27.4.12

SE VIENE "ESTANTE Nº 2"



Debido al éxito que tuvo el número inaugural de la revista "ESTANTE de libros, revistas, cómics y demás", estamos ya trabajando el segundo número de esta revista de crítica literaria. Esta vez, para envidia de cierto enanito, y de grandulones por gusto, saldremos con 50 páginas y más secciones. 



Hago, pues, un último llamado: el director de la revista "ESTANTE de libros, revistas, cómics y demás" invita a poetas y editores jóvenes a enviar un par de ejemplares de sus poemarios, libros de cuentos o novelas al stand 16 de la Feria del Libro de Quilca, para ser reseñados en la revista. 


Recibimos ejemplares solo hasta el lunes próximo, desde las 12 m hasta las 8 p.m..

Los esperamos :)

26.4.12

La ayahuasca y las letras: Sophie Canal




Hace poco tiempo la filósofa y narradora francesa Sophie Canal tuvo una experiencia, al parecer imperecedera, con la ayahuasca, junto a su esposo y gran amigo el periodista Gabriel Gargurevich, en plena selva amazónica. Producto de ello es este texto que Canal escribió en francés y ella misma tradujo para todos los lectores de este blog. (El maravilloso cuadro es del recordado pintor y chamán Pablo Amaringo)


La paciencia es un árbol de raíces amargas pero frutos dulces

Por Sophie Canal

Extraña suerte la del héroe que se vuelve árbol al cambiar de brebaje, cuando cercano de toda la eternidad a un poderoso rey, una gallina de huevos de oro se ofrecía a él y lo despertaba cada noche con sus brillantes cacareos. Acepta aquel nuevo liquido porque en su época medieval oyó contar que el llamado de la selva promete un mejor porvenir al que haya soñado por lo menos tres veces en su vida que nutría ciervas perdidas cantando un dos tres iremos al bosque/cuatro cinco seis, para recoger cerezas, y eso en un idioma desconocido. Se pregunta mientras tanto desde su época microeconómica si es que allá los ruidos del oro no le harán depositar por error en las gargantas frágiles de las ciervas hambrientas, los residuos indestructibles de una nieve carbónica. No basta con interrogar y a su rey y a su corte, para que le garanticen otro futuro que el del mago Merlín, amenaza de un tiempo posible del fin definitivo del reino de las hadas, elfos y espadas mágicas. Decide sin embargo beber con serenidad y entregarse al canto fosforescente de las luciérnagas, se deja invadir por el amargo vino verde y marrón hasta que un árbol no identificado reclame dentro de él su derecho a la expansión. Entonces extiende sus brazos para vivirlos ramas, ofrece sus pies unidos al nacimiento de un sólido tronco, lejos de pensar que ya algunos pájaros han dirigido sus piares de alegría hacia un ramaje que buenos genes le han dado denso y flexible al igual curiosamente que los cuerpos que le correspondían en su época medieval y también en su época microeconómica, la de la cual parte esa silvestre metamorfosis. Se asusta un momento frente a la multiplicación de las hadas que parecen haberle elegido para su reunión política anual, pero prefiere creer que se trata en realidad  de una importante ceremonia de la cual él siempre será la base mítica, y autoriza el aire nocturno a encantar aquel ritual. Allí en el ojo de una tormenta selvática siente por fin el acercamiento tímido de las ciervas y consiente a bajar sus más  carnosas hojas a fin de que una lengua atrevida lo saboree como se merece. Prolonga entonces sus raíces con un tremendo dolor y ama por fin a su tierra como uno ama a la mujer de su vida.

