19.7.12

Matagente de Ybarra- NOTA DE PRENSA




"PRESENTACIÓN DE LA NOVELA MATAGENTE DE RODOLFO YBARRA

La Feria Internacional del Libro y la Librería Inestable tienen el grato honor de presentar la primera novela gore del Perú, MATAGENTE, de Rodolfo Ybarra, este jueves 26 de julio a las 7 pm en la sala Ciro Alegría. En la mesa nos acompañarán el recientemente galardonado en España, Diego Trelles, el novelista y periodista Arturo Delgado Galimberti y el narrador, activista e investigador Rafael Inocente.

MATAGENTE narra las peripecias de un personaje extraño, un mutante ensimismado en el crimen, quien no encuentra otra forma de obtener placer que derramando sangre por doquier. Con gran maestría, Ybarra nos va arrastrando hacia un páramo de catástrofes y situaciones inverosímiles al borde de la locura o el revés de todos los sueños donde la única belleza es la que salta de la prosa, el dominio de la técnica literaria y la imaginación sin límites. Hay también una dosis de humor negro y espacio para la reflexión y el cuestionamiento de un sistema que no solo propicia la aparición de serial killers sino que, en el colmo de los excesos, los protege. Ybarra, escritor de fuste con más de una docena de libros, ha construido un poderoso artefacto lleno de vericuetos y presto a un abanico de interpretaciones.

 Algunas opiniones sobre MATAGENTE

Matagente es una novela audaz y desconcertante. Con gran despliegue técnico, Ybarra logra un retrato aterrador del homicida como artista, o como filósofo, construyendo con su narrador un escenario donde todo acto violento cobra sentido.

                                                                                                                 Daniel Alarcón



Visceral, desmesurada, profundamente misántropa, Matagente es una de las pocas novelas peruanas que se ha atrevido a clavar las garras en el género gore. Y lo hace con las mejores armas: el lector que se atreva podrá percibir que, bajo el caos y el desorden, late algo importante. A medio camino entre Ensayo de un crimen de Rodolfo Usigli y Derretimiento de Daniel Mella —dos de sus dignos precursores—, la novela de Rodolfo Ybarra no va a soportar términos medios. Y eso es refrescante cuando la medianía es la norma.

                                                                                                              Diego Trelles Paz



Cuchillos afilados, bisturíes o la punta de clavo de un trompo son las armas de un asesino sin alma, el protagonista de la primera novela del escritor contracultural Rodolfo Ybarra. Matagente tiene niveles de violencia que no se halla ni siquiera en American Psycho, del estadounidense Bret Easton Ellis. Una arriesgada incursión en el lado oscuro de la literatura  –que ya antes merodearon desde el Conde de Lautréamont hasta Thomas de Quincey–, pero también un tributo a la estética snuff, aséptica e inmune ante el crimen caníbal, y que en este caso exige un lector/espectador preparado para una experiencia literario/ocular límite, con el riesgo latente de arrancarse los ojos.



                                                                                                                           Arturo Delgado Galimberti



Matagente es la primera novela gore que se escribe en el Perú; quizás, aunque suene pretencioso,  es la “novela negra” que alguna vez imaginó Julio Ramón Ribeyro, y cuya deuda con la literatura peruana ha quedado saldada con este angustioso texto que destila sangre, rabia, humor y un bagaje cultural a prueba de balas.

  
                                                                                                                                         Rafael Inocente

  
PEQUEÑA BIO DE RODOLFO YBARRA


Estudió diversas disciplinas entre las matemáticas y las comunicaciones. Ha publicado los poemarios La túnika de Ankou (edición del autor, 1989), Sinfonía del kaos (Ediciones Humo Bajo el Agua, 1993), Vómitos (Editorial Mantaro, 1999), Por la boca, muertos (Editorial Duodeno, 2002), Ruptura de heje (Editorial Caparazón, 2006), Construcción del Minotauro (E.Z. 2006), El Estereoscopio 500 (El Lamparero Alucinado, 2010), etc. En el plano teórico, ha publicado Las armas del escritor (Mastodonte editores, 2000). En video, ha registrado La decadencia de Lima (1998), Omnívoro (2007), Retrovisor (2008), etc. En música, aparte de haber compuesto cerca de una centena de temas musicales, muchos de ellos de carácter sinfónico, ha colaborado en diversos proyectos melódicos como Distorsión Ácida, Melchor Malo, África Caníbal, Cirko Terror, etc. Ha dirigido también el programa político-artístico de televisión Degeneración, en canal 27 UHF (1997). En radio, coprodujo Época Nuestra, que se emitió por Radio Santa Rosa. Ha editado las revistas Vía Expresa (1993), El Moscón Rojo (1994) y el fanzine Ácido (1999). Ha sido tres veces finalista en las Bienales de Poesía “Premio Copé” y en el Premio de Poesía del Instituto Peruano-Japonés “José Watanabe”. Ha ganado el Premio Nacional de Poesía 500 VL organizado por la Municipalidad de Lima con el libro Carne humana. Ha sido invitado a diversos espacios académicos, culturales y penitenciarios. Ha participado en más de una veintena de antologías y muestras, como La generación de los noventa (Biblioteca Nacional del Perú), POLIS: visiones y versiones de Lima a inicios del siglo 21, las antologías de los ganadores y finalistas de las Bienales de Poesía “Premio Copé”, “Antología Poética Yacana”, “Abofeteando un Cadáver”, “Encuentro de Escritores Nuevos” (Universidad Científica del Sur), etc. Desde el 2007 dirige el blog: www.rodolfoybarra.blogspot.com.

