23.4.13

L'apres Midi d'un Faune y una de sus traducciones

En el número 5 de la revista Creación & Crítica, correspondiente a mayo de 1971, aparece la versión para teatro de La siesta de un fauno, el famoso poema de Stéphane Mallarmé. La traducción, a cargo de Ricardo Silva Santisteban, tiene momentos notables:

Todo aquí me he es vedado, y yo soy pues la presa
de mi deseo tórrido y confuso que ¿cree
quizás en la embriaguez de la Savia? ¿Soy puro?
¡No lo sé! Todo sobre la tierra es oscuro:
y esto más todavía pues pruebas de mujer
¿Es necesario, pecho mío, que las encuentres?

Recuerdo haber leído hace muchos años una versión de este mismo poema hecha por José Lezama Lima. Si bien abandonaba la literalidad para abrazar una suerte de transcreación pre Haroldo de Campos, el texto mantenía delicados vínculos con el original, y sin embargo resultaba tan lezamiano como cualquiera de sus poemas de Dador o Enemigo rumor.





Dos formas de acercarse a un texto difícil, evanescente, con momentos tan duros y terribles en la nadería de sus bellezas internas, de su versificación casi acrobática.

Por las arenas, faunos, con los vientos calmad
el sumiso temblor de marinas auroras
alzando las narices entre las ondas húmedas,
si mi lozano junco gustó entre la Grecia,
vosotros más, tritones esplendentes, saludo
de caracolas para la cuadriga sin freno
triunfante de la niebla; entre perlas y espuma,
fluentes inicios, playas, delfines, alboradas,
quiero, en la claridad transparente, innovar
almas de cristal puro que derrame la flauta
pues huyo inmortal, vencedor en la lucha,
de mujeres que encantan con sus hermosos llantos.
¿No soy yo quien desea, solo, sin que me fuercen
tus dolores, un límpido ideal?

En el horror


lustral, en el estanque de fuentes, que fascina

el azur, empapar quiero ya el ser furtivo
que de su hielo busca renacer, primitivo. 

El horror lustral, el retorno a la Grecia luminosa, un retorno fugaz, fulgurante, y siempre ahí la amenaza del horror nadeante de un ser que empieza a ser consciente de su fugacidad y de su levedad ante la firmeza de lo real. Y, sin embargo, entre los velos de la reflexión y del acto ligerísimo aunque fundacional: el deseo que parte siempre del yo independiente del dolor o de la bondad del otro, del mismo.

1 comentario:

  1. Anónimo23.4.13

    What's up, its nice piece of writing on the topic of media print, we all understand media is a enormous source of information.

    Feel free to surf to my web blog ... custom squeeze page

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.