La patience est un arbre aux racines amères mais aux fruits sucrés
Drôle de sort que celui du héros qui devient arbre en changeant de breuvage, quand depuis une éternité auprès d’un puissant roi, une poule aux œufs d’or s’offrait à lui et le réveillait chaque nuit par de brillants caquètements. Il dit oui au nouveau liquide car il a oui dire à l’époque médiévale que l’appel de la foret promet un avenir meilleur á qui rêve au moins trois fois dans sa vie de nourrir des biches égarées, en chantonnant un deux trois nous irons au bois, quatre cinq six cueillir des cerises dans une langue inconnue. Il se demande cependant à son époque micro économique, si  là bas les cliquetis de l’or ne lui feront pas déposer par erreur dans les gorges frêles des biches affamées, les déchets indestructibles d’une neige carbonique. Il a beau interroger et sa cour et son roi, rien ne lui assure pourtant un autre sort que celui de Merlin, risque constant d’un temps possible de la fin définitive du règne des fées, des elfes et des épées magiques. Il décide pourtant de boire sereinement et se livre au chant phosphorescent des lucioles, se laisse envahir par l’amer liqueur vivante verte brune jusqu’à ce qu’un arbre sans identification réclame en lui son droit á l’expansion. Il étend alors les bras pour les vivre branches, il offre ses pieds joints à la naissance d’un tronc, loin de penser que déjà quelques oiseaux ont dirigé leurs pépiement d’engouement vers un feuillage que de bons gènes  lui ont fait  dense et souple à l’égal curieusement du corps qui lui correspondait á l’époque médiévale et encore á l’époque micro économique d’où part très incompréhensiblement sa sylvestre métamorphose. Il s’effraie un moment devant l’affluence des fées qui semblent avoir élu son ramage comme lieu de meeting politique. Mais il choisit de croire qu’il s’agit en fait d’une importante cérémonie dont il est surement le siège mythique, et il autorise la brise nocturne à enchanter le rituel. Là, au cœur d’une luciole, il sent alors le frôlement de l’approche timide des biches, et consent á offrir ses branches les plus fournies afin qu’une langue plus téméraire que les autres ose enfin le gouter avant de peut-être s’en délecter. Il prolonge alors ses racines avec douleur et aime enfin longuement sa terre comme on aime la femme de sa vie.   

24.4.12

SOBRE EL ÚLTIMO POEMARIO DE ENRIQUE VERÁSTEGUI





Sabrá el lector disculparme el empezar una reseña con una afirmación tan contundente; pero realmente hay que ser un caradura, un ignorante o un hipócrita profesional para llenar de elogios a este intolerable tratado de lugares comunes, errores de todo tipo y demostraciones penosas del ego más superficial y vano.

 Aquellos que nos habíamos entusiasmado con El teorema del Yu, los que habíamos aumentado un poquito nuestra esperanza de recuperación del poeta Verástegui con Teorema de los cambios, hoy nos vemos simplemente decepcionados con las simplezas y estridencias con que ha rellenado las páginas de su nuevo libro Tratado sobre la yerbaluisa.

 Por cierto, esto no va contra esa infusión maravillosa y reparadora a la cual el yo poético adjudica valores que no tiene, y toma como punto de partida absurdo para mostrar supuestas realidades interiores que, de existir, no tendrían ni siquiera que nombrarse. No. Es por el rosario de autoelogios de alarmante ineficiencia que el poeta se autoofrece prácticamente en cada página:

El krisolismo –proceado mentalmente en Perú pero encarnado allí donde se celebre la ceremonia de la lectura de Albus/Splendor (se trata de un libro de Verástegui, obviamente), el libro sacrosanto de los Andes-- expresa la necesidad genética de unir las diferentes sangres de la humanidad, no solo como anhelo, o deseo, sino, sobre todo, como necesidad genéticamente impostergable de producir un salto cualitativo en la humanidad. (pp 17)

Otro hubiera sido el derrotero de este librito si Verástegui hubiera seguido el rastro de verdaderos experimentadores, como Henri Michaux y Francis Ponge, quienes demostraron una lucidez extrema, una vocación científica acendrada para describir estados de conciencia, sensaciones –la de tomar yerbaluisa, por ejemplo, es una extremadamente sutil, y, por lo tanto, todo un reto—además de objetivaciones (en el caso de Ponge) que se han inmortalizado en poemas como “La papa” y “el guijarro” (Ver La parti pris des choses).

Pero ¿qué tenemos a cambio? Common places, semiverdades y creencias:


Arte + ciencia: he ahí los inconmensurables avances de la humanidad (pp. 17)


Si quieres éxito: estudia. (pp 19)


Si estás cansado por el deporte o por el trabajo excesivo, levanta ambas piernas, descansando los talones contra la pared de tu habitación, mientras, con ambos codos apretados contra el tórax, descansa el cuerpo. Esa posición reconocida como yoga peruano es fantásticamente acertada para lograr un descanso absoluto del cuerpo (pp. 23)


Belleza = praxis, tan inmediatamente igual que poesía = poiesis (pp 26)


El espíritu es macho, y el alma es hembra (…) Sobre el eje axial (SIC) de estos contrarios… (pp 16)


En fin, la lista de afirmaciones de este tipo, que no puedo sino llamar “verastigueadas” es muy larga. Además de sus aportes a la lingüística moderna, como escribir “trabsuxtansiándose” en una parte y, como debe ser, “transubstanciándome” en otra; sus pleonasmos (ver arriba), y tenemos sus revelaciones de grueso calibre:


En abril de 1970 (…) fui presentado a los poetas de Hora Zero, que acababan de formarse, a quienes conduje a la novedad, la calidad y la producción. (pp 30)


Además de revelarnos a los peruanos de corazón sencillo y mente corriente que en el mismo mes del '70 aparecieron sus primeros poemas, los cuales “fueron alborozadamente recibidos tanto por las feministas peruanas como por el pueblo peruano” (pp 30). Así que ya saben: las feministas son una cosa y el pueblo peruano, otra. Plop.