Muchos de sus trabajos han sido traducidos al inglés, al francés y al ruso.

Se dedica actualmente al diseño vintage, así como a la investigación hemerográfica y al periodismo alternativo".

12.7.12

ESCRIBIR DEL AMIGO - Patti Smith




Tengo por lo menos tres amigos muy cercanos, poetas contemporáneos míos, que se han muerto, jóvenes, en las dos últimas décadas. Confieso que muchas veces me he sentido tentado a escribir poesía, o al menos un cuento sobre ellos, pero algo siempre me ha detenido:

La cercanía. Tanto la cercanía subjetiva como la temporal. Los grandes libros que se han escrito sobre amigos o amantes, han tenido un tiempo muy extendido de maduración. Recuerden Cartas de cumpleaños, de Ted Hughes, en torno a su relación con la poeta Sylvia Plath, y el libro que estoy leyendo ahora: El mar de coral (Lumen, 2012), de Patti Smith, una suerte de adiós a su compañero de ruta y de arte Robert Mappelthorpe (1946-1989).

Si hemos de hacer caso a quienes saben de poesía, debemos hacer “descansar” y madurar las sensaciones, los sentimientos, y, según intuyo, mucho más aún si el objeto poético es tan cercano como un amigo o una pareja. De hecho se podría ensayar una suerte fórmula que diga que la idea o sensación debe madurar antes de ser escrita y publicada más tiempo, cuanto más cercano a nuestro ser es el objeto poético que nos motiva.

Todo esto porque los riesgos del tentador apresuramiento son muchos. Resultan libros fallidos, atiborrados de expresiones dolientes, denotativas, de confesiones que rozan lo lacrimoso, de expresiones sensibleras y poco efectivas poéticamente hablando.

En el caso del libro de Smith, ella ha encontrado sabiamente una salida en las descripciones, que intercala en su texto con fragmentos donde se refiere más directamente a su amigo, pero de una forma como idealizada, siempre en espacios donde la creación poética predomina:

"Se levantó y se desnudó. Delante del largo espejo, se vistió despacio, sin prisas, como si lo hiciera para un combate, con un lino tan fino como una mortaja. Respiró hondo varias veces, pues el corazón, profundamente avivado por su firme actuación, le latía desbocado. Se volvió para inspeccionar el camarote. El sacabotas de marfil, un aguamanil translúcido, sus útiles de dibujo y el tintero azul cobalto en el que había encerrado tantos demonios". (Patti Smith, “La polilla de Hércules”)

6.7.12

DIMENSIÓN DE CAJAMARCA -POESÍA CAJAMARQUINA


ORIGEN DEL HOMBRE PERUANO
                                                                                  
MARIO FLORIAN



De este polvo sutil de camino cuzqueño,
de este polvo que huele a maizal y a quebrada,
de este polvo de tierra soleada y oscura
como la piel curtida de nuestra vieja raza;

de este polvo que sabe de los pasos del hombre,
y de la imagen pura y de la resonancia
de los primeros dioses, de los primeros brutos,
y de la escala verde de las primeras plantas;

de este polvo -bejuco enlazado a los vientos,
de este polvo -garganta invocando a las aguas,
de este polvo - resuello de la tierra dormida
sobre los pedernales, bajo un sol de tumbaga;

de este polvo oloroso a flores de peñasco,
y a fatigas de humilde y a aflicción y a esperanza,
de este polvo que tiene un sabor a misterio
y a semilla y a surco y a medianoche y a alba;



polvo ligero: de una fracción de polvo
mezclada con saliva - en época lejana,
formo al Peruano, al Hombre Telúrico y Andino,
el Grande, el Poderoso, el Viril Pachaqamak ...


