj, la historia los juzgará!!!!!!

    José Carlos

    ResponderEliminar
  9. Que el señor Castro haya escrito cosas poco valoradas antes no implica que el cuento que le ha sido premiado tenga que ser malo.

    Mejor esperar a leer el cuento antes de hacer aseveraciones sin fundamento.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.