Podría ahondar más sobre las verasteguiadas de Tratado sobre la yerbaluisa, por ejemplo cuando afirma que hasta los 19 años su vida fue igual a la de Buda (!); pero lo considero inútil. Este libro pasará como tantos otros libros del poeta que no están contenidos en el conjunto llamado “Ética” y que ni de broma se acercan a Monte de Goce, el gran legado del poeta a la poesía peruana y latinoamericana.

23.4.12

DOS POEMAS SOBRE BARRANCO Y UNO MÁS



$




La cometa roja que volaba en los barrancos de barranco

todavía brilla en el cielo de mis ojos

lindísima

se mueve al son del viento

juguetea, cabecea, menea la cola afanosa



                                                             ¿qué significa ese recuerdo?



Los recuerdos no significan

existen en el intermundo de lo mejor ido

de donde los traemos o vienen despacito

bien educados



                   --Solo la memoria es volitiva
                     Solo ella es necesaria y vital
                     para seguir siendo
                     un poquito humanos--



Pero ¿y si somos más humanos

por el asalto sutil de los recuerdos

porque no se apagó como un filme

nuestra infancia nuestros colores?



porque infantilmente decimos:



                                              ¡porque sí!



Recuerdo haber jugado a las escondidas en casonas derruidas

y a lo lejos escuchaba:

‘saltar una verja, verte a ti’

y me dejaba descubrir para que no sigas 'llevándola'


(aunque al final mi mejor amigo te llevó con él)



--Espera un cielo azul en Lima (debes tener paciencia)

y busca con los ojos esa cometa roja que aún

está cabeceando feliz:



                                         le mandes un beso volado te quedes

                                         mirando absorto o la mandes
                                        
                                         a la mierda seguirá existiendo:





Los recuerdos no mueren ni con tu muerte

Si sabes compartirlos si sabes meterlos en los ojos ajenos

quedarán por mucho tiempo



(No tanto como lo que duren estos versos tal vez

pero allí estarán

gatos en la oscuridad

esperando lamerte la mano

la muerte en tu mano)






$




Y de frente me dijo:


‘¿a ti te gusta el pescado o el pecado?’


El cine balta tenía horarios de medianoche

y habían los que se iban a sobajear al raimondi

pero tenías que llevar tu ladrillo

bruce lee

alado

jamás dejaría que digan nada contra ti

pero eras un machista cojudo y arreglado

(lo fueron todos)

                             --juro que debe haber algo más fluido que la verdad



                             --siento que el horizonte tiene que ver con lo mejor



¿menos dolor?


‘Creo que ahora nos duelen menos cosas’


-¿Ah sí? Cuéntame


--No me duele dejarte

No me duele ir por allí con un tipo fuerte y protector y que luego

se emborrache sobre mí

No me duele que ni me hables

otros me hablan por ti



-Niña: eso que llamas sufrimiento no es más que un pañal

mal cambiando o un cocacho por ver tanta tv


--Nadie nació sabiendo y usted menos señorito






                                              (¿Qué será todo esto?)






$




Viajar a la sierra y pedir concordia sin helar

(hace mucho frío)

y te traen esa botella rústica

de etiqueta azul

y líquido amarillo

La inka cola pasará

pero la concordia es nuestro futuro

aunque haya desaparecido


                                             (tal vez por eso mismo)



El olor de los viajes en bus

los vómitos los soroches

los hombres bajan a orinar al costado de la vía

--yo le digo a mi mami: “quiero bajar”

y me mira con cara de mierda—

Soy una niña de 9 años que mira la bola gigantesca

de la palanca del conductor

(vamos en primera fila)

hay un cangrejo completito atrapado en esa bola transparente

todo el viaje alucino con el cangrejo

me duermo

me despierto

anochece

la noche viene

y es bueno obedecer a la noche

(aun a los 9)



Froto la ventana con mi frazada

y aparecen los brillos

constelaciones que se mezclan

algo he leído pero hay más para leer allá arriba

intuyo --sin saberlo--

que se juegan cosas grandes entre los astros

me siento más pequeña de lo que soy

ya ni me siento

me voy hacia arriba como una estrella fugaz

inversa

pero no le digo nada a mamá

ella siempre se molesta si le hablo ‘cojudeces’



El bus necesita reparación

La gente se inquieta se despierta se desentumece

Ahora sí bajo de su mano

y orino sobre un charquito de lluvia

Ella también lo hace pero me aleja unos pasos

No sé por qué



                                             --¿no se está poniendo muy narrativo este poema?—



¿y qué?