Demetrio Quiroz-Malca

I

Llega la época del sembrío; yo seguiré sembrando en los hondos surcos de mi rostro. Vosotros los alegres, sembraréis de doradas espigas; vosotros los tristes, que tenéis llagas, sembraréis vuestra sangre. Mi llanto, las doradas espigas, la sangre, germinarán:

¡Todos cosecharemos!...

sólo que, desde los surcos de mi rostro, ahogado, os veré. A vosotros que cosecharéis estrellas, ciegos; a vosotros sembradores de la sangre, inflamados en la llaga.

¡Todos cosecharemos!
¡Estrellas!
¡Lágrimas!
¡Fuego! ...

II

La noche me llamó: “Sembrador de lágrimas, ¡ven!... “no tuve tiempo ni de sacar mi pañuelo del fondo de mi pecho. Su red envolvió mi estertor. Éramos amigos. Llorábamos en el invierno. Pero sentí miedo: ya no creía en el fuego. Vime pez. El pez en la red; el pez y la red en la noche; el pez, la red y la noche en la Nada. Ya no lloraba ni aleteaba: dormía. Si dormía soñando en mi sepulcro. Digo, en la del pez, de la red y de la noche. Sólo la nada bebía mis ruidos. Y los ruidos de la Nada, ¿quién? No sé. Por el mar rodaba una estrella: me besó la frente y siguió rodando. El pez había muerto en la red de la noche.

III

Era la sombra – bienamada serpiente – un brazo en mi garganta y un juguete deseado entre mis manos de hiedra. Alta sombra, recuerdo, que tragó, sin embargo, al navío malva. Mi navío alucinado y pertinaz. Mi primera virtud de vuelo: hijo del silencio y la esmeralda. Hijo mío, triste. Desde entonces mis ojos vagan insomnes por los acantilados o, rendidos por el sueño, rueden como baratijas olvidadas.

¡ Vedlos todas las mañanas despertar con la espuma en la encrucijada de dudas.! Védlos huérfanos, envueltos en el charco de sombra –esa sombra bienamada – hoy, tan sólo un recuerdo amargo.




Oro sucio

Eliseo León Pretell


 Porque siendo tan hermoso
Dios te guardó tan profundo
en las entrañas del mundo
oculto... en calmo reposo.
Te llaman metal precioso, todos te quieren tener,
es que das lujo y poder, al que te posee ufano,
convives con el profano que atropella por tener.
****
Cuántos te quisieran ver
entre todas sus riquezas,
reluciendo entre las piezas
de su falso embellecer.
Otros querrán merecer, esa presea dorada
en el pecho colocada, señal de ser el “primero”
o en anillo verdadero, distingo de la casada.


****

Para otros, no vales nada
ni siquiera pueden verte,
porque representas muerte
sed, oprobio y dentellada.
A un gramo por tonelada, vas destruyendo la vida,
ensuciando la comida, el agua y todo el ambiente,
empobreciendo la gente, cada vez más oprimida.

****

Solo te dan bienvenida
los políticos mañosos,
jueces todopoderosos
urgidos por la mordida.
“Oro sucio”... sangre, herida, autor de la corrupción,
muerte, contaminación, enfermedad y pobreza,
soberbia, engaño, bajeza, del minero y su ambición.



Julio Garrido Malaver

30
Yo creo que en cada piedra americana,
a más de su propia perfección y grandeza,
a más de su actitud de eternidad,
a más de su presencia que no admite todavía negaciones absolutas,
moran: un alma de laboreo cotidiano de su esperanza y de su luz
y hasta las alas múltiples
que no redondearon la plenitud de vuelos infinitos...
Ha de ser por eso,
que en la pétrea soledad de nuestras montañas,
cuando estamos a solas con nuestra alma,
sentimos que la piedra nos oprime hasta el grito,
nos dilata hasta la ansiedad del abismo,
nos conturba hasta hacernos olvidar de nosotros;
y luego nos arroja, como a cantos rodados,
para seguir cayendo y levantando en las sierpes castigadas
de los difíciles caminos en cuyos recodos
se agazapa una muerte que no existe
y que mata únicamente a lo que nació sin destino...
Por eso ha de ser que, cuando estamos a solas con la piedra,
nos parece que el cielo está más cerca de nosotros;
y que si las estrellas no se sumergen,
una a una, en nuestra sangre,
será porque todavía las necesita el cielo
para seguir siendo la perfección azul del infinito...
Por eso ha de ser,
que siempre nos hemos acercado y nos acercamos aún a la piedra
y tratamos en ella de imprimir nuestro gesto mejor
y nuestro más buen sueño,
como el más hondo dolor de todos los dolores...