Yo soy y no soy la niña de 9

Soy y no soy la carretera

Soy los astros

el cielo negro

los cerros escabrosos

                                 (a los 15 años leeré cumbres borrascosas y recordaré esto)


Pero nadie me quita el frío en las piernas

El hombre que ayuda a mamá a subir al bus de nuevo

huele a alcohol y jabón camay

y antes de dormir

pienso en quién habrá sido el malo malo malo

que metió al cangrejito en la bola transparente

para que el chofer la mueva de acá

para allá

                como si no fuera nada


eso no me gusta



                                 --a nadie debería tratarse como si no fuera nada

17.4.12

La última poeta romántica colombiana. ¿La última?




Gracias a mi novia tengo la revista Semana de Colombia, de esta semana (vale la redundancia). Ahí encuentro una singular entrevista a María Gómez Lara, poeta de 22 años que lanzará dentro de unos días su primer libro de poemas en la Feria del Libro de Bogotá. Espigo algunas respuestas que enrojecerían de envidia a José Asunción Silva.


“para mí la poesía ha sido siempre  una cosa que yo no decido, sino que llega. Nunca me siento y digo voy a escribir un poema (…) A veces, en los momentos más inoportunos, me toca salir de las fiestas, meterme al baño y sacar mi cuaderno porque no puedo hacer otra cosa”.


Sacar su cuaderno para escribir un poema, se supone, no sean malpensados. Pero pronto la poeta hace un "gran" descubrimiento:


“La poesía no tiene la misma lógica que la narrativa porque la primera es muy intuitiva y la segunda, no. Si tú lees una novela, aunque no sea la gran cosa, uno se entretiene y la termina. En cambio el poema, o te conmueve (ahí saltó el conejo)  profundamente, o no te dice nada”.


¿Habrá leído la poeta “El hombre sin atributos, La muerte de Virgilio, Terra nostra


¿Habrá leído a Stevens, a Mallarmé, a Montalbetti?


Esta muestra de humildad es sinceramente genial:


“Soy una persona de una sensibilidad impresionante. Eso es bueno porque me permite escribir, pero es malo porque sufro más que los demás (¿tendrá un medidor de sufrimientos?) (…) cuando uno siente que lo que uno escribe es capaz de conmover a alguien, es una sensación increíble”.


Me he referido hasta la saciedad en este blog sobre esta corriente reduccionista dentro de la poesía –más allá de la calidad de lo que escriba el o la poeta—que pretende que la poesía solo sirve para conmover, o solo para expresar sentimientos. No voy a redundar porque ya me cansa. Pero de todas maneras es raro ver a una joven poeta con ideas sobre la poesía y la literatura en general tan del romanticismo tardío. 


O será cierto lo que dijo Rubén Darío en su momento: “¿Quién que es, no es romántico?”


Volveremos sobre este tema.

Taller de escritura experimental







Lugar: Casa Museo José Carlos Mariátegui
Objetivos:

1. Desarrollar ocho sesiones en las que se desarrollen ejercicios de construcción textual

2.Analizar elementos de composición y formas literarias, mediante lecturas de autores sugeridos para tal fin y también se usará el método de análisis semiótico de los textos a presntar

3.Usar los medios tecnológicos, como recursos interactivos de información y de colaboración


Dinámica :
Teórico- Práctico; al final del taller se concretará un texto colaborativo entre todos los participantes. El cual será colgado en el blog.

El taller se desarrollará los días 3, 10, 16, 17, 23, 24, 30 y 31 de Mayo de 2012 a las 7pm.



El taller en esta oportunidad será gratuito


Programa de actividades:

Primera fecha :

*Exposición de cada uno de los participantes de las experiencias personales de escritura: Esquemas narrativos, caracteres, influencias, lecturas, estilos, puntos de vista, narradores, etc.

Segunda Fecha :

*Identificación de las propuestas textuales de los participantes en función al estilo, a las formas discursivas , etc; el orientador brindará las pautas para que cada quien pueda identificar su forma de escritura.

*Explicación del desmontaje textual básico, además el orientador recomendará autores peruanos y/o latinoamericanos que se relacionen con la forma de escritura de cada uno de los participantes, estos textos estarán linkeados en el blog del referido taller.


Tercera fecha :
* Exposición de los textos escritos de los participantes, se analizarán los textos compartidos entre todos los participantes
*Exposición de las relaciones orgánicas de cada texto expuesto con otros textos relacionados entre autores seleccionados y los demás textos compartidos (construcción, composición y otras variables a exponer durante el taller)
* Puesta en marcha de links de textos adecuados a colgar durante el transcurso de la interacción entre los orientadores y los participantes.


Cuarta fecha :
*Propuesta de textos creativos adecuados para la concreción de un texto colaborativo (Una vez observado el punto de interés de cada participante)
*Discusión del tema, la selección y confección textual
*Exposición y sugerencias para la confección a colgar en el blogspot del taller

Quinta fecha:
*En base a las tendencias de cada participante se elaborará un corpus textual de lectura definida para cada participante, se sugiere; la lectura de textos relacionados a la dinámica de los textos presentados. Los orientadores colgarán los links de lectura de interés en el blogspot del taller.

* Cada participante elaborará un texto en un tiempo determinado y se construirá un cadáver exquisito, como fruto de la colaboración, el primer texto colaborativo se colgará en el blogspot del taller.


Sexta fecha
*Síntesis de las formas de escritura y análisis de cada participante, identificación y maleabilidad del cadáver exquisito( sucesos, composición y coherencia del texto)


* Definición del ciclo de movimiento de los participantes, es decir; de las postas textuales, según las afinifades textuales encontradas entre los participantes.

*Sugerencias para la elaboración de un texto coherente, con la colaboración de los participantes; se sugiere el siguiente experimento; cada participante escribirá un texto de 4 páginas; y el siguiente participante leera y cederá las dos últimas páginas vía electrónica al siguiente participante, para escribir otras 4 páginas; lo cual creará la ilusión de las postas.


Séptima fecha
* Composición del texto escrito con los textos escritos de aquella forma
Testimonios de la experiencia

* Los orientadores recepcionarán el texto armado de aquella forma y luego propondrán su publicación electrónica vía scribd

Octava fecha
*Lectura del texto compuesto y Publicación del texto vía scribd a colgar en el blog del mencionado taller.

+ Informacion e inscripciones: dedalus22@hotmail.com- Rubén Landeo Robles

16.4.12

80 AÑOS DE BOTERO


El gran poeta colombiano Jua Gustavo Cobo Borda publica un artículo sobre el pintor Botero en Letras libres, que me apresuro en postearles.


Todo comenzó cuando un pintor autodidacta, nacido el 19 de abril de 1932 en Medellín, llegó con diecinueve años a Bogotá para exponer en la Galería de Arte del fotógrafo Leo Matiz. El antioqueño recibió generosas críticas, como la del austriaco Walter Engel y del polaco Casimiro Eiger (también mentor literario de Álvaro Mutis), quienes lo recibieron con simpatía y lo respaldaron. Casimiro Eiguer, ya en 1951, formuló esta certera apreciación:


La fuerza de Botero reside en una cualidad muy rara, el excelente equilibrio de los volúmenes, de las masas plásticas consideradas no solo en sentido espacial, sino en función de esa ceremonia peculiar que les confieren los distintos tonos y colores, vistos en su distinta intensidad.


Es interesante estudiar cómo en un país, al parecer, aislado del mundo fueran un austriaco y un polaco, una argentina (Marta Traba) y un uruguayo (Arístides Meneghetti) y un español (Clemente Airó) los que a fines de los cincuenta dieran la batalla en pro de la innovación que su pintura representaba. Que Botero explicaba con claridad: los seculares problemas que las grandes obras de arte, reunidas en los museos de España, Francia e Italia que visitó lo incitaban a dar una respuesta personal a lo que había admirado. Como dijo el propio Botero:


 El claroscuro contra la idea de color, la fluidez lineal contra la plástica del color, el sentido espacial contra la idea de la superficie para decorar.


Ya entonces se harían notar algunos de los temas recurrentes de su pintura, como sería la versión propia de obras maestras, tal el caso de su célebre homenaje a Mantegna o sus variaciones sobre los bufones de Velázquez o las Mona Lisas niñas de Leonardo da Vinci, que considera una manzana cuyo misterio reside en sus ojos y no en su sonrisa.