5.7.12

Presentación

Hoy jueves 5 de julio, a las 7PM, en el Centro de la Imagen (Av. 28 de julio 815 Miraflores) se presenta "La ciudad más triste", la primera novela del poeta Jerónimo Pimentel. No faltar.

2.7.12

LA FLAUTA MÁGICA SE PRESENTA EN BUENOS AIRES




Se presentará el proyecto Editorial y habrá lecturas a cargo de Roberto Echavarren y poetas argentinos:

La Edad de Plata
Ana Arzoumanian lee a Anna Ajmátova
Gabriela Bejerman lee a Marina Tsvietáieva
Juan Salzano lee a Nikolai Kliuiev

La cuidadora del fuego
Nakar Elliff-ce lee a Amanda Berenguer

Una infinita colisión compleja
Romina Freschi lee a Julio Herrera y Reissig

Roberto Echavarren lee a Wallace Stevens, John Ashbery y habla sobre Las Noches Rusas


sumáte al evento en facebook




Forman la Flauta Mágica los poetas uruguayos Silvia Guerra y Roberto Echavarren.

¿Qué es la La Flauta Mágica?

La Flauta Mágica realiza ediciones críticas de obras poéticas capitales.
Hasta el momento se ha desarrollado 3 líneas principales

A) ediciones bilingües de poesía en traducción.

Una antología muy amplia de John Ashbery, selección, traducción y prólogo de Roberto Echavarren. Ashbery es en opinión de Echavarren el mejor poeta estadounidense de la segunda mitad del siglo XX.
El mejor poeta de la primera mitad del siglo XX es Wallace Stevens, cuya edición, que incluye todos sus poemas largos de madurez, acabamos de publicar. Este volumen incluye la correspondencia entre Wallace Stevens y José Rodríguez Feo, exponiendo el interés de Stevens por la producción poética y literaria de la América Española, más un ensayo de Adriana Kanzepolski que investiga la relación entre Stevens y la revista literaria Orígenes, de Cuba, más un ensayo del propio Stevens, “La imaginación como valor”.
El tercer título de esta serie es la versión integral al español de Galaxias, la obra cumbre de Haroldo de Campos, que ilustra su conversión del concretismo al neobarroco, traducida por el excelente poeta peruano argentino Reynaldo Jiménez. La edición bilingüe incluye además varios ensayos de de Campos acerca de la traducción, más una larga entrevista al autor cuyo texto fue rescatado de un documental para la televisión mexicana.


B) Obras poéticas imprescindibles escritas en español

Como lo es la compilación Una infinita colisión compleja, que contiene casi toda la producción poética de Julio Herrera y Reissig, el máximo poeta uruguayo (no el poeta nacional, sino uno de los mejores poetas de la lengua), conmemorando los cien años de su muerte, volumen que incluye, además, un prólogo de Roberto Echavarren, una historia de su recepción crítica, una selección de los mejores trabajos acerca de Herrera a lo largo de los últimos cien años, y una bibliografía completa puesta al día.
El segundo libro fundamental de una poeta hispano parlante que hemos publicado es La cuidadora del fuego, de Amanda Berenguer, que Echavarren armó a partir de sus cuadernos de apuntes, y que ella llegó a ver poco antes de su fallecimiento en 2010, uno de sus libros de poemas a mi entender más contundentes, acompañado de una entrevista hecha a Berenguer por Silvia Guerra, y un postfacio de Roberto Echavarren discutiendo el conjunto de su obra. Berenguer y Marosa di Giorgio son las dos poetas más interesantes de los últimos cincuenta años en Uruguay.


C) Nuestros últimos títulos, Las Noches Rusas y La Edad de Plata. Las Noches Rusas, cuyo género podría calificar de crónica-ensayo, consiste en una investigación de la poesía, el teatro, y la música rusos durante el siglo XX, vale decir mayormente el período soviético, acompañada de entrevistas a sobrevivientes del cerco de Leningrado, a veteranos del frente ruso en la Segunda Guerra Mundial, y complementada por un análisis de las circunstancias políticas, militares y económicas del período. La Edad de Plata, complemento poético de Las Noches Rusas, traduce la obra de poetas como Anna Ajmátova, Marina Tsvetáieva y Sergei Esenin. Ambos libros son obra de Roberto Echavarren.

laflautamagica.bs.as@gmail.com
www.facebook.com/ediciones.laflautamagica
Se produjo un error en este gadget.