Con mucha claridad, Jorge Luis Borges, en su libro de entrevistas con Esteban Peicovich, mostró lo fecundo que era ser fiel a la tradición en las artes plásticas:

 Qué otra cosa han hecho los pintores, sino repetir a lo largo de los siglos, la Virgen con el niño, la Pasión, la Crucifixión.

 Esto mismo es lo que ha hecho Botero al recrear a Piero della Francesca, Durero, Rubens o Van Eyck. A ello se añadiría otro tema conflictivo: la pregunta de si, con su rechazo de los excesos de politización del muralismo mexicano, la suya era una pintura latinoamericana. La respuesta la irían dando muchas de sus grandes telas, donde el color que emana de lo popular y la ironía que desajusta las pretensiones grandilocuentes de quienes se creían heroicos, producían esos retratos individuales o en grupo del señor presidente y la primera dama, de las juntas militares o de los inmensos palacios presidenciales que han quedado como epítome de un continente que padece, en forma recurrente, las dictaduras militares. Eso mismo trataron una larga serie de narradores: Asturias, Alejo Carpentier, Uslar Pietri o García Márquez, y quedó simbolizado en el tíetulo de Roa Bastos: Yo el Supremo. Eso fue lo que Botero logró representar de modo perdurable, al aliar desmesura con irrisión. Impacto visual con penetración psicológica.

Allí se insertaría un Botero que al regresar de Italia ya busca la quietud impávida que asegura la permanencia de sus figuras mientras, por otra parte, inicia un proceso de deformación o inflación –que Eugenio Barney llama “el absurdo de las formas”– que cuestiona la mirada tanto de los grupos familiares como de las casas de citas, tan convencionales ambas en sus estereotipos de respetabilidad como de permisivo exceso. Pintura de “monstruos”, como se la llamó entonces (“Los adorables monstruos”, tituló Gonzalo Arango su crónica de 1964), que no deja de ejercitar un punzante aguijón de sátira social. Pero ese arte posee “dones monumentales, valores sugerentes, deformaciones formales que lo sitúan directamente en el museo”. Tal como ha sucedido hoy en día.

En 2004, la pintora Beatriz González, a partir de las sucesivas donaciones de Botero al Museo Nacional, marcará otros dos temas fundamentales en su trabajo, insertado en lo local colombiano y en el dominio adquirido de un estilo: la religión y la violencia.[*]

Papas, obispos, arzobispos, cardenales, sacerdotes y nuncios, monjas y, como antagonistas ineludibles, diablos que sobrevuelan con cuernos y colas integran uno de los más dilatados frescos del papel de la religión en la vida de América Latina, acompañado de una serie de opulentas y repolludas vírgenes y santas que bien podrían haber surgido del arte colonial, y que ahora se llamarán Nuestra Señora de Nueva York o de Colombia, de Cajicá, o la nueva Santa Rosa de Lima (1977), algunas ofrecidas en el nido de un árbol, entre lluvias de flores y la concebida serpiente oprimida por su pie bendito. Todo un cosmos en torno a la fe y su papel en el orden social.

10.4.12

LO QUE HAY QUE DECIR



Este poema de Günter Grass, publicado en un diario alemán, ha causado más que un revuelo entre la clase política israelí. Por lo pronto, han declarado persona non grata al autor de El tambor de hojalata, y han sugerido algunos que es una expresión de antisemitismo. Juzgue el lector.


Por qué guardo silencio, demasiado tiempo,
sobre lo que es manifiesto y se utilizaba
en juegos de guerra a cuyo final, supervivientes,
solo acabamos como notas a pie de página.

Es el supuesto derecho a un ataque preventivo
el que podría exterminar al pueblo iraní,
subyugado y conducido al júbilo organizado
por un fanfarrón,
porque en su jurisdicción se sospecha
la fabricación de una bomba atómica.
Pero ¿por qué me prohíbo nombrar
a ese otro país en el que
desde hace años —aunque mantenido en secreto—
se dispone de un creciente potencial nuclear,
fuera de control, ya que
es inaccesible a toda inspección?

El silencio general sobre ese hecho,
al que se ha sometido mi propio silencio,
lo siento como gravosa mentira
y coacción que amenaza castigar
en cuanto no se respeta;
“antisemitismo” se llama la condena.

Ahora, sin embargo, porque mi país,
alcanzado y llamado a capítulo una y otra vez
por crímenes muy propios
sin parangón alguno,
de nuevo y de forma rutinaria, aunque
enseguida calificada de reparación,
va a entregar a Israel otro submarino cuya especialidad
es dirigir ojivas aniquiladoras
hacia donde no se ha probado
la existencia de una sola bomba,
aunque se quiera aportar como prueba el temor...
digo lo que hay que decir.

¿Por qué he callado hasta ahora?
Porque creía que mi origen,
marcado por un estigma imborrable,
me prohibía atribuir ese hecho, como evidente,
al país de Israel, al que estoy unido
y quiero seguir estándolo.

¿Por qué solo ahora lo digo,
envejecido y con mi última tinta:
Israel, potencia nuclear, pone en peligro
una paz mundial ya de por sí quebradiza?

Porque hay que decir
lo que mañana podría ser demasiado tarde,
y porque —suficientemente incriminados como alemanes—
podríamos ser cómplices de un crimen
que es previsible, por lo que nuestra parte de culpa
no podría extinguirse
con ninguna de las excusas habituales.

Lo admito: no sigo callando
porque estoy harto
de la hipocresía de Occidente; cabe esperar además
que muchos se liberen del silencio, exijan
al causante de ese peligro visible que renuncie
al uso de la fuerza e insistan también
en que los gobiernos de ambos países permitan
el control permanente y sin trabas
por una instancia internacional
del potencial nuclear israelí
y de las instalaciones nucleares iraníes.

Solo así podremos ayudar a todos, israelíes y palestinos,
más aún, a todos los seres humanos que en esa región
ocupada por la demencia
viven enemistados codo con codo,
odiándose mutuamente,
y en definitiva también ayudarnos.

  
Traducción de Miguel Sáenz. El texto original en alemán se publica hoy en el diario Süddeutsche Zeitung.

7.4.12

Nilton Santiago obtiene importante premio en España




Imagino que los llamados poetas de la generación del 2000 deben de estar dando saltos de alegría porque un congénere suyo, Nilton Santiago (1979), acaba de ganar en España un importante premio: el II Premio de Poesía Joven de la Fundación José Hierro. Lo raro es que solo en La torre de las paradojas he podido ubicar una nota sobre este importante logro para el Perú. Les dejo la nota de La República y un poema del ganador.



Madrid. EFE./ El poeta peruano Nilton Santiago obtuvo el II premio de Poesía Joven de la Fundación Centro de Poesía José Hierro por su libro La oscuridad de los gatos era nuestra oscuridad. El jurado destacó la ambición artística y el carácter sincrético de este libro, que recoge de manera equilibrada la herencia de tradiciones muy diversas.

“Acento visionario, crítica social y culturalismo se reúnen en un verso de amplio aliento, casi versicular, que acuña una visión personal del mundo con una voz propia capaz de conmover y de sorprender a los lectores”.



XXVIII


Yo no sé si he muerto

O ha muerto el animal silencioso

Que por las mañanas acariciaba las estrellas

Antes de ponerse los zapatos o los ojos

Tal vez he muerto yo

Saberlo no es importante

Tal vez nunca he vivido como dice mi corazón

Ya que a veces cuando estoy triste

El cielo que se esconde

Bajo mi cama

Se pega a las paredes

Y a mi ombligo

Metiéndose en mi vientre

Y en mis bolsillos, entonces

Empieza a llover

En este cuerpo

En esta habitación

Que también es un animal muerto

O en estos dedos, en esta boca

Que solo es una boca

Y se me hace difícil dormir echado

Entonces me quito la ropa

Y la empiezo a besar como si fuera mi cadáver

Y viviese dentro de la lluvia

Donde permanece aún ese primer hombre que te vio

Y acarició tus huesos

Con la ternura de un animal

Que acaba de nacer

Hablándote de lo triste y de lo bello

Que es esconder un unicornio dentro de un árbol de mil años

Y jugar a oírlo hablar

Y luego te miraba

Y me mirabas

Y sonreíamos

Y llorábamos en el fondo

Entonces acababa de morir

Con el temor de una lágrima saliendo de tu mirada

Tus ojos ascendidos jugaban con los relámpagos de tu sombra

Del agua de Sol, blandos peces crecían sobre la tierra

Con la misma lluvia que crece de tu cuerpo

Con la lentitud con que tu rostro atraviesa mis manos

Y mi ombligo

Verde era tu sangre, tibia esposa

Ya se apresura la noche

Ardiendo bajo mis labios de yeso

Ya tienes tu música humana

Después el día la noche duermen al cerrar tus ojos

Y oyes tu cadáver dibujarse sobre las estrellas

Y tan calladamente tiemblan tus pies

Porque has guardado tu carne más helada para mis dedos

Mientras que tus miradas se escuchan como lágrimas por toda mi piel

Te he dejado todo mi cuerpo para que lo acabes o lo empieces

O para que lo ofrescas a tu cuerpo

Como un cuchillo que se ofrece a la piel

Pero sé que llevas prisa

Y no he venido a detenerte

Porque el hacerlo me haría perderte

Ya que mi sangre es pequeña y cobarde como el cielo

Y es cierto, porque tus grandes ojos como papeles de agua

Borran todo lo que ven

Y me has devuelto a la tierra

Donde bellos animales rojos o azules ladran con el corazón

o con el cuerpo, Mansas mujeres de huesos amarillos

Vestidas de peces o de aves

Porque te he visto dormir con tus párpados de alas invisibles

Te he visto tocarme

Atravesándome el cuerpo

Como si fuera un muerto que sigue muriendo

O una cicatriz que pasea inutilmente todo tu cuerpo

Donde un día despertamos tan callados y suaves

Como la transparente leche de tus senos

Que al caer sobre la tierra

Forma una sombra de carne y hueso

Con la que a veces me confundías

Pero ahora mi cuerpo

Sigue siendo el muerto enterrado en tu mirada

En mi leve y tierna carne de agua o de piedra

Porque me has tocado con las manos que un niño nos toca el lado

/ más oscuro del Cuerpo

Cuando mi sangre aún brillaba dormida

Tú eliges a la criatura que vive bajo mi piel

Tú eliges a mi padre y a mi madre

A mis testículos de agua salada

Tú eliges las heces que atraviesan mi cuerpo

O el Sol que muere entre mis piernas

¿Cuál es tu don criatura

Cuál es tu corazón

Que no lo necesitas para vivir o para dormir?

Pero sé que llegado el momento

Tu transparente sombra de piel oscura

Fugará buscando tu cuerpo

Y ya mis ojos regresarán sin tu mirada

Ya la muerte vendrá batiendo tus alas

¿Qué eres si para tenerte solo basta con mirar al cielo?



4.4.12

Bravo sobre Don Quijote



ESCRITOR JOSÉ ANTONIO BRAVO OFRECERÁ
LA CONFERENCIA “NUEVAS LECTURAS SOBRE EL QUIJOTE”

Este mes se celebra el Día del Idioma Español y el Día del Libro y los Derechos de Autor, por eso abril ha sido denominado el Mes de las Letras; para celebrar esta importante efemérides la Casa de la Literatura Peruana ha preparado una programación especial.

Dentro de nuestras actividades destaca la conferencia “Nuevas lecturas sobre El Quijote” a cargo del escritor y crítico literario José Antonio Bravo. La cita es el día miércoles 4 de abril, a las 7 p.m. en nuestro auditorio (Jr. Ancash 207, Lima).

Esta conferencia está dedicada al padre de la novela moderna: Miguel de Cervantes Saavedra, creador del inolvidable Caballero de la Triste Figura, Don Quijote de la Mancha, cuyas aventuras serán analizadas.

La novela es el género más representativo de la época moderna y su obra fundacional es Don Quijote de la Mancha. Esta creación de Miguel de Cervantes contiene ya la mayoría de las características que definen a la novela actual, desde el realismo hasta la ironía.



José Antonio Bravo es Profesor Emérito de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, institución en la que se recibió de Doctor. Ha sido conferencista en diversas universidades europeas y norteamericanas. Hizo estudios de Postgrado en Francia y México. Dos veces Becario Fulbright y tres veces becado para realizar estudios de su especialidad en España. Recibió el Premio Nacional de Novela por el libro Barrio de Broncas (Lima, 1971, 1972), con el que ha ganado recientemente la licitación Internacional para obras literarias, convocada por las Naciones Unidas. Asimismo, ha publicado Las Noches Hundidas (1968), Un hotel para el otoño (1977), A la hora del tiempo (Editorial Seix Barral, 1977),  Cuando la gloria agoniza (1989), La quimera y el éxtasis (1996), novela finalista en el Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos en  1997. Como ensayista sus trabajos más recientes son: Narradores de los sesentas (1994); Últimos y recientes (1997) Estructuras y técnicas narrativas (1999), Literatura española (1997), entre otras.

Para mayor información comunicarse a los teléfonos: 426 2573 anexo 103 / 990977993.
Se produjo un error en este gadget.